Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2016

Libro Blanco del Pacto educativo

Varios autores
Rebelin


La profusin del seor Jos Antonio Marina en realizar libros blancos sobre la educacin en una determinada orientacin poltica, primero uno sobre el profesorado y ahora otro sobre el Pacto educativo (http://www.joseantoniomarina.net/proyecto/pacto-educativo/), no deja lugar a dudas, de que contamos con todo un gur para guiarnos en la solucin de los problemas de la educacin.

Cmo es posible arrogarse la representacin de la sociedad civil para elaborar un libro blanco sobre el Pacto Educativo, cuando su legitimidad para hacerlo procede slo de la consideracin que l mismo hace y sin representar a un colectivo, movimientos ciudadano, grupo de profesionales o sector de las comunidades educativas o de la sociedad Nadie le ha otorgado legitimidad para tan valiosa tarea; a no ser la Universidad Privada Nebrija y l mismo.

El miedo o la desazn generada por la crisis y los discursos sobre el deterioro del sistema educativo de nuestro pas, que no produce trabajadores cualificados (sic), lleva a vincular el desarrollo de los sistemas educativos al crecimiento econmico.

Con esta estrategia de crisis y desastre, en la que se coloc el gobierno del partido popular y ahora el meditico Marina, cuya finalidad poco tiene que ver con la educacin, y cada vez ms con la economa capitalista, orientada por las lneas establecidas por la OCDE, organismo econmico internacional. Esta es la orientacin de las ltimas leyes que ha emprendido el partido popular buscando, como ellos mismos declaran: mejorar los rendimientos para mejorar la economa nacional y la adecuacin de las escuelas a entornos competitivos para producir trabajadores adaptados a las sociedades capitalistas.

Como planteaba Milton Friedman, lder intelectual del capitalismo de libre mercado, en The Wall Street Journal la crisis es una tragedia, pero tambin es una oportunidad para emprender una reforma radical del sistema educativo. Friedman afirmaba que la Administracin tiene que actuar con rapidez, para imponer los cambios de forma irreversible, antes de que la sociedad afectada por la crisis vuelva a instalarse en lo que l denominaba la tirana del status quo. Lo importante era generar un estado de shock en la poblacin que facilitara el tratamiento de choque de los programas de ajuste. Aprovechar momentos de trauma colectivo para dar el pistoletazo de salida a reformas econmicas y sociales de corte radical. Se tiende a aceptar esos tratamientos de choque, deca, creyendo en la promesa de que salvarn de mayores desastres.

Por eso el partido popular est aprovechando la actual situacin de crisis para introducir reformas que vinculen el desarrollo de los sistemas educativos al crecimiento econmico y donde la educacin deje de ser un valor en s mismo. Desde cualquier enfoque educativo, con un mnimo de rigor, la educacin no debe estar al servicio prioritario de las demandas del mercado, como se pretende. No es nuestro punto de vista. La educacin no tiene como finalidad nica conseguir personas tcnicamente competentes (los mejores tcnicos disearon las cmaras de gas de Auschwitz), sino formar a las futuras generaciones para que sean capaces de desarrollar y expandir sus mentes y su compromiso ciudadano por construir un mundo ms justo y mejor. Esto es lo que posteriormente repercutir en el desarrollo cientfico y tecnolgico y en el desarrollo socioeconmico respetuoso con nuestro mundo, pero no puede ser su nico objetivo. La educacin debe considerarse un valor en s misma.

Solo hay dos modelos de educacin, uno es considerarla un bien pblico promovida por los estados para el ascenso de la poblacin en equidad (educacin pblica gratuita), o es un servicio, una mercanca ms, como la consideran las polticas de globalizacin y algunos organismos internacionales, y que por lo tanto debe ser liberalizada para competir en el mercado educacional mundial.

Para estas polticas las instituciones pblicas son por definicin ineficientes y por ello introducen mecanismos de mercado, entre los que se encuentran; la desregulacin, la competencia, la privatizacin y la libre eleccin de servicios. Para sus promotores la provisin pblica no responde a las demandas de los consumidores y no cuenta con los incentivos necesarios para la mejora educativa, como justifica Marina en su libro blanco del profesorado.

Chile fue uno de los primeros laboratorios donde se experimentan estas polticas competitivas, desde hace treinta aos, al que seguirn EEUU e Inglaterra. Para ello es necesaria, adems de la desregulacin y liberalizacin del sistema educativo: una financiacin competitiva pblica, segn demanda de las escuelas, evaluaciones externas con informaciones pblicas para la creacin de ranquines y la eleccin de centro. El libro de ruta que se incluy en la LOMCE.

Sin embargo, los resultados ya evaluados desdicen la prometida mejora educativa y concluyen que: 1) se eleva el nmero de centros privados pero financiados con dinero pblico (en Chile se triplican), 2) distribuyen a las personas por su nivel socioeconmico, 3) mejoran solo en aspectos formales para atraer a estudiantes buenos, 4) estimulan el pensamiento nico y estandarizado y 5) sustituyen el liderazgo educativo por la gestin financiera y las relaciones pblicas.

Marina que afirma (en los comentarios de su blog a la propuesta del Foro de Sevilla), que no es importante la financiacin, ni la formacin del profesorado y sus condiciones laborales, y que entrar en eso sera ideologa y empaara el carcter cientfico y el pacto, nos da la solucin mgica. Necesita poco tiempo: dos meses es el encargo realizado. Lgico ya que en realidad no inventa nada, recoger las propuestas de las polticas educativas neoliberales, de las dos ltimas dcadas, que vinculan las reformas de los sistemas educativos al crecimiento econmico y a la competitividad.

Consideramos arrogante afirmar que, sobre la base de una serie de informes escritos, aportados por determinados organizaciones, va a definir el territorio en el que moverse ese Pacto que los polticos terminaran por concretar. Por cierto, faltaran muchos ms, avalados, en este caso, por movimientos sociales como la Carta por la Educacin Pblica (Mareas por la Educacin Pblica), Modelo de Educacin Infantil para nios y nias de 0 a 6 aos, Carta por la Educacin que queremos, todos ellos surgidos desde la sociedad civil, e incluso, algunos otros, que han generado un fuerte debate entre los movimientos sociales y/con propuestas elaboradas tambin desde la docencia universitaria como el caso del Documento de bases para una nueva ley de educacin. Acuerdo social y poltico educativo.

Es tambin irresponsable afirmar que a travs de su Web como cuaderno de campo, la bitcora, el diario de la investigacin va a conseguir conectar con la sensibilidad de la ciudadana y poder afirmar que sus sugerencias (interpretadas por el mismo y su equipo) recogern perfecta y participativamente las demandas reales y necesarias de la sociedad civil.

Por ello el profesor Marina no entiende la propuesta del Foro de Sevilla , asociaciones, movimientos y partidos polticos que han participado en la elaboracin del Documento de bases para una nueva ley de educacin. Acuerdo social y poltico educativo, https://porotrapoliticaeducativa.org/. Promover un proceso de participacin a lo largo del tiempo, incorporar en el debate a los colectivos que han manifestado su deseo de participar y que han hecho propuestas estructuradas de crear una red pblica de calidad con la suficiente financiacin. No necesitamos dos meses para saber lo que va a proponer http://www.elconfidencial.com/contacto/716/.

Si el Sr. Marina se considera un experto, que escriba como tal, pero que no se arrogue la representacin de la ciudadana. Desde esta posicin es evidente que no necesita la colaboracin de propuestas ciudadanas, l se define interesadamente como experto en educacin y por ello considera su gestin cientfica y no ideolgica, solo necesita tiempo para redactarlo y eso lo hace bien. Felicidades por ser el aladid de las polticas de derecha en nuestro pas.

Carmen Rodrguez, Enrique Dez, Rodrigo Garca y Francisco Imbernn pertenecen al Foro de Sevilla.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter