Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2016

Elecciones en EEUU y el futuro: cinco realidades

James Cockcroft
IELA


Es bien sabido por analistas progresistas, especialmente marxistas, que una democracia burguesa funciona como una dictadura de los ricos para mantenerse en el poder y controlar a los trabajadores y limitar la influencia de cualquier disidente de la ideologa capitalista dominante. Pero en EEUU pocas personas han ledo Marx, mientras muchas identifican las palabras "marxismo", "socialismo", y "comunismo" con el totalitarismo o an "el trabajo del diablo".

No obstante, en aquel pas "ms rico del mundo" ha surgido un nuevo fenmeno nunca visto en tal amplia escala. Figuras polticas prominentes de ambos partidos polticos proclaman que no existe la democracia en EEUU, y parece que una mayora de la poblacin est de acuerdo. Los ciudadanos que creen que viven en "la tierra de los libres" (land of the free en ingls) se dan cuenta de que su nacin no es democrtica, ejemplificando as lo que muchos socilogos llaman "un conocimiento contradictorio", o "mixed consciousness" en ingls.

1. NO ES DEMOCRACIA Y NUNCA FUE

En las palabras del ex-presidente (1977-81) Jimmy Carter, "America has no functioning democracy" y "Tenemos uno de los peores procesos electorales del mundo y se debe prcticamente a la excesiva entrada de dinero".[1] Cmo explica Mickey Edwards, un famoso lder conservador del partido Republicano y ex-miembro del Congreso estadounidense (1977-1993), "casi todos los americanos no saben cmo se decide quienes pueden ser candidatos, ni votan en las elecciones primarias presidenciales de los estados ".[2] Adems, como observa Chris Hedges, "Aquellos pocos que reconocen la muerte de nuestra democracia, el sufrimiento innecesario infligido a los pobres y la clase obrera en el nombre de austeridad, y los crmenes de imperio en breve los que nombran nuestra realidad presente y pasado son excluidos de la esfera pblica." [3]

La verdad es que nunca hubo una democracia en los Estado Unidos. Siempre fue una repblica con protecciones constitucionales y extra-constitucionales para los sper-ricos. En las palabras del prominente historiador estadounidense Peter J. Frederick, "Lo que es nuevo es que las brechas [econmicas] estn ampliando y casi nunca han sido tan mal como ahora." [4] Hoy en da, la percepcin comn y corriente de los rituales electorales cada cuatro aos es que son "shows" manejados por un sistema monopartidista donde los sper-ricos y sus representantes, los jefes de los dos partidos, deciden el resultado final (otros partidos polticos alternativos son prcticamente excluidos de participacin.) [5]

Contrario al mito de la democracia, las elecciones presidenciales no son directas y populares, con cada ciudadano teniendo el derecho de votar, con cada voto contado, con cada votante igual a un voto ("one man, one vote" en ingls). Por ejemplo, los residentes de Puerto Rico son ciudadanos estadounidenses pero estn prohibido de votar en elecciones presidenciales, porque Puerto Rico no es un estado (aunque puertorriqueos pueden votar en las estatales elecciones primarias.)

Es ms. El resultado de cada eleccin para el presidente y vice-presidente nacional no es determinado por los votantes sino por el Colegio Electoral (Electoral College en ingls), un oscuro grupo de 538 personas supuestamente representando el ganador de las elecciones de sus estados (con la excepcin de Maine y Nebraska) pero sin obligacin legal de honrar aquellos resultados. Normalmente, los miembros del Colegio Electoral son nombrados por convenciones estatales de los dos partidos polticos y son lderes de sus partidos. Si ningn candidato recibe 270 votos en el Colegio Electoral, la Cmara de Representantes, actualmente controlado por el Partido Republicano, escoge el presidente. En 2000, el Colegio Electoral eligi un candidato quien no haba recibido la mayora ni la pluralidad de los votos populares, George W. Bush.

As, el sistema electoral estadounidense huele no de democracia sino de autoritarismo y riqueza. Billonarios y millonarios escogen o controlan los lderes de los partidos y financian los candidatos, mientras sistemas de corrupcin desde las aldeas y ciudades hasta los niveles estatales y federales resultan en la compra de votos de individuos; la negacin del derecho de votar de millones; fraudes electorales; e incontables otros abusos.[6]

Durante las ltimas dcadas del capitalismo, marcadas por la "globalizacin" y el "neo-liberalismo," las restricciones al derecho de votar han expandido tanto que ms de la mitad de la poblacin de EEUU de la edad legal de votar ya lo encuentra casi imposible. Es una de las muchas causas de la alta tasa del ausentismo en las elecciones: frecuentemente 50 % o ms en las presidenciales; 64 % en la eleccin no-presidencial de 2014; y muchsimo ms en cualquier eleccin primaria.

Ejemplos de la expansin de restricciones y abusos electorales incluyen:

Una regla electoral completamente no democrtica es el papel de los "Sper-delegados" (superdelegates en ingls.) Aunque no son elegidos, votan en las convenciones nacionales de los dos partidos que nombran el candidato final para la presidencia. Los Sper-delegados son oficiales de los partidos que representan los liderazgos lites. En el caso de los Demcratas, los Sper-delegados incluyen miembros del Congreso y gobernadores de estados. Para la Convencin Nacional de los Demcratas en Philadelphia (25 - 28 de julio 2016), los 720 Sper-delegados son 15 % del total de los 4.768 delegados -- un porcentaje ms que doble lo del Partido Republicano para su convencin en Cleveland (18 - 21 de julio 2016.) As que es muy posible que los Sper-delegados entregarn los votos que determinarn quien ser el prximo presidente de EEUU.

No es nada misterioso el papel de los Sper-delegados. En una respuesta a Jake Tapper de la emisora CNN, el 12 de febrero de 2016, la presidenta del Comit Nacional Demcrata Debbie Wasserman Schultz, miembro de la Cmara, dijo que los Sper-delegados "existen en realidad para asegurar que los lderes del partido y oficiales elegidos no tienen que estar en una posicin de competir contra activistas a nivel de las bases".[7] De los Sper-delegados Demcratas en 2016, casis todos prometieron votar por Hillary Clinton contra el senador Bernie Sanders, en efecto asegurando Clinton de la nominacin a no ser que ella fuera condenada ("indicted" en ingls) por el uso de sus E-mails personales posiblemente incluyendo informacin "clasificada" cuando fue Secretario de Estado (2009-2013.)

Finalmente, hay el papel sobre-determinante de los Super-PACs (Comits de Accin Poltica.) Los Super-PACs son paquetes de donaciones mega-millonarias de grandes corporaciones capitalistas y otros "individuos" a los candidatos.[8] De todos los candidatos presidenciales en 2016, solamente uno ha negado de aceptar dinero de ellos: Sanders (Donald F. Trump es un multi-billonario y dice que no necesita Super-PACs, pero los tiene.) No es de extraar que las elecciones presidenciales siempre son compradas por lo que Sanders llama "la clase billonaria". Es precisamente por eso que l llama por el fin de los Super-PACs (cuyo valor se estimaba a ms de mil millones de dlares al fin de marzo) y el lanzamiento de "una revolucin poltica". En parte, Sanders ha comenzado un proceso social de tal revolucin, aunque es muy dudoso que se lo pueda lograr en 2016. Su campaa sigue recibiendo contribuciones de millones de individuos, cada una de un promedio de 27 dlares--"un rcord histrico." [9]

2. LA FURIA DEL PBLICO

Debido principalmente a la crisis econmica prolongada que ha generado la brecha creciente entre el llamado 1 % (ricos) y la mayor parte del resto de la poblacin, la gente estadounidense se ve frente a un futuro con poca esperanza y est furiosa con "el establishment" (clase dirigente.) Esta furia, que se manifiesta en las elecciones primarias de ambos partidos y en protestas callejeras, preocupa los lderes del sistema poltico monopartidista y los sper-ricos. An ms preocupante para la clase dominante es la crisis econmica mundial y el eventual peligro de grandes levantamientos populares estadounidenses en las calles o los lugares de trabajo.

Poca gente en EEUU u otros pases entiende de dnde viene la crisis econmica mundial y hacia dnde va. Los economistas izquierdistas comparten algunos puntos de anlisis pero no estn de acuerdo en todo, y casi todos confiesan que es imposible predecir el futuro. Segn ellos, la crisis tiene sus races en la sobreproduccin industrial y la reduccin de rentabilidad de las inversiones que alcanz su apogeo a mediados del decenio 1970, despus de la cual el gran capital comenz a encontrar su "solucin" ms en el sector financiero, aliado con la gran industria, que en el sector productivo (con la excepcin parcial de China que desarroll ambos sectores). Desde EEUU y Europa se lanzaron guerras en el extranjero para recolonizar el mundo y apoderarse de los recursos naturales. Florecieron la produccin de armas y una especulacin frentica para generar ms lucro. Los cambios tecnolgicos (el internet, rpido transporte areo, enormes cargueros, robtica, etc.), la transnacionalizacin del capital, y las famosas "deudas" pblicas y privadas se hicieron instrumentos claves no solamente para la especulacin sino para la apertura de nuevos mercados, la mundializacin de produccin y comercio, y la reduccin de salarios de las y los trabajadores, con el aumento correspondiente de rentabilidad y la privatizacin de todo hasta la vida misma -- el llamado "neoliberalismo." Poco a poco el proletariado moderno se convirti en un precariado posmoderno, caracterizado por empleo inestable y sueldo insuficiente.

As la acumulacin de capital se bas en la llamada "globalizacin", enmarcada en la apertura de nuevos "mercados libres". Fue acompaado por la manipulacin de las estructuras de deudas, monedas, y tasas de inters para transferir ms dinero a los capitalistas internacionalistas. Hubo una creciente extraccin de recursos naturales y productos primarios -- o, ms ampliamente, una extraccin de todos los recursos humanos y financieros hasta enteras economas "nacionales", como en Grecia. El llamado 1% (en realidad una dcima parte del 1%), liderado por los ejecutivos y especuladores de grandes bancos y corporaciones, extrajeron ganancias de los bolsillos del 99%, incluyendo miles de millones de empresarios pequeos y medianos, as generando un rencor popular contra el capital monoplico y su control de sistemas polticos. Una serie de burbujas econmicas que reventaron culmin en los fracasos de los grandes bancos e instituciones financieras estadounidenses en 2007-2008 y la recesin internacional actual aparentemente sin fin.

Hoy por hoy, esta crisis est agravada por la inestabilidad financiera; la cada de los precios del petrleo y otras materias primas; una disminucin del comercio mundial; una contraccin de inversiones; una nueva ola de fusiones en EEUU que ha valido diez mil mil/millones de dlares desde 2008; [10] nuevas guerras de monedas en los mercados globales; y la bancarrota de algunas economas nacionales, incontables empresas pequeas y medianas, algunos conglomerados y, desde luego, cientos de millones de familias. El escndalo de los "Papeles Panameos" en abril de 2016, el punto del iceberg de donde los ricos esconden sus billones, simboliz dramticamente la voracidad e inmoralidad del capitalismo responsable de tantos crmenes contra la humanidad.[11]

En EEUU, como en Francia, Alemania, Argentina, Brasil, Mxico y otros pases, hay tendencias del crecimiento de fuerzas polticas de la extrema derecha, acompaados por leyes y acciones gubernamentales limitando las libertades individuales y sociales. El desvelamiento de informacin secreta del gobierno por los delatores patriticos Edward Snowden, Julian Assange, y el soldado Chelsea Elizabeth Manning ha confirmado la derechizacin y actos criminales del gobierno estadounidense, incluyendo el espionaje llevado a cabo que afecta toda la ciudadana y hasta ciudadanos de otras naciones, como presidentes, primer ministros, y vctimas de bombardeos y tortura por las Fuerzas Armadas de EEUU.

Desde el "Patriot Act" de 2001, nuevas leyes decretadas y aprobadas por el Congreso han limitado las libertades de expresin y reunin. Sirven para justificar la persecucin de activistas en los nuevos movimientos sociales y la represin violenta de protestas pacficas. Mientras tanto, ha aumentado la tasa de encarcelacin de minoras y de la persecucin de inmigrantes y sus familiares ciudadanos, especialmente en comunidades latinas donde muchas familias han sufrido destructivas deportaciones durante la presidencia de Barack Obama (2,5 millones, ms que nunca.)[12] La tasa de policiales asesinatos de adolescentes y nios Afrousamericanos y Latinos tambin ha acelerado durante el mandato de Obama. Las policas y otros departamentos de seguridad del estado siguen militarizndose, ocupando comunidades enteras como una fuerza de conquista. Policas locales bien armadas patrullan hasta las escuelas, a las cuales ocho millones de nios no asisten porque son una parte de los 41 millones de estadounidenses viviendo por debajo de la lnea de pobreza. Adems, en los ojos de muchsimos oficiales, polticos y votantes, ser musulmn equivale a ser terrorista; ser "persona de color" significa ser persona peligrosa posiblemente armada. El racismo estructural se fortalece.

3. EL RACISM0, NATIVISM0, SEXISM0, Y LA GENERACIN MILENARIA

Una causa principal de las victorias iniciales en las primarias del demagogo populista Trump y el ultraconservador Ted Cruz del Partido Republicano es el incremento del racismo y "nativismo" (nativism en ingls, o sean ideas, ataques verbales, abusos y asesinatos contra inmigrantes), producto no solamente de la historia de EEUU y las distorsiones de los medios de comunicacin sino tambin de la rpida movilidad hacia abajo (downward mobility en ingls) de la famosa "clase media blanca". Hay otro factor casi nunca mencionado: la gradual prdida de confianza por parte de los llamados "blancos" en su futuro debido a cambios demogrficos.

Antes del ao 2044 gente blanca ser una minora numrica y, si se incluyen Latinos que se definen "blancos" en los censos nacionales, ser minora en poco ms de dos dcadas. Adems, en el ao 2050 Latinos constituirn 29 % de la poblacin, Afrousamericanos 13 %, y blancos 47 %. Varios hombres blancos bastante enojados y muchas mujeres de la derecha militan por Trump o Cruz, reflejando el temor que esta nueva realidad demogrfica ha generado. Para muchos blancos, toda la palabrera electoral de "Haga Amrica gran de nuevo" implica sutilmente un restablecimiento de white supremacy o sus privilegios de antao. [13]

Los burdos discursos racistas de Trump calificando a los inmigrantes Mexicanos de ser violadores, asesinos y narcotraficantes, y su aceptacin inicial del apoyo del Ku Klux Klan, ocurren en el marco de un racismo y un nativismo sistmico que los medios de comunicacin han fortalecido ao tras ao. La popularidad de Trump entre blancos es mayor en lugares del pas donde hay ms frecuentes eptetos raciales. Irnicamente, hay un boom de Trump piatas en las aldeas y ciudades donde viven familias mexicanas y centroamericanas o sus descendientes.

No son solamente personas blancas que contribuyen al nativismo. Varios Afrousamericanos (ya un porcentaje menor de la poblacin que los Latinos) resienten a los inmigrantes "tomando sus empleos" o "causando la reduccin de sus sueldos". En pequea parte esto pueda ser verdad, pero la causa principal desde luego es el papel de los patrones. Durante las caso cuatro dcadas del neoliberalismo los patrones han despedido millones, as reduciendo la porcin de trabajadores permanentes y aumentando la creacin de empleos de medio tiempo y la inseguridad de todas y todos. Tambin se han aprovechado del desempleo "oficial" (5 % en 2016, o 10% si se incluyen empleados de medio tiempo) y la alta tasa de desempleo ocultado (disguised unemployment en ingls, por lo menos 17 %) para amenazar a las y los empleados con ms despidos y cortes de salarios. Segn la agencia federal de impuestos IRS, durante la presidencia de Bill Clinton (1993 - 2001) 45 % de los aumentos de ingresos fue al 1 % ms rico, mientras en los aos de Obama 97 % fue al mismo 1 %.[14] En breve, la popular desesperacin econmica ha crecido bastante.

Propaganda meditica y otros ataques a los sindicatos, junto con la cooptacin de sus lderes, han logrado disminuir la influencia de la principal confederacin de sindicatos AFL-CIO que ya representa solamente 7 % de los empleados del sector privado. El porcentaje de empleados en los sectores privados y pblicos que pertenecen a sindicatos ha cado a 10 %. A la vez, la clase dominante sigue apoyando un programa migratorio de "trabajadores huspedes" (an ms parecida a la esclavitud que el programa Bracero que la AFL-CIO ayud terminar en 1964), mientras usa los medios de televisin y radio para estimular un nativismo resurgente y poner freno a las ocasiones peridicas de unificacin de trabajadores y pequeos productores y comerciantes Afrousamericanos, Latinos, y blancos en sus luchas polticas o econmicas por mejorar sus condiciones de empleo, de empresa pequea, de vida, de futuros viables. Los patrones saben bien del refrn "divide y vencers". [15]

Infelizmente por la mayora de Afrousamericanos y Latinos, normalmente sus lderes sindicalistas y empresariales, sus caucuses en el Congreso, y sus polticos pretendiendo "representar la comunidad" apoyan el establishment y se benefician de los correspondientes redes de influencia (patronage networks en ingls.) Por eso, inicialmente Hillary Clinton recibi muchos votos de Afrousamericanos y Latinos en las elecciones primarias, aunque en elecciones posteriores Sanders cerr la brecha. [16]

Hay que destacar que no existe una "comunidad" tnica o racial como tal. Los nuevos movimientos como Black Lives Matter, BYP 100 (Black Youth Project 100), y otros contra la brutalidad policial como "I Can't Breathe" (nombrado por el grito final de Eric Garner estrangulado por la polica de Nueva York en 2014, y apoyado por obreros saliendo de sus lugares de trabajo con el mismo grito en ms de 190 ciudades para demandar un sueldo decente y el derecho de organizarse) han movido personajes como el cineaste Spike Lee, el rapero Killer Mike, y el acadmico Cornel West a declarar su apoyo por la candidatura de Sanders. Clinton ha tenido que admitir que cometi un error durante la presidencia de su marido Bill Clinton cuando en 1996 describi "juventud de color" como "sper-predadores".[17]

Hay muchos estudiantes, obreros, jvenes, pequeos y medianos productores o comerciantes, y mujeres que han respondido favorablemente a la campaa de Sanders. Aunque hay que desconfiar de los sondeos y sus metodologas, segn ellos Sanders y Clinton estn empatadas en popularidad al nivel nacional.

La furia del electorado aparece fuertemente en la llamada generacin "milenaria" (millennial en ingls, as llamada por haber llegado a su adultez acerca del ao 2000.) Esta generacin experimenta inseguridad de empleo; endeudamiento escolar afectando la mayora de estudiantes en el sector pblico, un grupo ya clasificado como pobre o casi pobre; carencia de asistencia mdica asequible; y otras frustraciones con "el sistema." No le gustan las actitudes de las autoridades que defienden o reproducen "las reglas del juego" del establishment. Esta generacin y la prxima no confan en los candidatos tradicionales como Clinton y Jeb Bush, ni aceptan las mentiras de los grandes medios, sobrepasndolos con su uso de los medios sociales. [18] Por lo general, entienden pero no comparten las experiencias o actitudes de generaciones precedentes. No aceptando la intolerancia (bigotry en ingls), muchos jvenes estn situados en matrimonios inter-raciales ("mixed marriages" en ingls).[19]

No es sorprendente que hay tantos jvenes apoyando la compaa electoral de Sanders, quien se declara un "socialista" en el sentido de "demcrata social". Sanders ataca el sistema de "bienestar corporativo" y busca reformas de la mayor dentro del capitalismo. El pster ms comn entre la juventud Sanderista es "Un futuro en que podemos creer". Los sondeos indican que ms de 50 % de la generacin milenaria y la juventud prefiere una alternativa "socialista". A mediados de abril, miles de personas participaron en las marchas y mtines a escala nacional de las multi-tnicas coaliciones "Democracia Despertando" y "La Primavera Democrtica" que resultaron en 1,240 detenciones por actos de desobediencia civil. [20]

La mayora de votantes jvenes femeninos votan por Sanders. Ellas no consideran Clinton como una buena defensora de las vidas de mujeres y nios, sino como una mujer ms del "club masculino de belicistas" culpable de la masiva destruccin de poblaciones civiles en Libya, Syria, y otros lugares. Rechazan las palabras supuestamente feministas de Madeline Albright (primera mujer de ser Secretario de Estado, 1997-1991, y otra belicista) que "hay un lugar especial en el infierno" para mujeres que no apoyan la campaa de Clinton.

Hay divisiones entre mujeres en cuanto al derecho de conseguir abortos legales, con la gran mayora apoyndolo pero una militante minora, principalmente conservadores Republicanos y gente muy religiosa, oponindolo. Gente conservadora y de la derecha cristiana prefieren la extrema derecha del Partido Republicano porque se opone a la legalizacin de los matrimonios "gay" y los derechos de personas no estrictamente heterosexuales (representada por el movimiento LGBT), mientras Clinton y Sanders dicen que apoyan aquellos derechos humanos. Segn los sondeos, 74 % de mujeres en el electorado general rechazan Trump, cuyos eptetos misginos son legendarios; solamente 39 % de las mujeres que apoyan el Partido Republicano tienen una opinin favorable de Trump.

4. LA REBELIN ELECTORAL: CANDIDATOS Y LOS MEDIOS

Aunque en las elecciones los votantes normalmente deben inscribirse como Republicano o Demcrata, en realidad poca gente son miembros de un partido. El mayor bloc del electorado consiste en personas que se consideran "independientes". Por lo general, la gente que se toma la molestia de votar en las primarias o la eleccin presidencial cada cuatro aos lo hace porque cree que es su "deber" o porque le gusta la personalidad de uno u otro candidato. El "shopping," o sea el consumismo superficial y la acumulacin de cosas materiales no necesariamente tiles y nunca durables, contina de ser ms importante que cualquier eleccin.

Sin embargo, ahora pasa algo sorprendente e importante: una rebelin en el electorado contra el establishment. Por lo tanto surge la discusin pblica sobre quines finalmente decidirn los candidatos presidenciales en las convenciones nacionales en julio. Hay muchos programas polticos en conflicto.

La nica posicin compartida por todos los candidatos, con la excepcin parcial de Sanders, es la idea de "American exceptionalism", o sea la creencia que los estadounidenses y su "democracia" son los mejores del mundo y por eso EEUU debe liderar toda la humanidad hacia un futuro de derechos y valores "universales" como los suyos. Por eso, todos menos Sanders apoyan intervenciones militares o agresiones a otros pases, golpes de Estado contra lderes o sistemas "anti-Americanos" o "indeseables", y hasta el envo de tropas a ciudades en EEUU para controlar disturbios o "mantener la paz". [21]

Los jefes tradicionales del Partido Republicano financian un nuevo Sper-PAC en favor del ultraconservador Cruz para evitar una mayora de votos en la convencin por Trump y as lograr una "convencin de corretaje" (brokered convention en ingls) donde ellos puedan decidir el candidato despus del primer balotaje, sea Cruz o alguien un poco menos extremista como el cubano-americano Marco Rubio o el gobernador de Ohio John Kasich, o posiblemente una persona ms "centrista". Trump responde en formas tpicamente contradictoria, notando pblicamente que cree que habr disturbios en la convencin si l no ganara la nominacin pero negociando privadamente con la "vieja guardia" del partido para recibir su apoyo. [22]

Cruz tiene muchos seguidores entre los extremistas del cristianismo fundamentalista que a veces votan por Trump. Cruz es ms coherentemente conservador que Trump, quien cambia sus posiciones de un da a otro. Cruz es ms anti-inmigrante, anti-LGBT, anti-musulmn. Cruz quiere eliminar el IRS que recibe y chequea los impuestos federales. l tiene un plan de impuestos an ms favorable por las corporaciones y los ricos que lo de Trump o de otros candidatos Republicanos. Cruz siempre ha proclamado su oposicin a la libertad de la mujer de conseguir un aborto, mientras Trump cambi su posicin anterior para oponerlo ahora. Cruz critica Trump por su relativo apoyo de Seguridad Social, Medicare (programa federal de salud usando compaias privadas de seguros para servir gente ms de 65 aos de edad o con discapacidades), y la parte de Planned Parenthood que ofrece servicios para mujeres pobres. Ambos critican los tratados de libre comercio y la desindustrializacin del pas, pero a la vez defienden "el mercado libre" y la necesidad de quitar el gobierno federal de todos los campos, especialmente educacin y salud. Se oponen a la sindicalizacin de obreros y cualquier movimiento social que no les defiende a ellos mismos.

En sus declaraciones sobre la poltica exterior, Trump en su retrica es un poco ms proteccionista y sper-nacionalista que Cruz. Ambos caracterizan muchos pases como "enemigos" de EEUU. Critican las polticas de Obama y Clinton por sus "derrotas" en el Medio Oriente. Recomiendan bombardear por saturacin los lugares ocupados por el EI (Estado Islmico.) A veces Trump opone a la OTAN ms que Cruz. Como cubano-americano muy contrarrevolucionario, Cruz opone a Cuba ms que Trump, quien reconoce que el bloqueo econmico contra Cuba no funciona.

Con respecto al uso de armas nucleares, Trump es un "loose cannon" (can suelto). No desecha usarlos en Europa y dice que los pondran en Japn y Corea del Sur. Dado su aparente inestabilidad sicolgica, la posibilidad de tener su dedo sobre el botn para lanzar bombas nucleares es escalofriante.

Todos los candidatos Republicanos quieren fortalecer las Fuerzas Armadas y sus ms de mil bases militares en 150 pases del mundo, sin contar algunas bases de los ejrcitos privados de mercenarios y paramilitares. Aumentaran el presupuesto del Departamento de Defensa, ya equivalente a seis cientos mil de millones de dlares anuales, o sea la mitad del gasto militar mundial. Pero ambos partidos han aumentado aquel presupuesto desde el fin de la Guerra Fra, dando los militares una fuerte influencia sobre el gobierno, la poltica exterior e interior, y hasta la cultura de EEUU. A la vez, la mayora del pblico se queja de los gastos extravagantes del Pentgono. [23]

Por su parte, el Partido Demcrata est menos dividido y catico que el Partido Republicano, principalmente porque Clinton tiene el apoyo del establishment que le garantiza la nominacin. La diferencia ms notable entre Sanders y Clinton es el programa de un estado de bienestar de Sanders y sus propuestas contra la austeridad versus la adhesin de Clinton a la poltica neoliberal de Obama, es decir el statu quo.

No obstante, la obvia popularidad de la plataforma de Sanders ha forzado Clinton cambiar sus posiciones en algunos casos, por ejemplo el Acuerdo Transpacfico que ella ahora rechaza o la necesidad de aumentar el salario mnimo a $15 por hora, aunque ella lo aboga solamente por etapas comenzando con $12. Algo parecido ocurre con los planes de Sanders de gravar severamente los ingresos de los sper-ricos; proveer a la juventud acceso a educacin libre y de mejor calidad; expandir Social Security para los no ricos; desmilitarizar y reconstruir el sistema roto de "justicia" en todas reas: polica, crceles, racismo, protestas pacficas, criminalidad de los grandes bancos y sus ejecutivos, Wall Street, etc. Clinton ofrece un eco tardo y dbil de todo esto con dos o tres lemas populistas o vagos promesas de hacer reformas inocuas.

En una manera mucho ms fuerte que Clinton, Sanders defiende las libertades civiles; ms empleos para la juventud Afrousamericana; derechos de los pueblos originarios y otras minoras sociales; los derechos humanos por lo general; medidas rpidas y concretas para resolver la crisis climtica; la no injerencia en los asuntos de otros estados; y la paz. Sanders insiste en quitar el poder de Wall Street, mientras Clinton sigue recibiendo sus donaciones y se rehusa revelar el texto de su discurso a Goldman Sachs que le pag 225 mil dlares y otros discursos bien pagados a las lites financieras. No es de extraar que, segn los sondeos, el pblico no tiene confianza en la honestidad de Clinton y le sospecha de ser corrupta y profundamente fiel a Wall Street.

En cuanto a los millones de inmigrantes Sanders rechaza la necesidad de "hacer la frontera segura antes de cualquier acto de legalizacin". l apoya el desmantelamiento de los programas inhumanos de deportacin y los centros privados de detencin. Llama por el regreso de inmigrantes injustamente deportados y la unificacin de familias deshechas.

Sanders insiste en un sistema de salud universal y libre, como en Canad y otros pases capitalistas, as rompiendo el control de las mega-corporaciones de seguros. Adems, Sanders tiene propuestas para reducir radicalmente los precios de las obscenamente lucrativas compaas farmacuticas. Clinton dice que sera mejor extender a ms gente el modesto programa de salud del Presidente Obama que incluye el pago a las compaas de seguros y las farmacias. Sanders aboga por una educacin libre en los colegios y las universidades pblicas; una reduccin radical de las onerosas deudas estudiantiles; y un sistema de Seguridad Social fuerte e inclusive.

Apoyando "energa limpia" y sostenible, Sanders ataca las industrias de combustibles fsiles, notando que Clinton acepta donaciones de ellas. l recibe el apoyo del gran movimiento ambientalista. Ambos candidatos reconocen la necesidad de elegir Demcratas al Congreso, donde los Republicanos bloquean muchas propuestas del Presidente Obama.

Los jefes del Partido Demcrata siguen usando los medios, Super-PACs, y Sper-delegados para prohibir cualquier chance de que ganara Sanders. Si por alguna razn Clinton no lograra la nominacin, es probable que el Vice Presidente Joe Biden u otra figura del establishment sera el candidato.

Ambos partidos se preocupan de quien nominar el noveno juez de la Corte Suprema, ya que un juez muy conservador se muri dejando la Corte divida 4 a 4 entre "liberales" y "conservadores." Lderes del Partido Republicano en el Senado dicen que no considerarn el candidato nombrado por Obama y se debe esperar hasta la inauguracin de un nuevo presidente el 20 de enero 2017 para considerar quien ser el noveno juez.

Aunque a fin de cuentas el sistema poltico es monopartidista sirviendo la clase dominante, hay diferencias ideolgicas entre los dos partidos, como en sus conflictos sobre los derechos de aborto; las polticas sobre programas de salud y Social Security (los Republicanos apoyan su completa privatizacin, los Demcratas no); inmigracin; epidmico abuso de drogas y el narcotrfico;[24] la brutalidad policial y su militarizacin; la carencia de empleos y sueldos decentes; la gente sin techo; contaminacin de dos mil sistemas de agua como lo de Flint, Michigan; proteccin del ambiente; y el uso de combustibles fsiles. Por lo general, en contraposicin a los Demcratas, los candidatos Republicanos tienen posiciones conservadores y no progresistas. Niegan la existencia o la gravedad de una crisis climtica, mientras los Demcratas lo reconocen pero hasta ahora hacen casi nada para resolverlo.

En sus programas de relaciones con otras naciones, casi todos los candidatos, menos Sanders, competen entre s para aparecer lo ms pro-Israel posible. Clinton recibe del lobby proisrael AIPAC increbles cantidades de dinero para financiar su campaa. AIPAC determina y an escribe partes de las decisiones del Congreso y la Casa Blanca, mientras el Mosad de Israel sigue trabajando con la CIA en Amrica Latina y otras regiones.

Sanders, un hijo de inmigrantes judos cuyo padre perdi su familia en el Holocausto, no es sionista. Se declara orgulloso de ser judo, secular, y progresista. Condena Israel por su castigo colectivo de Palestinos y critica fuertemente las matanzas de ciudadanos inocentes en Gaza. Es el nico candidato que declin una invitacin para hablar a la convencin anual de AIPAC. [25]

Parece que las cuestiones de Cuba, Venezuela, y otros pases de Amrica Latina y el Caribe no importarn mucho en las campaas. Pocos votantes comprenden los procesos democrticos y revolucionarios all, y muchos aceptan las mentiras de la acelerada contra-ofensiva de EEUU contra los gobiernos progresistas en toda la regin. No entienden que la "revolucin bonita" de Venezuela no es una amenaza a la seguridad de EEUU sino una esperanza para la humanidad. Es que los valores dominantes en el Norte son capitalistas e individualistas basados en la competencia, mientras en las partes progresistas del Sur son cada vez ms de cooperacin, solidaridad humana, y defensa de la madre tierra y generaciones futuras.

Sanders reconoce varios logros de las revoluciones all, aunque describe Cuba como "autoritario y no democrtico". Clinton afirma la propaganda tradicional que el gobierno cubano "desaparece personas, encarcela gente o an mata gente por expresin de sus opiniones". Los medios de desinformacin repiten las mismas mentiras.[26]

Sanders ha criticado las intervenciones militares de EEUU en la regin, mientras Clinton y los Republicanos los ha defendido. Pocos votantes saben de las declaraciones por Obama manteniendo "el estado de emergencia" en relaciones con Cuba y Venezuela.

Una gran mayora del pblico apoya la renovacin de relaciones diplomticas con Cuba (un triunfo del pueblo cubano y su revolucin) y el fin del bloqueo econmico contra Cuba. Los candidatos Republicanos prometen nunca cerrar Guantnamo sino agregar ms presos y ms tortura, mientras Clinton y Sanders haban votado por mantenerlo abierto cuando fueron senadores.

Los Republicanos atacan fuertemente todas las polticas de relaciones exteriores de Obama. Por su parte, Clinton defiende las mismas, aunque dice que la poltica en Syria es "un fracaso" y EEUU debe incrementar su intervencin y ayuda militar all para derrocar Presidente Bashar al-Assad. Sanders no es pacifista pero es ms anti-intervencionista que todos los otros candidatos. En vez de la destitucin de Bashar al-Assad, llama por una paz negociada en Syria con la ayuda de Rusia e Iran y la coordinacin con los mismos para vencer al EI.

En EEUU hay mucho miedo de nuevos actos terroristas por parte de fanticos islmicos. La vasta mayora de la poblacin habla con mucho odio de esto, pero poca gente habla en la misma manera de los individuos o grupos responsables de los nuevos actos terroristas que matan nios y adultos en escuelas y otros lugares casi mensualmente llevados a cabo por ciudadanos cristianos.

Un fenmeno importantsimo es el papel sobre-determinante de los grandes medios de informacin (o sea de desinformacon y terrorismo), especialmente la televisin, propiedad de corporaciones e individuos sper-ricos, un monopolio econmico y poltico del establishment. Existe un canal supuestamente pblica, PBS, pero depende mucho en las donaciones de las grandes corporaciones o sus fundaciones "benevolentes". Todo el bombo que los medios dan a las elecciones presidenciales es un negocio que les genera mega-ganancias.

En breve, la televisin es un negocio, una parte integral del capitalismo voraz. Es por eso que Trump recibe ms horas de cobertura que todos los otros candidatos combinados. Sus promesas escandalosas -- como prohibir la entrada de musulmanes a EEUU o construir un gigantesco muro fronterizo pagado por el gobierno de Mxico -- y su lenguaje pintoresco, vulgar, e insultante atraen y hasta hipnotizan a docenas de millones de televidentes. No importa si Trump y todos los candidatos menos Clinton atacan a los mismos medios por ser mentirosos e irresponsables, porque los dueos de los medios saben perfectamente bien que el pblico comparte esa opinin y les interesan sus "ratings" ms que la verdad. Como Trump dijo a la revista TIME: Cuando yo aparezco en estos programas de TV los ndices de audiencia doblan, se triplican, y eso se da el poder a uno." [27]

A travs de su preponderancia de cobertura meditica, Trump recibe libre cobertura de su campaa que vale cientos de millones de dlares, casi triple del valor de la cobertura que recibe Clinton (en comparacin, Sanders recibe prcticamente nada.) Los medios reportan las nuevas campaas del establishment contra Trump, lo que no cambia la continuidad de su poderosa popularidad sino lo aumenta. Por el momento, el factor principal que afecta negativamente el futuro de Trump es el clamor popular contra sus posiciones extremistas y sus insultos que crean una atmsfera racista, sexista, y hasta neofascista. [28] Los medios no reportan los crecientes movimientos multi-raciales contra Trump, o los reportan solamente en trminos de "violencia".

Hay que acordarnos que los noticieros y entrevistas en TV-lndia no son para informar honestamente sino para entretener. Nadie mejor que Trump para el espectculo! Su atraccin para millones de telespectadores tiene larga historia confirmada: entre los aos 2004 y 2015 fue un "reality TV star" gracias a su reality show The Apprentice (El Aprendiz, seguido por Celebridad Aprendiz). Trump se hizo famoso y popular, un nombre muy conocido (household name en ingls). En sus entrevistas y discursos durante la campaa electoral Trump repite frecuentemente expresiones de uso corriente de aquellos shows (como "you're fired!" -- "queda usted despedido!" cuando un concursante es eliminado de la competencia). El pblico, ya idiotizado por aos de tal entretenimiento televisado, reacciona con carcajadas sin darse cuenta que le sali el tiro por la culata.

Cuando no ignoran a Sanders, los medios repetidamente le hacen maltratos, mentiras, y malas comparaciones como, por ejemplo:

Hubo dos momentos decisivos en marzo que revelaron lo mentiroso y engaoso de los medios: la victoria de Sanders en la eleccin de Michigan el 8 de marzo cuando los medios haban indicado que Clinton ganara por 30 puntos; y las protestas multi-raciales de estudiantes en la Universidad de Ilinois Chicago (UIC) contra Trump el 11 de marzo que caus Trump cancelar su mitin all.[31] El impacto caus los medios monoplicos tomar en serio las campaas populares contra Trump y por primera vez atacar un poquitico a Trump durante unas cuantas semanas, pero sin reducir la cobertura de Trump. Por el contrario, en abril los medios aument su cobertura y en trminos favorables por Trump cuando l gan muchas primarias por 60 % y as apareci capaz de lograr una mayora de delegados para ganar la nominacin. Pblicamente e irnicamente, Trump alab esta nueva cobertura favorable.

5. "DEMOCRATIZAR LA DEMOCRACIA", MOVIMIENTOS SOCIALES Y EL FUTURO

Un slogan popular de los movimientos sociales contemporneos en muchas partes del mundo es "democratizar la democracia". Es una manera de destacar una obvia realidad: las democracias burguesas no son democracias.

La gente en los movimientos sociales progresistas estadounidenses sobre este y otros temas apoyan tal democraticizacin. Adems, rechazan el neoliberalismo y las prcticas de los gobiernos de cualquier partido, sea bajo un presidente Obama o un presidente Bush, una Clinton o un Trump. No obstante, la historia nos muestra que tales disidentes normalmente votan por el candidato Demcrata como "el menor de dos males". Segn varios sondeos, Clinton ganara contra Trump por muy poco y Sanders ganara por quince puntos o ms. An si Sanders fuera presidente no podra implementar su programa porque el Estado est situado en un sistema capitalista neoliberal y la clase dominante nunca permitir ni un socialismo ni una serie de reformas que limitan o eliminan su influencia y riqueza.

Histricamente, los movimientos sociales vienen y desaparecen. Sufren represin violenta y divisiones internas; faltan a unificarse entre s; no crean estructuras organizativas perdurables. A pesar de eso, recientemente cuando un movimiento aparece y desaparece frecuentemente nos deja un concepto o una idea que se generaliza, como en el caso del "Occupy Wall Street" (2011) que nos dej los conceptos "el 1 % y el 99 %"; o el movimiento pro-Sanders que ya ha legitimado el uso de la palabra "socialista" (inimaginable durante la Guerra Fra.) Sin duda, hay una nueva y rara situacin en EEUU y en el mundo que lo hace casi imposible predecir el futuro o la sobrevivencia del planeta; pero s, es posible crearlos con la solidaridad humana y an en paz. [32]

Normalmente, una campaa electoral a favor de un candidato anti-establishment colapsa si no se gana la nominacin. Sanders ha dicho que apoyar a Clinton si ella lo ganara. Por eso, un proceso de latente desilucin entre los seguidores de Sanders ya ha comenzado. Despus de la eleccin en noviembre tal desilucin pudiera ser fatal.

Los debates internos entre los Sanderistas de la base sobre el "qu hacer" ya han comenzado y son intensivos y conflictivos. [33] Hay por lo menos cuatro "futuros" considerados: uno que mantiene el movimiento electoral bajo el slogan "Ocupar el partido" con la posibilidad de ganar control del Partido Demcrata a largo plazo (una posibilidad inimaginable si uno estudia la historia del pas); otro que reconoce que eso es una fantasa y rechaza elecciones para mantener el movimiento Sanderista para hacer la "revolucin poltica" desde las bases de los movimientos sociales progresistas; una tercera posicin apoyada por varios "electoralistas" propone una combinacin de las dos anteriores, una estrategia de dualidad, adentro y afuera del partido, favoreciendo candidatos independientes cuando el establishment excluye su posicin; la cuarta posicin rechaza el electoralismo excepto en algunas estatales o municipales elecciones que se pueden ganar como se han ganado recientemente por candidatos socialistas e izquierdistas, y favorece la construccin de la unidad entre todos los movimientos y organizaciones sociales y progresistas y la creacin de coaliciones multirraciales y multiusos para tumbar el sistema capitalista neoliberal y comenzar la transicin hacia un futuro "socialista" o "comunalista" a travs de una democracia popular, pluralista, y participativa, en que "el 99 %" hace el papel protagnico y se practica un internacionalismo de solidaridad humana.

Claro que ninguna de estas cuatro posiciones es tan sencilla como se resumen aqu, pero una realidad que todo el mundo reconoce es que histricamente los movimientos sociales sufren actos de violenta represin mucho ms frecuentemente que cualquier campaa electoral de "rebeldes" como los Sanderistas (un elemento importante en las discusiones internas.) Otra realidad es que los modos tradicionales de crear organizaciones perdurables para partidos polticos o movimientos sociales no son posibles en el mundo actual de comunicacin instante y el uso diario de los medios sociales.

La generacin milenaria y un nmero creciente de personas de otras generaciones ya estn comunicndose entre s en fracciones de segundos. Con twytazos y otros medios sociales participan en incontables redes que aparecen y desaparecen, an ms rpidamente que los movimientos sociales que los provocan. La cuestin clave es como conectar las existentes y nuevas redes sobre los importantes problemas contemporneos en "una red de redes" duradera, en vez de una serie de redes de poca duracin como ocurri en los casos de "la primavera rabe" y tantas otras "primaveras", cada vez ms infiltradas y an creadas y destruidas por la CIA y otras agencias de control y represin.

Una tercera realidad tiene que ver con la economa. Los candidatos presidenciales hablan de la necesidad de "reconstruir la infraestructura nacional" y crear millones de empleos tiles y decentes, pero con pocos detalles de cmo y dnde. An si fuera posible en un sistema capitalista, progresistas hacen un error cuando hablan solamente de reformas econmicas estilo "New Deal" del Presidente Franklin Delano Roosevelt de la dcada de 1930. Eso fue hace casi un siglo! Hay que ofrecer reformas ms en sintona con el nuevo mundo actual de manufactura, financiacin, y servicios.

Tales reformas eliminaran las fbricas automovilsticas e invertiran en transporte pblico; nuevas tecnologas; energa limpia; parques; bibliotecas; centros comunitarios donde el pblico pueda usar nuevos productos tiles de "hi-tech" sin costo; limpieza del ambiente; tubera sin plomo para agua potable; recreacin a precios asequibles; salud pblica y libre; bancos comunitarios con tasas bajas de inters; hospitales, guarderas, viviendas, lavanderas automticas, y restaurantes comunitarias libres o a bajos costos; educacin pblica, libre, diversa y de alta calidad en todos niveles; etc.

An en el caso improbable que se lograra algunas de estas reformas, la barbarie del capitalismo no desaparecera. Ms que nunca las palabras de Rosa Luxemburgo "Socialismo o Barbarie" son aplicables a las realidades de hoy, porque el capitalismo actual es la Barbarie. Por eso se necesita crear un futuro de alternativas socialistas o comunalistas.

No hay una sencilla definicin de estas alternativas porque todo depende en el contexto social de cada nacin o regin del mundo y la participacin y liderazgo de los pueblos. Pero una cosa es cierta: sin luchar en cada lugar e internacionalmente por tal futuro no es posible la paz o la sobrevivencia de la humanidad y Madre Tierra.

Notas:

[1] http://rt.com/usa/carter-comment-nsa-snowden-261/;https://ensartaos.com.ve/2015/12/03/noticia/45541. Tambin Carter, en coincidencia con muchos observadores internacionales, ha notado que "el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo".

[2] Mickey Edwards, entrevista televisada por Amy Goodman, "We Don't Have Democracy in Our Political System," http://www.democracynow.org/2016/3/15/former_gop_congressmember_mickey_edwards_we.

[3] http://www.truthdig.com/report/item/the_great_forgetting_20160110#.VpQZ9ugJJls.mailto. No es un accidente que durante casi dos dcadas yo he tenido que escribir la mayora de mis anlisis en espaol, o que se conoce el trabajo de Noam Chomsky ms en otros pases que en EEUU.

[4] Peter J. Frederick, E-mail a James Cockcroft, 11 de enero 2016.

[5] En 2016 hay pequeos "terceros partidos" como el Partido Verde que tiene algunas posiciones a la izquierda de Bernie Sanders o el Partido Libertario que es no-intervencionista, pro-mercado libre, laissez-faire, y en favor de ms libertades civiles.

[6] Es "normal" que las campaas electorales en todos los niveles, sean federales o locales, generan cantidades de escndalos como el famoso "Watergate" durante el gobierno del Presidente Richard Nixon (1969 - 1974) o los fraudes electorales en grandes ciudades como Chicago y otras. Vase tambin https://portside.org/print/2016-04-04/american-elections-ranked-worst-among-western-democracies-here%E2%80%99s-why

[7] Citado en https://en.wikipedia.org/wiki/Superdelegate.

[8] http://portside.org/2016-04-24/new-gilded-age-close-half-all-super-pac-money-comes-50-donors

[9] http://cubaendefensadelahumanidad.blogspot.ca/2016/04/lo-posible-por-david-brooks.html. Hay que notar que recientemente pequeas reformas en el sistema electoral han ocurrido en algunos estados: http://portside.org/2016-04-23/after-years-rollbacks-democracy-movement-making-gains-states

[10] $10 trillion en ingls -- vase The Economist, 26 de marzo de 2016, pgina 23.

[11] http://www.defensahumanidad.cu/index.php/en-defensa-de/veracidad-y-la-pluralidad-informativa/1345-es-solo-un-fenomeno-de-panama-hechos-y-cifras-sobre-los-paraisos-fiscales

[12] http://fusion.net/story/252637/obama-has-deported-more-immigrants-than-any-other-president-now-hes-running-up-the-score/

[13] Jimmy Franco Sr., "The Browning of America and Its Effects Upon Society" http://www.latinopov.com/blog/?p=13230

[14] Vase la pgina del economista Jack Rasmus, https://jackrasmus.com (primero de marzo 2016.)

[15] Sobre estos temas la gran mayora de investigadores estn de acuerdo. Entre ellos, vase las obras y blogs (pginas) de Rodolfo Acua, David Bacon, James Cockcroft, y Tanya Golash-Boza; tambin https://lists.riseup.net/www/info/isn. Adems, cada ao los 12 millones de inmigrantes "indocumentados" contribuyen a la economa ms de diez mil millones de dlares y siguen salvando el sistema de Seguridad Social. Vase http://www.thenation.com/article/undocumented-immigrants-contribute-over-11-billion-to-our-economy-each-year/ y http://www.thedailybeast.com/articles/2014/11/29/how-immigrants-will-save-social-security.html.

[16] http://www.huffingtonpost.com/seth-abramson/bernie-sanders-just-trounced-hillary_b_9551782.html

[17] Fueron los aos de la propaganda por la "guerra contra las drogas"; la nueva ley draconiano contra el crimen; la expansin de la pena de muerte; la militarizacin de los cuerpos encargados de imponer el cumplimiento de la ley; el fin de programas de bienestar; la implementacin del TLC del Norte (NAFTA en ingls); y otros programas que incrementaron la encarcelacin masiva de gente de color y la pobreza por todas partes. Vase https://newrepublic.com/article/129433/clintons-war-drugs-black-lives-didnt-matter

[18] Vase el artculo por John Bellamy Foster en https://www.vientosur.info/spip.php?article11125.

[19] Casi 10 % de todos los matrimonios en EEUU son inter-raciales, de los cuales 37 % son entre blancos y Latinos -- http://madamenoire.com/432922/swirl-interracial-couples-america-numbers/ .

[20] Vase "1,240 arrested in past week as 'Democracy Spring' movement against money in politics..." http://www.salon.com/2016/04/20/1240_arrested_in_past_week_as_democracy_spring_movement

[21] Martin Oppenheimer, White Collar Politics (New York: Monthly Review Press, 1985),

pginas 20-44 ("The problem of U.S. exceptionalism"); Marjorie Cohn, "Challenging American Exceptionalism" http://www.huffingtonpost.com/marjorie-cohn/challenging-american-exceptionalism_b_7156650.html

[22] Aunque el Partido Republicano trata de evitar su propia auto-destruccin, se han circulado rumores poco crebles de que algunos lderes del establishment pudieran lanzar un candidato de un nuevo tercer partido si perdieran control del partido.

[23] http://portside.org/2016-04-04/force-unto-itself-military-leviathan-has-emerged-america%E2%80%99s-51st-and-most-powerful-state

[24] La mayora de los votantes no se da cuenta que "su" gobierno nunca ha querido que la lucha contra el narcotrfico lo eliminara porque, como lo han notado expertos de la ONU y muchos economistas, el lavado del dinero anual salva los seis mayores bancos estadounidenses de la bancarrota.

[25] Actualmente, la opinin pblica ha cambiado radicalmente en cuanto a Israel. Crecientes nmeros de judos en EEUU se juntan con miles de otros manifestantes en defensa de Palestina y contra la entrega a Israel de 10.2 milln de dlares cada da en ayuda militar estadounidense.

[26] Hay que notar que desde 1960, en todo el territorio cubano menos Guantnamo no han existido fuerzas paramilitares, escuadrones de muerte, matanzas de inocentes, asesinatos extrajudiciales, personas desaparecidas, presos torturados, violencia contra el pueblo, o personas encarceladas por sus creencias polticas. En el caso de la comunidad LGBT hubo abusos pero en las ltimas dcadas el gobierno ha admitido sus errores. En 2014 la Asamblea Nacional del Poder Popular prohibi la discriminacin en el empleo por razones de orientacin sexual. Mariela Castro Espn, la hija de Presidente Ral Castro, ha propuesta una ley an ms amplia que reconoce todos los derechos LGBT. Para ms informacin, vase http://marjoriecohn.com/human-rights-hypocrisy-us-criticizes-cuba/

[27] http://time.com/4268109/donald-trump-reality-television-apprentice-dancing-stars/

[28] La palabra "fascismo" refiere a un fenmeno poltico de hace casi 90 aos. Hoy tiene un sentido peyorativo pero no apropiado para analizar las nuevas condiciones del mundo. En EEUU, la palabra "neofascista" destaca los peligros de lo que est pasando en las campaas electorales sin incluir ms de una pequea parte de la barbarie del neoliberalismo capitalista actual. Vase "Is Donald Trump a Fascist? Interview with Robert Paxton, Father of Fascism Studies", http://www.democracynow.org/2016/3/15/is_donald_trump_a_fascist_part

[29] Una realidad que no se reporta en los medios es la acusacin por muchos defensores de derechos humanos que Clinton y Obama son "criminales de guerra" culpable de crmenes de lesa humanidad. Berta Cceres y tantos otros Hondureos presentes!

[30] Para ms, vase: http://www.huffingtonpost.com/seth-abramson/bernie-sanders-just-trounced-hillary_b_9551782.html; http://portside.org/2016-03-27/labor-bernie-activists-take-political-revolution-their-unions

[31] http://www.npr.org/2016/03/11/470154065/donald-trump-rally-in-chicago-canceled-amid-widespread-protests

[32] Como dijo Fidel Castro en su reflexin "El hermano Obama": "debo aadir, principalmente para los jvenes...que no estamos suficientemente informados, ni ustedes ni nosotros, de los conocimientos y las conciencias que debiramos tener para enfrentar las realidades que nos desafan... somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales que necesitamos con el esfuerzo y la inteligencia de nuestro pueblo. No necesitamos que el imperio nos regale nada. Nuestros esfuerzos sern legales y pacficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos que vivimos en este planeta". http://www.granma.cu/reflexiones-fidel/2016-03-28/el-hermano-obama-28-03-2016-01-03-16

[33] Cientos de grupos y millones de personas en toda la nacin apoyan Sanders, incluyendo "People for Bernie," la organizacin internacional ambientalista 350.org, los Demcratas Progresistos de Amrica, los Demcratas Socialistas de Amrica, el Sindicato Nacional de Enfermeras y varios otros sindicatos importantes.

Fuente: http://www.iela.ufsc.br/noticia/elecciones-en-eeuu-y-el-futuro-cinco-realidades



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter