Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2016

Bombardeo meditico occidental sobre Alepo

JuanLu Gonzlez
biTs RojiVerdes


Hace ya varios meses, Thierry Meyssan afirm que el termmetro del grado de acuerdo entre las partes para el fin de la guerra contra Siria, sera el nivel de manipulacin sobre la situacin de Alepo, la segunda ciudad del pas, tomada en parte por los grupos terroristas Frente Al Nusra (al Qaeda) y el autodenominado Estado Islmico. Tena razn, basta ver los ataques de las divisiones mediticas de estos das contra Siria y Rusia, para darnos cuenta de que la situacin diplomtica en la regin no est resuelta, sino todo lo contrario, ms enrevesada que nunca.

El motivo? Estados Unidos, Turqua y Arabia Saud y los terroristas que ellos apoyan pretenden ganar una guerra que tienen perdida sobre el terreno forzando la renuncia del presidente Assad sin tener en consideracin lo que digan los propios sirios en unas elecciones democrticas que deberan celebrarse en el seno de un proceso de paz que no acaba de arrancar. Se trata, por ensima vez, de versiones actuales de aquellos magistrales El miedo a la democracia o de El miedo a la libertad. El frente agresor no quiere dar su brazo a torcer hasta que no haya un cambio de gobierno en Siria y que, as, satisfaga los millones de euros que han invertido en derrocar a Bashar el Assad y lo que representa como miembro de una alianza de pases con una poltica exterior independiente y en resistencia frente al dominio israel y los rabes sionistas liderados por Riad.

De otra manera no puede explicarse la virulencia de la campaa propagandstica lanzada contra el gobierno del pas, ni la unanimidad de las versiones de todos los medios. Cuando todos culpan al ejrcito regular sirio de los daos humanos y materiales provocados por los bombardeos de grupos terroristas, mal vamos. Cuando nadie menciona que el alto el fuego acordado en la ONU no es generalizado y no se aplica a los grupos yihadistas que no lo han firmado, an peor. Pero cuando ni se menciona en los noticieros que parte de Alepo est ocupada por grupos terroristas a los que no aplica la tregua, la intencionalidad en la desinformacin es patente y manifiesta. Cuando, casualmente, se hace mencin en alguna cadena o peridico de la presencia de al Qaeda o del Estado Islmico en zonas de Alepo, es para sealarla como un burdo pretexto con el que justificar supuestos bombardeos contra la poblacin civil por parte de un gobierno de locos vidos de sangre que parecen divertirse disparando contra su pueblo o de un Putin desbocado con ganas de aduearse de toda la antigua Unin Sovitica y de medio mundo. Absurdo discurso que lo nico que denota es que son incapaces de proporcionar una explicacin mnimamente coherente y convincente que sostenga su discurso propagandstico y poltico ante una opinin pblica medianamente informada.

La recurrencia infinita a los datos del autodenominado Observatorio Sirio en realidad britnico de Derechos Humanos lase para el fomento de la guerra ya determina cun viciadas estn las informaciones que publican los medios occidentales. Pero cuando ni si quiera este chiringuito londinense acusa al malvado come nios de Assad del bombardeo, por ejemplo, de un hospital peditrico de Alepo y s lo hacen las cadenas de TV espaolas que he tenido la ocasin de visionar das atrs, es cuando se dimensiona realmente el orden de magnitud de la ensima campaa contra Siria y su gobierno.

La guerra comenz hace ms de 5 aos atribuyendo los medios de desinformacin masiva a terroristas y milicianos yihadstas extranjeros la consideracin de civiles indefensos. Con esa etiqueta pretendan eliminar el derecho a la defensa propia de un gobierno, al menos, tan legtimo como cualquier otro de la regin. Ahora, cuando todos sealan que la cada de Alepo puede significar el fin de la guerra, nuestros democrticos medios, nuestra prensa libre, se dedica a bailar al unsono al son que le tocan gobiernos y grandes agencias publicitarias mundiales, defendiendo, no ya a la poblacin civil, sino a los grupos terroristas que an conservan en su poder una parte significativa del oeste de Alepo y que estn sitiados por las fuerzas gubernamentales, Hezbollah y las milicias kurdas. El Estado Islmico, Al Qaeda y sus aliados (Ahr el Sham y Yaish al Islam) son la ltima esperanza del eje de EEUU para conseguir sus objetivos estratgicos en Siria. Si caen, se pondran en peligro todos los esfuerzos llevados a cabo desde el 11S para acabar con un rgimen independiente que jams ha sido su ttere o su vasallo, de la que esta guerra slo ha sido la ltima y ms sangrienta tentativa. Estados Unidos ya lament pblicamente en la ONU la reconquista de Palmira y no desea hacer lo mismo con la liberacin de Alepo.

El recurso al humanitarismo de un rgimen como el norteamericano (y de todos sus altavoces mediticos), responsable directo de la muerte de muchos millones de personas desde la Segunda Guerra Mundial, slo puede funcionar con poblacin ingenua, desinformada o intoxicada en exceso. Si el sentimiento fuera honesto, por qu no ha tenido una repercusin similar la solidaridad de la poblacin de Alepo yendo a donar sangre para los heridos? quiz porque as se sabra que se trataba verdaderamente de bombardeos de mortero de los terroristas sobre poblacin civil de la zona liberada por su ejrcito en vez de ataques sirios? quiz porque se les desmontara toda la campaa de desinformacin masiva que con tanto dedicacin han lanzado sobre nosotros?

Afortunadamente, las bases desde donde los terroristas han atacado a las zonas civiles de la ciudad ya han sido neutralizadas por el ejrcito sirio y el apoyo areo ruso. Al menos durante un tiempo volver la paz a Alepo y es posible que se desactiven temporalmente los bombardeos mediticos, casi tan peligrosos como los de los terroristas a los que dan cobertura.

Fuente: http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=12983



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter