Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2016

Intifada para principiantes

Ramzy Baroud
Znet

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Si la historia se mueve en lnea recta o cclica importa poco. El hecho indiscutible es que est en constante movimiento. La situacin actual en Palestina es particularmente frustrante para una generacin que ha crecido despus del acuerdo de paz de Oslo, porque creci dentro de un fenmeno histrico extrao: la tierra debajo de sus pies decrece continuamente y el tiempo se detiene.

La naturaleza del actual levantamiento en Cisjordania y Jerusaln Oriental es una prueba de esta afirmacin. Los levantamientos anteriores fueron masivos en su movilizacin, claros en su mensaje y decisivos en su entrega. Su xito o fracaso no es el punto de esta discusin, pero el hecho es que fueron impulsados por la gente y en cuestin de das quedaron grabados en la conciencia colectiva de los palestinos de todas partes.

El levantamiento actual es diferente. Tan diferente, de hecho, que muchos todava dudan en llamarlo intifada, como si las intifadas fueran el resultado de alguna ciencia clara, una frmula exacta de sangre y participacin popular que debe estar plenamente satisfecha antes de que el momento Eureka! sea anunciado por algn comentarista poltico.

Es diferente, no obstante, porque an est por aclararse el sentido de la direccin, el liderazgo, una plataforma poltica, las demandas, expectativas y estrategias a corto y largo plazo. Al menos as es como se desarroll la Intifada de 1987 a 1993 y, en menor medida, la del al-Aqsa entre los aos 2000 y 2005. Pero es posible que los resultados de las intifadas anteriores hagan que el actual levantamiento sea diferente?

La Primera Intifada se transform en un proceso de paz sin valor que finalmente llev a la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. Un ao ms tarde el liderazgo palestino de la OLP se reprodujo en la forma castrada de la Autoridad Palestina (AP). Desde entonces esta ltima ha servido en gran medida como conducto de la ocupacin israel.

La Segunda Intifada tuvo menos xito que la primera. Rpidamente se convirti en una rebelin armada, marginando as el componente popular de la revuelta que se requiere para cimentar la identidad colectiva de los palestinos, forzndolos a superar su divisin e ir unificados detrs de una sola bandera y un claro reclamo.

Esa Intifada fue aplastada por un brutal ejrcito israel, asesinaron a cientos de personas y miles de ellas murieron en las protestas y los enfrentamientos con los soldados israeles. Fue un momento decisivo en la relacin entre el Gobierno israel y la direccin palestina de Ramala, as como para las propias facciones palestinas.

El fallecido lder de la OLP Yasser Arafat fue convertido en rehn por el ejrcito israel en su cuartel general de Ramala. Los soldados se burlaban de l en su oficina mientras bloquearon su movimiento durante aos. Por ltimo fue envenenado lentamente y muri en 2004.

Entonces Israel pas por el arduo esfuerzo de renovacin de la direccin de la AP, sofocando a los disconformes -por medio del asesinato y encarcelamiento- y consiguiendo que se eligiera a los denominados moderados y, aun as, en condiciones muy estrictas.

Mahmud Abbas fue elegido presidente de la AP en 2005. Sus mayores logros incluyen el hecho de tomar medidas enrgicas contra las organizaciones de la sociedad civil, asegurndose la total lealtad a su persona y a su rama dentro de la faccin Fatah. Bajo Abbas no ha habido un modelo de cambio revolucionario, tampoco un "proyecto nacional", de hecho no hay una clara definicin de nacin, para empezar.

La nacin palestina se convirti en lo que Abbas quera que fuera. Integraba, en gran medida, a los palestinos de Cisjordania que viven principalmente en la zona A, leal a Fatah, y necesitados de la caridad internacional. Cuanto ms alineamiento la nacin de Abbas aceptaba ms era el dinero que reciban.

En 2006 esta fragmentacin devino en absoluta. Muchos recordarn el perodo de la discordia cuando Hams recibi la mayora de los escaos en el Consejo Legislativo Palestino (CLP). Pero el conflicto que desemboc en el verano violento de 2007 tena poco que ver con la democracia. El paradigma -interminables conversaciones de paz, de dinero de generosos donantes, de crecimiento de los asentamientos judos ilegales, etc. era conveniente tanto para Abbas y como para los israeles. Nadie, y en particular Hams, tena permitido imponer un cambio de paradigma.

Israel inmediatamente siti la Franja de Gaza, lanz guerras sucesivas y cometi numerosos crmenes de guerra con poca crtica de los correligionarios de Gaza en Ramala. Bolivia y Venezuela parecan ms furiosas por los crmenes de guerra de Israel en Gaza que la camarilla de Mahmud Abbas en Cisjordania.

Hasta octubre del ao pasado cuando lentamente comenz a tomar impulso el actual levantamiento- la situacin sobre el terreno pareca en un punto muerto. En Cisjordania la ocupacin iba normalizndose lentamente de acuerdo con la frmula ocupacin y asentamientos ilegales a cambio de dinero y silencio.

Gaza, por otra parte, permaneci como un modelo de barbarie a la que Israel somete regularmente y funciona como un recordatorio para los palestinos de Cisjordania, mostrndoles que el precio de la revuelta es el asedio, el hambre, la destruccin y la muerte.

Es contra este teln de fondo de miseria, de humillacin, de miedo, opresin y corrupcin que los palestinos se alzan. Son en su mayora jvenes nacidos despus de Oslo, nacidos a la conciencia poltica despus del enfrentamiento entre Fatah y Hams, criados en los mundos de conflictos de su propio liderazgo que coexiste con la ocupacin, por un lado, y el enfrentamiento con otros palestinos por el otro.

Estos jvenes, sin embargo, nunca percibieron la ocupacin como algo normal. Nunca estuvieron de acuerdo con el hecho de que la tierra bajo sus pies se achicaba mientras las ciudades judas ilegales crecan masivamente sobre su tierra. Es cierto que aprendieron a ir por su camino a travs de los puestos de control, pero nunca consintieron la superioridad de su ocupante. Aborrecan la desunin, rechazaban las identidades y las facciones polticas, nunca entendieron por qu Gaza estaba siendo abandonada y sacrificada lentamente.

Sin embargo se trata de una generacin que es la ms formada, la ms astuta polticamente y gracias a los enormes saltos en la tecnologa de los medios digitales la ms conectada e informada del mundo que los rodea. Las ambiciones de estos jvenes son enormes, pero sus posibilidades son muy limitadas. Su tierra se ha reducido al tamao de una fila india ante un puesto de control militar israel, donde los acorralan en su camino a la escuela, al trabajo y en su vuelta a casa. Y al igual que los israeles disparan contra cualquiera que se atreva a protestar Abbas encarcela a los que intentan hacerlo.

Es una generacin que simplemente no puede respirar.

La actual Intifada es una expresin de esa dicotoma, de una generacin que tiene muchas ganas de ser libre, de definirse a s misma, de liberar su tierra. Y a su pesar se enfrenta a la resistencia de una vieja guardia que, sin descanso, se aferra a las pocas ventajas y a los dlares que recibe en forma de asignaciones mensuales.

La historia debe permanecer en constante movimiento y los ltimos seis meses han sido el intento de una generacin entera de mover las ruedas de la historia hacia adelante, a pesar de un centenar de obstculos y un millar de puestos de control.

Esta podra ser la ms difcil de las Intifadas. Nunca antes los palestinos se encontraron tan carentes de lderes y sin embargo tan preparados para liberarse. La resolucin de esta tensin no slo definir a toda esta generacin, sino que tambin definir a mi generacin de la Intifada de 1987 y el futuro de Palestina por completo.

Ramzy Baroud escribe sobre Oriente Medio desde hace ms de 20 aos Es un columnista internacionalmente reconocido, un consultor de medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com. Sus libros incluyen Searching Jenin, The Second Palestinian Intifada y el ltimo My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story . Su web es: www.ramzybaroud.net

 

Fuente: https://zcomm.org/znetarticle/intifada-for-dummies-why-is-a-popular-uprising-in-palestine-yet-to-take-off/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter