Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2016

El sionismo no es realmente secular

Jonathan Ofir
Mondoweiss

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


David Ben-Gurion

Mientras el Estado de Israel se autodenomina Estado judo, muchos sionistas y particularmente los sionistas liberales a menudo crean una fuerte separacin entre el judasmo y el sionismo, sealando que el sionismo es esencialmente una ideologa secular y que su manifestacin, Israel, es esencialmente un Estado laico. La separacin entre el judasmo y el sionismo es tambin comn entre los antisionistas y entre los grupos propalestinos (incluidos los judos y los no judos) y la distincin sirve para marcar una separacin fundamental entre el Estado y la religin: que el sionismo, como representacin de la idea de un estado judo "secular", que se manifiesta en el Estado de Israel, no es una religin y que por lo tanto, la oposicin a las acciones de Israel no es antijudo ni tampoco antisemita.

Mondoweiss public recientemente una entrevista a Zvia Thier,exsionista liberal, donde habla de forma contundente de esta separacin.

Pero voy a hacer algo polmico. Voy a decir lo que pienso acerca de cun artificial, remota y falsa es esta separacin. Voy a mostrar que el sionismo es un nacionalismo judo y como tal una forma de religin. De este modo el punto es que los judos sionistas son en realidad religiosos, an cuando dicen ser seculares.

Tzvia Thier enfatiza en la entrevista el punto de que el judasmo y el sionismo no son una y la misma cosa y que por lo tanto el antisionismo no se puede considerar antisemitismo. Hasta aqu todo bien. No son una y la misma cosa, pero todava pueden estar muy cerca, si no estn inextricablemente relacionadas. Thier trae la posicin de los judos ultrarreligiosos que estn contra el sionismo. Esto es algo que he escuchado muchas veces, mayormente de los activistas propalestinos -y no voy a comprar el ncleo del argumento por las siguientes razones: hay judos religiosos que creen que el "retorno" a la "santa tierra de Sion debe esperar el regreso del Mesas. Esta idea ha sido generalmente aceptada en la cultura juda durante muchos siglos. Pero con el aumento del sionismo, la vena nacionalista del judasmo fue atrada para dar cabida a un retorno propiciado por el hombre. El Rabino Zvi Yehuda Kook (muerto en 1982), lder espiritual del movimiento del colonialismo religioso, junto con su padre, Abraham Isaac Kook (muerto en 1935 ) fueron los padres fundadores del movimiento nacional-religioso y defendieron el hecho de que el "retorno" urdido por el hombre no era anatema para la llegada del Mesas, sino que ms bien lo adelantara.

El judasmo es una religin que no est tallada en la piedra. La ortodoxia juda en realidad no usa la Biblia como su gua diaria, sino que ms bien utiliza las interpretaciones religiosas posteriores a ella (que histricamente tom forma en el Talmud). As, la corriente de interpretacin rabnica de las Escrituras es un tema central en el judasmo y esto significa que est abierto a la discusin.

Por lo tanto se puede decir que si bien el sionismo y el judasmo no son lo mismo, se han entrelazado en forma no casual. Esos judos ultraortodoxos que se oponen al sionismo hacen esto debido a una interpretacin rabnica que tiene ms que ver con la sincronizacin que con la moral. Si tuvieran que creer que el Mesas realmente lleg tal da, no tendran ningn problema con la promulgacin de lo que iban a determinar como un "retorno" autorizado por Dios como la toma de control de Eretz Israel.

As es como he reconocido que la separacin es semntica. El movimiento religioso no sionista no se opone moralmente al sionismo en su esencia; para ellos es una cuestin de tiempo.

Ahora para los sionistas seculares:

La creencia en el "retorno" est ms profundamente arraigada en el sionismo "secular" de lo que uno podra pensar.

En 1936 hubo una revuelta de masas de la poblacin indgena palestina conocida como La Gran Revuelta rabe. El Gobierno britnico, que en ese momento controlaba Palestina con su mandato, envi una comisin para escuchar a los representantes de ambas partes y tratar de resolver el conflicto rabe-judo. El presidente del comit era Lord Peel y uno de los testigos que declar ante la Comisin Peel fue el presidente de la Agencia Juda David Ben-Gurion. Este habl del derecho de los judos a la tierra de Israel. Cuando termin, Peel se volvi hacia l y le pregunt: "Sr. Ben Gurion, dnde naci?. En Plonsk, Polonia", respondi. Peel continu: "Si un hombre vive en una casa durante muchos aos y de repente aparece alguien y reclama la propiedad de la casa, el derecho internacional dicta que la carga de la prueba recae sobre el demandante, no sobre el actual ocupante. Seor Ben Gurion, tiene un ttulo de propiedad o contrato de venta que le da el derecho a ocupar el lugar de los rabes nativos que han vivido aqu por generaciones?. En el estrado de los testigos haba una copia de la Biblia sobre la que los testigos haban jurado. De repente Ben Gurion levant la Biblia en la mano y declar: "Estos son nuestros hechos!"

Con todo su deseo ostensiblemente "secular" y "humano" a fin de resolver el problema judo, el sionismo, a pesar de algunas ideas abortadas para colonizar otro lugar, se centr rpidamente en Palestina como su objetivo codiciado. Era ZION-ismo, despus de todo, y la tierra histrica donde supuestamente los antepasados ​​ israelitas y jud os reinaron y vivan y que por lo tanto resultaba un fuerte elemento de anhelo para la cultura juda. Pero con Palestina el reclamo por la tierra iba ms all de lo incidental, porque ya estaba habitada. Los sionistas se dieron cuenta de que tal "reemplazo de la poblacin" tendra que llevarse a cabo en ciertas condiciones y no poda justificarse simplemente reclamando por un deseo de escapar de la persecucin. La demanda moral se opondra a la persecucin de la poblacin indgena. De ah la acentuacin de la Biblia y el decreto piadoso, incluso entre los sionistas seculares, como demuestra el ejemplo de Ben-Gurion.

La idea del "retorno" fue algo religioso y tena que tener su base en el concepto de que los judos, adems de personas que comparten una fe, tambin comparten una herencia tnica. Uno podra tender esencialmente a afirmar que descienden de los antiguos judos. Pero tal afirmacin es muy discutida cientficamente, por decirlo suavemente. La mayora de los judos de hoy no son ni siquiera semitas (no son originarios de Oriente Medio) y los sionistas que colonizaron Palestina hasta 1948 eran mayoritariamente europeos. Como tambin reconocen los investigadores israeles no hubo un verdadero exilio en la poca de los romanos (70 DC, cuando fue aplastada la gran revuelta de los judos). Los romanos pudieron haber mandado al exilio a algunos intelectuales y dirigentes de la poca, pero no era su forma ni su inters el exilio de un proletariado que les proporcionaba cultivos e impuestos. De hecho, como Ben-Gurion puso en relieve en un estudio que realiz en 1919 (junto con Itzjak Ben-Zvi, futuro segundo presidente de Israel), parece probable que el proletariado palestino sea descendiente de los mismos antiguos judos que se quedaron y se convirtieron, en el nterin, a otras religiones.

As, los sionistas seculares tuvieron que forjar un lazo ideolgico nacionalista e indisoluble con la tierra que codiciaban. Adems de fomentar los mitos de que estaban llegando a su "tierra deshabitada" (que servira para aliviar moralmente la tarea de tener que limpiar tnicamente a la poblacin indgena) y "hacer florecer el desierto (que servira a la idea de que en realidad estaban ayudando al pas y trayendo el progreso sin importarles su gente), los sionistas tuvieron que acentuar los mitos religiosos concernientes a la relacin de la nacin con los antepasados y la Tierra de Israel.

Todos estos son mitos que, incluso si fueran verdad, no calificaran para algn tipo de ttulo de propiedad y tampoco el truco de la biblia de Ben Gurion en la comisin Peel.

El aspecto intrnsecamente poderoso de la religin es que trasciende la razn. Y el sionismo tena que tener este aspecto mstico, enraizado en el judasmo mismo para persuadir a su electorado de que se trata de un "caso especial"; la persuasin de que esto no es slo acerca de la religin, sino de la supervivencia como nacin.

Los sionistas seculares a menudo se refieren a la persecucin juda como una seal de que tal nacin existe de hecho. Pero la persecucin de un grupo de personas que comparten las creencias religiosas no demuestra necesariamente que sea una nacin. Si los musulmanes sunes o chies se persiguen unos a otros eso no quiere decir que hay una nacin chiita y otra sunita. Por supuesto estos son problemas que necesitan resolverse, pero no necesariamente a travs de la creacin de un "estado-nacin" para esa religin. La persecucin de los judos no significa que los judos sean una nacin, solo que los otros los perciben as.

As es que el sionismo cre el "Estado judo". Uno podra hacerse y con razn la simple pregunta, cmo la tierra podra ser un estado "secular" cuando, por su propia definicin, es religiosa?

Este es el truco. El sionismo tom el mito de la "nacin juda", de la cultura juda. Se extrapol la corriente nacionalista inherente al judasmo y lo convirti en un movimiento aparentemente "secular" y nacional. Pero este elemento nacionalista depende de la contraparte religiosa para existir.

De este modo llego a la conclusin de que el sionismo es una especie de religin, enmascarada como un mero nacionalismo secular.

Correccin: Originalmente este artculo no reconoci al padre del rabino Zvi Yehuda Kook, Abraham Isaac Kook.

 

Jonathan Ofir es msico israel, director de orquesta, escritor y bloguero residente en Dinamarca.

 

Fuente: http://mondoweiss.net/2016/04/zionism-is-not-really-secular/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter