Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2016

Crisis multifactica y vas de accin popular

Eduardo Nava Hernndez
Cambio de Michoacn


Quien revise la historia de nuestro pas en los ltimos 35 aos podr percatarse sin dificultad de lo que ha sido en l la acumulacin de capital bajo la batuta de los idelogos y practicantes del neoliberalismo. Desde el tendremos que aprender a administrar la riqueza de Jos Lpez Portillo lo que l, segn toda evidencia, no pudo aprender, aunque s a saquearla, no ha habido gobierno que no ofrezca mejores tiempos, de bienestar y prosperidad para los mexicanos. La brutal crisis de 1982 puso fin en corto tiempo a las expectativas del boom petrolero de 1977. La opaca renovacin moral de la sociedad de Miguel de la Madrid apenas si toc a dos de los ex funcionarios del gobierno anterior, pero dej intacta la estructura de la corrupcin; y el adelgazamiento del Estado (antes obeso, ahora slo rector) y el inicio de la apertura comercial no relanzaron la economa.

El sexenio salinista continu con la apertura, en mayor escala an, con la firma del Tratado de Libre Comercio de Norteamrica, y la privatizacin no slo de empresas manufactureras sino de gran parte de la infraestructura bsica del pas: telfonos, sector siderrgico, la banca nacionalizada en 1982, la petroqumica llamada secundaria (clasificacin que slo entonces se introdujo), la televisora estatal Imevisin (hoy TV Azteca), Fertimex, los ingenios azucareros, entre otras cosas. Otorg tambin autonoma al Banco de Mxico. Todo ello tena el propsito de estimular la inversin y atraer capitales. El enganchamiento comercial con los Estados Unidos inici la demolicin de la industria manufacturera y de la agricultura de subsistencia, que persisten hasta el da de hoy. Y no bien dej Salinas a presidencia, estall la crisis de diciembre de 1994 con su cada de -6.9 por ciento en el PIB y que dej una deuda pblica nueva de ms de 30 mil millones de dlares.

Ernesto Zedillo (l sabe cmo hacerlo y Bienestar para tu familia) continu con las privatizaciones en lo poco que quedaba del patrimonio pblico: telecomunicaciones, ferrocarriles, aeropuertos, carreteras y lneas areas. Pero adems, se dio una rpida extranjerizacin de la banca, controlada hoy por consorcios espaoles, estadounidenses, canadienses e ingleses. La crisis financiera de 1994 justific, adems, un mayor endeudamiento exterior, el empeo de la produccin petrolera como garanta y el Fobaproa-IPAB como deuda interna.

Vicente Fox y Felipe Caldern no pudieron hacer ms reformas de gran calado llamadas desde entonces estructurales que alcanzaran el sector energtico, por ejemplo, porque no contaban con la mayora de legisladores en el Congreso, y aqullas fueron bloqueadas por la bancada priista. Pero en ambos gobiernos el crecimiento del PIB promedi apenas un 2.1 o 2.2 por ciento. La novedad con el segundo fue la militarizacin del pas y la escalada de la violencia bajo la guerra al narcotrfico que mantienen enlutada a gran parte de la sociedad.

Por fin, con Enrique Pea Nieto, lleg una nueva oleada de reformas, las estructurales, pactadas con el PAN y el PRD: financiera, fiscal, de telecomunicaciones, educativa y, la regia corona: la energtica, para abrir el petrleo y la electricidad a la inversin privada extranjera y nacional. Nuevamente, se reiter el discurso de la prosperidad y el despegue econmico del pas, en un marco de unidad poltica y concordia. Hasta hoy, el crecimiento registrado en el PIB es de 1.44 por ciento en 2013; 2.1 en 2014; y 2.5 en 2015. Pero la corrupcin cuesta al pas hasta el 10 por ciento del producto, segn datos de Juan Pablo Castan, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE); y el impacto de la violencia en la economa nacional implica un 13 % del PIB (El Economista, 8 de abril de 2016). Por aadidura, Esta misma semana el Instituto para el Desarrollo Gerencial, con sede en Suiza, public su Anuario de Competitividad Mundial 2016 en el que informa que Mxico descendi del lugar 39 al 45. Aun as, se contina anunciando que nuestro pas es uno de los mejores para la inversin.

Lo que ocurre es que, con alrededor del 60 por ciento de la poblacin econmicamente activa en la informalidad, nuestro pas ya ofrece la mano de obra ms barata de entre las economas de la OCDE y una de las ms baratas del planeta, codendose con Honduras, Hait y pases del frica subsahariana, pero con mucho mejor infraestructura que esas naciones y en vecindad con el mercado estadounidense, el an mayor en el mundo. La desigualdad social se ha acentuado, en consecuencia, y la sociedad se ha polarizado ms entre ricos y pobres, estos ltimos alrededor de 53 millones. Mas por ndices de corrupcin, inseguridad y violencia, ineficacia de la justicia, violaciones a derechos humanos y otros, las calificadoras internacionales y la CEPAL han reprobado el desempeo de la economa nacional y las inversiones se alejan. El empleo crece levemente; pero con trabajos de menor calidad, remuneracin y rendimiento. Ello no obsta para que sus administradores, los dirigentes y altos funcionarios del BdeM, la SHCP, la Secretara de Economa, y otros, se embolsen mensualmente ingresos de seis dgitos, al igual que los legisladores federales, ministros de la Corte, gobernadores y varios ms.

Esos funcionarios son, empero, los que se obstinan en mantener sin cambio la actual

orientacin en el proceso de acumulacin. Son los mismos que salen reprobados en seguridad (SG, PGR, Sedena, Marina Armada, etc.: 70 mil muertos, 28 mil desaparecidos, casi todos con impunidad); los que han llevado al deterioro la educacin y el sistema de salud pblica; los que han convertido al pas en el paraso de la impunidad y de las violaciones a derechos humanos, segn la ONU, Human Rights Watch, Amnista Internacional y la Comisin Interamericana de Derechos Humanos.

En realidad, el pas se encuentra en vilo: fracaso tras fracaso que lo hacen probablemente uno de los ms riesgosos y difciles de habitar para la gran mayora de la poblacin. 12 millones de emigrados a los Estados Unidos dan cuenta de ello. La plutocracia financiera y sus encargados en los despachos de gobierno se han encargado de llevarlo a esa situacin en los ltimos treinta y cinco aos, agudizando las contradicciones econmicas y sociales como pocas veces en la historia; quizs como slo en la etapa final del colonialismo espaol y durante el porfiriato.

A quin puede extraar, as, que la movilizacin social empiece a extenderse por las calles y carreteras del pas? El detonador, como es evidente, ha sido la impuesta y agresiva contrarreforma laboral magisterial, bautizada como reforma educativa. Una hechura, sin duda, de la OCDE y de la dictadura empresarial a travs de grupos como Mexicanos Primero, donde confluyen Televisa, Kimberly Clark y otros consorcios monoplicos. La tenaz resistencia de los maestros ha empezado, poco a poco y despus de tres aos, a movilizar tras de s a otros sectores: padres de familia, sindicatos, universitarios, intelectuales. Y ya no es slo en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacn y la ciudad de Mxico. Tambin ncleos muy activos en Veracruz, Morelos, Sinaloa, Zacatecas, Jalisco, Durango, Chihuahua y hasta Yucatn, ms los que se van sumando casi da a da.

Hasta ahora, el movimiento magisterial contra la reforma ha logrado que se suspenda el proceso de evaluacin de manera indefinida. Por temor, acaso, a que la movilizacin magisterial se reactive durante la inminente jornada electoral en doce estados. Pero la reforma pseudoeducativa de Pea y su alfil Nuo estuvo siempre condenada por elaborarse y aplicarse a espaldas del amplio sector magisterial; ahora est en vas de ser derrotada. Su nico recurso es el uso de la fuerza que fracas ya en Chiapas, donde la polica retrocedi ante el avance magisterial con desalojos, detenciones procesos, gases, macanas, tanquetas y otros recursos pedaggicos semejantes. Pero est visto que los profesores han perdido el miedo y que la represin los unifica en vez de desanimarlos.

La novedad es tambin que los maestros de la CNTE en Oaxaca, Veracruz, Durango han decidido llamar a votar en sus respectivas elecciones por los candidatos del Morena, fortaleciendo las expectativas de triunfo del partido de Lpez Obrador en alcaldas, diputaciones y algunos gobiernos estatales.

De qu se trata? De un viraje, tctico pero quiz determinante: la confluencia entre movimiento social y movimiento electoral, que en muchas ocasiones, tal vez las ms, han marchado por vas y con estrategias divergentes. Ante la evidente crisis no slo econmica y poltica sino tambin moral del rgimen, es necesario acelerar su cada para abrir una etapa de resurgimiento social. No es slo ya la resistencia, que por s misma empieza a rendir frutos, sino de iniciar la construccin de proyectos integrales, polticos, sociales y econmicos. La accin popular necesita desplegarse en la movilizacin callejera, as como en la actividad informativa; pero tambin en la lucha electoral que abra el camino a una renovacin poltica. El momento y la supervivencia del pas as lo exigen.

Eduardo Nava Hernndez. Politlogo UMSNH

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/columna-nc5415

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter