Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2016

El proyecto del torvo candidato Trump

Editorial de La Jornada
La Jornada


No es inusual que en Estados Unidos los candidatos republicanos a diversos cargos que promueven visiones obtusas y racistas sobre el papel que supuestamente ese pas debe desempear en el mundo sean recibidas, en sus inicios, con cierto escepticismo y una buena dosis de sarcasmo. Slo en una etapa posterior, cuando logran consolidarse, atraer a buena parte de los electores y convertir su ideario en una alarmante perspectiva, empiezan a ser tomados con la preocupada seriedad que ameritan. Tales fueron, por ejemplo, los casos de Ronald Reagan (un mediocre producto de la fardula hollywoodense que primero gan la gubernatura de California y luego la presidencia de la nacin); de Arnold Schwarzenegger (otro mal actor a quien no se le otorgaba ninguna posibilidad poltica hasta que consigui, tambin, ser gobernador de ese mismo estado), y de la ultraconservadora Sarah Palin (blanco de cidas bromas por su aficin a consumir hamburguesas de alce y por declarar que hombres y dinosaurios caminaron sobre la Tierra al mismo tiempo, quien termin siendo electa gobernadora de Alaska).

Y tal es el caso, ahora, del ya seguro candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Donald Trump, quien en las etapas iniciales de su vociferante campaa no pasaba de ser considerado un wasp (blanco, anglosajn y protestante) decadente y aorante de la poca de la primera expansin imperialista estadunidense y de la poltica del gran garrote, cuyos postulados ahora han logrado inquietar no slo a observadores de su propio pas, sino tambin a gobiernos, polticos y ciudadanos de otras naciones.

Prestigiados medios estadunidenses incluidos The New York Times y The Washington Post sealan ya con nerviosismo las inclinaciones filofascistas de Trump, quien parece empeado en hacer realidad el aejo anhelo conservador de unos Estados Unidos groseramente cerrados en s mismos; militantes de la intolerancia; auto-habilitados para potenciar la brutal prctica de la intervencin militar all donde sienta afectados sus intereses; y, naturalmente, enemigos declarados de los inmigrantes latinos en general y mexicanos en particular. Este ltimo punto desazona a los economistas ms lcidos del sistema, no por razones meramente humanitarias, sino porque la expulsin masiva de indocumentados propuesta por el candidato republicano, adems de afectar a gran parte del sector productivo del pas, sera para ste muy oneroso: el American Action Forum, un centro de investigacin poltico-econmica de clara orientacin derechista, estima que la medida obligara al gobierno a un incmodo desembolso de entre 400 mil y 600 mil millones de dlares.

A escala interna que es lo que cuenta en la mayora de los comicios de todo el mundo las intenciones de Trump tampoco convencen a todo el electorado: su proyectado recorte de gastos, su poltica fiscal que segn los especialistas producira un catastrfico dficit en las finanzas pblicas, y los crecidos aranceles que prev aplicar en la industria (que no slo castigaran a quienes exportan a Estados Unidos sino tambin a los consumidores de ese pas), son elementos econmicos que le juegan en contra.

Sin embargo, el modelo de nacin que propone, con todo y su carcter polticamente ensimismado, econmicamente proteccionista y socialmente conflictivo, puede resultar atractivo para ciertos sectores de la sociedad estadunidense seducidos por el mitolgico "destino manifiesto", que para Amrica Latina es ciertamente un destino aciago.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/05/29/opinion/002a1edi


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter