Portada :: Mentiras y medios :: Entrevistas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2016

Entrevista a Miguel Tovar, periodista
El fotoperiodismo es un compromiso social

Katy Garca
PrensaRed


El periodista visual cuenta su experiencia en la cobertura de la masacre de los 43 normalistas ocurrida en Mxico. Varias de las fotografas publicadas en el captulo Vidas del libro Ayotzinapa, Horas Eternas, de Paula Mnica Felipe, le pertenecen. Manifest su preocupacin por los asesinatos de periodistas en su pas asolado por el narcotrfico.

Miguel Tovar (38) es mexicano. Estudi Ciencias de la Comunicacin en la Universidad Nacional Autnoma de Mxico (UNAM) y adems realiz estudios sobre cine. Trabaja para la agencia internacional de imgenes Getty. Antes, fue corresponsal de Associated Press (AP). A fines de marzo estuvo en Crdoba acompaando a Paula Mnaco Felipe, en las presentaciones del libro Ayotzinapa. Horas eternas. El texto cronica desde la mirada de las vctimas los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014 que derivaron en la masacre.
(1) No solo comparten el trabajo. Son pareja. De esa unin naci Camilo, que tiene seis aos.

La noche anterior a su regreso a Mxico, luego de compartir en el Archivo Provincial de la Memoria la inauguracin de una pgina interactiva que brinda informacin sobre los detenidos desaparecidos de Crdoba, el fotoperiodista accedi a conversar con Prensared.

Sentado en el umbral de una de las puertas laterales de la Iglesia Catedral de Crdoba le cont a este medio cmo fue el proceso vivido por las familias de los jvenes normalistas que de un da para otro tuvieron que hacerse fuertes, vencer el dolor y emprender una bsqueda a ciegas. Da a da lo registr con sus cmaras.

Llano, directo, habl de los riesgos de la profesin en un contexto de violencia poltica y la necesidad de organizacin del sector. Le preocupa que 115 periodistas hayan sido asesinados. Y destaca que los ataques siguen pero se ocultan.

Tambin cubrieron otras temticas sociales de fuerte impacto. Para m, el fotoperiodismo, es un compromiso social, es mostrar las problemticas y las injusticias. No es para obtener beneficios, ni premios, define, convencido. Dice que en Mxico es comn encontrar fosas y cadveres. Pero fue la mirada de una mujer en Hait la que lo hizo reflexionar sobre los lmites de la profesin.

Cubrimos historias de terror all en Mxico, manifest. En el captulo Solidaridad,precisamente, el poeta David Huerta habla del drama de aquel pas y sus tragedias. Esto es el pas de las fosas/seoras y seores/Este es el pas de los aullidos/Este es el pas de los nios en llamas/Este es el pas de las mujeres martirizadas/Este es el pas que ayer apenas exista/ Y ahora no se sabe dnde qued. (Pg. 173, Ayopzinapa).

-Has participado junto a Paula Mnaco Felipe en la realizacin de un libro que reconstruye la desaparicin forzada de los alumnos de una escuela rural. Cmo ha sido esa experiencia?

-El libro fue prcticamente una consecuencia, un accidente. Nunca lo planeamos, mucho menos yo. No pens que esas imgenes pudieran ser parte de una reconstruccin de las historias de los chicos o del trayecto que se vivi durante un ao y del movimiento que se cre. Fue una cobertura como otras que hicimos sobre los migrantes, los femicidios, los deportados. Yo digo que son historias de terror las que cubrimos all en Mxico. Fue una nota ms al principio. Luego nos fuimos comprometiendo y adentrando.

-Cmo era el contexto que rodeaba la noticia y en ese marco cmo has organizado y compilado el trabajo desde el principio?

-Todos pensaban que en algn momento los jvenes apareceran. Era una sensacin, un tema muy fuerte, y empezamos a documentar la noticia como periodistas. Despus vimos que era ms complejo. El gobierno empez a decir que los restos que aparecan en fosas comunes eran de ellos. Algo que podra ser creble porque en Mxico es bastante comn que haya desapariciones, que aparezcan fosas y se muestren restos. El panorama era desalentador pero al final veamos que no era cierto y que todo tena relacin con la complicidad entre las autoridades y el crimen organizado. Desde los primeros das prcticamente en la primera semana junt bastante material.

- Al poco tiempo arriban los padres de los jvenes y surge otra historia Cmo viviste este proceso?

-Fuimos testigos de la formacin del movimiento. Los padres empezaban a llegar, no se conocan entre ellos porque los jvenes eran de nuevo ingreso. Apenas se empezaban a conocer con sus compaeros. No saban sus nombres, si eran 43 o menos, o si se haban vuelto a sus casas. Era un total descontrol all en el normal Isidro Burgos. Hemos visto cmo empezaron a resolver cuestiones bsicas como la alimentacin. La constante es que son personas de muy bajos recursos. Son campesinos, albailes. Hemos visto, entonces, cmo se gest esa organizacin desde lo ms elemental que era resolver la comida para 80 personas que esperaban noticias de sus familiares. Con el tiempo, se armaron las brigadas y se hicieron acciones como volanteadas. Las giras, la bsqueda en las fosas en Iguala y otros pueblos. Abrazamos a los familiares y desde nuestro particular punto de vista como periodistas exigimos justicia. Sino cuando va a ser.

-Cmo ha sido la experiencia laboral compartida?

-El trabajo ms importante lo hizo Paula. La reconstruccin y la investigacin. Lo mo ni siquiera intenta ser cronolgico sino que exhibe el apoyo popular, lo que fue ocurriendo. Pero hay imgenes claves por ejemplo la que muestra la quema de la puerta del Palacio Nacional. Fue muy simblico. No lo hizo un familiar o un compaero, pero fue parte de la gente que se enardeci. Son fotos importantes para el proceso. No son los padres y sus rostros y cmo lo vivieron.

-Las noticias internacionales reportan con frecuencia asesinatos de periodistas y fotgrafos en Mxico. Tienen algn tipo de organizacin, cmo es?

-La realidad de los periodistas y comunicadores en general es que estamos en una de las etapas ms negras. No tengo registro de tantos asesinatos de fotoperiodistas y periodistas. Sobre todo en la zona de los carteles. Mucha violencia, se produce una agresin cada dos horas. Es tremendo. Y puede venir de civiles o de personal del estado. Hasta ahora son 115 las vctimas. Existe la preocupacin y entre compaeros se habla sobre la posibilidad de organizarnos.

Se visibiliza la problemtica?

-En cierto momento parece que ha dejado de pasar. Pero no es as. Se ha dejado de hablar del tema. Los asesinatos son reales. Estamos en una de las peores situaciones de agresin a los periodistas pero hay un vaco de informacin de lo que realmente est pasando en Mxico. A veces se sabe ms afuera. Hay mucha presin y a veces los dueos de los medios ejercen la autocensura por diferentes causas. Pero hay gente que lo sigue haciendo de manera autnoma aunque reciben amenazas.

-Qu hecho o situacin ha influido en tus convicciones o miradas sobre la profesin?

-Pienso que me cambi haber estado en Hait. Porque estamos acostumbrados a tener una barrera pero es innegable que te afecta ver el sufrimiento y el dolor de los dems. Nunca me interes por premios. Para m el fotoperiodismo e s un compromiso social, es mostrar las problemticas, las injusticias. No para obtener beneficios ni premios. No va a cambiar el mundo por mis imgenes, he visto el sufrimiento de las personas y eso me ha cambiado.

- El fotoperiodista pone en juego el cuerpo, mucha adrenalina

-S. No lo voy a negar. Antes era ms arriesgado. Pero la vida me ha cambiado. No me meto a lugares jodidos. Si hace falta, lo hago. Pero tengo un hijo a quien cuidar. Guerrero es un lugar muy peligroso. Pero fue en Hait que tuve una experiencia muy fuerte. Llegu el segundo da del terremoto y me dediqu a tomar fotos de muertos y de cuerpos apilados. Trabajaba para AP. Una seora en la calle hizo que cambiara mi mirada. Eran varias, sentadas en unas sillas. Ella tena un beb todo vendado hasta el rostro. Le saqu varias tomas dice gesticulando-y cuando baj la cmara la mujer me miraba como si fuera un buitre. Eso cambi en m la visin y me hizo reflexionar.

-Un aprendizaje que da el oficio?

-Creo que tambin fue una leccin muy dura. Me volv. Haba viajado sin llevar nada, en un avin de la Cruz Roja, como una aventura. Lo que tengo muy claro es que uno va aprendiendo del propio trabajo y hacer visible las cosas que suceden y aportar para que se sepan es mi objetivo.


Notas

1-Paula Mnaco Felipe es argentina, licenciada en Ciencias de la Comunicacin Social egresada de la UNC. Tena 25 das cuando sus padres Luis Mnaco (Periodista) y Ester Mnaco (Psicloga) fueron secuestrados y asesinados durante la ltima dictadura cvico militar. Actualmente se estn juzgando estos crmenes en el marco de la megacausa La Perla.


Fuente original: www.prensared.org.ar



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter