Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Pueblos originarios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2016

Pachamamistas y pachapapistas: el camino y el caminante

Atawallpa Oviedo Freire
Rebelin


A la retorcida utilizacin y manipulacin del conocimiento, la espiritualidad, la filosofa, y sistema de vida de los pueblos originarios de los Andes, se la ha calificado como pachamamismo. Sin embargo, estos crticos por falta de ecuanimidad, profundidad y conocimiento han cado en el otro extremo, sin que hagan la diferencia para que sus posturas sean valorables y rescatables. Si bien es cuestionable el pachamamismo no se puede caer en el otro lado a pretexto de combatirlo, por lo que los vamos a bautizar como pachapapistas. En ltima instancia, ambas posturas resultan perspectivas degradantes de la pachamama o madre tierra como de lo indgena o pueblos originarios. Pachamamismo y pachapapismo, dos caras de la misma moneda.

No se puede confundir al caminante con el camino. Los pachamamistas confunden al caminante y los pachapapistas al camino. Una cosa es cuestionar al camino y otra a los caminantes. No porque ciertos caminantes hagan mal uso de un camino milenario se puede decir que el camino est equivocado, a menos que tambin estn en desacuerdo con ese camino. Y esto ltimo, es lo que se puede observar de los pachapapistas, quienes al criticar al caminante terminan al mismo tiempo criticando al camino, distorsionando el legado epistmico y modo de vida milenario de los pueblos indgenas. Crtica que por cierto- no se diferencia mayormente de la que hicieron los conquistadores, o a como lo han hecho los criollos y lo siguen haciendo los neo-colonialistas en nuestros das.

Los pachapapistas, resultan en muchos casos ms papistas que el Papa. Obviamente, no somos ilusos en creer que el indgena de la colonia y de la actualidad es igual al indgena precolombino, pero es obvio que hay trazas y lneas rectoras que guan el entendimiento de un pasado cognitivo. Y por otro lado, leyendo crticamente a los cronistas espaoles de la poca, podemos colegir los lineamientos generales de una cosmovisin. Aunque muchos de esos principios y postulados, no hayan sido, ni son aplicados en su total magnitud por los indgenas; pero, acaso los marxistas son plenamente marxistas?, acaso los cristianos lo profesan al 100% su cristianismo?, acaso los antiguos conservadores no son los liberales de ahora?

Los colonialistas, desde un principio criticaron al sistema y forma de vida de los pueblos amerindios, mientras los actuales neo-colonialistas, de derecha e izquierda, acadmicos y polticos, lo siguen haciendo de la misma manera. Tanto, conservadores y marxistas siguen diciendo que el pensamiento indgena es atrasado, que solo el pensamiento liberal y el materialismo dialctico sirven para entender la vida y la historia social y su devenir.

Pero lo que ms extraa, es que quienes se dicen defensores de lo indgena, ancestral u originario, y se autocalifican de indianistas o kataristas, comulgan y asimilan posturas positivistas y desarrollistas para hacer sus crticas a los pachamamistas, y no lo hacen desde concepciones y epistemes propias de los indgenas.

Los pachamamistas dicen defender a la pachamama, pero al mismo tiempo la folclorizan y paralelamente apoyan polticas extractivistas. A su vez, los pachapapistas dicen tambin defender lo indgena, pero cuestionan el concepto y visin vitalcntrica de la pachamama, pues para ellos la tierra no es madre dadora de vida sino tan solo recurso natural. Es decir, no hay mayor diferencia con la visin materialista, cosificadora y utilitarista de la naturaleza del pensamiento antropocentrista colonial y republicano, pero irnicamente dicen que estn por la descolonizacin del pensamiento y del saber.

Por lo tanto, tenemos dos extremos, los que se han desviado del camino (pachamamistas) y los que desconocen el camino (pachapapistas).

Entre los pachamamistas, tenemos principalmente a los autodenominados nueva izquierda o progresistas o socialistas del siglo XXI (que estn actualmente en el gobierno) y a un sector de las izquierdas que los apoyan; como adems a grupos new age (Freddy Ehlers), esotricos, espiritualistas, neo-chamnicos, ecologistas. Entre los pachapapistas, tenemos a socialistas, comunistas, indianistas, kataristas, indigenistas, liberales, conservadores, socialdemcratas, cristianos, catlicos, positivistas, ateos, acadmicos, etc., quienes califican al concepto animista de pachamama, como: atrasado, arcaico, esotrico, mgico, new age, irracional, subdesarrollado, potico, de ciencia ficcin, romntico, esencialista, y dems calificativos provenientes de la mentalidad analtica divisionista, problemtica y sectaria. De esta manera, coincidiendo posiciones extremas, desde cientficos hasta religiosos, desde neoliberales hasta marxistas, desde indianistas hasta burgueses. A la postre, resulta entre occidentalismo/patriarcalismo y andinismo/feminismo. Siendo esa la contradiccin de fondo, esto es, la crisis del sistema-mundo civilizatorio, piramidal, antropocntrico; una de cuyas partes es el capitalismo.

Aqu cabe hacer referencia a ciertos acadmicos, la mayora de stos nacidos en occidente u occidentalizados (Altmann, Bretn de Soln, Manosalvas), aglutinados en corporaciones y revistas (Iconos) dedicadas a investigar (desde sus escritorios) el Buen Vivir en nuestras tierras y para quienes los nicos referentes vlidos son los de la academia, especialmente aquellos que guardan una irrestrictica ortodoxia logocrtica y el mtodo cartesiano de fragmentacin y dems existentes (FLACSO).

Se asustan, cuando escuchan de espiritualidad o de chamanismo y se hace referencia a personajes como Carlos Castaneda, Masaru Emoto, Osho, Chopra. Quienes, segn ellos, no responden a la lgica occidental de pensamiento y de investigacin, y por ende no son vlidos. Y dentro de los pensadores indgenas, los nicos reconocidos son aquellos con ttulo acadmico y que responden o actan dentro de la rigurosidad de los marcos tericos delimitados por sus pares acadmicos occidentales, caso contrario sin ms- son excluidos de la academia.

La academia es occidental y solo puede medirse desde ah, todo lo dems es esotrico perifrico, subjetivo, intrascendente. La perspectiva indgena deber ser (para ellos), irrestrictamente aquella que proviene de la Academia (de libros que hablan de otros libros), no de las propias sabiduras y conocimientos indgenas, no de quienes acogen o estudian responsablemente el legado epistmico ancestral, sino de aquellos que han ledo acadmicamente a los indgenas. Seguramente, estos pachapapistas nunca han ledo a Jos Maria Fericla, Alberto Villoldo, Jeremy Naiby, y muchos otros PhDs, que tienen posturas totalmente diferentes.

Lo que se puede observar, es un fundamentalismo de lado y lado. Los pachamamistas, con posturas culturalistas, ecologistas, indigenistas, socialistas, comunitaristas, puestos cada uno o un grupo de ellos , como entes cntricos, y sin que haya una mirada transversal, integral, relacional. Pero lo ms cuestionable de ellos es su prctica, llena de domesticaciones, romanticismos y manipulaciones, que han sido muy evidentes en los gobiernos de Morales y Correa. Hablan de Buen Vivir/Vivir Bien, pero lo nico que han hecho es reforzar y modernizar el capitalismo, a pesar de ciertos nacionalismos y actos de soberana.

Y por el lado de los pachapapistas, tenemos otro tipo de dogmas y sectarismos, como el patriarcalismo, el materialismo, el desarrollismo, el racionalismo, el antropocentrismo, el productivismo, el economicismo, el cosifismo, etc. Al igual, con las mismas falencias de falta de complementariedad, reciprocidad, completud, continuidad histrica, entre cada uno de esos elementos. Por ende, ambas visiones son sectoriales y aisladas, aunque algunos de izquierda crean que sus posiciones sean revolucionarias y verdaderamente indianistas, y que ciertos acadmicos crean que sus teoras sean la realidad objetiva e inobjetable.

Al pachamamista de Evo Morales jams se le haba conocido como alguien que participe de rituales ancestrales o de que practique la espiritualidad indgena. En realidad, ha sido, y es, ms creyente catlico que espiritual andino. Tan solo se lo vio por primera vez, cuando fue investido en tan alta magistratura de presidente de Bolivia siguiendo el ritual de posesin de la tradicin aymar. Pero, los que estuvieron a cargo de este acto y que manejaban la Asociacin de Amautas de Tiwanaku, no eran los ms idneos ni los ms consecuentes con la espiritualidad indgena, pues hace tiempo que la haban comercializado y folclorizado, frente a tanto turista que llega hasta Tiwanaku. Es ms, quin le envisti con el poder de mando result ser un narcotraficante.

Si bien todo esto es criticable y rechazable, no se puede meter a todos en el mismo costal y en ello a la espiritualidad indgena, vindolo todo en blanco y negro. A menos, que en el fondo se quiera cuestionar la espiritualidad como tal y se utilicen estos ejemplos para mal interpretarla y desmontarla, lo cual es otra cosa. Siendo eso lo que hacen los pachapapistas, cuando se puede criticar pero al mismo tiempo diferenciar entre folclorismo y profundidad, o entre maquillaje y enraizamiento.

Habra que preguntar a los pachapapistas si rechazan el ritual espiritual como tal, sea cual sea y sin importar la tradicin, o lo aceptan como otra expresin simblico-cultural. Si lo menosprecian, es que han elegido otro camino, que puede ser laico, ateo, seglar o cualquier otro, y por lo tanto no es el camino de la cultura indgena que es espiritual, aunque no religioso. Y esto es fundamental entender, pues luego de la influencia catlica hay en la mayora de los indgenas una mezcla de lo milenario con lo colonial, a travs de la cual se ha ido desnaturalizando y deformando la concepcin y visin ancestral andina. Pero no por ello, se trata de negar y peor rechazar la espiritualidad y cosmovisin o conciencia andina, como lo hacen los pachapapistas.

Los pachapapistas no pueden diferenciar entre religin y espiritualidad, calificando a todos como esotricos o new age o paganos. Incluso, la creencia en la divinidad, ya es un absurdo para algunos de ellos y terminan rechazando toda expresin sagrada. Con lo cual, coinciden con visiones ateas o laicas en el mismo orden que algunos positivistas y materialistas colonialistas. Lo que significa que el pachapapismo no es una propuesta descolonizadora sino otra forma patriarcal de lo mismo.

De otra parte, el camino indgena milenario no entiende a la naturaleza como cosa, sino como un ser viviente y por lo tanto sintiente y pensante. Muy diferente a las visiones antropocentristas del materialismo histrico y del positivismo, para quienes la vida es la continuacin de la evolucin de la materia. En cambio, para los pueblos milenarios andinos desde su visin tetrdica (o tawantin en quechua o tiwanaku en aymar): la vida, es la fuente de la vida misma o la expresin de la existencia, y sin que nadie o algo fuera de ella la haya creado.

Bajo todas estas circunstancias sealadas, los pachapapistas son virulentos y dicen que se quiere regresar al pasado, que no se quiere el desarrollo/progreso, que se defienden posturas irracionales, retrorevolucionarias (Snchez Parga), etc. Si bien, los pachamamistas reivindican el pasado y tienen posiciones idealistas sobre el pasado, tampoco se trata de minimizar y denostar la experiencia acumulada. Es obvio, que no se trata de idealizar ni de volver al pasado, pero s de tomarlo de referente o de experiencia. Como tambin existe la posibilidad de que el caminante pueda constituirse parte de un encadenamiento histrico, o el de continuar tejiendo el camino milenario en estos nuevos tiempos y circunstancias diferentes, pero sin desviarse del camino. Y no, el de crear una mixtura poscolonial como es la propuesta del socialismo antropocentrista o del poder indio de los pachapapistas indianistas.

Es indudable que se quiere un cambio, mejorar las condiciones de vida, un nivel ms alto de conocimientos, pero para ello, no se trata de recurrir o de plegarse a los paradigmas antropocentristas del desarrollo y el progreso, que justamente han provocado lo contrario. Por lo que resulta falso y maniqueista decir que no se quiere el desarrollo y el progreso, y que en el fondo se quiere continuar en la pobreza o mantener el actual estado. Una cosa es el sustantivo desarrollo/progreso, y otro, el paradigma o concepto del desarrollismo/crecimiento ilimitado. Confundir lo uno con lo otro, es simplemente un acto de deshonestidad y arribismo.

En todo caso, ambas posiciones, encierran unas ms que otras- nociones marxistas, indigenistas, comunistas, desarrollistas, liberales, que ms se acercan a uno y otro extremo de la filosofa positivista colonial que a la vitalcntrica y armonista de lo indgena. En el fondo (especialmente el Poder Indio) lo que quieren es virar la tortilla contra los blancos y los mestizos (qharas). Hay que terminar con el capitalismo, pero no recrear un patriarcalismo y un desarrollismo indio.

Con esto, no defendemos purismos ni chauvinismos ni aislamientos ni esencialismos, pero s, el entender que la raz principal es la ancestral, y a la cual, hay que agregar los elementos y las situaciones que sean necesarias para que se manifieste en su misma expresin dentro de las nuevas realidades, y no al revs, como propenden los pachapapistas indigenistas. Es decir, un proceso de descolonizacin implica pensar de una manera propia o desde sus propias epistemologas, la misma que tiene un recorrido de miles de aos y que no empieza con la resistencia a la colonizacin (la independencia) ni se termina con las generaciones actuales. No se trata de quedarse en el pasado, como tampoco de tan solo idealizar el futuro.

Entonces, con pachamamismos y pachapapismos no hay descolonizacin alguna sino, nuevas formas de dominacin. De ah, que sus extremismos los diferencian pero tambin los asemejan.

Cuando se habla de armona con la naturaleza, significa entender que la vida funciona por la polaridad de fuerzas opuestas o contradictorias, pero las cuales no se anulan sino que se complementan las unas con las otras para hacer posible la vida. Lo contrario, es la visin dicotmica de la lucha de contrarios y la anulacin o superposicin de uno sobre otro, que es lo que ha guiado el pensamiento antropocentrista del eurocentrismo en la supuesta lucha del bien contra el mal. Hablar de armona -antes de la invasin espaola- no quiere decir que se viva en un paraso o en mundo rosa sino, que se buscaba el equilibrio o el punto medio (taypi) entre las diferentes disputas o controversias sociales que se daban. Algo que no siempre se lograba, pero haba la intencin de practicar conceptos como el consenso, la conciliacin, el equilibrio, la reciprocidad, la integralidad, la espiralidad. Definitivamente, no eran buenos salvajes ni pueblos brbaros, eran pueblos en la bsqueda del equilibrio y la armona (que eso significa sumak kawsay/suma qamaa).

No porque los pachamamistas con su buen vivir/vivir bien hayan desnaturalizado al modo y concepto de vida indgena, se pueda despreciar y rechazar al sumak kawsay/suma qamaa o sistema comunitario de vida andino. Se puede criticar al prostituido Buen Vivir/Vivir Bien, pero al mismo tiempo trabajar por profundizar el milenario sistema comunitario y no criticar a los dos como que fueran lo mismo.

Esto es lo que tampoco puede ver Pablo Stefanoni[1], cuando critica a intelectuales y acadmicos que desde esa condicin hablan de la pachamama, como que ella solo estuviera reservada para los indgenas y que un intelectual por ese hecho ya est impedido de sentir y pensar con la tierra inteligente, como dira James Loveloock. El problema no es racial o acadmico sino epistemolgico y conciencial.

Asimismo, es tpico escuchar o leer a Pedro Portugal[2] mofndose de los que hablan con los pajaritos. No s si se refiere a Nicols Maduro o a partir de l rerse de quienes hablan seriamente con la naturaleza, como un ser viviente y por ende inteligente. Si Portugal se re porque no se hable en castellano o en aymar con los animales para que le puedan demostrar a l que si es posible la comunicacin con ellos, pues debe saber que hay muchos experimentos cientficos[3] a nivel mundial, que sealan que las plantas o los animales reaccionan a los sentimientos y actitudes de los hombres, y por ende viceversa.

Les invito a Pedro Portugal, Carlos Macusaya[4], y otros pachapapistas no-indigenistas, a que cojan una planta y le comiencen a insultar y enviar odio por varios das para ver qu pasa. O que apliquen algunas de las investigaciones de Masaru Emoto con respecto a la memoria del agua. Luego de que hagan eso, podremos hablar seriamente. Si los animales, plantas y minerales reaccionan a los seres humanos, es obvio que los seres humanos tambin pueden sentir y percibir lo que pasa en ellos, para lo cual hay que saber cmo hacerlo. No porque algunos falsos chamanes hagan teatro con la comunicacin con la naturaleza, se puede decir que no existe comunicacin entre los seres humanos y la naturaleza en su conjunto. Y a partir de ello, decir que eso es una irracionalidad y defender una posicin racionalista-positivista propia del pensamiento antinatural que nos ha conducido al cambio climtico y a la crisis global actual, lo cual es un claro pachamamismo. Una cosa es lo irracional, otro el racionalismo, y otro lo racional. No por criticar lo irracional se puede ir al otro extremo, que es el racionalismo. El pensamiento indgena es racional pero no racionalista y peor irracional.

Si queremos una descolonizacin profunda, ello implica no caer en ningn dualismo, como el pachamamismo y el pachapapismo, u otros de diferente tipo, y que sean reproduccin o consecuencia de la influencia del pensamiento antropocentrista patriarcal, sino, el saber guardar armona y equilibrio en todo, como convoca y ensea la racionalidad indgena milenaria. Lo fundamental es manejarse con categoras y valores que han sobrevivido en el tiempo por cientos de aos, para diferenciar lo uno y lo otro. Caso contrario podemos caer en neo-colonialismos de nuevo cuo, que es lo que ms abunda actualmente.

Ello implica limpiarse de toda concepcin patriarcal, antropocentrista, racionalista, logocrtica, positivista, ilustrista, idealista, romntica, dogmtica, etc. Todas ellas, cargas provenientes del colonialismo civilizatorio y que han sido asimiladas en diferentes formas por pachamamistas y pachapapistas, de los andes y de todo el mundo. La descolonizacin no implica borrar todo lo sucedido en estos 500 aos ni de reproducirlo, sino de asimilar todo lo vivido para transmutar todo aquello que sirva para aprender/reaprender a vivir en armona y equilibrio en el presente.

Todo esto nos dice, que no todo caminante que habla del camino, camina por ese camino; como tambin, no todo aquel que camina por el camino lo hace de forma perfecta, sino que est aprendiendo. No intentar caminar y solo criticar desde afuera, es realmente porque camina por otro camino, que en el fondo, es un camino neo-colonialista que se quiere mantener o imponer.

Notas

[1] http://www.sinpermiso.info/textos/adnde-nos-lleva-el-pachamamismo
[2] http://www.amigo-latino.de/indigena/noticias/newsletter_5/331_pachamamiso_PP.html
[3] Le invito a leer los siguientes artculos: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20101229/54095622430/las-plantas-tienen-neuronas-son-seres-inteligentes.html y, http://www.elcomercio.com/tendencias/cancer-perros-inglaterra-diagnostico-salud.html
[4] http://www.periodicopukara.com/archivos/pukara-116.pdf

Atawallpa Oviedo Freire, Comunidad Alternativa Sumak

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter