Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2016

La visita de Obama a La Habana

Marco A. Gandsegui h.
Alainet


Todo indica que las negociaciones entre Cuba y EEUU iniciadas hace ms de un ao - en torno al futuro de las relaciones entre ambos pases son difciles y, adems, insertas en un contexto muy duro. Washington quiere romper con el pasado anquilosado e intil que representa su posicin ofensiva frente a la isla caribea. A su vez, La Habana no puede continuar su poltica heroica de ms de 50 aos de enfrentamiento con su vecino del norte. Estn buscando un acuerdo satisfactorio para los dos pases. Estar EEUU en condiciones de negociar honestamente con Cuba?

Tanto Cuba como EEUU quieren continuar sus polticas pero utilizando otros instrumentos o tcticas. EEUU est decidida a seguir su estrategia hacia Cuba de cambio de rgimen pero reemplazando la poltica fracasada de enfrentamiento por otra ms diplomtica. Igualmente, La Habana quiere poner fin al bloqueo norteamericano que ahoga sus intentos de avanzar econmicamente pero sin abandonar lo que entiende por socialismo (bienestar social, equidad y oportunidades para todos los cubanos).

El presidente Barak Obama visitar La Habana con una agenda muy concreta que ha sido previamente discutida con el presidente Ral Castro. No se espera algo nuevo. Ms bien se harn declaraciones que son el resultado de las negociaciones realizadas en ambas capitales durante 2015 y 2016. Las declaraciones no sorprendern a los observadores, pero si permitirn ver que se ha avanzado.

En primer lugar, Cuba demanda y EEUU acepta que es urgente poner fin al bloqueo que ya cumpli ms de medio siglo. Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior de Cuba declar recientemente la necesidad de que el presidente Obama use todas las prerrogativas ejecutivas para desmantelarlo. Segn el secretario de Seguridad de la Casa Blanca, Ben Rhodes, la posicin de EEUU es que el embargo debe levantarse. Por lo pronto, queremos considerar otros aspectos donde podamos abrir espacios que en definitiva beneficien al pueblo cubano. Cules son esos espacios? Un cambio de rgimen?

Segundo, hay que normalizar los viajes entre ambos pases. En este punto Washington es muy ambivalente. Impide los viajes de cubanos a EEUU y condiciona los viajes de norteamericanos a Cuba. Segn Rhodes, la administracin de Obama slo permitir viajes a los norteamericanos que deseen viajar a Cuba para vincularse con el pueblo cubano o para las personas de negocios de EEUU que quieren ayudar a los cubanos comn y corrientes. La declaracin est en abierta contradiccin con la larga lista de corporaciones monopolistas norteamericanas que estn a la espera de un cambio de poltica en Washington para invertir en Cuba.

Tercero, hay que poner fin a la presencia militar de EEUU en la baha de Guantnamo. La Habana privilegia el tema de la base militar en Guantnamo. Segn el periodista August Arnold, esta demanda es un smbolo de orgullo y dignidad nacional. Constituye un obstculo para la normalizacin de las relaciones entre Cuba y EEUU. En cambio para EEUU, segn Rhodes, (los cubanos) insisten en que nuestra presencia all no es legtima y que las instalaciones deben ser devueltas. Pero eso no est sobre el tapete como parte de nuestras conversaciones. Este es un tema que contina siendo preocupante para ellos. Todo indica que Washington quiere ignorar un punto que es esencial para los cubanos.

Cuarto, hay que suprimir la ley de ajuste de Washington que estimula la migracin ilegal de cubanos a EEUU. La legislacin crea obstculos y genera situaciones irregulares que perjudican a los cubanos en todo el mundo. Sobre este punto, Rhodes asegur que Obama no lo tratar en La Habana. No estamos tratando de hacer cambios con respecto a la poltica migratoria. Nuestro enfoque es cmo pueden mejorar las condiciones en Cuba para que, con el tiempo, haya mayor oportunidad econmica y menos necesidad de que los cubanos tengan que viajar al exterior.

Obama encabeza una delegacin de ejecutivos de corporaciones que quieren invertir en Cuba en reas de poco beneficio para el desarrollo de la isla: hoteles, playas y clubes nocturnos. En cambio, el gobierno en La Habana busca relaciones en reas de comercio agropecuario, salud y tecnologa. Para muchos la visita de Obama a La Habana es un paso ms hacia la normalizacin de las relaciones. El nuevo escenario podra dar lugar a una economa ms heterodoxa que estimule el desarrollo de la isla. Segn las declaraciones de Rhodes, esto no es lo que quiere Washington.

Marco A. Gandsegui, hijo, profesor de Sociologa de la Universidad de Panam e investigador asociado del CELA

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/176127


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter