Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2005

La libertad de Iraq segn Encarta

Joel Mayor Lorn
Juventud Rebelde


Refrendada por sus autores como uno de los compendios enciclopdicos ms completos en la historia del saber humano, la Enciclopedia Virtual ha sido acusada una y otra vez de tergiversar la verdad

No se trata de que siempre mienta abiertamente, pero la Enciclopedia Virtual Encarta, cuya primera edicin lanz la multinacional Microsoft en 1993, ha sido acusada con frecuencia de esconder la verdad, al omitir una parte de esta.

Con decenas de millones de copias vendidas en todo el mundo, la herramienta informtica, muy til cuando se trata de arte, literatura o ciencias; en el caso de la historia refleja los temas polticos con un prisma sospechosamente similar al del gobierno norteamericano. Una muestra de ello es la guerra en Iraq, cuyo tratamiento muestra demasiadas coincidencias con la verdad de la Casa Blanca.

Dice la llamada Biblioteca de Consulta: En 1990, despus de haber librado una larga guerra contra Irn (1980-1988), Iraq invadi el emirato de Kuwait. La reaccin internacional dio lugar a la llamada guerra del Golfo Prsico (1991), que dur seis semanas y en cuyo transcurso las fuerzas internacionales desplegadas bajo el auspicio de la ONU y lideradas por Estados Unidos derrotaron a Iraq y liberaron Kuwait.

No ms unas lneas y ya se produce la primera omisin. El enunciado carece de exactitud: es cierto que la comunidad internacional reaccion indignada ante la invasin a Kuwait, pero muchos pases insistieron en las alternativas diplomticas para hallar una solucin pacfica al conflicto.

Fue Estados Unidos quien puso el tono guerrerista y se encarg de conformar aquella coalicin. Adems, cmo la conocida Enciclopedia desdea que las llamadas fuerzas internacionales no solo derrotaron a Iraq y liberaron a Kuwait, sino que bombardearon e invadieron a su antojo el territorio iraqu?

EL CASO DE LOS INSPECTORES

Contina Encarta: Husayn resisti en el poder (...) y durante aos mantuvo un largo pulso con la comunidad internacional, que le requiri repetidamente para que permitiera la actividad de los inspectores de la ONU que habran de verificar que su gobierno haba destruido todos sus arsenales de armas de tipo qumico, biolgico o nuclear.

De inmediato se suceden otros descuidos significativos y hasta tergiversaciones: el mandatario iraqu no mantuvo ese mencionado pulso con la comunidad internacional, sino con la Casa Blanca. Y pareciera que solo hubiese sido por terquedad.

El programa creado por Microsoft desecha que los inspectores de la ONU permanecieron durante 12 aos en aquel pas. Prescinde de informar que la misin estuvo compuesta, en su inmensa mayora, por verificadores norteamericanos y aliados a estos... y fue preciso renovarla. Se reserva que fueron acusados de espionaje, particularmente su jefe: el australiano Richard Butler.

Adems, Encarta suprime que Estados Unidos ideaba un pretexto tras otro, a fin de perpetuar la presencia de estos en la nacin rabe. O que incluso afirm que las supuestas armas de exterminio en masa estaban escondidas en los aposentos presidenciales... que tambin fueron revisados.

Pero el silencio mayor consiste en ocultar que, despus de tantos aos registrando hasta el ms mnimo rincn, tras continuas expulsiones... los miembros de la UNSCOM no encontraron absolutamente nada. Y fueron tan deshonestos que no certificaron el desarme total de Iraq.

Ms adelante, prosigue la Enciclopedia: Una nueva coalicin internacional, igualmente encabezada por Estados Unidos pero esta vez no avalada por el Consejo de Seguridad de la ONU, invadi Iraq en marzo de 2003. Un mes despus caa el rgimen de Husayn, el cual permaneci oculto hasta diciembre de ese ao, cuando fue capturado.

Aunque fuese una sntesis de lo sucedido, es notable que la parte excluida sea precisamente la verdad de los iraques y las felonas del gobierno norteamericano. Despierta sospechas que Encarta no le otorgue relevancia a los frecuentes bombardeos norteamericanos y britnicos durante meses, casi diez aos despus de concluida la guerra.

Por si fuera poco, se calla el engao de George W. Bush y Anthony Blair a la opinin pblica mundial, sobre las supuestas armas de exterminio en masa en manos iraques, cuando no exista ni una sola prueba.

UNA OMISIN TRAS OTRA

La socorrida herramienta de consulta encubre el uso de uranio empobrecido (una sustancia radiactiva) por las tropas invasoras, la utilizacin del territorio como polgono donde ensayar las novedades del armamento Made in USA... y ni siquiera alude al inters yanqui en sus reservas de petrleo, motivo real de la contienda.

Encarta vuelve atrs para mostrar solo parte de los efectos de la Guerra del Golfo, en 1991: Murieron decenas de miles de iraques, siendo inutilizados la mayor parte de sus vehculos militares y artillera y destruida su capacidad para fabricar armas nucleares y qumicas.

E introduce otro tema: El gobierno iraqu utiliz los restos de su diezmado Ejrcito para acabar con la rebelin de los shiies en el sur y de los kurdos en el norte. Cientos de miles de kurdos se refugiaron en Turqua e Irn, y tropas de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaa se desplegaron en el norte de Iraq para establecer campos de refugiados y proteger a otros 600 000 kurdos de las represalias del gobierno iraqu.

Con qu derecho habran de interferir? En qu momento anterior se ocuparon de estas minoras? En qu otro pas donde existen asentamientos kurdos y son reprimidos Occidente ha tomado parte en el asunto?

Y fjense qu interesantes estas lneas: mientras tanto se iban dejando notar los efectos de las sanciones econmicas establecidas por la ONU. Cules? Ni una palabra sobre la desnutricin y la falta de medicamentos.

El equipo que confeccion esta llamada biblioteca no considera importante detenerse a echar a una ojeada al genocidio. Pasa por alto que el hambre, la radiactividad y la carencia de frmacos, multiplicaron notablemente la mortalidad y las enfermedades congnitas.

Al volver sobre la crisis de los inspectores a inicios de 2003, Encarta pierde la oportunidad de lavar su honra, al no desenmascarar la cuestin del supuesto arsenal qumico iraqu como un pretexto yanqui para una segunda invasin, la que mantiene ocupado hasta hoy a ese territorio rabe.

GANANCIAS Y LIBERTAD

Sin embargo, queda un asunto trascendental. Estados Unidos y los dems pases de la coalicin iniciaron entonces el proceso de reconstruccin de Iraq, tanto material como institucional (esto ltimo implicaba la prxima formacin de un gobierno provisional iraqu).

Para ello se estableci la Oficina de Reconstruccin y Asistencia Humanitaria, dirigida, primero, por el estadounidense Jay Garner, y poco despus por su compatriota Paul Bremer.

La herramienta de Microsoft detalla cmo se conform el nuevo aparato administrativo, y los poderes de que goz Estados Unidos en semejante restauracin institucional. En tal caso, cmo prescinde de subrayar que quien mandaba en el liberado Iraq era en realidad el gobernador Paul Bremen y no el cacareado Consejo de Gobierno iraqu?

Cmo desecha la informacin de los miles de millones en ganancias netas que significa la reconstruccin para las empresas norteamericanas y, en especial, para el vicepresidente Richard Cheney y el clan Bush?

Encarta no dice que los primeros presidentes de Iraq, tras la ocupacin, ejercan durante un mes, y se subordinaban a Bremen, ni habla de la ola de represin desatada por las fuerzas ocupantes.

En cambio, s pormenoriza los sucesos que causaron vctimas occidentales. En noviembre, 19 italianos murieron en un nuevo atentado suicida, y siete miembros del Centro Nacional de Inteligencia espaol fueron asesinados en una emboscada; estos hechos, as como otros muchos marcados por la sangre, hacan que la pacificacin y la normalizacin del pas parecieran an lejanas.

Para tales acontecimientos, refleja su opinin. Sin embargo, elude ofrecer datos sobre los civiles iraques bombardeados durante la guerra, los que padecen una muerte lenta como consecuencia del uranio, o los masacrados en Faluya en represalia por la feroz resistencia del pueblo ante la ocupacin.

La Enciclopedia incluso olvida un fenmeno bien conocido y denunciado que afect a los propios soldados norteamericanos: el denominado Sndrome del Golfo, por la exposicin a la radiactividad.

Y concluye: En marzo de 2004, el Consejo de Gobierno iraqu aprob una Constitucin provisional para el pas. Esta Constitucin, que garantizaba los derechos individuales, como la libertad de expresin y religiosa, se consider una de las ms democrticas de la regin.

Cuesta trabajo imaginarse que sea tan democrtica una magna ley elaborada por quienes colocaron los yanquis al frente de Iraq, y que solo fue vigente cuando las altas instancias del gobierno norteamericano dieron su aprobacin.

La Encarta, un esfuerzo de recopilacin de conocimientos encomiable, que se presenta como imparcial y objetivo para hacerse ms atractiva al gran pblico, es sin duda una herramienta til para profundizar los conocimientos de diversos tpicos. Pero hay que tener cuidado.

Aunque su propaganda lo diga, no es absoluta. Cabra preguntarse entonces si, como sus creadores anuncian, en realidad la famosa enciclopedia siempre dice toda la verdad.

Noticia original:
http://www.jrebelde.cubaweb.cu/secciones/informatica/html/lalibertad.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter