Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2016

Golpe maestro moscovita en tres lecciones

Bruno Guigue
Oumma

Traducido del francs para Rebelin por Caty R.


Sus innumerables detractores reprochaban a Vladimir Putin haberse lanzado a una aventura blica devastadora, criminal y perdida de antemano. Profetizaron a Rusia, desde el otoo pasado, un hundimiento letal en el barrizal sirio. Esos pjaros de mal agero tendrn que morderse la lengua, porque el presidente ruso acaba de administrarles una ducha fra en tres lecciones.

Sin embargo los dirigentes rusos lo dijeron: la intervencin militar en siria se calibrara rgidamente. En primer lugar sera corta. Ahora lo sabemos exactamente, cinco meses y medio. Muy poco para un conflicto de semejante magnitud. Por otra parte la intervencin dispondra de medios drsticamente limitados, apenas tropas sobre el terreno y unos 60 aviones, es decir, menos del 5 % de la aviacin militar rusa. Esta es la primera leccin de Vladimir Putin, que obviamente es una leccin de eficacia militar: Ustedes juzgarn mi actuacin, ciertamente, pero lo harn apreciando el resultado obtenido con respecto a la economa de medios. Comprenlo con los efectos de 10 aos de presencia militar occidental en Afganistn.

La segunda leccin de Vladimir Putin es poltica en el sentido noble del trmino. No es casualidad que Mosc anuncie su retirada militar el da que se retoman las negociaciones intersirias bajo los auspicios de la ONU. Desde siempre Rusia predica una solucin poltica a la crisis porque sabe que ni el Gobierno ni la oposicin tienen medios para aplastar al adversario. Desde ese punto de vista el anuncio del Kremlin acredita la seriedad de Rusia al renovar su confianza en el enfoque poltico en detrimento del enfoque militar. Al contrario que los occidentales Rusia puso su intervencin en Siria bajo la ensea del derecho internacional al responder a la demanda de un Estado soberano. Rusia reiter su fidelidad a la ley comn de las naciones privilegiando de forma espectacular la va de la negociacin hacia una transicin poltica.

Pero esta ahora se har en condiciones inditas. En cinco meses y medio las fuerzas leales han reconquistado 10.000 km2, han recuperado 400 ciudades y localidades y han puesto a la oposicin armada a la defensiva. El apoyo areo ruso ha permitido al Ejrcito rabe Sirio recuperar el control. Se han modernizado sus equipos, se ha revisado su estrategia y se han mejorado sus tcticas. Desangrado desde hace mucho tiempo por los atentados suicidas de los yihadistas, el ejrcito deja de agotarse persiguiendo al enemigo. l solo, por medio de audaces maniobras, le asedia durante meses o le aturde a golpes de artillera pesada. Al mismo tiempo el Gobierno ofrece a los combatientes arrepentidos, cansados tras cinco aos de guerra, el beneficio de un programa de reconciliacin nacional en el marco de acuerdos locales a los que la ampliacin de la tregua sin duda dar esa oportunidad.

Adems esta estrategia de reconquista conlleva un tercer aspecto cuyos resultados apenas empiezan a notarse. Mientras lleva a cabo negociaciones polticas con la oposicin el Estado sirio se lanza, militarmente, al asalto de los bastiones yihadistas. Ya que, a pesar de las apariencias, no hay contradiccin entre el anuncio de la retirada rusa y la ofensiva siria sobre Palmira. Recuperando esta ciudad el Estado sirio hara una doble demostracin. En primer lugar lograra una victoria simblica al arrancar de las garras yihadistas esa joya del patrimonio mundial vergonzosamente entregada al Estado Islmico por la coalicin occidental. Y adems esa reconquista abrira al ejrcito sirio la ruta de Deir Ezzor, donde una brigada de lite resiste desde 2014, y sobre todo la de Ragga, la capital siria del pseudo-Estado Islmico y objetivo ltimo de la ofensiva de los leales.

Lejos de ejercer una presin sobre Damasco, la retirada rusa en realidad es la condicin previa de una victoria de la nacin siria sobre los yihadistas de todos los pelajes. Es de la mayor importancia para Siria que su liberacin se deba a las fuerzas sirias y no a un cuerpo expedicionario extranjero. A este respecto se ha visto que la retirada rusa ha seguido el paso a la salida de los voluntarios iranes, por otra parte poco numerosos, al da siguiente de la victoria de los leales en el noroeste de Alepo. Porque para Damasco las cosas estn claras: ciertamente Siria necesita aliados slidos sin los cuales nunca ganara una guerra. Pero el honor nacional exige que lo esencial del esfuerzo de liberacin, condicin para la victoria final, sea obra de las tropas sirias.

En efecto, ni en el plano poltico ni en el militar podra imponerse una solucin importada del extranjero. Rusia se retira tras alcanzar sus objetivos. La intervencin turca-saud parece un petardo mojado. Estados Unidos declar su retirada desde hace mucho tiempo. Francia no hace nada y habla sin decir nada. Y el resto del mundo asiste con avidez al espectculo del juego de los fracasos de Putin. A los perros guardianes mediticos les encantara jurar lo contrario, pero es as: los aliados de Damasco, con su retirada, no abandonan a su suerte a un rgimen acorralado, sino que toman nota de su voluntad de plantar cara y vencer, l solo, al Estado Islmico y a Al-Qaida. En todo caso esa es la apuesta de Mosc. El tiempo dir si era una apuesta ganadora. Pero si dentro de tres meses la bandera siria tiene dos estrellas verdes ondeando sobre Raqqa entonces la estrategia rusa merecer el calificativo de golpe maestro.

Bruno Guigue, en la actualidad profesor de Filosofa, es titulado en Geopoltica por la cole National dAdministration (ENA), ensayista y autor de los siguientes libros: Aux origines du conflit isralo-arabe, LEconomie solidaire, Faut-il brler Lnine?, Proche-Orient: la guerre des mots y Les raisons de lesclavage, todos publicados por LHarmattan.

Fuente: http://oumma.com/222716/coup-de-maitre-moscovite-trois-lecons

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la traduccin.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter