Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2016

El desastre que se vive en Gaza obliga a las personas cualificadas a marcharse

Mousa Tawfiq
The Elecronic Intifada

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Grupo de palestinos esperando conseguir permiso para entrar en Egipto por el cruce de Rafah, al sur de Gaza, el 13 de febrero pasado

(Foto Abed Rahim Khatib APA Images)

Cuando Egipto abri el cruce de Rafah durante tres das el pasado mes de febrero, miles de palestinos de Gaza solicitaron salir. Entre ellos estaba Rani Humeid, de 29 aos.

Me voy de Gaza para intentar encontrar el futuro con el que sueo, dijo Humeid mientras esperaba en un habitculo improvisado cerca del cruce.

Humeid haba conseguido un mster en relaciones pblicas y medios de comunicacin en Malasia en 2012 y continu estudiando al regresar a Gaza.

Me dieron una beca de investigacin en el Centro para el Desarrollo de los Medios de Comunicacin de la Universidad de Birzait, en Gaza, dijo Humeid.

Pero el joven experto necesitaba tambin ganar dinero. Trabaj, dijo, como profesor a tiempo parcial tanto en la Universidad de Al-Aqsa como en otras universidades palestinas en Gaza y se hizo cargo de un puesto como coordinador de programas en la Asociacin Palestina por la Educacin y Proteccin Medioambiental.

He hecho de todo durante estos ltimos tres aos en Gaza pero estoy seguro que habra conseguido ms si hubiera estado en el extranjero, dijo. La vida aqu es difcil. Perd bastantes oportunidades debido al cierre de los cruces.

Fuga de cerebros

Tras casi diez aos de asfixiante asedio, la economa de la Franja de Gaza est hecha aicos.

El 43% de tasa de desempleo es la ms alta del mundo, segn el Banco Mundial, y el desempleo juvenil supera el 60%.

Con una situacin as, no resulta sorprendente que las personas ms brillantes y mejor formadas de Gaza, como Humeid, busquen su futuro en otra parte.

Humeid va a viajar ahora a los EEUU donde espera terminar su doctorado.

Voy a tratar de encontrar oportunidades y mejorar mi capacidad acadmica, dijo.

No es el nico.

Salir de Gaza depende completamente de la situacin poltica. Slo existen dos salidas: Viajar al norte, a travs del control de Erez hacia Israel o hacia Cisjordania, slo se le permite a algunos trabajadores que se ocupan de la ayuda en las organizaciones internacionales, a pacientes en situacin muy grave, a aquellos que disponen de permisos especiales concedidos por el ejrcito israel, casi imposible de obtener, o a unos cuantos empresarios con negocios en Israel.

Viajar al sur, hacia Egipto, est casi siempre prohibido. Desde octubre de 2014, antes de que El Cairo abriera el cruce de Rafah del 13 al 15 de febrero, el cruce slo haba estado abierto 39 das.

Peligro actual, desafo futuro

Cuando lleg la noticia de que Egipto iba a abrir el cruce en febrero, se registraron para cruzarlo ms de 25.000 personas. Finalmente, las que lo consiguieron fueron menos de 2.500.

Muchas tan slo queran salir de Gaza un rato. Despus de casi diez aos de asedio y tres ataques del ejrcito israel, un descanso de Gaza es el descanso de una prisin.

Pero los observadores han sealado tambin que una cifra cada vez mayor de personas cualificadas est marchndose para intentar hacer su vida en otro lugar. Y la fuga de cerebros de Gaza est creando mucha preocupacin.

La principal razn es el desempleo, dijo Samir Abu Mudalala, un analista de economa y director del Departamento de Economa de la Universidad al-Azhar en Gaza.

En las dcadas de 1950 y 1960, Palestina era famosa por exportar personas muy formadas y altamente cualificadas, aadi. Pero tras la Guerra del Golfo de 1990, ms de 400.000 palestinos fueron expulsados y tuvieron que volver a Palestina, donde la mayora no consigui encontrar empleo.

Abu Mudalala dijo que en Gaza hay 110.000 licenciados universitarios sin trabajo. Y esto haca que muchos se marcharan.

Las cifras son peligrosas, dijo Abu Mudalala. La economa palestina va a sufrir por la escasez de personas que sean capaces de desarrollar la economa nacional e incrementar el PIB. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a un desafo poltico porque en lugar de quedarse en su tierra, los palestinos cualificados intentan abandonarla.

Yamal al-Sharif, socilogo y director del Departamento de Ingls en la Universidad al-Azhar, dijo que el nmero de titulados superiores estaba aumentando continuamente en Gaza, pero al no haber incrementarse el nmero de universidades, tampoco lo han hecho las oportunidades de empleo.

Recibo cada da curriculum vitaes de personas altamente cualificadas buscando trabajo. Algunos tienen un mster, otros dos o el doctorado, pero el departamento est completo y los presupuestos son muy limitados, dijo.

La situacin est forzando a muchos gazates con alta formacin a marcharse fuera en bsqueda de una oportunidad de autorrealizacin. Si esto contina as, los estudiantes dudarn de continuar con estudios de posgraduado, aadi al-Sharif.

La bsqueda de significados

Durante los tres das de apertura del cruce de Rafah en febrero, 2.439 personas dejaron Gaza, 1.122 volvieron y ms de 330 fueron devueltas por las autoridades egipcias de fronteras, segn el Centro Palestino para los Derechos Humanos.

Jvenes, viejos, enfermos y los licenciados tuvieron que permanecer en una sala de espera improvisada durante horas y das en el Centro de Deportes Abu Najjar de Rafah. Les llamaban en funcin de las listas publicadas por el Ministerio de Transportes. Los pocos afortunados se suban a autobuses y esperaban unas horas ms antes de dirigirse al verdadero cruce.

Entre ellos estaba Salma Ahmad, de 31 aos, exprofesora de la Universidad de al-Azhar. Salma, que haba conseguido un master en 2008 en una universidad francesa, es madre de dos nios: Taysir, de 5 aos, y Ahmad, de 3, que iban con ella ese da.

En marzo de 2015, el marido de Ahmad, Muhamad al-Amasi, haba viajado a Turqua para conseguir el doctorado en ingeniera. Lleg un semestre tarde esperando que se abriera el cruce.

Transcurridos tres meses, al-Amasi, licenciado en 2011 por la Universidad Islmica de Gaza, envi una invitacin a su familia para que se reunieran con l en Turqua.

Salma se apresur a aprovechar la oportunidad.

Complet los procedimientos de visado, puse nuestros nombres en las listas del cruce de Rafah e incluso intent conseguir permiso para ir a Jordania a travs del cruce de Erez, dijo.

Pero tuvo mala suerte. Desde que recibi la invitacin, el cruce de Rafah slo se abri en dos ocasiones y Salma y sus hijos no pudieron salir debido a la gran cantidad de personas que deseaban viajar.

Mientras tanto, no quisieron darnos el permiso para salir por Erez porque esos permisos slo los conceden por razones mdicas o educativas, aadi.

Nuestro visado caduc y lo renov pero mi vida dej de tener sentido, dijo Salma. No poda tomar ninguna decisin. Dej de ensear en la universidad porque no estaba segura de cundo y cmo podra salir. En realidad, slo esperaba que Rafah se abriera.

Despus de ocho meses, Salma casi perdi la esperanza. Empec a tomar lecciones de turco, pero tambin tuve que matricular a mi hijo en una escuela infantil. De verdad que no me puedo creer que por fin vayamos a salir hoy.

Empleo o educacin

Les llev diecisis horas, pero a Salma y a sus hijos les permitieron finalmente cruzar a Egipto. Igual ocurri con Salma Adnan, coordinadora de proyectos en el Instituto Tamer de Educacin Comunitaria y profesora a tiempo parcial en la Universidad de al-Azhar. Pero se vio obligada a elegir.

En 2009, viaj a Egipto para conseguir un mster en Literatura de la Universidad de El Cairo. Despus de aprobar el primer curso, volv a Gaza para preparar mi tesis sobre literatura afro-americana, dijo.

Pero por entonces ya estaba resultando muy difcil cruzar por Rafah. Durante aos, Adnan estuvo intentndolo sin conseguir salir. Mientras tanto, consigui un trabajo y vio cmo iban lentamente esfumndose sus sueos de conseguir un posgraduado.

Despus, el ao pasado, le advirtieron que si no consegua ir a El Cairo para defender su tesis a finales de febrero, perdera su grado. Tambin era consciente de que si se iba probablemente perdera su trabajo.

Hizo su eleccin.

Es como un milagro, dijo. Mi nombre estaba en la lista desde el pasado mes de julio y voy a salir ahora, justo pocos das antes de perder mi graduacin.


Mousa Tawfiq es periodista. Vive en Gaza.

Fuente: http://electronicintifada.net/content/gaza-woes-force-educated-leave/16066

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter