Portada :: Brasil :: Nuevo golpe contra la democracia: Impeachment contra Dilma
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-05-2016

Las vueltas de la vida (poltica) o breve relato sobre el precio de la ambicin

Atilio A. Boron
Rebelin


La escena en un aula de la Flacso, Santiago de Chile, Agosto de 1967. Los alumnos de las dos maestras que se dictaban en aquel momento, una en Sociologa y otra en Ciencia Poltica, esperan con entusiasmo la llegada de un nuevo profesor de economa: un joven exiliado brasileo, con impecables antecedentes de izquierda, que por primera vez dictara un curso a nivel de posgrado. El Director de la institucin hace la presentacin de rigor y poco despus el profesor pasa a explicar su programa, cosa que hace en un buen portuol y con marcado acento brasileo que serva para matizar la aridez de su discurso. El contenido y la bibliografa son rigurosamente marxistas, sin la menor fisura por la cual pudiera deslizarse alguna otra vertiente de pensamiento econmico.

Cuando termin su exposicin un pesado silencio descendi sobre la sala. Yo era uno de los estudiantes y me llam la atencin el hermetismo terico del programa. Haba ya hecho un curso de Economa Poltica en la Argentina, en la Facultad de Ciencias Econmicas de la UBA, con la inolvidable Rosa Cusminsky, que luego del golpe de 1976 logr exiliarse en Mxico y continuar con su labor docente en la UNAM. En el curso dictado por Rosa, una marxista convicta y confesa, como se declarara Jos Carlos Maritegui, estudiamos por supuesto a Marx (algunos pasajes de El Capital, lemos con fruicin Salario, Precio y Ganancia, ojemos el Anti-Duhring) pero tambin vimos a John M. Keynes, Joseph Schumpeter, Joan Robinson, Arthur Pigou y John K. Galbraith. Romp el silencio y, con mucho tacto, le pregunt al novel profesor si no iramos a estudiar tambin la obra de algunos de estos autores que la buena de Rosa nos haba hecho leer, en mi caso cuando an no haba cumplido dieciocho aos. La respuesta me dej helado, pues indignado, se volvi hacia m y me dijo, con un tono amenazante y agitando con fuerza su dedo ndice de la mano derecha: Mire jovencito: si usted quiere perder el tiempo estudiando esa basura burguesa no tiene nada que hacer en mi curso. Intimidados por la violencia verbal del profesor nadie tuvo la osada de abrir la boca. Este comenz a dictar su materia y yo ni siquiera me molest en tomar notas, cosa que hago habitualmente.

Al terminar la clase me march y nunca ms regres a su curso. Tuve suerte, porque en aquellos aos Chile era la Atenas latinoamericana y complet mi formacin econmica de la mano de dos formidables maestros: Celso Furtado y Osvaldo Sunkel que dictaban sendos cursos en el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile que, como era previsible, fueron muy superiores al que dictara mi censor. Este inici una notable carrera acadmica y poltica y debo reconocer que durante el gobierno de Salvador Allende fue un estrecho colaborador de su Ministro de Economa, Pedro Vskovic. Se tambin que la pas muy mal con el golpe de Pinochet y que a duras penas logr salir de Chile. Al igual que yo fue a Estados Unidos y obtuvo un doctorado en Economa en la prestigiosa Universidad de Cornell. Luego de eso pas un tiempo en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y tras catorce aos de exilio regres a Brasil, donde de la mano de su mentor y protector en Chile, Fernando Henrique Cardoso, lleg a ser diputado federal, senador, alcalde y gobernador de Sao Paulo y dos veces candidato a presidente, siendo derrotado una vez por Lula en el 2002 y otra vez por Dilma en el 2010. En su campaa presidencial del 2002 sus diatribas e infamias en contra de Hugo Chvez Fras adquirieron una lamentable notoriedad, y su inquina en contra de todo lo que tenga que ver con Chvez y el chavismo, con el bolivarianismo y la revolucin, persiste hasta el da de hoy, alimentada por su visceral odio al PT y a todo lo que se le parezca, culpable de su frustracin poltica.

Su adhesin a la derechizada socialdemocracia brasilea y su calculada conversin al neoliberalismo como una ruta de ascenso para llegar, a como diere lugar, a la presidencia del Brasil acentu an ms los rasgos de extrema intolerancia y dogmatismo que exhibiera en su juventud. Hoy representa la versin ms radical y tal vez ms sofisticada -porque es una persona inteligente y duea de una slida formacin intelectual- de la derecha brasilea. Su insaciable ambicin de poder, esa que segn Hobbes slo cesa con la muerte, no slo lo hizo arrojar por la borda aquello en lo que crea con fantico celo a finales de los sesentas sino que lo llev a convalidar el escandaloso asalto al gobierno de Brasil de la mano de una pandilla de corruptos que mereceran estar en la crcel de por vida. Pero con el ardor propio de los conversos a l no le importa nada y acept desempear un muy importante cargo en el gobierno de Michel Temer, posicionndose para intentar, por tercera vez, llegar a la presidencia del Brasil y as saciar su irreprimible obsesin. Este es el personaje que en la nota que hoy publica el diario La Nacin (Buenos Aires) prometi limpiar de ideologa la poltica exterior del Brasil. Les presento a Jos Serra, mi profesor que no fue y hoy Canciller del gobierno golpista de Brasil.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter