Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2016

Atencin! El 15M calienta motores

Emilio Pizocaro
Rebelin


Mi amigo, un joven politlogo, me miro extraado y con desconfianza cuando le cont que mientras los especialistas siguen entretenidos por los pactos polticos, el 15M sigue reunindose en los barrios de Madrid.

En efecto, las comisiones del 15M preparan la estrategia para celebrar por todo lo alto otro aniversario. Se discute acaloradamente los caminos para reponer la movilizacin social (http://madrid.tomalaplaza.net/2016/03/09/convocatoria-asamblea-12-marzo-2016-preparacion-mayo-2016/).

Junto a las demandas sociales y la exigencia por abrir un proceso constituyente, hace unas semanas, se consensu exigir a los llamados partidos del cambio la reforma de la actual ILP (Iniciativa Legislativa Popular). El objetivo, me explicaron, es hacer de la ILP una herramienta refrendable y vinculantes, que permita legislar desde abajo.

En otras palabras el 15M vuelve para reclamar por una Democracia Real, una democracia dotada de herramientas para que el pueblo discuta las leyes y las vote directamente.

Utopa? Pues No. Hoy no hay pretexto para impedir que se voten directamente las Iniciativas de Legislacin Popular (ILP). Tenemos tecnologas suficientes para hacer un proceso de legislacin popular transparente y democrtico. En otras palabras no hay ninguna razn tcnica para impedir que el pueblo vote de manera directa las leyes a travs de medios como un ordenar o un telfono mvil.

Mi amigo, el joven politlogo, respondi con un argumento que le pareci demoledor: lo que propone el 15M es inconstitucional.

Nuevamente le conteste que no. La razn es simple, en la anacrnica Constitucin Espaola se reconoce formalmente, en el Captulo segundo de los Derechos y Libertades, el derecho del pueblo a ejercer una democracia directa: "Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos pblicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones peridicas por sufragio universal.

Dnde est el problema? La trampa esta en la propia Constitucin Espaola, es puramente declarativa. En los hechos la partidocracia ha transformado su texto en papel mojado, pues hoy se vulneran gran parte de los derechos y libertades que la actual Constitucin proclama solemnemente.

El ejemplo de la propuesta de ley que en su momento lanzo la PAH es paradigmtico; nos demostr a todos como los partidos del rgimen del 78 ha impedido, con argucias legales, el derecho al pueblo a legislar.

Mi amigo, el joven politlogo, reconoci que el problema era de fondo, no estaba en sus libros que el pueblo quiera gobernarse as mismo. Para l no hay ms democracia que la parlamentaria representativa.

Respond con paciencia; ni siquiera esa democracia se respeta hoy en Espaa, el gobierno en funciones se niega a responder al Parlamento. En la prctica estamos tolerando un golpe blando sin que el Congreso de los Diputados denuncien con suficiente fuerza al ejecutivo de Rajoy.

Por tanto, el problema es poltico. Lo ms probable es que la vieja casta coloque el grito en el cielo ante cualquier atisbo de una democracia participativa. Es el miedo de los privilegiados y corruptos a una democracia real. Habr que ver como se retratan los partidos que enarbolan una difusa regeneracin democrtica para eludir la verdadera democracia.

Quienes traten de engaar con escenificaciones se equivocarn, los das en los que se trataba al pueblo como sbditos ignorantes paso hace mucho tiempo, al revs el signo de nuestra poca se llama democracia real, entendida como el ejercicio de la democracia de manera directa. Al final de cuentas se trata de defender las conquistas que tanto han costado.

El tsunami poltico que provoc el 15M no ha terminado, ms bien esta empezando a caminar hacia un segundo tiempo. Esta nueva etapa estar marcada por las demandas de justicia social y por la implementacin de herramientas para una democracia que merezca su nombre. Para el 15M esta claro que una democracia real solo ser posible si se consulta al pueblo, esto se llama proceso constituyente o si queris ruptura democrtica para dar nacimiento una nueva constitucin producto de un pueblo soberano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter