Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2016

Entrevista a Renn Vega Cantor (y II)
"El gobierno de Santos es una continuacin del modelo neoliberal que en Colombia ya lleva un cuarto de siglo"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Se cumplen 50 aos de la cada en combate de Camilo Torres Restrepo, el cura que haba nacido 37 aos antes, un 3 de febrero, en el seno de una familia distinguida de Bogot. Camilo Torres era socilogo, sacerdote, poltico, curs sus estudios en la Universidad de Lovaina donde tuvo la oportunidad de conocer a los curas obreros franceses que inspiraron el Concilio Vaticano II y la Doctrina Social de la Iglesia. De regreso a Colombia conoce a Rolando Fals Borda y juntos fundan el Departamento de Sociologa en la Universidad Nacional. En el Ministerio de Educacin impulsa el Movimiento de accin comunal que buscaba promover la autogestin y organizacin comunitaria y en el INCORA impuls la reforma agraria. Qu significado tiene en la actualidad, a 50 aos de su cada en combate, la figura de Camilo Torres?

R.V.C.: Camilo Torres es un personaje que ha trascendido las fronteras colombianas. Se podra decir que es patrimonio del movimiento revolucionario y anticapitalista del mundo. En el momento en que muere en combate, hace 50 aos, l se anticipa a muchas cosas de su poca, vive en los turbulentos aos 60 que tanto transformaron al mundo y que en Colombia tambin tienen incidencia. Se anticipa a la Teologa de la liberacin, al dilogo entre marxistas y cristianos, a empuar las armas como una decisin ejemplar para demostrar cmo se combata al capitalismo.

Estos son hechos muy importantes, adems de toda la agitacin social que realiza, porque la decisin que toma de empuar las armas es casi obligada, es resultado de la persecucin a la que se ve sometido cuando se convierte en un agitador muy importante en el ao 65. Moviliza masas en todos los lugares a los que va en Colombia y esto empieza a ser visto con preocupacin por las clases dominantes y el Estado que lo empiezan a acosar e incluso a amenazar. Pero tambin es perseguido por las jerarquas catlicas de Colombia que son profundamente retrgradas y en los aos 60 eran uno de los puntales de la dominacin.

Cuando muere, demuestra en la prctica lo que l llamaba amor eficaz, trmino que invent para hacer referencia al compromiso verdadero de un cristiano. Camilo deca que un cristiano no era discursivo ni retrico, sino que era real, participando en las luchas de los pobres, construyendo la solucin de sus problemas, sealando las causas de las desigualdades. Entonces, Camilo Torres tiene una agenda muy radical para la dcada de los 60 que lo lleva a tomar la decisin que tom.

Adems, es el primer sacerdote que muere en Amrica Latina empuando las armas y participando en el movimiento guerrillero. De ah en adelante Camilo se convierte en un smbolo que gua y alimenta luchas populares en Colombia en distintos rdenes y en un referente para el resto del mundo.

Cincuenta aos despus lo que habra que examinar es el legado y la vigencia del mensaje terico y prctico de Camilo Torres, cunto ha cambiado Colombia. Me atrevera a decir que prcticamente nada, hoy la sociedad colombiana en trminos estructurales, de desigualdad, injusticia, de polarizacin entre pobres y ricos, vive en las mismas condiciones que conoci Camilo a mediados de la dcada del 60. Tenemos una desigualdad marcada, tenemos el poder de los grandes medios de comunicacin que calumniaron y desprestigiaron a Camilo Torres, tenemos las fuerzas represivas del Estado, la organizacin de grupos paramilitares. Todo eso ya se empezaba a vivir en la poca de Camilo Torres. La intolerancia que caracteriza a la sociedad colombiana y a sus clases dominantes, la intolerancia religiosa, todas esas cosas siguen presentes en la sociedad colombiana de hoy, por lo cual podemos decir que el mensaje de Camilo Torres es muy actual, tiene mucho que decirles a los colombianos de hoy, aunque muchos de ellos no lo conozcan ni sepan quin fue Camilo Torres Restrepo.

M.H.: Al respecto un tema especfico, qu fue el Frente Unido del Pueblo vinculado a la labor poltica y terica de Camilo Torres?


R.V.C.:El Frente Unido del Pueblo fue una propuesta muy importante y muy original de Camilo Torres. Como dijo usted al principio, Camilo vena de una familia burguesa, estudi en colegios aristocrticos, fue seminarista y luego sacerdote, en una formacin ideolgica, poltica y cultural bastante conservadora. Pero Camilo tena una increble sensibilidad social y eso lo llev casi por sus propios medios a relacionarse con otros sectores, y a comprender en la dcada del 60 el carcter injusto y antidemocrtico del capitalismo existente en Colombia. A raz de eso se dio cuenta de que era necesario aglutinar a las fuerzas afectadas por ese capitalismo y esa estructura desigual de la sociedad colombiana y eso lo llev a proponer la creacin del Frente Unido del Pueblo. Con una plataforma mnima pero muy importante, donde deca que deban participar todos los sectores sociales para crear un frente de unidad que enfrentara al boque de poder, al Frente Nacional, como se llamaba a la estructura dominante de Colombia de ese momento donde liberales y conservadores se turnaban en el manejo de la poltica.

En 1965 hace la propuesta, funda un peridico que lleva ese nombre Frente Unido del Pueblo y publica varios nmeros. Genera una movilizacin sin precedentes en la sociedad colombiana, que solo se puede comparar con lo sucedido en la dcada del 40 con Jorge Eliecer Gaitn. Y esto asusta realmente a las clases dominantes de este pas, que un sacerdote pudiera tener ese carisma, llegar tan directamente a importantes sectores de la poblacin.

Camilo le habla a todos los sectores sociales, les da un mensaje a los estudiantes, a los comunistas, incluso a las Fuerzas Armadas, a distintos sectores sociales, con la perspectiva de armar un frente unido donde se incorporaran todos los sectores sociales golpeados por el Frente Nacional. Ese proyecto de unidad se dirige principalmente a las izquierdas de esa poca y debera ser recogido por las izquierdas de nuestro tiempo, rompiendo con sectarismos para llegar a acuerdos sobre aspectos fundamentales, ms all de diferencias tcticas o coyunturales.

Esta es una oportunidad histrica


M.H.: El pasado viernes 21 de enero hubo un encuentro aqu en Bogot de representantes del Polo Democrtico, la Unin Patritica, el Partido Alianza Verde y progresistas, entre otros, que se reunieron con la idea de construir un frente comn de cara a la coyuntura y a las prximas elecciones. Qu opinin te merece este encuentro?


R.V.C.: Con independencia de las apreciaciones que algn sector poltico pueda tener sobre la eventual firma de un acuerdo que le ponga fin al conflicto armado entre el Estado y las FARC, hay que decir que esta es una oportunidad histrica, no es algo que se presente todos los das y crea nuevas condiciones de lucha poltica, potencia la accin poltica alternativa. Pero para que esa potencia se convierta en realidad, es necesario que los sujetos sociales que representan voces alternativas o disidentes, se organicen y aprovechen esa coyuntura. Me parece una oportunidad para que las izquierdas de Colombia dejen de lado muchas diferencias, que suelen ser puramente electorales y ponerse a pensar en la construccin de un programa ms de fondo, ms sustancial en estas nuevas condiciones.

Uno deseara ser optimista, que las izquierdas histricas existentes aprovecharan esta coyuntura, pero eventos recientes me hacen dudar por las rencillas que se repiten en la mayora de los casos, son terriblemente limitadas porque son principalmente de tipo electoral. No creo que en una coyuntura como la que se est presentando y las nuevas condiciones que genera, simplemente tengan como objetivo fundamental lo electoral. No digo que lo electoral no pueda ser un instrumento, pero estamos pensando en construir un bloque de poder alternativo que va ms all, que requiere volver a pensar en las reivindicaciones de distintos sectores, volver a pensar en el sindicalismo, en el movimiento campesino, en las luchas de los estudiantes. Que la o las izquierdas tengan mucho que decir frente a eso y participen en esas luchas, porque lo que ha sucedido en Colombia durante los ltimos aos es una terrible disociacin entre lo social y lo poltico.

M.H.: El pasado 2 de febrero se reunieron 46 organizaciones sociales para plantear la iniciativa de un paro nacional, criticando la prxima reforma tributaria y a las privatizaciones, principalmente centrndose en el acueducto de Bogot, en la situacin de la industria petroqumica y en el sector educativo de la capital del pas. Es posible que esta iniciativa se concrete en lo inmediato?

R.V.C.: Hay condiciones muy favorables para la lucha social en estos momentos en Colombia. Precisamente como deca antes, est cambiando el ritmo de la economa colombiana, en trminos macroeconmicos formales, la economa colombiana tuvo muchas divisas provenientes principalmente de su modelo minero exportador. Dado el cambio mundial, por la cada de los precios de esas materias primas, tenemos una situacin contraria a lo que hay que agregarle que el gobierno de Santos que tanto habla de paz, en la vida real es una continuacin y una radicalizacin del modelo neoliberal que en Colombia ya lleva un cuarto de siglo.

Esto se da en todos los terrenos, por ejemplo, respecto a las privatizaciones, las del gobierno de Santos son la continuacin de lo que ha sucedido en estos ltimos aos, y la privatizacin de una empresa como Isagn se inici durante el gobierno de Uribe, no se pudo completar y se culmina durante el de Santos.

Esto sucede en todos los frentes, la neoliberalizacin de la educacin es otro ejemplo, el gobierno de Santos impulsa proyectos que favorecen la educacin privada, por ejemplo, de la educacin superior universitaria. Hay un proyecto que se llama Ser pilo paga que significa la transferencia de recursos del Estado a las universidades privadas en lugar de darle ese dinero a las pblicas. Son millones de pesos que sern transferidos a las universidades privadas del pas.

Con respecto a las tierras se acaba de firmar un decreto para las llamadas zonas agroindustriales para favorecer al capital agrario de las multinacionales y del capital financiero nacional, en contra de los campesinos, pese a que uno de los elementos centrales de cualquier proceso de paz en Colombia es el de la reforma agraria.

Estn creadas todas las condiciones objetivas para una movilizacin, pero tambin se necesita pensar en las condiciones subjetivas, en los niveles de organizacin y de movilizacin de los sectores populares. Y si se llegase a cuajar algo en ese sentido, podra pensarse en la posibilidad de un paro, porque todos los elementos estn, desde el punto de vista de la situacin econmica y social.

M.H.: Inclusive un dato estadstico seala que la movilizacin de los trabajadores colombianos en la actualidad es cuatro veces mayor que hace diez aos. Al mismo tiempo esto se vincula a que en das recientes hubo una represin contra trabajadores judiciales en el centro de Bogot y con otras estadsticas que sealan que desde 1997 se han producido casi 14.000 violaciones a la vida, a la libertad, a la integridad contra sindicalistas y de esas violaciones, 3.089 son homicidios. Al menos esto es lo que se seal en el Encuentro contra la criminalizacin de la protesta sindical y social que se realiz en noviembre del ao pasado aqu en Bogot. A lo que se agrega una guerra jurdica en el sentido de la declaracin de ilegalidad de las huelgas, de las 1.623 protestas registradas desde 2010 el 41,5%, o sea, 675 han sido entorpecidas por medidas judiciales que las han declarado ilegales. Dicho esto, cul es la situacin actual que atraviesa el movimiento sindical y obrero en Colombia?

R.V.C.: Ese movimiento es vctima, como ningn otro, de la represin y el asesinato. Nosotros tenemos el dudoso mrito de ser el primer pas del mundo en asesinato a dirigentes sindicales. La cifra que usted seala es producto de investigaciones ligadas a los trabajadores, y es una realidad cotidiana que nosotros vivimos. Ser aqu dirigente sindical es un peligro pblico para la persona que ejerce esa actividad y se ha convertido casi en sentido comn el asesinato de dirigentes sindicales. El modo de ver esto es esa contrainsurgencia de la que hablaba al principio de esta entrevista, y es que no se permite ni se tolera ninguna reivindicacin social, cualquiera sea la reivindicacin y por limitada que fuese, inmediatamente es calificada como producto de acciones terroristas y desestabilizadoras, incluso hay todo un lenguaje codificado que se utiliza para calificar a todo este tipo de protestas. Eso en el gobierno de Santos, a pesar de que tanto se habla de paz, no ha cambiado.

Tal vez uno de los momentos represivos que ms se dio a conocer a nivel internacional fue lo que sucedi en el ao 2013, cuando fue brutalmente reprimido el Paro nacional agrario, que incluso Santos lleg a decir en una afirmacin cantinflesca que no haba paro mientras el pas estaba paralizado casi como en ningn otro momento. Aqu hay una poltica contrainsurgente, de rechazo a la protesta social, de rechazo a los trabajadores y desde el Estado se da desde varios frentes, por un lado, la represin directa y brutal que siempre deja heridos, muertos y personas detenidas; pero tambin hay una persecucin jurdica que consiste en colocarle trabas legales a la protesta.

Prohibir la protesta en los servicios pblicos, siendo stos aquello que se considera vital sin importar la propiedad, entonces un peridico como El Tiempo o un canal de televisin como Caracol, son considerados servicios pblicos, por lo tanto, en ellos no podran haber huelgas, si existieran trabajadores organizados y sindicatos, porque sera calificado por los jueces como una actividad ilegal.

Es bueno para que sea estudiado por sindicatos y abogados laborales en otros pases, cmo ha evolucionado de manera negativa la legislacin laboral en Colombia. Desde 1918 cuando se present una primera oleada de huelgas el Estado colombiano emite los primeros decretos en su contra, y ah ya aparece la idea del servicio pblico que en ese momento estaba restringido a los lugares donde se estaban dando huelgas, que eran los puertos, los ferrocarriles, las empresas de transportes. Pero desde ese ao hasta el da de hoy, esa idea de servicio pblico se ha ido generalizando y cubre prcticamente todos los sectores de la actividad econmica del pas. En la realidad es imposible hacer huelga porque todo es considerado servicio pblico, as sea de propiedad privada, como sucede con empresas petroleras porque el petrleo es considerado un servicio pblico esencial. Si ese negocio lo usufructa una multinacional y los trabajadores hacen paro, lo ms seguro es que de manera inmediata se declare prohibida por ser servicio pblico.

Otro elemento que conspira contra la organizacin y que hace ms difcil a lucha en Colombia es la paramilitarizacin, no es solamente la represin por parte del Estado, sino las amenazas, el acecho, el acoso y tambin las acciones criminales por parte de sectores organizados por las empresas, por los terratenientes y comerciantes para impedir la organizacin de obreros, campesinos y trabajadores. Es tristemente clebre la intervencin de empresas como Coca Cola, Nestl y otras multinacionales directamente responsables en el asesinato de dirigentes sindicales, ellos han financiado y organizado grupos paramilitares para que maten a los trabajadores.

Todo este es un contexto que debe transformarse a la hora de hablar del fin del conflicto armado en Colombia, porque la lucha social debe desenvolverse por muchas causas en donde se rompa con esa lgica represiva del Estado colombiano de prohibir la movilizacin, aunque formalmente en la ley exista su autorizacin y se diga que este es un pas democrtico en el que se respeta la libertad de pensamiento y de organizacin.

M.H.: Al respecto estaba consignando el caso de Hbert de Jess Ballesteros Gmez, que en agosto de 2013 integraba la comisin de negociacin del Paro nacional agrario y popular, la movilizacin agraria ms importante que se ha dado en los ltimos 30 aos en Colombia y luego fue detenido.

R.V.C.: Detenido y est condenado a 15 aos de crcel.

Estamos llegando al fin de un ciclo de ficticia prosperidad para la clase media


M.H.: Hiciste referencia en dos oportunidades a la situacin econmica del pas. Hay algunos datos preocupantes, la cada del precio del petrleo ha afectado fuertemente la cada del presupuesto fiscal, 5.45 billones de pesos de los cuales el presupuesto en regiones bajar en 3.4 billones, lo que representa un 30.8% del presupuesto asignado.

Otro dato es el descenso de las ventas externas durante 2015 que se ha conocido por estos das, casi un 35%. Frente a lo cual el gobierno prepara una reforma tributaria, entre otros aspectos que han trascendido de esta reforma, se habla del aumento del IVA, e inclusive dentro de esta visita que se hizo a Estados Unidos, donde se reunieron los Presidentes Obama y Santos tambin hubo reuniones con funcionarios econmicos por parte de las principales calificadoras de riesgo, que amenazan con bajar la nota crediticia de Colombia en la medida que el gobierno no equilibre las cuentas fiscales. Este fue el mensaje que dejaron claro en Washington, al Ministro de Hacienda Mauricio Crdenas Santa Mara, las calificadoras de riesgo. Qu pods agregar a estos elementos que tienen que ver con la situacin econmica que atraviesa Colombia?


R.V.C.: Me parece que esa es una exposicin bastante completa de los indicadores. Lo que puedo agregar es que esta situacin coyuntural es el resultado de una decisin de mediano y largo plazo que se tom hace ya 25 a 30 aos y que signific desindustrializar al pas y optar por convertirlo en un pas exportador de materias primas.

En trminos estructurales de largo plazo, creo que esa es la explicacin bsica para entender lo que est pasando en el momento actual. Aqu, como ha sucedido en varios pases de Amrica Latina, incluso en pases con distintos regmenes polticos, se consolid la venta de materias primas, en nuestro caso principalmente mineras. La balanza comercial de Colombia, encuentra que los productos que ms generaban y generan ingresos a la economa son el petrleo y el carbn; el caf que durante mucho tiempo fue el principal producto, hoy es el tercero o cuarto en esa balanza comercial.

Ese crecimiento que se present entre 2001 y 2010 se debi a los altos precios de las materias primas. Cuando caen los precios de las materias primas, inmediatamente se ve el efecto negativo que produce que un pas dependa del sector exportador ms tradicional, el primario. El ejemplo del petrleo es crucial, hoy se cotiza a menos de 25 dlares el barril de petrleo colombiano, mientras que en un momento lleg a cotizarse a 90 dlares, estamos hablando de una cada catastrfica que se va a intensificar en las prximas semanas. Gran parte de lo que se haba presupuestado para los aos por venir, estaba relacionado con el sostenimiento de esos ingresos con un precio del petrleo elevado, pero no solamente sucede con el petrleo, tambin con el precio del carbn, del nquel, que han cado internacionalmente. Colombia es el principal exportador de carbn de Latinoamrica, los principales compradores son Estados Unidos y Canad. Entonces, esto va a afectar a la economa colombiana, pero hay un factor adicional que en el listado que usted seala no se nombra y es el de la devaluacin.

Resulta que el peso colombiano estuvo revaluado de manera artificial durante casi el mismo perodo de aparente prosperidad econmica que estbamos sealando. Lo que permiti la revaluacin del peso colombiano fue que este pas se inundara de mercancas y tecnologa producida por el capitalismo mundial, lo que incluso permiti darle cierta base social al modelo neoliberal en las ciudades, porque la clase media empez a tener acceso al automvil, que era un bien suntuario en otra poca, a todo tipo de artefactos electrnicos. Colombia es un pas inundado de celulares, es el pas de Amrica Latina en el que ms celulares hay. Esa mercadera ingres al pas a un relativo bajo precio, un precio artificial que ahora est desapareciendo, entonces ahora todos esos aparatos, automviles y todo lo que el pas compr en el exterior, que es casi todo, porque aqu se compra casi el 90% de los productos agrcolas que se consumen, ahora est llegando encarecido.

Hace un ao el precio del dlar era de 2.600 pesos, hoy est a 3.400. Es decir que estamos llegando al fin de un ciclo de ficticia prosperidad para la clase media. Esta clase media, adems de no poder comprar ms por la suba de precios, est terriblemente endeudada. Este es otro elemento de la coyuntura importante de resaltar, no solo por sus implicaciones econmicas, sino porque sabemos que tiene implicaciones polticas, sociales y culturales tambin. Esa clase media que nunca ha sido fuerte en Colombia, pero que tuvo un momento de despegue en los ltimos 12 aos, ha llegado a un lmite; entonces habr que ver qu sucede con esos sectores cuando ya no tengan cmo pagar la tarjeta de crdito, la cuota del automvil, la del departamento o no tengan cmo cambiar de celular, etc. Es un impacto que no se ha estudiado con suficiente nfasis, porque pone en discusin el agotamiento de un modelo que haba dado algunas migajas a esa clase media.

El ser humano nunca renuncia a la lucha y la esperanza sirve para buscar salidas

M.H.: En uno de tus ltimos trabajos, de diciembre, publicado en Rebelin.org, te refers a una categora que entiendo es de tu autora, que es la de tecno-fascismo.


R.V.C.: Este trmino lo he venido usando durante los ltimos aos en distintas publicaciones, muy preocupado por el impacto que la tecnologa tiene en el mundo contemporneo sobre la gente. Me importa analizar a la tecnologa no como una fuerza neutra, como generalmente se suele hacer, sino como un componente ms de nuevas formas de dominacin. A partir de esa preocupacin, me llama la atencin que diversas clases sociales se hayan rendido acrticamente a la tecnologa, incluyendo a grandes sectores de la izquierda mundial, partiendo de una consideracin bastante discutible de las fuerzas productivas, hablando en terminologa marxista. Y siendo que las fuerzas productivas nos vayan a conducir finalmente a la liberacin y a un desarrollo humano teniendo en cuenta nuevas investigaciones y nuevos productos en el mbito de la tecnologa. Sin embargo, viendo la realidad uno se encuentra con que hay sectores profundamente retrgrados en trminos polticos que utilizan las tecnologas ms desarrolladas para sus proyectos. Y en ese sentido es que refuerzo la idea del tecno-fascismo, que supone pensar a ese sector no solo como completamente retrgrado, conservador y reaccionario, que lo es, sin estar desligado del uso de las tecnologas ms modernas y sofisticadas, incluso como nuevas formas de control.

Sera importante volver a estudiar el mismo nazismo, porque cuando se lo estudia hay una tendencia que dice que era lo ms opuesto a la ciencia y a la modernidad, pero investigaciones contemporneas muy serias han demostrado que el nazismo ha sido la variante ms radical de la modernizacin capitalista, incluso en el mbito tecnolgico, a punto de que la tecnologa se aplic a la muerte de millones de personas en los campos de concentracin, por ejemplo, el trabajo all era la muerte industrial, la muerte programada. Los hornos crematorios usados para matar personas estaban programados industrialmente. El mismo fascismo supuso una particular utilizacin de la tecnologa, por eso pensadores como Benjamin y su crtica al fascismo, a la socialdemocracia y a distintos sectores de la izquierda de la poca que decan que haba que romper con ese culto acrtico a las fuerzas productivas, que haba que ver a la tecnologa como un elemento contradictorio de lucha y de combate. A m me llama hoy la atencin cmo la tecnologa es un dispositivo de control absoluto de la poblacin y vigilancia las 24 horas por medio de distintos mecanismos. Las ciudades estn llenas de cmaras de video que registran todos los movimientos de las personas, en el transporte pblico pasa lo mismo, el telfono celular es un elemento de control. As sucesivamente podramos enumerar muchos ejemplos y por eso digo que la izquierda debe repensar la tecnologa.

M.H.: Hay lugar para la esperanza?

R.V.C.: Digamos que por supuesto, yo creo que el ser humano nunca renuncia a la lucha y creo que eso es lo que nos diferencia de los dems animales, a pesar de tener nuestra parte de animalidad.

La bsqueda de nuevos caminos y soluciones a los problemas tiene que seguir siendo parte del horizonte humano. Recuerdo lo que deca Eduardo Galeano cuando le preguntaban para qu serva la utopa y deca que serva para caminar. Me parece que lo mismo podemos decir de la esperanza, el principio del que tanto hablaba el filsofo Ernst Bloch es que la esperanza, a pesar de las condiciones duras en las que nos encontremos, sirve para buscar salidas. Lo que pasa es que a uno le toca el papel ms difcil, que es el de mostrar los problemas, esa es una caracterstica fundamental del pensamiento crtico, pero tambin bosqueja y postula salidas a pesar de las dificultades.

M.H.: Algo para agregar?

R.V.C.: Simplemente saludar a los medios con los que usted trabaja y a los lectores y oyentes que lo siguen. Porque me parece muy importante la labor que realiza. Si hay algo que necesitamos hoy es abrir nuevos espacios de pensamiento y de crtica ante el monopolio abrumador que tienen los medios de comunicacin mundial y a escala nacional. Este tambin es un problema que estamos afrontando y vamos a afrontar en Colombia en el futuro inmediato, porque uno de los grandes responsables de la guerra y la tragedia que los colombianos hemos vivido en las ltimas dcadas, son los grandes monopolios de la informacin. Ellos se oponen al proceso de paz, viven una diabolizacin permanente de las voces disidentes, que necesitan poder expresarse si queremos construir un pas decente, donde podamos hablar y se nos permita pensar distinto. En esa labor los medios de comunicacin alternativos son fundamentales, por eso creo que el papel que usted realiza Mario, en Buenos Aires y en Argentina, tiene mucho valor.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter