Portada :: frica :: Cuerno Africano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2016

Etiopa y la otra cara de la globalizacin

Rosa Moro
frica en mente


Hace unos das particip en las IX Jornadas sobre frica que Umoya organiza en la Universidad de Valladolid. Este ao queran ofrecer una mirada especfica de varios pases, sin seguir los estereotipos a los que estamos acostumbrados. A m me pidieron hablar de Etiopa, haba viajado all 3 semanas. Hubiera sido pretencioso por mi parte hablar de un pas en el que solo he pasado 3 semanas. Aunque he de reconocer que la mayor parte de lo que s sobre Etiopa es por mis aos de observadora de este y otros pases, no por el viaje, quera hablar de algo que hubiera palpado gracias al viaje y no a mi profesin. Gracias al viaje, tuve contacto directo en Etiopa con la otra cara de la globalizacin, eso me parece bastante interesante para contar y no atiende a estereotipos. Por supuesto que no es lo nico digno de contar. Etiopa es un pas de inmensa riqueza humana, cultural, histrica, ecolgica, poltica y mucho ms que nunca dejar de cautivar al visitante y al estudioso.

Hace tiempo que vengo interesndome por lo que aqu llamamos economa informal, visto como un sistema de vida legtimo. Los manteros del frica occidental que extienden su mercanca en las calles de Madrid, nos han abierto los ojos a muchas y a muchos sobre esta realidad. Gracias al periodista Robert Neuwirth, al que he mencionado en algn otro artculo, me sumerg en el estudio de este modo de vida, desde un punto de vista positivo. Llammoslo a partir de ahora como l: sistema D, que viene de la palabra francesa Debrouillard(e): un hombre o mujer listo, astuta, espabilado o avispada. Mucho ms acorde a la realidad. La gente que no tiene cabida o que ha sido expulsada del sistema, se las ingenia para buscarse la propia vida y la de los suyos de forma libre, solidaria, ms o menos organizada, sin ms capital inicial que su ingenio y su palabra. Es el valioso y loable sistema D que permite vivir con la frente ms o menos alta, incluso a veces desarrollarse, a dos terceras partes de la poblacin mundial, es la otra cara de la globalizacin.
 
Pequeos y grandes negocios por todas partes 
Creo relevante mencionar algunos datos para enmarcar el tema. Por un lado, segn el Banco Mundial, en 2030, el 85% de la poblacin del mundo, que ya hoy casi alcanza los 7.000 millones y medio, vivir en las zonas urbanas de los pases en desarrollo. Por otro lado, segn la Organizacin Internacional del Trabajo, la economa informal es responsable de casi las tres cuartas partes del trabajo no rural en el mundo en desarrollo, es decir en sus ciudades.

Como no tengo grandes conocimientos sobre ciencia econmica, ante estos datos me surge una duda que es como una ecuacin: Entonces nuestra sacrosanta economa formal solamente es til para una minora nfima de la poblacin del mundo?, o lo que es lo mismo, la inmensa mayora de la gente, tres cuartas partes de ese 85%, vive en un mundo paralelo llamado sistema D, en las ciudades de los pases en desarrollo Son unos 4.800 millones de personas! Como podemos considerar ilegal su modo de vida? Cunta soberbia. Me hace gracia cuando hablamos de los pases en desarrollo con nuestros estrechos parmetros: las cifras del desempleo son astronmicas, no tienen trabajo, pero cmo que no tiene trabajo? Nadie puede permitirse no trabajar, otra cosa es que su trabajo no encaje en nuestra cuadriculada forma de mirar el mundo. La gente trabaja y mucho! para fraguarse la vida y la de los suyos, sobre todo las y los jvenes! Otra cosa es que sea terriblemente injusto que tengan que trabajar tanto por tan poco.
 
Emprendedores por todas partes
  No pretendo ni hacer apologa de la economa ilegal, ni acusar al sistema capitalista globalizado del auge del sistema D. Este modo de vida, fuera de los corss de lo que conocemos unos cuantos como economa formal, no es ms que la economa tal y como la ha practicado el ser humano desde la antigedad. En realidad, es la verdadera economa libre, mucho ms natural que la que hoy conocemos como formal. Compensa, y siempre lo ha hecho, los sistemas enfocados a la acumulacin de capital o a los beneficios, mientras que el xito del sistema formal aumenta las desigualdades, el sistema D las reduce. Es decir, en palabras poco eruditas: Cuando los ricos son ms ricos, aumenta el numero de pobres. Estos pobres inventan formas de sobrevivir, por instinto natural de supervivencia. Llmalo ilegal, llmalo X o mejor llammoslo D.

Y entramos en contacto con un caos meticulosamente organizado

Al viajar a Etiopa sin un gran presupuesto, sin guas ni viajes organizados, ademas de disfrutar de las andanzas, en alguna fase del recorrido pudimos entrar en contacto sin haberlo planeado con el mundo real del sistema D. No somos los primeros ni seremos los ltimos, ni son sus ciudades las nicas con grandes poblaciones que viven en este otro sistema.
 
Contrastes. Debre Markos
El sistema D da una bofetada al occidental nada ms poner el pi en la mayora de las ciudades de los pases en desarrollo, hablo de esa sensacin de CAOS que te asalta al llegar, aunque en realidad se trata de un caos meticulosamente organizado, como lo define Neuwirth.

Es difcil encajar sin ms esta bofetada de CAOS, cuando sabes de antes que Etiopa bate rcords de crecimiento econmico desde hace ms de una dcada, que es el pas que ms ha crecido en el mundo durante varios aos, que su crecimiento en 2015 fue del 9% y, segn las previsiones, de aqu a 2025 su tasa de crecimiento estar entre el 8.4 y 9%. Segn el Banco Mundial, en los 10 primeros aos de crecimiento, su pobreza extrema cay 14 puntos. En 1995 el 45,5% de su poblacin viva con menos de dos dlares al da y en 2010 ese porcentaje haba bajado al 29,6%. Cmo es posible que sea tan evidente el sistema D en sus ciudades? Todas las personas a las que pregunt lo dijeron, tanto desarrollo no ha hecho ms que aumentar la desigualdad.

Un pas con 14 grandes ros, que lo convierten en una de las mayores reservas de agua del continente, apenas lo aprovecha para regado y produccin de electricidad propios. Sufre sequas recurrentes, incluso en sus regiones ms frtiles, que provocan hambrunas. Cmo es esto posible? y sobre todo cmo se puede asimilar esto con sus cifras macroeconmicas que son la envidia del mundo capitalista?

Este ao ha llovido poco, ya se prev hambruna por sequa. Nos lo dijeron tanto en la frtil regin del oeste, como en la capital. El gobierno, las instituciones internacionales y no gubernamentales, ya estn pidiendo ayuda para la hambruna que se cierne sobre 10 millones de etopes! segn Save the children, o 15 millones! segn Ayuda en Accin. La ONU calcula que se necesitan unos 250 millones de dlares por cuatrimestre para ayudar a estos etopes, en 2016. Aqu hay factores que no me cuadran, ser que no entiendo de economa, pero En qu se basan las cifras macroeconmicas de su crecimiento ejemplar los ltimos 15 aos? en dinero o en ilusiones? Si hablamos de dinero A qu manos va a parar el dinero que contabiliza oficialmente en un pas donde 10 o 15 millones de su gente no puede ni comer? Es que no me cabe en la cabeza Quien mejor para ayudar a estas personas en peligro que el gobierno del pas que ms ha crecido en esta dcada? Etiopa! Creo que los nios malnutridos siempre son poltica, no sequa.

Vi con mis propios ojos la desigualdad obscena y me doli. V tierra frtil, megaproyectos de construccin, militares por todas partes, aldeizacin en los bordes de las carreteras. Pero lo que ms duele es que tambin vi y habl con muchsima gente capaz, inteligente, emprendedora, preparada, consciente de todo esto y mucho ms, con energa y capacidad de cambiar las cosas mucho mejor desde dentro que desde fuera de su propio pas. Tiene una juventud efervescente (el 72% son menores de 30 aos). En algn momento, escuchando a profesores, emprendedores y emprendedoras de la calle, de negocios, funcionarios. me deca a m misma pero si Etiopa no necesita nada de nadie lo tiene todo! Ojal la juventud en Espaa fuera as. Es el sistema global el que constrie el desarrollo de la otra cara de esta moneda, obliga por la fuerza a la mayora de las personas del mundo a vivir as. Es el sistema, no su incapacidad ni los fenmenos naturales como se pretende vender. Capacidades, tienen de sobra. Mi conclusin es la de siempre: El problema es el sistema.

En cada ciudad que visitamos haba muchas personas que sobreviven sin prestar atencin a esas cifras macroeconmicas que dicen que son la envidia del mundo. Es impactante sentir la ebullicin del sistema D. Te das cuenta de que tiene unas reglas que debes aprender, aqu no eres un cliente bien atendido, aqu eres uno ms en una enorme organizacin humana en la que todo el mundo respeta a los otros y sus modos de ganarse la vida, que no sean robar.

 
Estacin de autobuses de Bahir Dar
Te ves forzado a comprender que la eficiencia en nuestro sistema capitalista y el sistema D es radicalmente opuesta. Mientras que aqu, en el sistema capitalista la eficiencia se mide en beneficios, en el sistema D la eficiencia son las personas. Se es ms eficiente cuanta ms gente pueda vivir de una transaccin. Mientras que aqu la transaccin es ms eficiente cuanto ms beneficios reporte, siendo la mxima posible, cuando solo una persona obtiene todo el beneficio.

No es complicado cuando lo vives en las calles de Bahir Dar, Lalibela, Gondar, Addis Abeba Con la simple transaccin de comprar un billete de autobs: No es lo mismo ir a comprar un billete de autobs siguiendo letreros informativos para que lo compres directamente a la compaa, que necesitar la ayuda de una persona -porque no hay carteles que te ayuden a hacerlo solo-, que te ayude a comprarlo en la sucursal de otra persona, que se asocia con la compaa para acercar los billetes a los posibles compradores, ayudado por otra u otras personas que se baten con la competencia por los clientes o lo que haga falta. En el primer caso la compaa obtiene todo el beneficio. En el segundo, sacan pequeo porcentaje para vivir -no para enriquecerse-, adems de la compaa -la que ms gana-, el que te vende la informacin que no hay en ningn cartel y te lleva a la sucursal, el de la sucursal que est ms cerca de ti que la escondida oficina, y los ayudantes que facilitan la transaccin de mltiples maneras, desde dndote informacin, hablar por ti a alguien que no te entiende, o llevarte el bulto. Entre 4 y 6 personas en total, alta eficiencia. El precio de la informacin o las intermediaciones no suele est cerrado, como siempre en las compra-ventas, es su obligacin cobrar el mximo posible y es tu obligacin pagar lo mnimo posible.

A quin beneficia tanto desarrollo dnde est el dinero?

El sistema D ha estallado en Etiopa, que tanto ha crecido desde 2004-2005, precisamente por su enorme xito econmico, desde el punto de vista capitalista. Y es que son como dos caras de la misma moneda, para que un inversor maximice sus beneficios, tiene que minimizar sus costes. Este minimizar los costes supone mano de obra barata o esclava, acaparamiento de la tierra por poco o cero dinero, coste bajo o cero en sostenibilidad ambiental, seguridad del personal o sanidad pblica, corrupcin de los administradores de los recursos pblicos para que mire por tus intereses y no los del pueblo

Llama la atencin que Etiopa alcance estas cifras rcord de crecimiento macroeconmico siendo la quinta potencia econmica del frica Subsahariana, porque no es productor destacado de petrleo, ni gas, ni minerales, aunque los produce y tiene exploraciones para aumentar este sector, no son parte significativa en su PIB. Su crecimiento, segn el Banco Mundial se debe principalmente a la expansin de los sectores de servicios y el agrcola Tambin, gracias a un modesto, pero destacable crecimiento del sector manufacturero.
 
El tren ligero recin inaugurado en Addis Abeba
Los megaproyectos de construccin que se ven por todas partes en el pas, tanto de infraestructuras, como de viviendas, hoteles y toda clase de edificios, son muy rentables, no cabe duda, pero estn en manos de extranjeros, sobre todo chinos e italianos, tambin de multitud de constructoras europeas que han huido hacia el sur de la crisis del ladrillo en el norte.

Las tierras frtiles y el agua abundante son muy rentables, s, pero para los extranjeros y las lites de la administracin responsables del acaparamiento de tierras por parte de gobiernos y grandes multinacionales extranjeras (que por cierto, sern las que vendan a la ONU y agencias de ayuda los alimentos que se necesitan para combatir la hambruna de los etopes desplazados a los bordes de las carreteras -aldeizacin- desde sus tierras, en beneficio de los rentables megaproyectos de agricultura industrializada).

Sospecho que la incipiente industria manufacturera se refiere al traslado de grandes marcas internacionales de ropa, muebles, complementos, etc, desde China y otros pases de Asia a pases africanos como Etiopa, debido al surgimiento de sindicatos obreros en Asia que han luchado por aumento de salario y derechos de los trabajadores. Ganan ms dinero aqu de lo que ganaban en China o Bangladesh, porque pagan menos salarios e invierten menos en seguridad y condiciones laborales, por eso sus grandes beneficios se notan en las estadsticas oficiales.

En cuestin de inversin, no olvidemos algo muy importante que casi nadie menciona: desde 2001, la guerra del terror -me niego a llamarlo guerra contra el terror, porque provoca terror, no lo combate- tambin es muy rentable para quien sea amigo o proxy de los Estados Unidos. Es sabido por Wikileaks y otras fuentes la extraordinaria ayuda que Etiopa presta a la guerra del terror estadounidense. Solo en 2015 el pas africano recibi ms de 500 millones de ayuda, nada comparado con los casi 1.000 millones de dlares que reciba en 2008, 2009 y 2010. Cuando Obama viaj a Etiopa este verano, entre sus vagas homilas, como defini algn periodista, sobre democracia y derechos humanos, afirm alegremente No es necesario enviar a nuestros marinos aqu a entrar en combates, porque los etopes son unos combatientes muy duros, es decir, luchan por nosotros en la regin, Si no lo hicieran, mandaramos a nuestros marines. En este viaje Obama se comprometi a intensificar la lucha contra el terrorismo en el frica oriental, aumentando el apoyo financiero, de entrenamiento, de armamento y personal, en Etiopa, Kenia y Somalia. Recientemente, Estados Unidos ha anunciado un incremento de 96 millones de dlares para ayuda alimentaria, porque es una pas amigo y no escatima en nada.

Pueden llegar a parecer infinitos los programas que reciben ayuda exterior en Etiopa, de muchos pases y organismos como en Banco Mundial y el Fondo Monetario internacional, si se mira con detenimiento, es incluso irnico que Estados Unidos ayude con armas en el programa de lucha contra el terrorismo, pero tambin don casi 4 millones de dlares a dos programas de Combating Weapons of Mass Destruction (combatir las armas de destruccin masiva) en el mismo ao 2015. O que la misma semana que Etiopa recibe x millones de ayuda para paliar una de sus cclicas hambrunas, compre armamento pesado por el mismo valor o superior. Se calcula que operan en Etiopa un centenar de compaas de seguridad privada. En fin, podra decirse que es un estado policial muy bien financiado. Hay mucha gente en Etiopa, de all y de fuera que lo defiende Gracias su fuerte militarizacin no tiene atentados como los de Kenia, ni deja contagiarse por la inestabilidad de Sudn del Sur o Somalia. No me extender ms sobre este tema que me enciende, porque solo quiero mencionarlo cuando se habla de riqueza en Etiopa. S, llegan millonadas de dlares en mltiples formas, y creo que influyen en la economa oficial del pas, aunque no beneficie a todos los etopes.

Humanidad a raudales, sin tonteras

Y por todo esto, el sistema D es una bendicin, una solucin humana autocreada de forma organizada por mucha gente pequea que se afana por sobrevivir en lo que podra parecer un mundo paralelo al que relatan las estadsticas, pero que cuando te acercas a pisar sus calles, te das cuenta de que esto no es un mundo paralelo, esto es el mundo real y es excitante, humano y digno. Es el mundo en el que vive la mayora de la gente del planet
 
Jueventud efervescente y emprendedora
Nadie estorba, nadie es menos que nadie, volviendo al ejemplo autobs, si un ciego o un paraltico quiere subir a pedir unas monedas a los pasajeros que ya estn sentados antes de partir, el revisor no le despreciar ni le echar de all como esperaras en Europa, todos respetan su business, sea cual sea, nadie se enfadar con l, nadie protestar. Aqu cabemos todos, parece ser la regla de oro del sistema D, aqu cabemos todos y nadie es ms que nadie. Los vendedores de comida, de pastillas sueltas, de bendiciones divinas o de chicles sueltos esperarn a que el anterior termine lo que est haciendo para sobrevivir y luego subirn ellos. Y saben qu, se rasca el bolsillo mucha ms gente de la que lo hace en Espaa. Y mientras todo esto sucede a tu alrededor, los ms descarados se acercan a preguntarte de dnde eres y qu se cultiva en Espaa, a qu has venido, o qu haces t para vivir. Lejos de ser una vida triste es vibrante y rezuma humanidad sin tonteras.

Fuente: http://africaenmente.blogspot.com.es/2016/03/etiopia-y-la-otra-cara-de-la.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter