Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2016

La discusin terica en Podemos, un proyecto an en disputa

Jess Snchez Rodrguez
Rebelin


Ya habamos sealado en otros artculosii que el resultado de las elecciones del 20-D cerraban una etapa de Podemos, que sus tres objetivos tcticos clave no haban sido alcanzados: hacer desaparecer a IU, rebasar al PSOE en fuerza electoral y alcanzar el gobierno de Espaa. No era un dato circunstancial, sino que esos resultados se haban verificado con anterioridad en las elecciones municipales y autonmicas. Tampoco hay que esperar varios aos para comprobar si se produciran cambios capaces de seguir alterando la correlacin de fuerzas electorales, la nueva cita electoral est convocada para seis meses ms tarde. Y no hay ningn dato que apunte a un desplazamiento electoral significativo en favor de Podemos, las encuestas sealan todo lo contrario, es decir, el riesgo es empezar a retroceder electoralmente como lo haban hecho el ciclo de movilizaciones. La nica manera de avanzar es la de ampliar las alianzas e incluir a IU, pero esto era un cambio mayor, no solo en las alianzas, sino en el discurso y el proyecto. Del eje trasversal y de abajo-arriba se basculaba al clsico eje izquierda-derecha que la hiptesis populista dominante en Podemos haba rechazado con fuerza con el argumento de que impeda alcanzar sus objetivos electorales. Un cambio que necesariamente tendra que producir tensiones en su seno. Estas tensiones se han expresado, por el momento, en un debate intelectual en tres artculos consecutivos cuyos autores son Iigo Errejn, Juan Carlos Monedero y un tercero de Emmanuel Rodrguez y Brais Fernndez. Los dos primeros se sitan en posiciones postmarxistas, aunque diferentes pues el primero se identifica con Ernesto Laclau y el segundo con Boaventura de Sousa Santos, en cambio, los terceros defienden sus posiciones desde el marxismo. A estos artculos nos referiremos a continuaciniii.

La defensa del mantenimiento de la hiptesis populista y la transversalidad

La discusin la abri un artculo de Errejniv. Comenzaba muy populista, con lo que le haban trasmitido dos trabajadores de un supermercado, y continuaba en su estilo laclauniano que es, en su opinin, el origen de Podemos esta tesis que est en el origen y la capacidad transformadora de Podemos: la de que la poltica es construccin de sentido y que por tanto el discurso no es un ropaje de las posiciones polticas ya determinadas en otro lugar (la economa, la geografa, la historia) sino el terreno de combate fundamental para construir posiciones y cambiar los equilibrios de fuerzas en una sociedad.

Continuaba apelando a la necesidad de generar otra hegemona y otro bloque de poder conceptos gramscianos que suscribiran sin fisuras Anticapitalistas o IU, pero, y aqu se marcan las diferencias, no puede construirse contra los consensos de su poca y para ello, adems, es necesario alejarse de los principios moralizantes y estticamente satisfechos de la izquierda tradicional. Reconoce que el discurso de Podemos en este sentido ha tenido dos crticas a las que quiere responder: que encubre una ambigedad y prudencia orientadas a obtener votos muy distantes como los clsicos partidos atrpalotodo, y que es elitista.

Frente a la primera crtica alega que Podemos quiere ganar la mayora mediante la transversalidad y el proyecto nacional-popular. Si los partidos atrpalotodo se dirigen a un todo indiferenciado y lquido, Podemos crea una frontera que separa a las lites de los sectores desatendidos.

Primera cuestin que a partir de los resultados de las elecciones se puede plantear a este respecto, piensa Errejn que los diez millones de votos obtenidos por PP + Ciudadanos son lites (por no incluir los otros cinco del PSOE)?, cmo se puede explicar este dato con su anlisis laclauniano?

Segunda cuestin, su planteamiento de enfatizar la diferencia lites-pueblo - y presentarla como diferenciadora con la izquierda clsica - tambin le ha sostenido la izquierda mucho antes que l en ciertas coyunturas histricas. Por ilstralo con un ejemplo concreto y en Espaa: en condiciones histricas muy diferentes, esa fue la tesis del PCE para adoptar en 1956 la poltica de reconciliacin nacional, que frente a una camarilla en el poder que representa los intereses del capital monopolista se encuentra la gran mayora del pueblo, la clase trabajadora, el campesinado, los intelectuales y el capital no monopolista, que traducido en el lenguaje un poco ms simplista de hoy, se convierte en la casta frente al pueblo. Para no extendernos mucho ms, esta tesis dio lugar a una crisis en el PCE en 1964 cuando se plantearon anlisis ms complejos sobre como acabar con la dictadura y las posibles salidas a la misma. Saltando varias dcadas y en una coyuntura histrica nada comparable, Errejn se empea en un discurso similar, aunque ahora revestido de postmoderno y postmarxista. Ahora no se trata de pasar de la dictadura a la democracia antifeudal y antimonopolista como entonces - siendo adems concebida como una etapa en la estrategia al socialismo -, sino de la democracia corrompida a la democracia verdadera, como fin en s misma.

La madre de todas las batallas es entonces la batalla por el sentido, porque la batalla discusiva en marcha es arrebatarle a los poderosos el derecho a hablar en nombre de Espaa, construyendo un nuevo inters general al que no le sobre medio pas.

Frente a la segunda crtica, la que seala el proyecto de Podemos como elitista, rechaza que el pueblo sea creado porque lo convoquen unos pocos expertos, ni que haya cambios porque se extienda el sufrimiento, es necesario un cambio de cultura, lo cual es una obra multitudinaria y desordenada. Pero, y como se articula ese llamamiento al espontanesmo, ms propio del 15-M original, y el partido centralista y verticalista del cual l fue uno de los principales impulsores en Vistalegre?

Aqu entra en juego la teora de los dos carriles que defiende en el artculo, el primero fue el de la mquina de guerra electoral para el que se necesitaba el partido centralista, que si no logr sus objetivos al menos evit el cierre de la ventana de oportunidad. Pero la realidad ha mostrado que fueron las candidaturas municipales de cambio, con un mtodo diferente al de Podemos, las que mantuvieron abierta esa ventana, mostraron el camino para la inclusin de ms fuerzas y energas, y lograron posiciones de poder. El segundo carril es el de la lgica ms cultural que funde una forma nueva de ser en comn (?).

Su propuesta final para la nueva etapa pos 20-D?, pues ms transversalidad, tender la mano a los sectores ms desfavorecidos pero tambin a los sectores medios, descansar en los sectores ms movilizados pero ser capaz de hablar el lenguaje tambin de los que faltan para una nueva mayora Se estaba refiriendo Errejn a los cinco millones de votantes del PSOE y los tres de Ciudadanos? Difcil saberlo, porque detrs del lenguaje crptico y ambiguo que utiliza nos quedamos sin saber cual es realmente su proyecto y estrategiav.

El conflicto y no el discurso es el motor del cambio

Emmanuel y Braisvi, le responden a Errejn, suponemos que representando el sentir de Anticapitalistas, para marcar su diferencias. Dnde Errejn ve un fin, en el discurso, estos dos autores solo ven un arma ms dentro de un movimiento de subversin de las relaciones de opresin y de explotacin, criticndole que haga una lectura reduccionista del concepto de ideologa, alejada de la interpretacin gramsciana, lo cual es lgico pues el referente de Errejn es Laclau, no Gramsci. Y recordndole que la sociedad y la poltica son mucho ms que el enfrentamiento entre discursos, es conflicto social y poltico como se ha puesto de manifiesto a partir del 15-M y todas las movilizaciones subsiguientes.

Luego la crtica se centra en el concepto populista que maneja Errejn y apelan al concepto de revolucin democrtica propia de la tradicin comunista, y cuyo mejor ejemplo lo hemos mencionado ms arriba refirindonos al PCE. El reproche de estos dos autores es, justamente, la simplificacin de sus tesis. Simplificacin de la estructura social que hace Errejn, obviando la existencia de clases, capas y estratos sociales, con sus diferencias, en nombre de un homogneo pueblo inexistente en la realidad y en el discurso. Simplificacin de la estrategia y organizacin, pues todo queda reducido a la capacidad de emocionar, de hacernos vibrar.

La visin de Errejn, continan, est orientada por una actitud estatalista de la accin poltica. La toma del Estado, es decir, la victoria electoral, sera la palanca fundamental para crear un nuevo pas. Efectivamente, podemos aadir, como en un movimiento pendular Podemos se situara en el extremo opuesto al 15-M, si en este predominaba la pulsin movimentista, en Errejn es la estatalista. El predominio en la direccin de Podemos de esa visin y su contraste con el 15-M me inspir en su momento una artculo ya antiguovii.

Emmanuel y Brais buscan comparar la teora de los dos carriles de Errejn con la divisin de tareas en los partidos comunistas clsicos entre el partido y el sindicato, solo que ahora el segundo carril es el de la cultura, pero habra que preguntarse entonces quin hace de correa de trasmisin. En realidad, las organizaciones comunistas clsicas tenan una estrategia y una divisin de tareas ms complejas, establecan un frente sindical, uno poltico, uno cultural, etc. Esto demuestra, una vez ms, la vena reduccionista subyacente tras la consigna de enfrentamiento simple entre pueblo y casta.

La conclusin final de estos dos autores es que Errejn quiere dejar claro, pero sin decirlo abiertamente, que no le gusta la confluencia, en realidad solo acuerdo electoral, con IU. Que su apuesta sigue siendo profundizar la transversalidad y el populismo y evitar la identificacin y la disputa social en el eje derechas e izquierdas. Pero como apuntaba otro comentarista recientementeviii, Podemos parece haberse inclinado finalmente por sobrepasar al PSOE por la izquierda, no por debajo. Y es que Errejn ha quedado en minora frente a quienes han llegado a la conclusin de que el ensayo de hacerlo por debajo ha dado todo lo que poda dar de s. En Podemos parece primar, por el momento, el criterio de que no habindose podido alcanzar los tres objetivos sealados de golpe, se impone la estrategia de alcanzarlos ms lentamente, primero sobrepasar al PSOE, para lo que es imprescindible la alianza con IU, y luego desde esa posicin ver la posibilidad de acceder al poder.

Qu nutrir ideolgicamente a las nuevas generaciones de activistas?

La crtica de Emmanuel y Brais a Errejn se sita dentro de las diferencias que han mantenido la direccin de Podemos con su principal corriente opositora interna, Anticapitalistas. En clave terica se puede leer como oposicin entre postmarxistas y marxistas. Pero la respuesta a Errejn por parte de Monederoix puede leerse como el enfrentamiento terico en el seno del ncleo promotor, luego direccin oficial, de Podemos. Enfrentamiento escenificado a nivel del aparato cuando unas semanas antes Pablo Iglesias fulmin al nmero tres de la formacin, el errejonista Sergio Pascual. Las diferencias deban clarificarse, no obstante, a nivel terico ya que estamos hablando de intelectuales universitarios en la especialidad de polticas.

Los referentes que podemos encontrar detrs de este enfrentamiento hacen alusin a Boaventura de Sousa Santos y a Ernesto Laclau. Monedero ya haba expresado anteriormente en entrevistas y documentos su admiracin por el terico portugus. Ahora lo que hace clara y explcitamente es reivindicarle para atacar a Laclau. Un terico de los movimientos y foros sociales frente a uno de los populismos y el discurso.

Pero Monedero deja claro desde el inicio que si va a criticar la hiptesis populista de Errejn, no deja por ello de compartir un terreno comn, su rechazo al eje de enfrentamiento izquierda-derecha, y ello porque la izquierda sera muy ambigua (como si el populismo o los movimientos sociales no lo fueran an ms) al hacer referencia a experiencias muy disimiles, para ello lista una nombre de doce personajes de izquierdas en los que incluye cuatro socialdemcratas, entre ellos Felipe Gonzlez. Pero no haba dicho Podemos que el PSOE, y ms an Felipe Gonzlez, eran casta?

Monedero tiene razn en este aspecto hasta cierto punto. El concepto de izquierda se ha empleado desde la revolucin francesa, y ha expresado de manera muy ambigua una realidad poltica que siempre ha sido, y cada vez ms, compleja. Como consecuencia de esa complejidad la ambigedad del concepto izquierda fue reemplazado por conceptos ms concretos y clarificadores, existan en concreto anarquistas, socialistas y comunistas, a su vez diferenciados internamente en anarcosindicalistas, anarco-comunistas, socialdemcratas, socialistas de ctedra, socialistas utpicos, marxistas, leninistas, trotskistas, eurocomunistas, socialiberales, etc. Sin embargo, con el desgaste o derrotas de los proyectos histricos se tendi a evitar esas definiciones y a refugiarse en el ambiguo concepto de izquierda. Y as con dicha expresin se refieren a s mismos, o identifican los medios de comunicacin, a realidades tan distantes como el PSOE, IU, la CUP o Esquerra Republicana. Lo que ocurre es que Monedero que conoce perfectamente esas diferencias y, por tanto, las mezcla de manera intencionalmente manipuladora en su artculo, quiere, como Errejn, dar el ltimo salto y suprimir incluso ese concepto-refugio de izquierda. Hacer tabla rasa porque todo fue un fracaso y la gente lo rechaza.

Si la izquierda es ambigua, y es mejor olvidarse de ese calificativo, la clase obrera no puede ser el sujeto del cambio el problema es que nunca, ni Errejn ni Monedero, aclaran en qu consiste el cambio, y la consigna Por el cambio (tan ambigua ella) fue la que utiliz el PSOE en 1982 para alcanzar el poder, y el cambio en realidad fue el de su programa cuando se instal en el gobierno. Monedero tambin simplifica y deforma conscientemente los conceptos de clase obrera y conciencia obrera, porque debe conocer perfectamente que el marxismo reduccionista al que se refiere ha sido muy criticado en el seno del propio marxismo.

Monedero es ms especfico que Errejn a la hora de referirse al sujeto del cambio, ya no es el pueblo indiferenciado de ste ltimo, pero tampoco la clase obrera con su proyecto histrico, el socialismo, son, en su lugar, un conjunto de categoras de individuos identificadas por su situacin social coyuntural e inestable, son las clases medias proletarizadas (que mayoritariamente lo que desean es desproletarizarse y volver a ser clases medias sin ms), los jvenes emigrados o los adolescentes enfadados, es decir, categoras cuyo objetivo es retornar a una sociedad de oportunidades profesionales del capitalismo del crecimiento, ese que se perdi en 2008. No se trata de menospreciar a esas categoras, pueden ser unos perfectos aliados, pero de la nica clase que puede portar el proyecto de socialismo, porque esas categoras en s no son portadoras de ningn proyecto, no ya de superacin del capitalismo, sino de reformismo social. Cuando Monedero se refiere a los trabajadores como sujetos del cambio no lo hace como clase, se refiere solo a algunas de sus categoras caracterizadas por haber sido especialmente golpeadas por la crisis, precarios, parados de larga duracin y damnificados del ltimo ERE, es decir, el grueso de la clase obrera, y los sindicatos, queda excluida como sujeto de cambio, porqu? porqu est integrada en el sistema? No lo seala explcitamente, pero si seala que hay otras realidades que la han desplazado, el feminismo, el ecologismo, el pacifismo.

Su deslinde y crtica no va dirigida solamente contra la vieja izquierda, entendida como modelos organizativos o de accin poltico-social, apunta ms profundamente, Con las armas de la vieja teora no se poda salir del resistencialismo en el que se haba instalado la izquierda tradicional, es decir, lo que rechaza es la vieja teora, el marxismo. Por ello mismo tanto Monedero como Errejn se sitan dentro de las corrientes postmarxistas, que son variadas. No se trata de descalificar nada ni a nadie, solo de aclarar que tipo de proyecto poltico representa Podemos y, por tanto, que tipo de alianza o convergencia puede establecer con l la vieja izquierda. Tampoco es este el lugar ni el momento para hacer un balance del marxismo, ni entrar a discutir sobre las teoras postmarxistas.

Para rechazar ahora el populismo enarbolado por Podemos, Monedero divide su existencia en dos perodos, uno destituyente dnde fue correcta la hiptesis populista y la estrategia de la accin relmpago, y otro constituyente en el que la tarea es crear un nuevo marco poltico y constitucional con un programa acorde con el siglo XXI y para el cual ya no es tan valido el populismo. Monedero parte de las mismas conclusiones que hemos escrito en otros artculos para justificar que la hiptesis populista ha fracasado, y que en resumen son que mencionbamos al inicio de este artculo.

Pero no solamente es una crtica por el fracaso de la estrategia del populismo, va ms all Monedero cuando seala una crtica ms a fondo de dnde se van a nutrir ideolgicamente las nuevas generaciones que se formen en este discurso hueco de la transversalidad light? Buena pregunta que Monedero no responde, porque si rechaza la vieja teora, el marxismo, y el populismo de Laclau, ser Boaventura de Sousa Santos quin nutra ideolgicamente a las nuevas generaciones o ser el liberal Thomas Paine al que tambin menciona como referente del que aprender?

Monedero roza la cuestin central sobre Podemos, pero rpidamente se aparta, cul es su proyecto poltico de largo alcance? con que cuerpo terico va a interpretar la sociedad globalmente y le va a servir de gua de accin?, porque sin proyecto ni teora orientadora cada dirigente, cuadro o activista de Podemos tendr su propia visin, y la unidad solo se mantendr mientras exista un hiperliderazgo unificador como el ejercido hasta ahora por Pablo Iglesias.

Pero el artculo de Monedero, como los otros dos analizados, est escrito para una coyuntura, la de la alianza de Podemos con IU, y su objetivo central y abierto, contrariamente al artculo de Errejn, es justificar ese acuerdo para las elecciones del prximo 26 de junio. Para no parecer muy incoherente con la posicin anterior de Podemos acude a un enmascaramiento y una reafirmacin. El primero es cuando alega la necesidad ahora de un frente amplio, porque Podemos ya haba articulado ese frente en torno suyo para el 20-D con sus alianzas en Valencia, Catalua y Galicia, o con Equo. La reafirmacin es contra la antigua izquierda, contra IU, porque el objetivo No es reinventar la izquierda clsica, sino una nueva forma poltica que hace poltica de otra forma y que viene a ocupar el lugar de la antigua izquierda. Porque esa antigua izquierda ya no vale

Conclusin

Podemos es un proyecto en construccin, en disputa, es una experiencia original, pero dentro del conjunto de experiencias organizativas novedosas que han aparecido en el mundo tras el declive de las organizaciones marxistas clsicas. Forma parte de esa familia de experimentos organizativos en los que se pueden encuadrar Los Verdes alemanes, el PT brasileo, Syriza o el MAS boliviano, por citar a algunos de los ms representativos, cada uno con sus caractersticas peculiares que les diferencian entre s. Son respuestas ms o menos innovadoras ante el desencanto con la socialdemocracia clsica y la debacle del socialismo real. Pero ninguna de ellas ha logrado, por el momento, xitos duraderos y estables, ni ha servido, con excepcin de los verdes, de modelo a imitar en otras partes. Si hubiese que sealar puntos en comunes, estos seran el pragmatismo y la ambigedad ideolgica. Posiblemente estas caractersticas que son presentadas como la clave de su xito electoral tambin sean su taln de Aquiles que les lleva al estancamiento o el retroceso una vez alcanzado cierto punto, generalmente relacionado con su acceso al poder de alguna manera. Veremos cmo evoluciona Podemos, y si adems de rechazar a la antigua izquierda y a la vieja teora tambin extrae lecciones de estas experiencias organizativas novedosas que le han precedido.


Notas

ii Jess Snchez Rodrguez: Espaa: balance (provisional) de fuerzas tras las elecciones del 20-D y La izquierda ante la nueva fase que se abrir con las elecciones de junio. Se pueden consultar en http://miradacrtica.blogspot.com.es/

iii En el presente artculo solo se pretende analizar el debate actual en Podemos ante la nueva etapa abierta con los resultados electorales del 20-D,y en base a tres artculos muy recientes. Una visin ms amplia que abarque el pensamiento inicial del ncleo promotor de Podemos se puede encontrar en Salvador Schavelzon, La formacin de Podemos: sudamrica, populismo postcolonial y hegemona flexible, http://www.rebelion.org/docs/207136.pdf.

iv Iigo Errejn, Podemos, a mitad de camino, http://ctxt.es/es/20160420/Firmas/5562/Podemos-transformacion-identidad-poder-cambio-Tribunas-y-Debates.htm

v Nos referimos a su propuesta para esta nueva coyuntura o etapa para la cual est escrito este artculo. Errejn, por supuesto, tiene documentos dnde ha desarrollado ms a fondo su pensamiento, como su tesis doctoral sobre Bolivia, La lucha por la hegemona durante el primer gobierno del MAS en Bolivia (20062009): un anlisis discursivo, Poltica, conflicto y populismo (i). La construccin discursiva de identidades, Poltica, conflicto y populismo (ii).Tambin en Europa posibilidades populistas, estos dos ltimos artculos se pueden consultar en Viento Sur.

vi Emmanuel Rodrguez y Brais Fernndez, Todava no somos suficientes populistas. En respuesta a Iigo Errejn, http://ctxt.es/es/20160420/Firmas/5588/Errejon-CTXT-Podemos-confluencia-populismo-Espa%C3%B1a-Tribunas-y-Debates-Elecciones-20D-%C2%BFGatopardo-o-cambio-real.htm

vii Jess Snchez Rodrguez, Podemos entierra al15-M. http://ctxt.es/es/20160420/Firmas/5588/Errejon-CTXT-Podemos-confluencia-populismo-Espa%C3%B1a-Tribunas-y-Debates-Elecciones-20D-%C2%BFGatopardo-o-cambio-real.htm

vii Jess Snchez Rodrguez, Podemos entierra al15-M

viii Jos Ignacio Torreblanca, Pablo Anguita versus igo Iglesias, http://elpais.com/elpais/2016/05/06/opinion/1462543640_632732.html

ix Juan Carlos Monedero, Las debilidades de la hiptesis populista y la construccin de un pueblo en marcha, http://www.comiendotierra.es/2016/05/11/las-debilidades-de-la-hipotesis-populista-y-la-construccion-de-un-pueblo-en-marcha/


Se pueden consultar otros artculos y libros del autor en el blog: http://miradacrtica.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter