Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2016

LA OTAN y las orgas de sangre del Estado Islmico

Bruno Guigue
Oumma

Traducido del francs para Rebelin por Caty R.


En un Oriente Medio devastado por la invasin, sabiamente orquestada, de los desesperados de la yihad global, los mercenarios psicpatas y los msticos del sacrificio encargados de destruirlo, sabemos que adineradas dinastas, tan codiciosas como rancias, han regado con millones de dlares a ese ejrcito de mercenarios que acuden de todas partes y de ninguna parte. Sabemos tambin, con detalle, que a un poderoso Estado miembro de la OTAN le han convertido en el furriel diligente de esa gangrena de importacin y por sus canales transfronterizos le ha suministrado y contina suministrndole carretadas de hombres, armas, vveres y municiones.

Sin escrpulos, Turqua no solo percibe los royalties del saqueo sistemtico de los recursos petroleros, agrcolas y artsticos de los territorios ocupados por sus aliados, sino que adems su poltica destructiva se ha cebado en perpetuar en Siria una guerra inmunda de la que el pueblo turco, de rebote, est empezando a pagar el precio. Con valenta los mejores periodistas de ese gran pas no han dejado de decirlo: para mayor vergenza de sus dirigentes Turqua se ha convertido en una autova de la yihad, una va exprs destinada al takfir mientras este espera, por qu no, un tren de alta velocidad para cortadores de cabezas.

Al mantener el caos, la Turqua de Erdogan sacrifica a su ambicin neo-otomana y a su voracidad financiera la suerte de las poblaciones de la regin. En ese sentido la guerra atroz que viste de luto a Siria desde 2011 tambin es, sin duda, una guerra turca, una guerra de la OTAN. Y en esta carnicera por delegacin, lo menos que se puede decir es que Ankara ha llegado al sumun de la hipocresa. Mientras entrega armas al conglomerado takfirista, especialmente en la provincia de Alepo donde combate al enemigo de siempre, el enemigo kurdo, Turqua pretende al mismo tiempo que combate al Estado Islmico, organizacin con la que sin embargo hace jugosos negocios y mantiene una connivencia que no engaa a nadie.

No hay que olvidar que, con el segundo ejrcito de la OTAN, Turqua es la pieza principal del dispositivo occidental en Oriente Medio. Civil o militar, islamista o kemalista, el Gobierno turco siempre ha sido el auxiliar celoso del To Sam. Aunque su poder militar planee sobre el norte de Siria, su Gobierno ayude masivamente a las bandas yihadistas, aunque se comprometa sin pudor con los asesinos de Pars y Bruselas, ese aliado militar no conmueve a los dirigentes franceses; al resguardo de esa ficcin llamada coalicin internacional, el conglomerado de pacotilla que entreg Palmira al Estado Islmico, elige perpetuar una alianza grotesca entre los estados que alimentan el terror y los estados que le sirven de objetivo.

Cmplice hasta el final de esta ignominia, Pars redobla su servilismo. Mientras el aliado turco alimenta al monstruo que golpe su capital, qu hace el Gobierno francs? En una burla suprema arroja una ltima palada sobre la independencia gaullista. El 7 de abril hizo que la Asamblea Nacional votase la ratificacin del Protocolo de Pars, un texto que aprueba la reintegracin de Francia a la organizacin militar de la OTAN. Remata as la obra de Nicols Sarkozy, el enterrador del gaullismo, que decidi ese regreso al atlantismo en 2009.

La OTAN? De hecho Erdogan ha sido la ramera de los reyes decadentes del petrleo peninsular y cmplice descarado de las sangrientas orgas del Estado Islmico. Los socialistas franceses, a los que obviamente nunca les falta una nueva impostura, ah ven excelentes razones para volver al redil. Pars ha elegido su momento y la historia se lo recordar.

Bruno Guigue, en la actualidad profesor de Filosofa, es titulado en Geopoltica por la cole National dAdministration (ENA), ensayista y autor de los siguientes libros: Aux origines du conflit isralo-arabe, LEconomie solidaire, Faut-il brler Lnine?, Proche-Orient: la guerre des mots y Les raisons de lesclavage, todos publicados por LHarmattan.

Fuente: http://oumma.com/222865/l-otan-bacchanales-califat

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter