Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2016

Fallece la activista Shangay Lily
Una drag queen al servicio de la dignidad y la risa

Juan Carlos Monedero
Pblico


Creo que no recuerdo una sola vez que me encontrara con Shangay Lily que no me regaara. Y creo que no recuerdo una sola vez que, con el mismo entusiasmo, no me abrazara y me plantara dos besos y echara hacia atrs la melena de su cabeza calva como si le pusiera una cometa de pelo interminable a su rasurada testa. Ojos entornados, cabeza inclinada en un ngulo de qu me ests diciendo, cadera flexionada y ojos echando chispas por encima de sus labios que venan siempre de alguna fiesta. El regao inevitable la ltima vez en Madrid, un bar del centro despus de una Tuerka- vena alimentado por su sensibilidad con los dbiles. Siempre le pareca poco lo que hacamos all donde estuviramos. Con su pasin irrefrenable, con una vehemencia teatral que ocupaba todo el espacio con su cuerpo enorme y sus brazos dando vueltas por eso era una artivista, como anunciaba en nen rosa su columna en Pblico-, nos miraba y nos deca: es que no te parece que estamos haciendo muy poco?. Poco en la defensa de los humildes, poco en la defensa de los trabajadores, poco en la defensa de las libertades, poco en el apoyo a la variada comunidad LGTB y, por supuesto, siempre muy poco a la hora de pararles los pies a la santa madre iglesia, tan empeada en que no nos toquemos Me toco cuando me da la gana!- como tan implicada en tocamientos no consentidos de quienes no podan defenderse. La imagen que tengo de Shangay es la de alguien que siempre iba a defender a los que no podan defenderse, que se acordaba de los asesinados, de los presos, de los desahuciados, de los condenados a la fealdad de un mundo que entierra la belleza. Un arte comprometido con la libertad y la risa. No portaba mala bandera Shangay Lily.


Shangay era el ya el mismo personaje que le ocupaba desde que se atrevi a defender su condicin de drag queen de manera pblica. No cuando hasta los concejales del PP se casan, sino cuando esa exposicin an sala cara en nuestra Espaa de grado y sacrista. Pero a fuerza de sumar representaciones no representaba nada: era, con toda la coherencia de su conviccin. Y ser uno mismo no es pequea tarea. Ha sido hasta el final. Con esa voluntad de hierro y pintauas sac de donde ya rebosaba el cansancio fuerzas para defender a los titiriteros asaeteados por los que fusilaron a Lorca y no dud en regaar a su adorada Manuela Carmena y a los que no se dieron cuenta de que caer en las trampas de los reaccionarios lleva a volver a encarcelar a Miguel Hernndez, a prohibir a Valle-Incln, a exiliar a Miguel de Molina despus de darle una paliza. A su adorado Miguel de Molina.

Shangay era un personaje lleno de optimismo trgico en un esperpento espaol donde la dignidad iba vestida de tnica y faralaes. Voy a echar de menos sus regaos y sus abrazos. A donde se ha ido le esperan dioses y diosas traviesas y juguetonas que le harn repetir esa sonrisa picarona. Y entonces se llevar la barbilla al pecho, y mirar con los ojos entornados, flanqueados por esas cejas amenazantes de Fu Man Ch y Divine, y con la boca burlona les dir con maneras de requiebro: bueno, qu pasa, que aqu no se trabaja o qu.

Que el fuego y el aire y el mar te sean leves y que tu ejemplo nos acompae. Y que no nos falten los besos y los regaos envueltos en sedas al servicio de la risa y la dignidad.

Fuente: http://www.publico.es/opinion/risa-y-dignidad.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter