Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2016

Un proceso de reorganizacin ya no es tarea de militares

Aram Aharonian
Alai


Hace 40 aos para imponer un modelo poltico, econmico y social, el poder fctico apelaba a las Fuerzas Armadas, para que con tanques, bayonetas, torturas y desapariciones, pusieran en marcha un proceso de reorganizacin neoliberal, cnsono con las demandas e intereses de los grandes grupos econmicos nacionales y trasnacionales.

El golpe de estado cvico-militar de 1976 fue el ltimo pero no el nico en el siglo 20. Desde 1930 los argentinos haban sufrido sucesivas interrupciones del orden democrtico. La supresin de los gobiernos elegidos por el pueblo, la represin de los conflictos que surgan entre distintos sectores sociales y la apelacin a la violencia haban sido frecuentes desde esa fecha. Sin embargo, la dictadura cvico-militar que se inici en 1976 tuvo caractersticas inditas, de terrorismo de Estado.

Los militares no actuaron solos ni por su cuenta. La decisin de tomar el gobierno contaba con la adhesin de diversos grupos de la sociedad (sectores con gran poder econmico, grupos conservadores, medios de comunicacin) que entendan que una dictadura era necesaria para organizar el pas. Y contaron con el visto bueno del gobierno estadounidense, alentado por el orden impuesto a terror y sangre, muertos, torturados, miles de presos y desaparecidos en Brasil, Chile y Uruguay en aos anteriores.

El secretario de Estado Henry Kissinger dio luz verde a la ola de represin de la junta golpista en 1976, que signific entre otras calamidades- ms de 30 mil desaparecidos, segn documentos secretos estadounidenses desclasificados anteriormente, y ahora, con la visita del presidente Barack Obama, justo en el 40 aniversario de ese golpe, su gobierno promete que revelar ms sobre la historia secreta de la relacin entre Washington y Buenos Aires.

En Argentina, a la vez que se desarrollaban acciones de control, disciplina y violencia nunca vistas sobre la sociedad, se tomaban decisiones econmicas que privilegiaban el ingreso de bienes y mercancas desde el exterior por sobre la produccin nacional. As, miles de trabajadores perdieron su trabajo debido a que la industria nacional no poda producir productos a un precio similar o menor a los importados.

Este proceso fue acompaado por una campaa publicitaria que intentaba convencer a la poblacin de que la industria argentina era mala, de baja calidad y asociaba a lo venido de afuera con lo bueno, lo interesante, lo deseado.

Los sucesivos miembros de la Junta Militar y diversas empresas asociadas tomaron grandes emprstitos del exterior: la deuda externa trep de 8 mil a 43 mil millones de dlares. Por decisin de los dictadura cvico-militar, se convirti en deuda pblica, es decir en deuda que debieron pagar todos los argentinos. Las medidas financieras y administrativas marcaron un perodo de desinversin en salud, educacin y vivienda con efectos muy importantes en el empeoramiento de las condiciones de vida de la gente.

Cost muchos aos a los argentinos sanar las heridas dejadas por la cruenta dictadura: garantizar la vida, la salud, la educacin, la vivienda, la nutricin de las grandes mayoras, convertir en ciudadanos a millones de pauperizados pobladores excluidos de la sociedad de poca de la dictadura y la posdictadura neoliberal.

Hoy no hacen falta tanques ni bayonetas para imponer un modelo poltico, econmico y social. Basta con tener el control de los medios de comunicacin social para servir a los intereses del poder fctico, de las grandes empresas (algunas) nacionales y trasnacionales.

Miles y miles de despidos, cierre de fbricas, endeudamiento externo, empresarios dirigen la cosa pblica, hay dura represin para el ordenamiento social: ya no son militares sino policas miltarizados, mientras el ejrcito de medios concentrados y cartelizados crean imaginarios colectivos. La respuesta no se halla en las instituciones (ejecutivas, legislativas y an menos en las judiciales): pareciera estar, nuevamente, en las calles.

La nueva arma mortal no esparce istopos radiactivos: se llama medios de comunicacin de masas que, en manos de unas cuantas corporaciones, manipulan a su antojo en funcin de sus intereses corporativos, en alianza con las ms reaccionarias fuerzas polticas. Hoy el escenario de guerra es simblico y el terror meditico y la imposicin de imaginarios colectivos-- se ha convertido en el disparador de planes de desestabilizacin de los gobiernos populares y restauracin del viejo orden neoliberal.

Habr iniciado Argentina un nuevo proceso de reorganizacin nacional, 40 aos ms tarde?

URL de este artculo: http://www.alainet.org/es/articulo/176277



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter