Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2016

#JusticiaParaBodalo
Andrs Bdalo somos todos y todas

Jos Ramn Pez Pareja
Rebelin


Recuerdo que fue a mediados de 2001 cuando en plena reconfiguracin del SOC, mi amigo Ramn me hablo de la gente de Jdar, hasta entonces para m haban sido gente del partido que estaba siempre luchando por los derechos sociales. Por aquella poca el SOC sala de un proceso de representatividad en el que se elimin una Secretara General Colegida y se elega por Congreso a Diego Caamero como Secretario General (yo pasaba a ser Responsable Nacional de Finanzas y Juventud); esta sera una de las pocas de mayor proyeccin del SOC.

Comenzaba el verano de ese mismo ao cuando Ramn me coment que tenamos que preparar un encuentro en El Bosque con la militancia de Jdar. Una militancia que estaba cansada de pertenecer a CCOO debido a la deriva conservadora que su seccin agroalimentaria haba tomado. La idea era mantener un contacto en el que ellos conocieran cmo funcionbamos y nosotros saber algo ms de ellos. Ah fue donde por primera vez vi y conoc a Andrs, quien desde el primer momento fue de los ms interesados en integrarse, l y todo su pueblo, dentro del SOC.

Despus de aquel comienzo vino una ajetreada etapa de movilizacin, lucha y convivencia en la que Andrs y Jdar jugaron un rol fundamental. Todos tenemos en el recuerdo aquel corte de la N-IV a la altura de Guarroman donde unas 10.000 cortamos la nacional, mientras que los autobuses de Jdar fueron desviados por la Guardia Civil y llevados a un descampado en el que una vez cercados por agentes a caballo y vigilados por helicpteros fueron brutalmente reprimidos; la justificacin de aquella represin fue el atreverse a parar las polticas del PP para que stas no acabasen con el REASS y la vida en el medio rural. Luego vinieron marchas pacficas por el empleo, ocupaciones simblicas de fincas baldas para que pasasen a manos jornaleras en rgimen de cooperativas: La Rueda para Jdar sigamos el ejemplo de El Humoso. Noches en la finca de El Carpio, en la puerta de la Casa Rosa, en polideportivos mientras marchbamos pidiendo trabajo. Ferias y trabajo voluntario para pagar los autobuses y poder ayudar a las familias que no llegaban a fin de mes. Campaas informativas en los tajos de la vendimia de La Mancha, el esparrago o el tomate de Navarra, o la aceituna en Jan.

Sera muy complicado hacer un breve relato de todo lo que ha hecho Andrs dentro del SOC y del SAT por defender los derechos sociales del pueblo andaluz. Una defensa y reivindicacin que pese a la imagen que algunos mercenarios del papel y los mass media quieren proyectar siempre se caracteriz por ser pacfica; mxime para nuestros dirigentes, quienes megfono en mano tienen la misin y obligacin moral de reconducir la situacin para evitar tensiones. Siempre se ha dicho que el megfono es el que manda, y todo el mundo sabe que quien lo lleva siempre llama al orden y a la serenidad; eso haca, hizo y seguir haciendo Andrs, llamar a la serenidad, a la tranquilidad, controlar la situacin y paliar cualquier conato de violencia que pudiera producirse.

Tristemente el caso de Andrs me recuerda El proceso de Kafka, lo cual tal vez sea decir mucho de la in-Justicia de ste pas. Andrs, vctima de esa in-Justicia, o dao colateral como a stos mercenarios les gusta decir, trat de evitar que agrediesen a una persona (como as lo certifica la Guardia Civil) y se ha visto inmerso en un proceso judicial digno de la 13 Rue del Percebe que tristemente lo ha llevado a prisin. He aqu lo absurdo y kafkiano de la materia, ir a prisin por querer evitar que agrediesen a una persona, que dicho sea de paso no tiene la decencia de admitir que Andrs no lo ha tocado; tal vez el partido tenga algo que ver.

Hoy hablo de Andrs pero no solo de Andrs Bdalo, no solo hablo de l, que s por l, porque hoy Andrs Bdalo somos todos y todas. Porque la mayora de nosotros y nosotras alguna vez hemos cogido un megfono y hemos tenido que hacer lo mismo que hizo Andrs; tranquilizar a la gente. Se imaginan qu hubiese sucedido si aquella vez en lugar de calmar a las miles de personas que congregamos se les hubiese dado alas. Habra in-Justicia en este pas para detener y encarcelar a un pueblo subsumido en la miseria como lo es ste? Un pueblo que est cansado de aguantar a polticos corruptos que continuamente le estn robando, o a empresarios explotadores que mediante las puertas giratorias compran a polticos para que hagan reformas laborales cada vez ms restrictivas. Un pueblo que ve cmo la tasa de desempleo contina creciendo y apenas tienen expectativas de encontrar un trabajo que le permita mantener unas condiciones mnimas. Un pueblo que ve como la desnutricin infantil cada da afecta a ms nios y nias que no desayunan antes de ir al colegio. Yo creo que el da que esto explote no se podr parar.

Andrs, que hoy somos todos y todas y al que mando el ms fraternal de los abrazos, hizo lo que tena que hacer, apaciguar los nimos de sus vecinos y vecinas, y por ello se ve injustamente preso; algo que nos puede pasar a cualquiera. Y lo hizo porque en este sindicato con muchos aos de historia y donde la lucha es la escuela, todos y todas sabemos qu hay que hacer cuando se va a una movilizacin, para esto no necesitamos asesores.

Jos Ramn Pez Pareja. Miembro del SOC-SAT

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter