Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2016

Se recupera el 1 de mayo

Iaki Gil de San Vicente
Agencia Bolivariana de Prensa


Como un terrible y bello trueno que convoca al huracn rojo as ha sido la gigantesca manifestacin del pueblo trabajador argentino contra la ferocidad neoliberal. Las masas brasileas, por su parte, han empezado tambin a enfrentarse al golpe de Estado blando, parlamentario y teledirigido desde EEUU. En Mxico, decenas de miles de personas se manifiestas contra el terror patriarcal y otras barbaridades, y crece el horizontalismo que reivindica la vuelta con vida de los 43 de Ayotzinapa. La Cubana se reafirma orgullosa frente a la alienacin capitalista. La lucha por la democracia da nuevos pasos en Honduras y Paraguay.

En Bolivia los pueblos no se dejan llevar por los cantos de sirena imperialistas. Las y los uruguayos reivindican a sus hroes asesinados frente al silencio de un gobierno cada vez ms a la derecha. Las clases trabajadoras de Chile, los pueblos de Ecuador, la heroica Colombia y las masas explotadas de nuestra Amrica se niegan a retroceder. Y la imprescindible Venezuela atacada desde todos los flancos y desde su interior mismo? Este 1 de mayo veremos al pueblo bolivariano recuperar la direccin poltica que nunca debi haber dejado.

Centenares de piquetes de trabajadoras y trabajadores de la sanidad desmantelada protestan en Gran Bretaa, a la vez que se radicaliza un importante sector del laborismo y en las semanas pasadas ha habido diversas movilizaciones y actos de denuncia. En Catalunya, los trabajadores del Metro de Barcelona lanzan su tercera huelga desoyendo al Ayuntamiento reformista. La represin violenta de la polica francesa ataca al estudiantado y a las y los trabajadores que se oponen con tanta fuerza al neoliberalismo que, como ha sucedido en Lyon, la segunda ciudad ms importante, la extrema derecha y el neofascismo han ayudado a las fuerzas represivas oficiales.

La represin poltico-sindical espaola golpea con odio al mtico Sindicato Andaluz de Trabajadores para debilitar sus movilizaciones. Una manifestacin popular de casi 100.000 personas ha denunciado en Hannover, Alemania, el TTIP entre Europa y EEUU. Por todas partes, las mujeres trabajadoras, superexplotadas y humilladas, se organizan contra el sistema patriarco-burgus, y lo mismo hace la juventud contra el poder adulto creando poder juvenil. En Euskal Herria, la juventud trabajadora y estudiantil, y sectores obreros, llevan casi dos meses de huelgas, movilizaciones, debates, conferencias anticapitalistas e independentistas vascas para preparar este Maiatzaren Lehena, incluidos algunos sabotajes.

Las y los griegos han recuperado la ofensiva y trabajadores de la mar y de la prensa se enfrentan al recorte de pensiones que quiere imponer Syriza, por citar la huelga ms reciente. Empieza a despertarse una parte del proletariado yanqui que, por ahora, se identifica con Sanders, e incluso grupos ms conscientes se enfrentan a Trump, ese racista y neofascista representante de la peor derecha norteamericana. Sera muy largo resear siquiera lo esencial del resurgir de la lucha de clases en otras zonas del mundo: en Japn, India, Sudfrica..., as como otras formas de lucha particulares pero insertas en el gran enfrentamiento entre el capital y la humanidad trabajadora: Siria, Ucrania, Palestina, Sahara, por no extendernos a la doble estrategia imperialista consistente en, por un lado, cercar militar, energtica y econmicamente a Eurasia en previsin de futuras agresiones, y por otro lado, mediante la conquista militar de la cordillera andina y la implantacin de colaboracionistas fieles en Estados decisivos, asegurarse el saqueo y explotacin de nuestra Amrica.

Si estudiamos la historia del 1 de Mayo vemos que se va ampliando su contenido, su carga y sentido reivindicativo por el simple hecho de que las contradicciones capitalistas fuerzan a la burguesa mundial a convertirlo todo en mercanca, en negocio, en beneficio: desde el cosmos hasta el fondo de los ocanos pasando por los sentimientos y afectos humanos, las culturas y las personas ms indefensas: las nias y nios. Tambin en este 1 de Mayo de va a denunciar la estremecedora desaparicin de ms de 10.000 nias y nios refugiados en la democrtica Europa, delante las narices de Europol, salvajada inhumana que responde a la ciega lgica burguesa de convertirlo todo en plusvala y ganancia material, econmica, sexual, afectiva, sanitariamediante las mafias instaladas en el corazn mismo de la UE.

Pero segn el 1 de Mayo enriquece su potencial emancipador y concreta sus objetivos, tambin lo hace el capitalismo respondiendo a la misma unidad y lucha de contrarios. Para la burguesa mundial ya no es suficiente desactivar y vaciar del poder crtico del 1 de Mayo mediante algunas reformas puntuales que no detienen el deterioro de las condiciones de vida y trabajo, vaciamiento, desactivacin e integracin en el sistema facilitada e impulsada por el reformismo poltico-sindical. La crisis sistmica mundial, su alargamiento e intensificacin le impiden ya definitivamente repetir estas superadas tcticas reformistas. Ahora y cada vez ms, al imperialismo le urge acabar con el 1 de Mayo en cuanto tal, liquidando adems de los derechos sindicales, sociales, democrticos, fundamentalmente el derecho de huelga y sindicacin, que an subsisten, sobre todo destruyendo la unidad interna de la humanidad trabajadora.

El capital necesita reinstaurar las condiciones de explotacin vigentes entre finales del siglo XVIII y mitades del siglo XIX, amplindolas con los medios tecnocientficos, de control, vigilancia y represin actualmente disponibles y en permanente mejora. El capital estudia en todo momento las nuevas formas de organizacin y lucha del trabajo e intenta contrarrestarlas mediantes sus especializados expertos en represin, expertos civiles, militares, cientficos, religiosos, privados o pblicos pero centralizados estratgicamente por el Estado burgus. Ahora, como se ha vuelto a demostrar en Lyon al unirse la polica con el neofascismo para masacrar al pueblo, ahora el capital recupera en el contexto presente y mirando al futuro antiguas tcticas represivas aplicadas desde el siglo XVIII: los grupos de matones privados a sueldo de la patronal, que luego se transformaron en el lumpen armado a sueldo de la burguesa bonapartista y los pistoleros de la Princeton, pasando a los freikorps, guardias negros, grupos fascistas, SA y SS, escuadras falangistas, etc., para, ms tarde y bajo la direccin del Plan Cndor y otros transformarse en asesinos profesionales, antesala del narcoparamilitarismo.

La lucha de clases entre el capital y el trabajo se agudiza a nivel mundial. La guerra social va expandindose, y el futuro est abierto a la victoria de la humanidad o a su derrota. Este 1 de Mayo es tanto una fecha simblica irrenunciable como un da especial de recuento y encuentro de fuerzas democrticas, progresistas y revolucionarias, de su confluencia y acumulacin. Pero tambin ha de ser un da que refuerce la sana e imprescindible reflexin autocrtica de los errores cometidos y de los estudios colectivos de las innovaciones que debemos realizar para que lo que comenz siendo un fantasma la revolucin- que atemorizaba a la burguesa europea en 1848 se convierta por fin en el sepulturero de la civilizacin capitalista y en la partera de la civilizacin comunista.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter