Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2016

Erdogan, agente de la guerra

Higinio Polo
El viejo topo


La preocupante situacin poltica en Turqua se agrava por momentos. A la dura represin en el este del pas, castigando a la poblacin kurda, a la deriva dictatorial de Erdogan, al recorte de libertades, y a los problemas creados por la llegada de refugiados desde Oriente Medio, sobre todo desde Siria, se aade ahora el creciente terrorismo que est afectando al pas. Al atentado del 19 de marzo, que caus cinco muertos en la avenida Istiklal, la ms concurrida de Estambul, y que segn el gobierno turco fue obra de Daesh, se aade el ocurrido seis das antes en Ankara, que caus 37 muertos, atribuido (aunque no existe ninguna certeza) a los Halcones de la Libertad (TAK), un grupo kurdo. Anteriormente, se haba producido otro atentado en Ankara, en febrero de 2016, que caus treinta muertos, tambin atribuido al TAK; y, en enero, diez turistas alemanes murieron en otra bomba en Estambul atribuida en esa ocasin a grupos yihadistas.

Esos atentados, destacados por el gobierno turco, no pueden hacer olvidar que, en 2015, hubo otros similares en las ciudades de Ankara, Suru y Diyarbakir que causaron ms de ciento cincuenta muertos. Esas acciones terroristas se produjeron en concentraciones de grupos de izquierda y manifestaciones kurdas, y muchos sospechan de la implicacin de los servicios secretos turcos en ellas. Los servicios secretos y el ejrcito turco, antao tan proclives a los golpes de fuerza y las dictaduras, se han visto forzados a asumir un discreto segundo plano, aunque ello no signifique que hayan perdido poder, y, mucho menos, que no utilizen sus redes para los propsitos de la poltica exterior de Erdogan, que, hoy, pretende, sobre todo, derribar al gobierno sirio de Bachar al-Asad y castigar militarmente a los kurdos sirios, mientras reprime a los kurdos turcos y alarga sus tentculos al Kurdistn iraqu, estableciendo acuerdos secretos con los corruptos partidos de Barzani y Talabani. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, la formacin de Erdogan), est aplicando, adems, una poltica de acoso a los periodistas turcos crticos con su poltica, ha decretado el estado de excepcin en territorios habitados por la minora kurda, y, en una dura advertencia sobre los tiempos que se avecinan, ha procesado por terrorismo a quienes se han opuesto a esas medidas. Algunos peridicos turcos que revelaron las turbias conexiones de los servicios secretos turcos con las redes terroristas en Siria, han sido silenciados. Los movimientos populares de protesta, reprimidos sin contemplaciones.

avusoglu, el ministro turco de Asuntos exteriores, se apresur a declarar tras el ltimo atentado en Estambul que el gobierno turco seguir, decididamente, la lucha contra el terrorismo, dentro y fuera del pas. Sin embargo, avusoglu no repar en que su gobierno tiene una escasa credibilidad; entre otras razones, porque ha armado y apoyado a grupos terroristas en el interior de Siria, y contina hacindolo, pese a la tregua asumida para las negociaciones de Ginebra; porque colabora con Estados Unidos y Arabia para derribar al gobierno de Damasco; porque tiene una evidente tolerancia, cuando no complicidad, con la actuacin de Daesh en Siria, que, adems, le sirve para aprovecharse del petrleo barato que alimenta el contrabando del grupo yihadista en la frontera turco-siria; porque el ejrcito turco contina las matanzas contra kurdos, dentro y fuera de Turqua: bombardea tambin a los kurdos sirios; y porque, en fin, su temeraria poltica exterior ha contribuido a la expansin de la guerra en Oriente Medio y, adems, no teme en recurrir a evidentes provocaciones como la del derribo del avin ruso en territorio sirio, aunque cerca de sus fronteras. Un pas como Turqua, miembro de la OTAN, enciende la mecha que siempre ha tendido Israel para deshacerse de sus enemigos, gracias a la intervencin norteamericana y al manejo de las turbias redes terroristas que, sin la financiacin y ayuda de gobiernos, no tendran la relevancia que han adquirido.

La situacin en Turqua es cada da ms complicada, ms peligrosa. Y todo apunta a un progresivo endurecimiento de la poltica del gobierno de Erdogan y del aumento de la represin. Est, adems, utilizando la religin para sus propsitos, islamizando progresivamente un pas de tradicin laica desde los aos de Atatrk, aunque musulmn; est restringiendo la libertad, aprovechndose adems de la tolerancia de la Unin Europea, que cierra los ojos ante la deriva de Erdogan, a cambio de que su gobierno ejerza de mamporrero con los refugiados sirios, iraques y afganos, en una gigantesca operacin de expulsin de las personas que consigan alcanzar el territorio de la Unin Europea, cumpliendo el papel de gendarme para la vergonzosa poltica europea de deportaciones de los centenares de miles de personas que huyen en Oriente Medio de la guerra y la muerte, a cambio de cuantiosas subvenciones (literalmente, compra de voluntades), de eliminacin de visados para Europa, y de reinicio del proceso de adhesin de Turqua a la Unin Europea.

Aunque no deja de criticar, con prudencia, a Washington, por su apoyo a los kurdos sirios, Erdogan est tambin colaborando con Estados Unidos en los frentes de batalla sirios, y no precisamente en la bsqueda de la paz y de una solucin diplomtica y negociada al drama sino aumentando el caos y la guerra en la regin. Emulando a Israel, cabalgando el tigre del nacionalismo turco, apoyando a los feroces grupos yihadistas que estn destruyendo Siria, Erdogan se ha convertido en un peligroso agente de la guerra.


Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/erdogan-agente-de-la-guerra/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter