Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2016

Palestina, el papa, la hepatitis C y Manos Limpias

Armando B. Gins
Rebelin


Rematar a un palestino.

Sucedi en Hebrn el pasado mes de marzo. Un sargento sanitario israel de 20 aos de edad dio un tiro en la cabeza a sangre fra a un joven palestino de 21 aos, malherido, indefenso y en el suelo tras un intento de apualamiento del ltimo a un soldado de Israel. La escena fue grabada en vdeo y la fiscala acusa ahora al primero de homicidio. Ya ha habido manifestaciones a favor del militar encausado, al que los sectores ms rancios y ultraderechistas del gobierno y la sociedad juda ensalzan como hroe nacional. No es de extraar esta postura extrema e irracional, a la que se ha sumado el primer ministro Netanyahu: contra los palestinos todo vale. De hecho, la teora israel del asesinato selectivo abona tales conductas. Si los hechos hubieran tenido lugar en Venezuela (o Cuba o Bolivia o Ecuador o Corea del Norte, pongamos por caso) la noticia hubiera merecido honores de titular de portada y sobre sus responsables polticos habran cado crticas severas e inmediatas de dictadores y sanguinarios hasta ser colgados en la picota meditica de manera unilateral y uniforme. Pero Isarel merece la consideracin de aliado preferente del mundo occidental, de los poderosos de la globalizacin, siendo una pieza fundamental en la desestabilizacin y crisis permanente de los pases rabes. El odio alimentado por los sionistas entre su juventud es colosal. Con la coartada antisemita por bandera usan y abusan de su enorme fuerza de represin para mantener confinados en bantustanes al pueblo palestino. Les han robado todo, con la connivencia y el silencio cmplice de EE.UU. y la Unin Europea: su pasado, sus hogares, sus tierras, su propia palabra y su futuro. Y nadie hace nada por solucionar de verdad el conflicto histrico. Los intereses en juego son muchos. La paz no interesa a las multinacionales energticas. Mientras Oriente Medio sea un polvorn controlado, el petrleo est garantizado para Bruselas y Washington. Habr ms tiros cobardes en la cabeza a otros palestinos, haya por medio una accin agresiva o no por parte de stos. Palestina sobrevive en medio de unas condiciones cotidianas, sociales, econmicas y polticas, insostenibles, agazapados en campos de concentracin que los reducen a la mnima expresin vital. Sus conatos de tomar aire son obligados ante tanta humillacin y odio lanzados en pleno rostro por Israel. Estamos asistiendo desde hace dcadas a un robo sostenido y programado de la identidad palestina, de sus recursos y de sus medios de vida. Y nadie hace nada. Y se quiere, adems, que las mujeres y hombres de Palestina se resignen a su suerte y se encojan de brazos ante la ocupacin ilegal israel. Se pretende tambin que entreguen mansamente hasta su dignidad, lo nico que ahora mismo les queda. La guerra solapada y los asesinatos selectivos de Israel seguirn su curso. Y, por supuesto, las intifadas y la ira palestina irn en aumento. No les dan otra oportunidad.

El Vaticano no quiere diplomticos gais.

Bergoglio tiene un discurso pblico de apariencia progresista o zurda y una prctica interna conservadora cuando no retrgrada. Vamos, lo de siempre. Se est demostrando que su papado ser pura mercadotecnia populista para ganar adeptos entre la masa ms proclive a comprar argumentos melosos o edulcorados. Daba la sensacin de que el nclito Francisco acoga en su seno redentor a las personas de tendencia gay. Por cierto, nada que decir de las mujeres lesbianas u otras sensibilidades fluidas del gnero o la prctica sexual? La percepcin inicial se ha quedado en agua de borrajas. Francia llevaba 15 meses esperando la aceptacin por parte de la Roma vaticana del embajador propuesto por Hollande, un diplomtico catlico, gay y soltero. Dando la callada por respuesta ignominiosa e hipcrita, el gobierno galo ha tenido que plegar velas y nombrar a otro representante alternativo. Lo mismo le pas a Sarkozy con un diplomtico gay casado. Tuvo que retirar su nominacin ante la intransigencia silenciosa del Vaticano. La palabra pblica de Bergoglio va por un lado y los hechos por otro. A travs del discurso engaoso sus proclamas suenan a beso celestial, tanto cuando se refiere a la pobreza, como a los refugiados, a las vctimas de los curas pederastas, a los gais o a otros asuntos sociales derivados del salvaje neoliberalismo imperante en nuestro tiempo. Su presunta cara izquierdista, bonachona y solemne se transforma en vaco de conciencia justo en el momento de tomar tierra en sus aposentos regios. Se est viendo bien a las claras que Francisco est jugando un papel poltico internacional decisivo para curar las heridas del capitalismo actual. Muchas gentes se sentirn reconfortadas en su verbo populista, ese que lanza diatribas genricas contra las secuelas nocivas de los recortes y las guerras imperialistas. Su palabrera vacua y medida traslada la idea de que est con los pobres, los que sufren y los afligidos. En realidad, su discurso lo que pretende es exonerar de responsabilidad al sistema neoliberal, manteniendo el statu quo vigente y permitiendo, a la vez, que la culpabilidad no tenga nombres ni apellidos concretos ni causas polticas reconocibles. En este mar de amor absoluto, el catolicismo de Francisco invita a la resignacin recogida y la oracin colectiva. Francisco est con los gais de boquilla. La curia romana jams aceptar traidores a sus dogmas ms queridos. Muchas suciedades propias debe tapar el Vaticano cada da. Bergoglio no es ms que un excelente publicista para que la podredumbre de la jerarqua catlica pase desapercibida a la inmensa mayora del mundo.

El neoliberalismo mata.

La hepatitis C es una enfermedad grave y casi siempre mortal si las personas que la padecen no toman unos medicamentos especficos de precio elevadsimo. En Galicia, la fiscala acusa a dos representantes polticos de la Consejera de Sanidad del Gobierno del PP de no haber hecho todo lo posible para facilitar las medicinas adecuadas a pacientes extremos que las precisaban con urgencia para salvar sus vidas. As lo reclamaban sus mdicos. Pero los recortes neoliberales, al parecer y segn todos los indicios, han podido ser el motivo indirecto de que muchas personas con hepatitis C hayan fallecido esperando que el tratamiento facultativo prescrito llegara a tiempo. Resulta casi obvio sealar que aquellos pacientes con recursos econmicos han podido acceder a estos medicamentos tan caros pagndolos de su propio peculio. La evidencia es clamorosa: mueren los pobres, viven los ricos, no somos iguales ante la ley. Otro factor importante en cuestiones como las referidas es el poder omnmodo que atesora la industria transnacional farmacutica para erigirse en rbitro de las vidas humanas mediante sus patentes secretas y su capacidad para vender los medicamentos en el mercado al mejor postor, esto es, hacer negocio inmoral con la salud de la inmensa mayora. Tambin conviene resaltar que el neoliberalismo, que quiere privatizarlo todo a coste cero para sus potenciales propietarios privados, no repara en aspectos ticos ni sociales: recorta lo pblico a expensas de las necesidades colectivas en nombre de la eficiencia econmica y de los gastos superfluos (para las clases altas). La hepatitis C y Galicia no son casos aislados. Saldrn ms a la palestra cuando los muertos sean legin y los delitos de lesa humanidad estn a punto de prescribir. El olvido ser el mejor cmplice de los polticos venales de las puertas giratorias y de los magnates farmacuticos de las cuentas en parasos fiscales. As se est escribiendo aqu y ahora la historia de los recortes salvajes del neoliberalismo. Al fin y al cabo, capitalismo sin ms aditamentos estticos o eufemismos mistificadores.

Manos Limpias, bolsillos llenos.

Hace aos irrumpi en Espaa Manos Limpias, una asociacin que se deca sindicato. Se hizo acusacin popular en todos los casos judiciales de cierta repercusin social y meditica. No se saba de dnde poda sacar tantos recursos financieros para hacer frente a una actividad judicial tan frentica. Un altruismo tan desmedido era ms que sospechoso, pero el nombre amable de Manos limpias neutralizaba el olor a corrupcin que destilaba la poltica patria. Se supo tambin, aunque en sueltos periodsticos de menor relevancia, que su presidente era un fascista de toda la vida. Ausbanc, por su parte, se presentaba como organismo de defensa de los consumidores frente a las tropelas y abusos del sector bancario. Tambin era dirigida por un personaje de la ultraderecha franquista y fascista. Ambos directivos han sido detenidos y los dos se defienden diciendo que han trabajado por Espaa y el pueblo espaol (sic). Manos limpias y Ausbanc unieron sus fuerzas para extorsionar a personajes inmersos en causas judiciales a cambio de no presentarse como acusacin particular en sus procedimientos abiertos o para solicitar fuertes sumas de dinero a entidades bancarias o de crdito por no sacar a la luz informaciones negativas y trapos sucios de sus firmas. De esta forma combinada, las arcas de sus lderes y aclitos subieron como la espuma. Sin embargo, aunque todo parece muy criminal y recusable penalmente, asaltan varias dudas al respecto. Por qu se producen las detenciones ahora justo cuando el caso de Elena de Borbn est en las ltimas? Para reducir su presunta responsabilidad en los actos presuntamente delictivos de su marido Urdangarn? Estamos en un instante procesal muy oportuno para invalidar las actuaciones que afecten a la hermana del rey. Ms interrogantes. Por qu prefirieron dejarse chantajear los poderosos bancos y no denunciarlo, como era preceptivo y de rigor, a la polica y la justicia? Por qu se desconoce la titularidad de las firmas extorsionadas? Qu tienen que esconder? Demasiadas preguntas sin respuesta en un asunto de naturaleza muy turbia, de cloaca ultraderechista e informaciones reservadas que afectan a los principales entes bancarios de Espaa. No obstante, reparemos en un dato elocuente: los lderes de Manos limpias y Ausbanc deben saber ms que mucho de personalidades de alto postn y de las finanzas de la elite. Su informacin, si saliera a relucir, cabra suponer que pudiera manchar bastantes honores patricios y poses de pasarela selecta. Interesa de verdad que ambos permanezcan encarcelados o solo ha sido un susto preventivo para pararles los pies? La incgnita an seguir sin despejarse por algn tiempo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter