Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2016

Las visitas de Maduro y Obama a la ms grande isla de las Antillas

Leyde E. Rodrguez Hernndez
Blog Visiones de Poltica Internacional


Contrario a lo que divulgan los medios de prensa de la derecha venezolana, latinoamericana e internacional, la Revolucin Bolivariana no est acabada, no se ha agotado definitivamente. El gobierno del presidente Nicols Maduro ha permanecido firme a los embates de la derecha proestadounidense y de las amenazas provenientes de Washington. Ahora, para fortalecer la alianza con Cuba, Nicols Maduro, lleg este 18 de marzo de 2016, a La Habana, donde se reunir con su homlogo cubano, Ral Castro, y presentar un plan de cooperacin con la isla para este ao y hasta el 2030.

El horizonte del plan de cooperacin hasta el 2030 demuestra el alcance de la proyeccin de ambas revoluciones y resulta evidente que ya se preparan para resistir y enfrentar los nuevos desafos que producirn los recientes acercamientos o penetracin subversiva de los Estados Unidos en los procesos de izquierda o progresistas en Amrica Latina y el Caribe.

El hecho de que el viaje de Maduro se produzca apenas dos das antes de la histrica visita a la isla del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que llegar a Cuba el prximo domingo por la tarde, tiene una enorme connotacin poltica. En primer lugar, la Revolucin Bolivariana, pese a sus dificultades internas, sigue siendo un aliado estratgico de la Revolucin Cubana, cuya poltica se caracteriza histricamente por sus posiciones de principios y por no haber olvidado o abandonado sus compromisos internacionales en la defensa de sus aliados o amigos, a pesar de sus relaciones con grandes potencias o los cambios coyunturales en la correlacin de fuerzas internacionales. Recordemos, por ejemplo, la alianza de la Unin Sovitica con Cuba, sin que ella impidiera la solidaridad y el internacionalismo de Cuba con el Tercer Mundo, o que cuando la Unin Sovitica desapareci, la poltica exterior de La Habana se hizo mucho ms independiente; y que en el proceso hacia la normalizacin de sus relaciones diplomticas con los Estados Unidos, que sigue siendo la principal y ms agresiva potencia imperialista de la historia, Cuba no haya hecho concesiones de principios en defensa de las causas justas.

La visita de Maduro a Cuba, dos das antes de la llegada de Obama, tambin desmiente a los paladines del llamado "nuevo pragmatismo" del gobierno de Ral Castro Ruz, en su intencin de demostrar que una de las causas del acercamiento cubano-estadounidense se debe a la inminente cada de la Revolucin Bolivariana, lo que provocara otro periodo especial (grave crisis econmica) en condiciones de existencia todava del bloqueo estadounidense. Pero lo real es que Cuba nunca abandona a sus amigos y que la actualizacin de la poltica exterior cubana, en el marco del reajuste general de su economa y sociedad, mantiene una visin crtica de las relaciones internacionales, que es, al mismo tiempo, una concepcin antihegemnica, con un sentido prctico, en el que prevalece una observacin del escenario internacional con sentido del momento histrico, lo que permite desarrollar las relaciones con las principales potencias mundiales con mayor objetividad y realismo, en el hecho de tomar en consideracin la coyuntura global y el balance general de fuerzas internacionales.

En correspondencia con lo anterior, de forma reiterada, Cuba ha expresado en distintas tribunas internacionales su apoyo incondicional al gobierno encabezado por Nicols Maduro y ha rechazado la orden ejecutiva 13692 de los Estados Unidos, que considera a Venezuela una amenaza para su seguridad nacional. Este es un concepto poco claro y elstico, porque sabemos que la seguridad nacional de los Estados Unidos es la inseguridad del resto de sus vecinos, fomentando as un dilema en materia de seguridad hemisfrica.

Por ese paisaje que invita al conflicto regional, en una conferencia de prensa en La Habana sobre la visita de Obama y las ltimas medidas de Washington, supuestamente encaminadas a flexibilizar el bloqueo, el Ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodrguez Parrilla, reiter la estricta y plena "solidaridad de la isla con Venezuela. Cuba ha instado al gobierno de los Estados Unidos de que aquella Orden Ejecutiva recientemente renovada -que califica a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional de Estados Unidos, que no tiene justificacin, que es arbitraria y agresiva- sea eliminada o abrogada". Sin embargo, hasta donde conozco, no hay respuesta a esta solicitud cubana por parte del presidente norteamericano Barack Obama, quien tal vez se vea obligado, durante su visita a Cuba, a escuchar los reclamos de la Sociedad Civil cubana a favor del respeto de la soberana de Venezuela y la derogacin de la orden ejecutiva 13692, que constituye una verdadera amenaza para la paz en la regin, en el sentido de la Proclama de Amrica Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada por los Jefes de Estado y de Gobierno de Amrica Latina y el Caribe, reunidos en La Habana en ocasin de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC), celebrada los das 28 y 29 de enero de 2014.

En segundo lugar, y en la trama de esas relaciones estratgicas, Venezuela y Cuba comparten visiones similares en cuanto a la integracin desde el Sur en el marco de los mecanismos de integracin regionales como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA).

Para Maduro "son tiempos de renovacin y hermandad", pues Cuba y Venezuela tienen desde el ao 2000 un Acuerdo Integral de Cooperacin, que abarca todo tipo de sectores y que para La Habana es particularmente importante por el convenio energtico que le garantiza el suministro diario de ms de 100 000 barriles de petrleo. Adems de los numerosos proyectos de colaboracin bilateral en esferas como la salud, el deporte, la cultura y la industria, miles de colaboradores cubanos se han insertado en misiones sociales como Barrio Adentro (salud), Corazn Adentro (Cultura), entre otras, aportando de esta manera su asistencia en la construccin de una sociedad inclusiva en Venezuela. Algunos de estos proyectos exitosos pudieran ser de inters, como experiencia, para las autoridades norteamericanas enfrentadas hoy a los desafos de su sociedad, por su naturaleza excluyente, violenta, racista y discriminatoria, donde el sueo americano se ha convertido en una pesadilla cotidiana para millones de personas.

As las cosas, mientras Cuba y Estados Unidos intentan mejorar sus relaciones diplomticas hacia la normalizacin, Venezuela y Cuba estrechan su alianza estratgica, con ms unidad ante los desafos y peligros comunes para el Sur poltico, en una poca de contraofensiva de la derecha regional y de una mayor penetracin de los Estados Unidos en lo que se denomin su traspatio. En este contexto, el presidente Barack Obama no debera ser indiferente al mensaje que significa la visita de Nicols Maduro a Cuba, apenas unas horas antes de su visita histrica a la ms grande isla de las Antillas, la que precisamente hoy se encuentra en el foco de la poltica internacional y es observada con atencin por amigos, enemigos y simpatizantes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter