Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2005

El periodismo estadounidense entre la obediencia y el miedo
Las rituales y ocasionales lamentaciones de los medios

Norman Solomon
Media Monitors

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Seis das despus del 11-S, durante una conspicua aparicin en el show de David Letterman, y que sigue provocando reflexiones Dan Rather declar que George Bush es el presidente, l toma las decisiones. Momentos ms tarde, Rather dijo: En cualquiera parte donde quiera que me coloque, basta con que me diga dnde. Y el llamado lo har l
Dan Rather caus una cierta reaccin cuando habl en una escuela de derecho en Nueva York el 19 de septiembre y advirti que los polticos han estado presionando efectivamente a los propietarios corporativos de las principales cadenas de televisin. Resumiendo sus observaciones, el Hollywood Reporter dijo que el ex presentador de CBS afirm que existe un clima de temor que recorre las redacciones de noticias, es el ms fuerte que l haya vivido en su carrera de ms de cuatro dcadas.

Cuando un corresponsal de una cadena de televisin hace ruidos que indican una posible ruptura con el establishment meditico corporativo, pienso en algo que dijo Mark Twain: Es fcil dejar de fumar, lo he hecho cientos de veces.

Es algo rutinario que los presentadores de televisin y sus colegas en las cadenas sigan vidamente a la Casa Blanca y al Pentgono. Cuando hay una guerra, con raras excepciones, proveen el tipo de cobertura apreciado por los funcionarios de Washington. Mucho despus, cuando declina la mana, unos pocos periodistas de la televisin pueden expresar algunas dudas. Pero cuando llega la prxima guerra, vuelven como de costumbre al negocio de la propaganda.

Durante su carrera, Rather expres ocasionalmente alarma de que los medios noticiosos eran intimidados por autoridades gubernamentales y otros poderosos intereses. Pero no cuestion perceptiblemente semejantes restricciones de su trabajo en las ondas.

Durante la Guerra del Golfo, a principios de 1991, la cobertura noticiosa fue tan laudatoria que un antiguo estratega de los medios del presidente Reagan dijo extasiado: Si fueras a contratar a una firma de relaciones pblicas para que se encargue de tus relaciones con los medios para un evento internacional, dijo Michael Deaver, no podra haberlo hecho mejor de lo que se est haciendo.

Dan Rather form parte de esa bonanza de las relaciones pblicas durante la Guerra del Golfo. Cuando terminaba la guerra, la gente que segua los programas de CBS vio a Rather terminando una entrevista con un comandante de la 1 divisin de Marines, dndole un apretn de manos y exclamando: De nuevo, general, lo felicito por el trabajo maravilloso que ha hecho!

Los medios impresos ms aclamados del pas marcharon al ritmo del mismo redoble. Chris Hedges cubri la Guerra del Golfo para New York Times. Ms de una dcada ms tarde, con una crtica mucho ms profunda que cualquier cosa que Rather haya jams presentado en pblico, Hedges escribi en un libro: La nocin de que la prensa fue utilizada en la guerra es incorrecta. La prensa quera ser utilizada. Se consideraba parte integral del esfuerzo blico.

En el libro War Is a Force That Gives Us Meaning, [La guerra es una fuerza que nos confiere un sentido] Hedges aclara que la independencia que busca la verdad es algo extrao a la agenda de los medios: La prensa estaba tan ansiosa de servir al Estado durante la guerra, como todos los dems. Una docilidad semejante de la prensa facilit lo que los gobiernos hacen en tiempos de guerra, por cierto, lo que los gobiernos hacen la mayor parte del tiempo, o sea mentir. Variaciones en la cobertura noticiosa no cambia la abrumadora monotona de la perspectiva: Boicotee el sistema de mancomunar las noticias, pero mis informes no perforaron el mito o cuestionaron la gran cruzada para liberar Kuwait. Permit que los soldados refunfuaran. Arroj un poco de luz sobre las mentiras diseminadas para que la guerra se pareciera a una coalicin, pero no cuestion de ningn modo real el patriotismo y el jingosmo que entusiasmaba a las multitudes en casa. Todos usamos las mismas frases. Todos considerbamos a Irak a travs del mismo prisma.

Seis das despus del 11-S, durante una conspicua aparicin en el show de David Letterman que sigue provocando reflexiones , Rather declar que George Bush es el presidente, l toma las decisiones. Momentos ms tarde, Rather dijo: En cualquiera parte donde quiera que me coloque, basta con que me diga dnde. Y l har el llamado

Pero ocho meses antes, Rather pas por un momentneo humor auto-crtico. Declar en una entrevista de la televisin de la BBC, a mediados de mayo de 2002: Hubo un tiempo en Sudfrica cuando la gente colocaba neumticos en fuego alrededor de los cuellos de personas si disentan. Y de cierto modo, el temor es que te vayan a poner un collar aqu, te pondrn un neumtico encendido de falta de patriotismo alrededor del cuello. Ahora el temor previene a los periodistas para que no formulen las preguntas ms duras. Fue el 16 de mayo de 2002.

Pero, menos de un ao despus, a principios de la primavera de 2003, Rather se uni a parte entera al apoyo entusiasta a la guerra durante la cobertura de CBS de la invasin de Irak. Y das despus de la cada de Bagdad apareci en el programa de CNN Larry King Live y subray su lealtad profesional. Mire, soy estadounidense, dijo Rather. Nunca he tratado de engaar a nadie dicindole que soy internacionalista o algo as. Cuando mi pas est en guerra, quiero que gane, sea cual sea la definicin de ganar. Ahora, no puedo argumentar y no lo hago, de que sea una cobertura sin prejuicios. En eso tengo prejuicios.

Poco despus, una corresponsal menos conocida de otra cadena se senta evidentemente algo inquieto. A fines de abril de 2003, unas pocas semanas despus de que las estatuas de Sadam cayeron en Bagdad, Ashleigh Banfield de MSNBC provoc una sensacin cuando habl en un campus universitario en Kansas. Hay horrores que fueron completamente excluidos de esta guerra, dijo. Fue periodismo o fue cobertura? Hay una gran diferencia entre periodismo y cobertura, y obtener acceso no significa que vayas a conseguir la historia, significa que consigues un brazo o una pierna ms de la historia. Y es lo que obtuvimos, y fue un cuadro glorioso, maravilloso que llev a mucha gente a mirar y que excit a muchos anunciadores respecto a las noticias por cable. Pero no fue periodismo, porque no estoy tan seguro de que nosotros en EE.UU. dudemos de hacer esto de nuevo, de librar otra guerra, porque pareca un esfuerzo tan glorioso y valeroso y tan exitoso, y nos libramos de un lder horrible. Nos libramos de un dictador, nos libramos de un monstruo, pero no vimos lo que cost hacerlo.

Cuatro das despus, respondiendo al revuelo por las observaciones de Banfield, un portavoz de la direccin de NBC amonest a la periodista momentneamente descarriada mientras presentaba una disculpa: Ella y nosotros estamos de acuerdo en que no quera degradar el trabajo de sus colegas, y que en lo futuro va a escoger con ms cuidado sus palabras.

Es el modelo que nos presentan los destacados corresponsales de las noticias televisivas. En su frenes blico, se funden con el paisaje meditico imperante. Despus, unas pocas y breves palabras de pesar. Pero a la prxima ocasin, vuelven al hbito de comportarse como animadores en lugar de ser periodistas independientes.



2005 Norman Solomon


El ltimo libro de Norman Solomon es: War Made Easy: How Presidents and Pundits Keep Spinning Us to Death. Su columna sindicada se concentra en medios y poltica. Es un colaborador regular de Media Monitors Network (MMN).


http://world.mediamonitors.net/content/view/full/20062/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter