Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2016

Una exposicin de la Diputacin de Valencia recupera los carteles de la Modernidad Republicana
Agitacin y propaganda en la Repblica y la Guerra Civil

Enric Llopis
Rebelin


Ya es un lugar comn en la Historia Contempornea de Espaa referirse a las gentes que, en los albores de la dcada de los 30, se acost monrquica y se levant al da siguiente republicana. Este cambio sbito se puede apreciar tambin en el arte. El pintor Jos Mongrell (1870-1937) pint un retrato al leo de Alfonso XIII en 1929, en el que figuraba el monarca con el mantel distintivo de las cuatro rdenes implantadas en el Reino de Espaa: Calatrava, Montesa, Alcntara y Santiago. Otro leo sobre tela, Repblica, de 1931, muestra al bando contrario: una joven con indumentaria a la moda de la poca, y que porta la bandera tricolor. El autor es Teodoro Andreu (1870-1935), quien firm as una de sus ltimas obras, en la que se aprecian los rasgos pictricos del luminismo valenciano. Durante una parte de la dictadura, la hija del pintor, Elisa Andreu, tuvo que esconder el cuadro en el fondo de un armario, remachado con clavos y del revs.

El contraste ideolgico puede observarse en la exposicin titulada La modernidad republicana en Valencia. Innovaciones y pervivencias en el arte figurativo (1928-1942), organizada por la Diputacin de Valencia. La muestra de carteles, pinturas y esculturas del periodo de la II Repblica, la Guerra Civil y los inicios de la dictadura franquista pueden visitarse en el Museu Valenci de la Il.lustraci i la Modernitat (MUVIM) de Valncia hasta el 22 de mayo.

Los carteles y pinturas dispuestos a lo largo de dos naves hacen posible una aproximacin a la propaganda de la poca y a las cosmovisiones en disputa. En la parte inicial del recorrido figuran dos diseos de la formacin derechista Accin Popular, de 1933. En el primero aparece el perfil de la pennsula ibrica atravesado por una flecha roja, que conecta Mosc con Mxico. Tres puales sanguinolentos anuncian la leyenda que resume la ideologa de las derechas: Separatismo, marxismo, masonera; dos aos de izquierdismo: poltica anti-nacin. Los autores tampoco se andan con embozos a la hora de pedir el sufragio: Votad a las derechas, votad contra el marxismo. El cartel contiguo mantiene idntico tono, advierte que marxistas, masones, separatistas y judos quieren aniquilar Espaa.

En el bloque que la muestra dedica al Segundo Bienio republicano y el gobierno del Frente Popular cambia radicalmente la imagen y el discurso. Se incluyen fotomontajes del artista valenciano Josep Renau (1907-1982), de la serie Los diez mandamientos. La representacin que el fotomontador comunista hace del octavo mandamiento, No Mentirs, aparece en nmero 133 de la publicacin Estudios. Revista Eclctica (septiembre de 1934). Debajo de la gran advocacin (no mentirs) aparecen cuatro civiles muertos junto a un charco de sangre y muy cerca de algunas bayonetas. En la parte superior, un aluvin de gente huye al exilio. En estos montajes de Renau se constata una complejidad mucho mayor que en composiciones anteriores. Los colores resaltan determinados conceptos, ocurre con el amarillo respecto al dinero y el rojo en relacin con la sangre. A un costado de estas imgenes, el Bloque Patronal expone en un cartel de 1934 sus argumentos de fuerza: Patrono: la Economa y Espaa se hunden, slvalas t.

Los historiadores insisten en que es la poca en que irrumpe con fuerza la poltica de masas y los carteles de propaganda no se andan con miramientos. No hay sutilezas en la cartelera a la hora de apelar a la movilizacin. Un panel explicativo con textos de Miquel Nadal aporta claves para entender la batalla poltica y simblica que se libraba. El 26 de mayo de 1935 se celebra un mitin en el campo de ftbol de Mestalla organizado por las izquierdas, en el que participaron cerca de 60.000 personas. La respuesta del adversario lleg el 30 de junio. La Confederacin Espaola de Derechas Autnomas (CEDA), con el apoyo de la Derecha Regional Valenciana (DRV), realiz ese da dos concentraciones simultneas, en el estadio del Valencia Club de Ftbol y en Medina del Campo.

El contenido de las vitrinas refuerza las pinturas, esculturas y carteles. El visitante pude observar en el interior de las urnas ejemplares de la revista Estudios, con fotomontajes de Josep Renau, Manuel Monlen y Rafael Garca Escrib; Un nmero suelto de la impagable publicacin satrica y popular La Traca, de julio de 1931, cuya portada da cuenta de su anticlericalismo militante, o de la revista La Semana Grfica. Tambin se incluye en las vitrinas la fotografa de una concentracin popular en la puerta del peridico republicano El Pueblo; la copa de plata de la Espaa Libre, de la temporada 1936-1937, ttulo que conquist el Levante Ftbol Club; libros de actas de la Diputacin de Valencia, ediciones de la poca de The New York Times, portadas de La Vanguardia (enero de 1937) con referencias al abastecimiento en el frente, libros del anarquista Eliseo Reclus (Evolucin y Revolucin y Mis exploraciones en Amrica) y de Federica Montseny (La Comunne de Pars y la revolucin espaola). Incluso una coleccin de monedas de una peseta acuadas en 1937 en nombre del Gobierno de la Repblica. Una vista con tiempo y atencin al detalle permite descubrir la edicin del 21 de agosto de 1937 de Pasionaria. Revista de las mujeres antifascistas de Valencia, que se venda por 20 cntimos. La portada es de Jos Luis Bardasano, y representa la pasin de cristo ambientada en la guerra civil espaola.

Todas las representaciones se adaptan al contexto blico. El mismo motivo piadoso pero en un sentido netamente laico- aparece en el leo de Alfred Claros, La Piedad. El joven miliciano muerto tiene como gran referencia a la clebre Piet de Miguel ngel, aunque tambin sigue el rastro de La muerte de Marat, obra realizada en 1793 por Jacques-Louis David. La madre del miliciano, ataviada de negro y llena de desesperacin, recuerda El entierro de cristo de Caravaggio. El ideal, el mito del proletario desplegando su fuerza de trabajo encarna en una escultura de bronce de Rafael Prez Contel, El martillo neumtico, de 1936. En todas estas obras el arte se funde con la exaltacin y la propaganda, que se utilizan tambin en la Economa. Dada la importancia de los ctricos, la Central de Exportacin de Agrios impuls carteles como uno de Lluis Dubon, en el que puede verse a un labrador ofrecindole a una diosa un ramo de naranjas. La leyenda adjunta seala la importancia de este producto para las exportaciones: La ley castiga con la pena de muerte al saboteador de la economa nacional; cometen sabotage (sic) los que impiden que la mejor naranja se convierta en dinero. Otro aviso diseado por Pepe (Jos Soriano Izquierdo) es ms explcito si cabe: Campesino! Entregando tus naranjas al CLUEA (Consejo Levantino Unificado de la Exportacin Agrcola) aplastas al fascismo. Y, en efecto, se muestra una caja de naranjas machacando a la hidra nazional-socialista.

Un texto de la Jefatura de Sanidad del Ejrcito (Seccin de Proyectos, Propaganda y Prensa) recogido en un panel pide cautela: Soldado: () recuerda que te amenaza un serio peligro: la PROSTITUCIN, que puede hacerte caer enfermo en estos momentos decisivos, en los que la libertad del pueblo y la derrota total del fascismo est en tus manos. La cartelera de guerra abundaba en esta idea, as, un diseo grfico que se atribuye a Daro Carmona de la Puente: Evita las enfermedades venreastan peligrosas como las balas enemigas. Y otro del Socorro Rojo Internacional: Las culpas de los padres las pagan sus inocentes hijos Todos a una contra el venreo! Al margen del discurso profilctico, la II Repblica tuvo especial inters en proyectar la idea de prosperidad, as ocurri con motivo de la Exposicin Nacional de Obras Pblicas celebrada el 14 de abril de 1937 en Valencia. Diseos como los de Alfonso Contreras y Jos Briones se hacen eco de esta aspiracin.

Buena parte de los carteles del bando republicano durante la guerra civil se realizaron en talleres litogrficos ubicados en Valencia, en algunos casos por diseadores de fuera de la ciudad. Algunas de estas representaciones se convirtieron en ejemplos seeros de la propaganda poltica. Los dibujos y las consignas se pergeaban con un fin inmediato. En diferentes lugares de Valencia, en un tiempo capital provisional de la Repblica, un cartel del Comit Ejecutivo Popular (Delegacin de Prensa y Propaganda) instaba a los ciudadanos a compartir casa y comida con las personas evacuadas. El cartel fue obra del taller de cartelistas de artes grficas de la CNT. Lo que se peda, en definitiva, a obreros del campo y de la ciudad era un permanente estado de tensin para ganar la guerra.

En este campo de fusin entre arte y propaganda de guerra, el militante comunista Josep Renau tena pocos rivales. La muestra del MUVIM acoge alguno de sus carteles ms conocidos, como el del campesino, musculoso y bronceado, que empua un fusil en defensa de la reforma agraria. Una serpiente enroscada en el arma de guerra representa al propietario faccioso. El catlogo de la exposicin incluye este cartel en el trptico rojo, junto a otro del anarquista Artur Ballester que simboliza el valencianismo de izquierdas. Al lado de la imagen de una fallera puede leerse: Cultura s llibertat/Feixisme s esclavitud/El Pas Valenci a lavantguarda dIbria. Completa la trada el diseo del anarcosindicalista Manuel Monlen, en el que bajo las siglas de la CNT puede visualizarse a un trabajador golpeando con un martillo enorme a la serpiente del fascismo.

Otros carteles del periodo 1937-1939 ofrecen un contrapunto radical. Tres soldados y la simbologa de la Falange inscrita en el mapa de la pennsula acompaan a una apelacin a la unidad de las tierras de Espaa. El cartel es de Teodoro Delgado. Otros dos, de Juan Cabanas, exhiben motivos parecidos: fusiles, soldados desfilando, yugos, flechas e invocaciones al amanecer en la alegra de nuestras entraas. Despus de la Cruzada lleg la dictadura franquista y la nueva Espaa. De 1939 es el retrato del dictador de perfil titulado El caudillo; tambin puede visitarse el cartel de un obrero del metal y un campesino dndose la mano sobre la advocacin Franco!!, que posiblemente data de 1939. El cartel de la XX Feria Muestrario Internacional de Valencia (mayo de 1942), de Jos Calandn, evidencia la influencia de los fascismos y de las vanguardias del momento. Es la propaganda que anticipa cuarenta aos de oscuridad y terror. Pero el catlogo de la muestra no termina de este modo, sino con una evocacin a Artur Ballester, quien en los aos 20 revolucion el diseo grfico espaol, ilustr muchos libros del lder republicano Blasco Ibez y durante la guerra realiz trabajo de cartelera para la CNT y los partidos de izquierda. Recuerda el periodista Jaime Mills que muri a los 89 aos, pobre y enterrado en soledad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter