Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2016

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre el accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016) (IV)
En Espaa las nicas informaciones iniciales completas fueron los diarios locales de Almera y Murcia

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares. Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

Estbamos en el segundo captulo de tu libro, en el tema de los fallecimientos. Cuntas personas fallecieron en total? Cuntas sufrieron heridas? Gentes de los pueblos afectados tambin?

JH.- Si hablamos del accidente de aviacin, el resultado directo es 7 fallecidos, un herido grave (navegador por radar) y 3 leves. No hubo heridos de consideracin en Palomares, Villaricos ni en zonas aledaas. Si tenemos en cuenta el operativo siguiente de bsqueda por mar, tierra y faenas de descontaminacin, hay que sumar otras vctimas indirectas y varios heridos. Casi un mes despus de la colisin de aviones, se estrella una aeronave Globemaster C-124 en Sierra Nevada que llevaba material para el campamento de Palomares. All pierden la vida sus ocho tripulantes. En el accidente de un tractor alquilado con su propietario, muere este al volcar. En total 16 vctimas, que fueron sepultadas en el olvido casi inmediatamente por la relevancia y espectacularidad de lo acontecido.

Dos de los protagonistas tras el accidente. A la izqda. la esposa del embajador. En el centro los ojos, la boca y odos de Franco; el capitn general Agustn Muoz Grandes, condecorado con la Cruz de Hierro nazi. A la dcha. El embajador Angier Bidle Duke. (Foto: Univ. de Alcal)

Cmo y quin inform a los americanos? Qu papel jug el embajador americano, Angier B. Duke? Estuvo realmente al mando de todo?

JH.- Los centros militares estadounidenses fueron informados por la Base de Morn (Sevilla) tras la alerta que da el avin nodriza KC-135, por la alarma inmediata del operador de manguera situado en la cola, cuando suministraba combustible al otro B-52. Los militares espaoles fueron informados tambin de inmediato por la tripulacin del helicptero de la Marina. Respecto al rol del embajador Duke, en un principio qued en evidencia, pues fue informado del accidente y nadie le comunic que llevara armamento atmico. Cuando este busca al ministro de Exteriores Castiella para informarle y no lo halla, transmite la informacin recibida al Director de Asuntos Norteamericanos del ministerio, ngel Sagaz. Por su parte, la mxima autoridad militar estadounidense en Espaa, el general Donovan se reuni urgentemente con el vicepresidente del Gobierno espaol y capitn general Agustn Muoz Grandes. l le narra lo sucedido y la implicacin de armamento nuclear. Al parecer la reaccin de Muoz Grandes fue de preocupacin pero serena, sin una palabra de reproche, lo que les result extrao a los norteamericanos, tal como precisan en un telegrama de la embajada al Departamento de Estado. Al conocer el embajador Duke la reunin mantenida entre las autoridades militares y enterarse de la carga letal del avin siniestrado, mont en clera por la omisin de una parte tan relevante del suceso. De inmediato intent transmitir al ministro ese pequeo detalle.

Este sera el primero de muchos otros desencuentros entre el poder civil y el militar relacionados con el suceso.

Nos cuentas algunos ms.

Cuando en Washington se conocieron las gestiones de sus representantes, recibieron de inmediato una fuerte reprimenda: Bajo qu autoridad han revelado que los aviones transportaban bombas? Posteriormente han sido los periodistas e historiadores norteamericanos los que han descargado toda la culpa del secretismo a la Dictadura.

El embajador Angier B. Duke tomara la iniciativa a partir de este momento para intentar aminorar la incertidumbre asociada a las consecuencias diplomticas que iba a generar el accidente y sus resultas. Faltaban 2 aos para la renovacin del convenio de defensa. A su iniciativa y firme decisin se debe, entre otras, el bao con el ministro Fraga y la muestra pblica de una bomba termonuclear en activo, algo sin precedentes hasta ese momento.

Por cierto, llegaron a ir cientficos nucleares? Espaoles, norteamericanos?

S, acudieron algunos cientficos de ambos pases y tambin un nutrido grupo de expertos nucleares de alto nivel norteamericanos, pero no cientficos. Vemoslo en detalle si te parece.

De acuerdo, adelante.

El primer contingente de especialistas que acude a la zona es norteamericano y llegan al da siguiente del accidente. Est compuesto fundamentalmente por miembros de la Direccin de Seguridad Nuclear y una de las empresas constructoras de las bombas, la Sandia Co. Son en total seis y provienen de la Base de Kirtland en Albuquerque, capital del estado de Nuevo Mxico. El primer cientfico en arribar es el farmacutico Emilio Iranzo, perteneciente a la Divisin de Medicina y Proteccin de la Junta de Energa Nuclear (JEN) que llega el 20 acompaado de otros compaeros. Posteriormente acudira el coronel doctor Eduardo Ramos y el 23 vino la mxima autoridad mundial de los efectos biolgicos del plutonio en los seres humanos, doctor Wright Haskell Langham, acompaado de los doctores Meyer y Lawrence. Langham, probablemente imbuido de un perverso sentido del patriotismo, sera el que diseara la descontaminacin parcial y rechazara abiertamente y sin pudor los primeros anlisis positivos, al tiempo que se encargara, con fruicin, de minorar cualquier dato o conclusin sobre el inventario radiolgico de la zona y sus estrategias de remediacin. Estaba en juego mucho esfuerzo y dinero de la USAF. Fue condecorado por el ejrcito de los EEUU por su inestimable ayuda en los accidentes de Palomares(1966) y Thule (Groenlandia, 1968).

Has comentado algo de ello. Permteme insistir. Las informaciones llegaron a las altas jerarquas polticas y militares usamericanas? Hasta qu jerarquas? Cundo?

JH.- Cuando el KC-135 transmite la colisin de los dos aviones a la Base de Morn se pone en marcha un protocolo de emergencia, con sistemas de comunicacin determinados para estos casos, como la frecuencia especfica asignada para emergencias. En unos pocos minutos la noticia estaba en las bases espaolas de Morn, Torrejn y Zaragoza, la base de Seymour Johnson de Carolina del Norte y la sede central del Mando Areo Estratgico (SAC) en Offut, Nebraska. Eran las 3:35 de la madrugada en EEUU y ya estaba en marcha el operativo para este tipo de sucesos. Por supuesto que la mxima autoridad civil, el presidente de EEUU, Lyndon B. Johnson, fue informado por la Oficina de Situacin de la Casa Blanca, con una breve nota de 6-7 lneas cuando estaba desayunando.


Puesto de control central del Mando Areo Estratgico (SAC) situado a 20 m. bajo tierra para sobrevivir en caso de una guerra nuclear. Ubicado en la Base Area de Offut en Nebraska, donde se adoptaron las primeras medidas de coordinacin cuando lleg la noticia del accidente de Palomares a las 3:25' (hora local) de la madrugada. (Foto USAF)

Sabes si lleg a enterase de lo sucedido el general golpista Franco? Quin se lo comunic si fue el caso? Se conocen sus primeras reacciones? Dio alguna orden?

JH.- No existe constancia documental de cundo y cmo, ni qu expres el Generalsimo. Pero no resulta difcil intuir o conjeturar lo que preguntas. Todas las reacciones, rdenes y preferencias reveladas por el Jefe del Estado Mayor y Vicepresidente del Gobierno, Capitn General Agustn Muoz Grandes, han sido inspiradas directamente por Franco. Muoz Grandes va a ser sus ojos y odos, pero tambin su boca y de ello eran conscientes las autoridades civiles y militares norteamericanas en Espaa. A grandes rasgos conocemos que la primera reaccin, cuando oficialmente se lo comunica el General Donovan, es sosegada, con cara de pker. Es casi seguro que ya conocan algunos detalles por la alerta que da la tripulacin del helicptero de la Marina espaola y el reconocimiento visual que realizan dos aviones del Ejrcito del Aire. Tambin hay constancia de ofrecer todo tipo de colaboracin, especialmente en la Guardia Civil y la base area espaola de S. Javier (Murcia). Cuando han pasado algunos das, el Gobierno espaol se percata de los agudos efectos secundarios que podra ocasionar el accidente en el turismo, tan fundamental para solucionar los importantes desequilibrios en algunas cifras macroeconmicas ocasionadas por la puesta en marcha del I Plan de Desarrollo. Adopta una actitud cerrada ante cualquier comunicado pblico en el que se d a entender la implicacin de armas nucleares. Como hemos expresado anteriormente, la nica reaccin como mandatarios de un pas tericamente soberano es la prohibicin de ms vuelos con armas nucleares sobre el territorio espaol, lo que supuso el cese de los vuelos del SAC por la ruta sur.

Por qu se dice a veces que se perdi una bomba? Una bomba puede perderse as como as?

JH.- Todo est sometido al azar de una manera u otra. Todo se puede perder, hasta lo intangible (memoria, paciencia, esperanza) por qu no una bomba? Ya perdi otra, esta vez en tierra, casualmente en los alrededores de la misma base de Goldsboro y nunca fue hallada, pero al menos se quedaron algo ms tranquilos por estar en su territorio. Tal como estaba la situacin en la Guerra Fra, no podan dejar una bomba en el mar y que posteriormente cupiese la posibilidad por muy remota que fuera de que cayera en manos soviticas.

Llegaron a la zona, para ayudar o para lo que fuera, personal militar de las otras bases americanas en Espaa? Se pusieron estas en alerta?

JH.- S, llegaron numerosa tropa de Torrejn y Morn especialmente, pero tambin hay constancia de las bases en Alemania y por supuesto tambin de Offut (Nebraska), Charleston (Carolina del Sur) y Kirtland (Nuevo Mxico). Respecto a la modificacin del nivel de alerta, desconocemos si lo hubo y si este tipo de sucesos ocasionaba algn tipo de variacin. En las entrevistas realizadas, jams se ha mencionado algo parecido. Si el capitn abogado se enter que algo malo podra haber pasado, fue cuando le llamaron al despacho del General Wilson.

Qu fue eso del Campamento Wilson o Ciudad de las Tiendas de Campaa? Para qu se organiz?

JH.- El mismo da del accidente acuden 50 militares. Cuando se cumple una semana, el contingente haba subido a 633. La zona careca de infraestructuras para alojar a tanto personal. Se cre un campamento a base de tiendas de campaa en un terreno privado de 7 ha. frente a Palomares, en la playa de Quitapellejos. All se instalaron 75 tiendas tradas de la base de Wheelus de Trpoli. Los norteamericanos le llamaron Campamento Wilson o Ciudad de las tiendas de campaa; los vecinos escogieron Villa Jarapas, por el parecido de las telas con este tejido.

La faena que se les presentaba era ardua, cuyo plazo de resolucin se estimaba para un nmero indeterminado de semanas. Hacan falta unas instalaciones con un mnimo de comodidades y servicios bsicos. Se construyeron letrinas, colmado con venta de productos bsicos y oficina de cambio, centro de comunicaciones, cocina y comedor, lavandera, servicio mdico con enfermera, helipuerto y aparcamientos para vehculos ligeros y pesados, una tienda de descontaminacin radiactiva, barbera, servicio religioso, proyeccin de cine por las noches e incluso la primera pista de voleibol-playa en una provincia, que transcurridas casi tres dcadas, organizara unos mundiales de este deporte.

Cambio un poco de tercio. Cules fueron las repercusiones mediticas en Espaa, en EEUU y en el mundo? Se inform bien de lo sucedido? Se habl de accidente nuclear?

JH.- En Espaa las nicas informaciones iniciales completas fueron los diarios locales de Almera y Murcia.

Lo hemos comentado antes.

El ABC fue el nico a nivel nacional que tambin aport una informacin algo ms completa de su corresponsal de Hurcal Overa, Miguel Cantn Checa. Televisin espaola emiti un completo reportaje en el telediario del da siguiente, pero sin mentar el armamento nuclear. Algunos medios de comunicacin internacionales se nutrieron de sus corresponsales, pero la mayora ech mano de los despachos de agencias. La primera en dar la noticia y la nica que insinu la participacin de dispositivos nucleares fue Asociated Press. Su director conoca el pao; haba participado en distintos conflictos con el grado de coronel. La informacin de esta agencia hizo que muchas cabeceras de diarios de las distintas capitales europeas (Roma, Miln, Frncfort, Hambugo, Pars, Londres) incluyeran esta posibilidad al da siguiente del accidente. Sin embargo no se incluy en los diarios estadounidenses consultados, con la excepcin de la edicin parisina de The New York Times.

Quin fue, por cierto, Andrs del Amo? Qu papel jug en todo aquello? Has podido hablar con l?

JH.- Andrs del Amo era un joven periodista norteamericano de origen espaol que trabajaba para la United Press International (UPI). Se ofreci voluntario para viajar a Almera. Daba la casualidad que su hermano Tito viva en Mojcar, entonces lugar mtico de la bohemia nacional e internacional. l ha pasado a la historia por ser el periodista que descubri la implicacin de armamento nuclear solo 3 das despus del accidente y la contaminacin generada. Sus informaciones pusieron nerviosos a los dos gobiernos implicados y supuso desmontar la primera de un largo rosario de falacias institucionales referidas al accidente y sus secuelas, algunas de las cuales han durado casi medio siglo.

Durante bastantes aos he fantaseado con entrevistarle. l es un ejemplo del rol primordial de los medios de comunicacin, en las escasas ocasiones que actan con independencia, frente a las numerosas mentiras y abusos del poder. Actualmente est alejado del periodismo. Regenta en una isla de Filipinas un chiringuito playero de surf, al parecer, segn su hermano, lo nico que actualmente le interesa.

El gobierno espaol, afirmas, reaccion de la nica manera que saba. De acuerdo. Pero, cmo saba reaccionar, qu nica manera era esa?

JH.- El da 20 de enero, 3 das ms tarde del accidente, gracias al despacho de UPI redactado por Andr del Amo, las ediciones de prensa extranjera se hacan eco de que el B-52 portaba armamento termonuclear. Como adems est documentada por las descripciones contenidas en los telegramas que mandaban la embajada norteamericana la extrema preocupacin de Franco y su Gobierno, que se hallaba en un estado de emergencia y crisis, las medidas primeras que adoptan muestran un exacerbado grado de excitacin y un acentuado dficit de reflexin y eficacia. El mismo da 20 se ordena a las fuerzas del orden retirar toda la prensa extranjera de los kioskos. Menudo espectculo pblico. Una medida que alentaba la curiosidad y la bsqueda de otras fuentes. Por la noche los programas en espaol de Radio Pars, Londres y Radio Pirenaica, daban sobrada informacin al respecto. En Palomares, quienes disponan de radio, escuchaban subrepticiamente estas emisoras para conocer lo que el gobierno les negaba: su propia realidad. Despus compartan las informaciones con sus vecinos. Los secretos corran como la plvora en incesantes susurros de boca a oreja.

La Dictadura obr vocacionalmente; es decir, de la nica manera que sabe, conoce y es tan proclive: mediante la prohibicin y el secretismo. Vista con la perspectiva del tiempo la reaccin gubernamental ante el desarrollo de los acontecimientos en el sureste espaol, nos parece como palos de ciego de unos gestores sobrepasados por las circunstancias.

S que me he dejado cosas. Quieres aadir algo ms que te parezca esencial?

JH.- Hay algo que nos llam poderosamente la atencin por ser proclive a mirar siempre detrs de los proscenios, a rebuscar en los fondos de las arcas; aquello que no queda inscrito en la historia, ni es mentado en homenajes civiles o arengas castrenses.

Adelante con ello.

Es la intrahistoria que llam Unamuno y que vislumbramos cuando decidimos articular el largometraje documental Operacin Flecha Rota sin voz en off, exclusivamente con los testimonios de los protagonistas, testigos o expertos, aunque ello supusiera ms de un quebradero de cabeza en la postproduccin. Una de las historias de la vida asociadas, que nos result apasionante, fue la de aquellos que no volaban en los bombarderos atmicos, los que se quedaban en tierra, hasta el punto de modificar el guin del documental para que tuviera su justa presencia. Me refiero a las esposas e hijos de los aviadores. Nos centramos concretamente en Mariam Messinger, con sus 4 hijos descontrolados cuando desapareca el padre en las guardias de 2 semanas. Hace 13 aos que le entrevistamos y an recuerdo ntidamente la impresin que me caus cuando rememoraba cmo le miraban por el pueblo a primeras horas de la maana del accidente, cuando recoga a los hijos de los vecinos para la escuela y todo el mundo saba menos ella que el avin de su marido haba sufrido un accidente. Andaba muy mosqueada por la manera con que se quedaban mirndola a travs de los visillos de las ventanas. Dice que se morir con esos ojos clavados en la memoria.


Mariam Messinger, esposa de Larry, el da de su primera entrevista. Su labor como persona, esposa y madre en la retaguardia era al menos tan dura como la de su marido volando con armas termonucleares por medio mundo. Tras el accidente, sufri igualmente el desprecio y vaco de sus camaradas. (Foto Jos Herrera)

Se entiende bien. Vamos al captulo III, a la contaminacin radiactiva. Nada menos.

Cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter