Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2016

Respuesta al exfiscal Carlos Jimnez Villarejo sobre Podemos
Por qu el pacto PSOE-Ciudadanos es parte del problema y no de la solucin

Vicen Navarro
vnavarro.org


La gran noticia que aparece en la prensa econmica del pas, que tambin ha aparecido con alarma en los medios de mayor difusin, es el crecimiento del dficit pblico, que se cifra alrededor de los 10.000 millones de euros (concretamente 10.650 millones segn el gobierno del Partido Popular, todava presidido en funciones por el Sr. Rajoy), que se aaden al dficit ya existente. Esta cifra es mucho mayor de lo que se esperaba y de lo que el gobierno del Partido Popular haba calculado y prometido conseguir. Puesto que la reduccin del dficit es un objetivo primordial del Estado espaol (junto con el pago de los intereses de la deuda), esta situacin ha creado una respuesta inmediata, encaminada a dar garantas de que los objetivos marcados y acordados con Bruselas se respetaran.

Es importante subrayar que el Ministro de Hacienda Montoro ha atribuido inmediatamente el crecimiento del dficit pblico del Estado espaol al excesivo gasto registrado por la Seguridad Social y por las Comunidades Autnomas (CCAA). Y puesto que la mayor parte del gasto pblico de estas CCAA es gasto pblico social, se concluye segn la explicacin dada por el ministro Montoro- que es el excesivo crecimiento del Estado del Bienestar (es decir, de las transferencias y de los servicios pblicos como educacin, sanidad, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios, ayudas a las familias y un largo etctera que son gestionados por las CCAA) lo que est causando este inesperado crecimiento del dficit pblico del Estado.

Los recortes de gasto pblico social que se han hecho y que continan hacindose y exigindose

Hay que aadir que estos recortes se sumarn a los enormes recortes de las transferencias y servicios pblicos del Estado del Bienestar que ya se han producido durante estos aos de la Gran Recesin. Comisiones Obreras (CCOO) acaba de publicar un excelente y detallado informe que confirma lo que algunos (muy pocos) hemos estado sealando durante todos estos aos de aplicacin de la austeridad, mostrando que tales polticas de recortes estaban afectando muy negativamente el bienestar y calidad de vida de las clases populares en Espaa (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crtica al pensamiento econmico dominante, Anagrama, 2015). Durante el periodo 2009-2014 se han recortado nada menos que 78.164 millones de euros en el gasto pblico (la mayora en el gasto pblico social), de los cuales casi 10.000 millones han sido en sanidad pblica (lo que ha tenido un impacto muy negativo en la cobertura y calidad del sistema pblico de sanidad); 7.394 millones en educacin, causando grandes recortes en las escuelas pblicas (aun cuando en las escuelas concertadas que atienden al sector de la poblacin con mayores ingresos- los recortes han sido menores); 7.200 millones en prestaciones sociales a la poblacin en situacin de paro (y ello a pesar de doblarse la tasa de desempleo); y as una larga lista de recortes.

Tales recortes han significado una gran merma de recursos en uno de los Estados del Bienestar menos financiados de la UE-15 (el grupo de pases de la Unin Europea de semejante nivel de desarrollo al espaol). Espaa tena ya antes de la crisis uno de los gastos pblicos sociales por habitante ms bajos de la UE-15 (ver mi libro El subdesarrollo social de Espaa. Causas y consecuencias, Anagrama, 2006), situacin que ha incluso empeorado como consecuencia de que Espaa haya sido el pas junto con Grecia donde los recortes han sido de mayor cantidad e intensidad. No es, pues, una exageracin hablar de un ataque a las transferencias y servicios pblicos del Estado del Bienestar. Y todo ello se ha realizado como consecuencia de la aplicacin de polticas pblicas de claro signo neoliberal que, como demuestra la evidencia publicada que he mostrado en mis escritos, han tenido un efecto devastador en el bienestar de las clases populares.

Por qu se estn haciendo tales recortes?

El lector debe preguntarse el porqu de tales recortes. Y mirando los grandes canales televisivos del pas y leyendo los grandes rotativos, vern que la respuesta a esta pregunta ha sido que era necesario hacerlo porque el Estado espaol se haba gastado ms de lo que tena, creando un dficit pblico enorme, responsable de un insostenible nivel de deuda pblica. De ah la necesidad de que el Estado se adelgazara. Las voces ms insistentes en dar esta explicacin han sido los mayores componentes del establishment financiero y econmico del pas (es decir, las grandes empresas financieras, como los bancos, y las grandes corporaciones manufactureras y de servicios, cuya mxima expresin es el IBEX-35) que tienen en Espaa una enorme influencia en los establishments poltico-mediticos y que, a travs de la financiacin de revistas, blogs como Nada es Gratis- y la prensa econmica, configuran la sabidura convencional en las reas econmicas.

Ahora bien, la experiencia acumulada durante estos aos muestra la gran falsedad de esta explicacin, comenzando con el hecho de que cuando la crisis se inici, el Estado no tena dficit, sino supervit, es decir, el Estado ingresaba ms dinero del que se gastaba. Fueron precisamente los enormes recortes del gasto pblico (incluyendo una enorme reduccin del gasto pblico social) los que contribuyeron (junto con las reformas laborales iniciadas por el gobierno del PSOE -y expandidas por el gobierno del Partido Popular que deterioraron el mercado laboral, incrementando la precariedad y bajando los salarios) a disminuir la capacidad adquisitiva de la poblacin (la mayora de la cual, repito, pertenece a las clases populares) y, por lo tanto, al descenso de la demanda, y con ello a la reduccin del crecimiento econmico. En realidad, el bajn fue tal que el PIB lleg a reducirse nada menos que un 7%. El pas se empobreci.

ero no todos se empobrecieron. A algunos una minora- les fue muy bien, por ejemplo al capital financiero, como la banca. El hecho de que bajaran los ingresos de las familias y de las pequeas y medianas empresas explica que estas tuvieran que pedir prestado dinero a la banca, con lo cual, el tamao del sector bancario se dispar. Hoy Espaa es uno de los pases con un sector bancario (en trminos proporcionales) ms elevado que hay entre los pases desarrollados (tres veces mayor que en EEUU). Ahora bien, el hecho de que la demanda estuviera disminuyendo como consecuencia de la reduccin de los salarios cre un problema grave para la economa, puesto que la rentabilidad de las inversiones financieras en reas productivas (donde se producen los bienes y servicios) baj (excepto en aquellas empresas dedicadas a las exportaciones), con lo cual tales inversiones financieras se trasladaron a sectores ms rentables, como era y son los especulativos (como el sector inmobiliario), creando as las famosas burbujas, que al explotar crearon la gran crisis bancaria, unos bancos que fueron rescatados con el mayor acto de beneficencia que el Estado espaol haya realizado jams durante el periodo democrtico. La banca absorbi 61.000 millones de euros a costa de los impuestos derivados de la poblacin (de la cual, repito, la mayora son las clases populares).

El enorme crecimiento de las desigualdades

Por todo lo dicho, hemos visto una enorme redistribucin de las rentas en Espaa, que se han transferido de las clases populares al sector minoritario de la poblacin que deriva sus rentas primordialmente de la propiedad de capital. Y los datos as lo muestran. Las rentas del trabajo (que son las rentas procedentes del trabajo, como por ejemplo salarios) como porcentaje de toda la renta nacional han ido descendiendo, mientras que las rentas del capital han ido aumentando. Espaa es uno de los pases donde hoy las rentas de trabajo son menores y las rentas de capital son mayores. Y es uno de los pases con mayores desigualdades.

Ni que decir tiene que aquellos portavoces del capital le dirn que no escuchen tales observaciones, que son pura demagogia o que son eslganes izquierdistas o algo peor. Escuchen al Sr. Rivera, presidente de Ciudadanos, el partido ms prximo al IBEX-35, o lean al Sr. Garicano, director del equipo econmico de tal partido y fundador del blog Nada es Gratis, y vern cmo utilizan estas expresiones, aunque el profesor Garicano lo suele hacer de una manera ms sutil que el Sr. Rivera.

Pero le aconsejo al lector que mire los datos, los testarudos datos, y lo ver. El estndar de vida de la mayora ha bajado en picado. Y mientras, las rentas del capital, que benefician a una minora, han aumentado enormemente. Y con ello se ha perjudicado no solo la calidad de vida de la poblacin, sino tambin el estado de la economa. A pesar de tantos recortes y tanto sacrificio, la deuda pblica ha ido aumentando y el pago de intereses de esta deuda es el segundo captulo del presupuesto del Estado. Tales polticas han sido un desastre. La famosa austeridad se ha convertido en un austericidio. Miren lo que pasa en Grecia, ya que esto podra pasar en Espaa. Recortes y ms recortes sin fin, hasta llegar a lo que pasa en aquel pas. Ahora bien, a pesar del enorme desastre, estas polticas continan aplicndose y exigindose tanto por Bruselas como por el establishment financiero y econmico del pas, que a travs del gobierno del Partido Popular nos dice que hay que recortar ahora otros 10.000 millones para cubrir el agujero supuestamente creado por el exceso de crecimiento del gasto pblico social, resultado de la desmedida generosidad del Estado del Bienestar gestionado por las incompetentes CCAA. Y as proclama la sabidura convencional.

La gran falacia del discurso neoliberal

El crecimiento de tal dficit, sin embargo, no tiene nada, repito, nada, que ver con la inexistente generosidad del Estado del Bienestar. Tiene que ver solo y exclusivamente con las polticas neoliberales que benefician al establishment econmico-financiero y a las rentas superiores del pas a travs de los recortes de sus impuestos. Mrense los datos y lo vern.

Mientras se hacan estos recortes de gasto pblico, el gobierno del Partido Popular (y tambin, por cierto, el nuevo partido Ciudadanos, de clara tendencia neoliberal) propuso y aprob una rebaja de impuestos que benefici primordialmente a las grandes empresas y a las rentas superiores, creando este incremento del dficit. En realidad, los profesionales del propio Ministerio de Hacienda ya lo advirtieron cuando el Sr. Rajoy anunci a bombo y platillo que bajara los impuestos (en preparacin de las elecciones de hace unos meses). El coste de la bajada de impuestos ha sido de 4.500 millones de euros procedentes del IRPF que han beneficiado especialmente a las rentas superiores- y 1.500 millones del Impuesto de Sociedades (sumando, en total, 6.000 millones de euros), a los cuales hay que aadir otros 3.000 millones procedentes de la bajada de impuestos de la segunda fase de la reforma fiscal del 2016. Y ah est la causa del incremento del dficit pblico del Estado, que no tiene nada que ver (repito, nada que ver) con el crecimiento del gasto pblico social, al cual se le exige que se reduzca todava ms. Ciudadanos, por cierto, tambin haba propuesto para las ltimas elecciones del 20D una bajada similar de impuestos, que en trminos absolutos beneficiaria predominantemente a las rentas superiores. Ello hubiera significado un recorte de 2.000 millones de euros, que junto con los subsidios finales hubieran alcanzado la cifra de casi 10.000 millones de euros, creando un enorme agujero en las arcas del Estado, creciendo as el dficit pblico de este, lo que requerira, de nuevo, segn la ortodoxia neoliberal, ms y ms recortes.

Qu proponen el PSOE (que inici la poltica de austeridad) y Ciudadanos (gran apstol del neoliberalismo en Espaa) en su pacto?

Sobre los enormes recortes que han deteriorado enormemente el Estado del Bienestar espaol, el pacto PSOE-Cs dice poco, excepto prometer que no recortar ms los servicios pblicos fundamentales (sin citar cules son estos), punto que aparece despus de subrayar que el mayor problema que tiene el Estado espaol es que el dficit pblico es de los ms elevados de toda la UE y que el nivel de endeudamiento pblico parece inasumible (el 100% del PIB). El documento no dice que el crecimiento del dficit y de la deuda pblicos haya sido resultado de las polticas neoliberales que el PSOE inici, el PP expandi y Ciudadanos aplaudi. Y ms tarde, para tranquilizar tanto al establishment financiero-econmico espaol como a su homlogo en Bruselas, promete plena lealtad al dogma neoliberal, poniendo como objetivo primordial mantener un firme compromiso con la estabilidad presupuestaria y con el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.

Por lo dems, el pacto, en la parte de finanzas pblicas, encaja claramente dentro del dogma neoliberal, presentando una versin light que lo diferencia de la versin heavy del neoliberalismo del PP. En ninguna parte aparecen medidas de estmulo de la demanda domstica y estmulos econmicos, salvo un incremento nfimo del salario mnimo, y una renta garantizada de nivel muy reducido.

Un tanto igual ocurre con sus propuestas sobre cmo resolver la carencia de crdito. No dice nada sobre la necesaria expansin del sector pblico de la banca, corrigiendo la situacin actual en la que Espaa es uno de los pases con menor sector bancario pblico. S aceptan lo que en su da algunos habamos propuesto de utilizar el ICO como banco de inversiones, propuesta que fue ridiculizada, por cierto, por el gur econmico entonces del PSOE y ahora de El Pas, el economista Jos Carlos Dez. Pero no dice nada de ampliar el sector bancario pblico a nivel central, autonmico y municipal. La banca privada continuar dominando el sistema financiero. Y as una larga lista de deficiencias y limitaciones. Y puesto que tampoco hablan de estimular la economa y reducir el dficit a base de crecimiento, entonces tiene que asumirse que, por mucho que lo nieguen, la nica alternativa que les queda para reducir el dficit es continuar con los recortes, con las enormes consecuencias negativas que estos tienen en la calidad de vida de las clases populares y de la eficiencia econmica. La continuacin de las polticas que han sido desastrosas para las clases populares, los recortes, tambin sern fatales para el bien hacer de la economa espaola.

Como he dicho en un prrafo anterior, la diferencia entre las polticas econmicas y sociales del Partido Popular y las de la coalicin PSOE-Cs es que las primeras son la versin heavy, mientras que las segundas son la versin light, aunque en reas de mercado laboral las propuestas de Ciudadanos, aceptadas en este pacto, son incluso ms duras que las del PP (ver mi artculo Ciudadanos es la misma derecha que el PP, Pblico, 19.05.15)

Por qu el PSOE escoge a Ciudadanos como principal aliado para formar gobierno?

En contra de lo que hoy abrumadoramente estn indicando los mayores medios de informacin, el PSOE tena y tiene otra alternativa a la alianza con Ciudadanos. Los datos y los nmeros estn ah para verlo. Lo he explicado extensamente. Alindose con los partidos de izquierdas y con el PNV habra podido establecer un gobierno claramente progresista que hubiera aplicado medidas de aumento de la demanda domstica y de creacin de empleo en sectores clave para la recuperacin econmica, rompiendo claramente con el dogma neoliberal que ha sido enormemente perjudicial para el bienestar de la poblacin y para el desarrollo equitativo y eficiente de la economa, hoy en situacin deplorable.

Por qu no lo ha hecho? Podra haberlo hecho y no lo ha hecho. Y es de esto de lo que no se habla en los medios de informacin y persuasin que estn intentando culpabilizar a Podemos de la responsabilidad de que no haya gobierno, abriendo la posibilidad de que una alianza del PP con Ciudadanos en una prxima legislatura contine con estas polticas, que es el sueo del establishment financiero-econmico que domina la vida poltica y meditica del pas.

El que ni siquiera se haya considerado una alianza con Podemos desde el principio es porque la direccin del PSOE y de su equipo econmico es mucho ms cercana a la de Ciudadanos que a la de Podemos. Sus intereses de clase (categora que ya ha desaparecido de la narrativa permitida en la sabidura convencional) coinciden. Y de ah que los intereses de tal aparato estn anteponindose a los intereses de las clases populares que todava los votan. Hoy exista una gran posibilidad de cambiar de pgina en la historia de Espaa, y en cambio, los intereses de la minora que ha controlado este aparato han predominado. Es no solo una lstima, sino un enorme error de dimensiones histricas.

Una ltima observacin: los silencios de sectores de las izquierdas

Me sorprende que personas a las que tengo gran respeto y que, por su trayectoria acadmica y/o poltica, considero como personas de izquierdas como por ejemplo dirigentes de la Fundacin Alternativas, como Nicols Sartorius e incluso algunos dirigentes de CCOO- estn apoyando el pacto basado en el eje PSOE-Cs (con Podemos como apndice), sin nunca considerar la otra alternativa, la de establecer una coalicin anti-austeridad y anti-neoliberal, rompiendo con las polticas neoliberales que han causado tanto dao.

Podra entender que prefirieran ms la alternativa light a la heavy neoliberal si no hubiera otra alternativa. Pero la hay, lo cual me lleva a preguntarme por qu ni siquiera han considerado una alternativa al neoliberalismo? Hago la pregunta sin ninguna intencin partidista, aceptando que puede que yo est equivocado. Pero creo que la ciudadana se merece una explicacin. Por qu la han rechazado? Ha sido porque temen que tal alianza llevara a una ruptura de Espaa? Si es as, creo que estn profundamente equivocados. Son precisamente el PP y Ciudadanos los mayores defensores de las polticas neoliberales, y son tambin ellos los que estn defendiendo una visin de Espaa que lleva directamente a su ruptura. Qu no ven lo que est ocurriendo en este pas? Qu no ven que la cerrazn del PP y ahora de Ciudadanos (y sectores del PSOE) estn llevando al crecimiento del independentismo en lo que la capital del Reino llama la periferia (ver mi artculo Los dos grandes y graves problemas que tiene Espaa, Pblico, 07.04.16)? A no ser que se redefina Espaa en las lneas que la resistencia de las izquierdas contra la dictadura haba propuesto, lo que permitira el surgimiento de un Estado autnticamente plurinacional, el futuro de la Espaa uninacional es claramente incierto.

La otra respuesta podra ser que desconfan que Podemos tenga la suficiente capacidad organizativa para llevar a cabo su programa electoral. Tal argumento podra tener validez excepto que en base a la experiencia existente carece de credibilidad. Partidos emergentes que no existan antes como En Com Podem, En Marea o Comproms estn hoy gobernando, cuando no existan hasta hace muy poco. Y lo estn haciendo mejor que los anteriores. Por otra parte, en esta coalicin habra partidos como IU y como el mismo PSOE, que tienen una organizacin que puede, cambiando de orientacin en el caso del PSOE, romper con el neoliberalismo imperante. Cul es entonces el problema?

He vivido en muchos pases y he vivido muchas experiencias, pero no creo exagerado que hoy estemos, tanto en Catalunya como en el resto de Espaa, as como en Europa, en una situacin histrica, llena tambin de amenazas, pero tambin de oportunidades. Si ahora no se aprovechan estas oportunidades, ser mucho ms difcil poder alcanzar el nivel de desarrollo democrtico y social que el pas se merece.

Ruego, y hago una peticin a las fuerzas progresistas, incluyendo a los sindicatos, para que se movilicen para forzar que el PSOE escoja otros aliados de manera que se puedan iniciar los cambios por los que tantos han luchado a lo largo de nuestra historia y que hoy no estn entre nosotros (muchsimos de ellos socialistas), para romper con el neoliberalismo y recuperar aquel precioso proyecto de desarrollo de una sociedad justa y democrtica, en la que se prioricen las necesidades humanas sobre el afn de lucro y la acumulacin de capital, segn aquella frase tan significativa a cada uno segn su necesidad, de cada uno segn su habilidad y capacidad. Hago un ruego especial a los miembros y simpatizantes del PSOE para que se movilicen presionando a su direccin para que cambie de aliados. Con la alianza que el aparato ha escogido es imposible realizar aquel principio, que se est hoy jugando en la definicin de qu tipo de gobierno se desea. No hacerlo es permitir que contine la pesadilla que hemos estado viviendo estos aos bajo distinto nombre. Por el bien de las clases populares de todos los pueblos y naciones de Espaa, espero que as lo hagan.

Fuente: http://www.vnavarro.org/?p=13203



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter