Portada :: Ecologa social :: El genocidio industrial del amianto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2016

Entrevista a Francisco Bez Baquet sobre la industria criminal del amianto
No existe un censo espaol que sea exhaustivo, de las instalaciones docentes que tengan amianto instalado

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Francisco Bez, ex trabajador de Uralita en Sevilla, autor de Amianto: un genocidio impune, inici en los aos 70 del pasado siglo la lucha contra esta industria de la muerte desde las filas del sindicato de CCOO. Ha dedicado ms de 40 aos a la investigacin sobre el amianto. Paco Puche, otro luchador imprescindible, ha reseado y destacado su obra.

***

-Seguimos con nuestras conversaciones. Una reflexin de la doctora Dra. Guadalupe Aguilar Madrid: Me parece muy bueno tu comentario [suyo]. Los gobiernos deben obligar a las empresas del asbesto que financien la investigacin de este tipo. En Mxico estoy realizando desde el 2011 un estudio de biomarcadores moleculares en sangre para el diagnstico temprano de mesotelioma pleural. Lo realizamos en 190 casos y 400 controles. Este ao publicaremos los resultados y me dara gusto envirtelo. Aun no se logra tener en el mundo un panel de marcadores para mesotelioma con una alta sensibilidad, pero vamos en buen camino. En Mxico a la par estamos luchando por que los afectados se organicen y juntos demandemos al gobierno priista que prohba el uso del asbesto y a la par un programa de vigilancia a la salud de los expuestos ocupacional y ambientalmente; el camino es an largo y tortuoso en este sentido en mi pas. Le pido un comentario. Cmo est la situacin en Mxico? Nos explica un poco este asunto del panel de marcadores?

-En Mxico sigue sin haber prohibicin de uso del crisotilo, sin perspectiva inmediata de remediacin. El lobby nacional del asbesto es muy potente, y la poblacin general, agobiada por otros muchos problemas, no est nada concienciada del problema. Los medios de comunicacin, en general no son receptivos a acoger este tema, cuando no, incluso, estn tocados por la accin de los intereses industriales.

Un panel de marcadores, suficientemente especficos, y por consiguiente aceptacin generalizada, permitira un diagnstico precoz del mesotelioma (de tan dilatado tiempo de latencia varias dcadas-, entre exposicin y afloramiento del primer sntoma). Ese diagnstico precoz, sera decisivo para poder superar la situacin actual, en la que el mesotelioma es un cncer incurable y sumamente agresivo.

-Prometedora novedad escribe usted hablando es este trabajo de investigacin:

http://www.labmedica.es/patologia/articles/294763414/detectan-marcadores-del-mesotelioma-en-sangre-previo-a-sintomas.html 

Morr, D. J., Hostetler, B., Taggart, D. J., Morr, D. M., Musk, A. W., Robinson, B. W., & Creaney, J. ENOX2-based early detection (ONCOblot) of asbestos-induced malignant mesothelioma 410 years in advance of clinical symptoms. Clinical Proteomics. 2016; 13(1), 1.

Por qu prometedora novedad?

-La doctora Aguilar, en su amable respuesta a mi aviso de alerta, trata de contextualizar la noticia, dentro del panorama general de la situacin actual del asunto, pero debo de decir que yo precisamente lo que he querido resaltar, al difundir la resea bibliogrfica del nuevo estudio, es precisamente su al menos aparente- radical diferencia respecto de todo lo visto hasta ahora, en lo relativo a especificidad de la prueba, permitiendo diagnsticos netamente ms precoces que los alcanzables hasta el presente.

Por eso, a lo que yo exhorto a los destinatarios de mi mensaje de alerta, es a tratar de corroborar tan prometedores resultados, mediante repeticiones independientes. Es eso, y no es otra cosa; es decir, que la reaccin que yo espero, no es la de relativizar el suceso experimental, considerndolo como uno ms, entre los muchos ya en marcha, sino que se implementen estudios de comprobacin, que permitan confirmar o descartar tan prometedor resultado.

-Vuelvo a citarle: Estimo que las asociaciones de vctimas y los sindicatos se deberan de movilizar enrgicamente para demandar de la sanidad pblica el patrocinio y financiacin de, como mnimo, un estudio piloto, que permitiera confirmar, en una primera evaluacin de comprobacin, los prometedores resultados publicados por quienes tienen, presumiblemente, algn nexo con el propio laboratorio farmacutico fabricante del biomarcador. Se demandara, por consiguiente, una evaluacin independiente. Est hablando de esta investigacin?

-Efectivamente, as es. El refrn dice, que al que le duele la muela, es el que tiene que sacrsela. Son los representantes de las vctimas asociadas, y son los representantes sindicales de los trabajadores expuestos, los ms llamados a demandar la implementacin de iniciativas que traten de sacar provecho prctico de los avances cientficos ms prometedores. Existen inercias a vencer. Perezas ajenas o propias, que superar. Y ms todava, en un contexto de crisis econmica. Siempre hay alguna razn a mano, para no hacer nada, para dejarlo todo tal y como est ahora.

-Otra informacin que me llega de usted:

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2016/03/28/sociedad/elaboran-un-protocolo-para-los-7100-vascos-afectados-por-amianto 

Ms de siete mil casos? Cmo se ha sabido? De qu forma se ha contado?

-La redaccin dada al titular de la noticia, es engaosa. No se trata de siete mil afectados por el amianto, si por tal hemos de entender que se refiera a otros tantos enfermos. Se trata de meros expuestos laboralmente, en el pasado o en el presente, al contaminante, y a los que hay que hacer un seguimiento mdico, a travs del oportuno protocolo, y ya para toda su vida restante. La cifra, adems, posiblemente se trate de una mera estimacin, habida cuenta de que precisamente uno de los problemas con los que nos topamos en Espaa, cualquiera que sea la zona considerada, es el no contar con un registro de expuestos, realmente exhaustivo y sistemtico.

-La ltima, s que me he pasado esta vez. Vuelvo a citarle; una vez ms, por extenso:

Hay placas pleurales que s constituyen una enfermedad: a) Las que determinan una reduccin de la capacidad pulmonar, evidenciable en las pruebas neumolgicas, sin que quepa atribuirla a una afectacin simultnea del parnquima pulmonar. b) Cuando su extensin o profusin constituye un impedimento para la normalidad de los movimientos respiratorios ("pulmn atrapado", "pulmn enclaustrado" o "pulmn encarcelado"). c) Cuando son determinantes de dolor, que puede llegar a ser tan intenso, incluso como para ser determinante de un suicidio, como ya ha ocurrido en algn caso excepcional. Es cierto que normalmente son asintomticas, pero eso no puede predicarse en trminos absolutos. Excepcionalmente, al igual que ocurre con el engrosamiento pleural, pueden ser objeto de degeneracin maligna a mesotelioma, sobre todo por lo que respecta a las placas hialinas, esto es, no calcificadas. Pueden coincidir en simultaneidad con derrames pleurales, configurando un cuadro clnico susceptible con inducir a un diagnstico errneo, de mesotelioma. Para descartarlo, es preciso un seguimiento de al menos una duracin de tres aos, con la consiguiente inquietud para el paciente.

Por tanto, seala finalmente, lo dicho sobre placas en esta informacin, no deja de ser una simplificacin tranquilizadora. No se entiende por qu razn un protocolo de esta ndole no tenga vigencia ms que en una parte del Estado, con olvido / omisin para todo el resto mayoritario.

En qu parte de Espaa? Quin ha conseguido ese protocolo? Se est ya practicando?

-Es lo mismo ya abordado en su pregunta anterior.

-Tiene razn, de acuerdo. Las dos ltimas, esta vez en serio. Por los correos que me enva, no es cierto que algunas formaciones de izquierda parecen ms sensible y ms activas en este tema? Pienso, por ejemplo, en IU de Sevilla. Me equivoco, juzgo mal?

-Esto viene dado, en parte, por el propio desarrollo de los acontecimientos que se van generando, y, obviamente, por el grado de concienciacin que en cada oportunidad se suscitan, y eso vale, tanto para sindicatos, como para partidos polticos o para asociaciones de vctimas. Aunque exista digamos que una concienciacin de fondo, es indudable que, al hilo de lo que va sucediendo, ese nivel de concienciacin llega a alcanzar cotas ms altas y satisfactorias. Es mrito de todos los que la alcanzan, pero es innegable que tambin mandan las circunstancias de tiempo y de lugar. Afortunadamente, hay retroalimentacin. Es normal que as sea.

-Paco Puche ha publicado en rebelin y en otras pginas un artculo titulado: Liberar del amianto a los colegios. De qu va esta campaa? Hay amianto en muchos colegios e institutos? De dnde? Tambin Universidades?

-Lo previsto, segn la legislacin vigente, es que el amianto instalado sea retirado, como mximo, al trmino de su vida til, pero es evidente que la obsolescencia, y su consecuencia, la friabilidad sobrevenida, es un proceso progresivo, no brusco, y por lo tanto, lo prudente es no agotar ese plazo, que adems es terico y general.

Con arreglo a las fechas en las que las instalaciones se realizaron, ya toca acometer el desamiantado. En el caso de las instalaciones de uso docente, ese imperativo de prevencin es ms agudo, al ser el alumnado ms sensible al riesgo, en razn de las respectivas edades. Eso es as, aparte de que por una mayor fragilidad frente al riesgo cancergeno, tambin por el dilatado tiempo de latencia dcadas-, en el caso del mesotelioma. Al tener los alumnos mayor esperanza de vida, tambin hay mayor margen temporal, para que, infortunadamente, la susodicha neoplasia maligna asbesto-relacionada pueda llegar a aflorar.

No existe un censo espaol que sea exhaustivo, de las instalaciones docentes que tengan amianto instalado, al igual que no lo existe tampoco para el conjunto de todos los edificios pblicos en idntica situacin, cualquiera que sea su uso pblico (crceles, cuarteles, hospitales, mercados, campus universitarios, etc.), y a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, en Portugal.

La presin social se est evidenciando, en funcin del activismo desarrollado, no en funcin de la real distribucin y nmero de tales edificios docentes afectados por el problema, que en buena medida resulta desconocido. Lo dicho aparenta ser una mera tautologa, si no se tiene en cuenta ese trasfondo de incertidumbre.

Para un pas, como es el caso del nuestro, no puede salir gratis, en trminos de calidad de la accin preventiva, el hecho de que su legislacin sobre amianto resulte ser comparativamente raqutica, en contraste con la vigente en las naciones de nuestro entorno occidental, como es el caso, por ejemplo, de Francia o del Reino Unido.

Las campaas en curso, desde la iniciativa de la propia sociedad civil, es un intento de suplir las carencias institucionales. No deben ser impedimento para que, en simultaneidad, se siga exigiendo que el estado espaol termine de asumir, de una vez por todas, sus responsabilidades para con toda la problemtica generada por la letalidad del asbesto.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter