Portada :: Europa :: Fortaleza Europa. La UE contra los inmigrantes
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2016

La guerra de Europa contra los refugiados est repitiendo los errores de la guerra contra las drogas

Dan Glazebrook
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


La guerra de la UE contra el trfico de personas, que David Cameron intensific la pasada semana, parece seguir el modelo de la fracasada guerra contra las drogas; un nuevo informe de la Cmara de los Lores muestra que est ocasionando ya los mismos resultados desastrosos.

El 19 de abril de 2015, el naufragio de un nico barco de refugiados frente a la costa de Lampedusa hizo que murieran ahogadas ms de 700 personas. A finales de mes, alrededor de 1.300 haban seguido el mismo destino, convirtiendo ese abril en el mes ms mortfero registrado en la crisis mediterrnea de refugiados. La tragedia fue el resultado directo de la campaa orquestada por los britnicos con el objetivo de poner fin a la operacin italiana de bsqueda y rescate Mare Nostrum, que haba impedido que se produjeran esos ahogamientos masivos antes de que decidieran liquidarla en octubre de 2014. Esos sucesos produjeron una protesta pblica y una serie de presiones para volver a poner en marcha las operaciones de bsqueda y rescate; no obstante, el Consejo Europeo se resisti a esas presiones y, a cambio, el 23 de abril de 2015 adopt una resolucin redactada por Gran Bretaa que prometa emprender esfuerzos sistemticos para identificar, capturar y destruir las embarcaciones [de refugiados]. La U.E. estaba avisando de que su respuesta ante la crisis de refugiados no iba a basarse ya en compromisos humanitarios sino en la fuerza militar. No por mera coincidencia haba sido una propuesta originalmente hecha cinco aos antes por el fascista britnico Nick Griffin.

En aquel momento escrib que ese tipo de poltica encarnaba todos los defectos econmicos bsicos de las tres dcadas de desastrosa guerra contra las drogas, y que iba a producir los mismos resultados devastadores. Concentrarse en bombardear la oferta sin abordar la demanda, como cualquier estudiante de economa podra contarles, hara subir los precios mientras concentraba el comercio en manos de los proveedores ms despiadados y militarizados. Como consecuencia, el comercio iba a ser ms letal y ms rentable pero no iba a reducirse, mientras que la demanda quedara inalterada. Este ha sido precisamente el resultado de la guerra contra las drogas, como demuestra sombramente el nmero de asesinatos en la provincia mexicana de Jalisco: 100.000 en ocho aos. Y como demuestra un informe anterior de la Cmara de los Lores, los mismos resultados estn empezando a aparecer como resultado de la guerra de la U.E. contra la migracin.

La Operacin Sofa de la U.E. entr en su segunda fase captura y destruccin de los barcos con refugiados- el pasado octubre. Desde entonces, segn la agencia europea de fronteras FRONTEX, lleva destruidas 114 embarcaciones y ha arrestado a 69 presuntos traficantes. Se supone que todo esto iba a servir de elemento disuasorio para los traficantes de personas, limitando as las oportunidades de que los aspirantes a refugiados huyan hacia Europa. Pues no ha funcionado. Como indicaba el informe del Comit para la U.E. de la Cmara de los Lores: La misin no impide, en forma significativa alguna, el flujo de migrantes, ni perturba las redes de contrabandistas, ni impide el negocio del trfico de personas por la ruta del Mediterrneo central. Los arrestos que la Operacin Sofa ha llevado a cabo hasta la fecha han sido de objetivos de bajo nivel [y] hay tambin lmites importantes de la inteligencia que pueda recogerse sobre las redes de trfico costero desde alta mar. Hay por tanto pocas perspectivas de que la Operacin Sofa anule el modelo de negocio del trfico de personas, su declarado objetivo. En efecto, aunque las cifras de refugiados que cruzan el Mediterrneo descendieron en un 9% entre septiembre de 2015 y enero de 2016, se debi probable y nicamente a la apertura de la ruta de los Balcanes en Europa. Desde entonces, como se han incrementado los controles fronterizos en los Balcanes, las cifras de quienes cruzan el Mediterrneo han crecido de nuevo, multiplicando por tres el nmero de personas, con respecto al mismo mes del ao anterior, que pueden haber cruzado desde Libia a Italia en marzo de 2016.

Que la campaa militar de la U.E. no iba a desalentar los flujos de refugiados era algo completamente obvio para los testigos entrevistados por el Comit de la Cmara de los Lores, teniendo en cuenta que la poltica no hace nada para hacer frente la demanda de servicios de trfico de personas. La frase inicial del informe era una cita de Peter Roberts del Royal United Services Institute: Los migrantes de los botes son los sntomas, no la causa, del problema. Otro testigo, Steve Symonds del Programa para los Derechos de los Migrantes y los Refugiados de Amnista Internacional, manifest estar de acuerdo: Si no se ofrece una respuesta a la situacin de esas personas, nos sentimos escpticos ante el mero objetivo de los traficantes, aadiendo que los conflictos de los que huyen los refugiados son cada vez ms prolongados, de ms difcil solucin y se estn extendiendo. Resumiendo, el Comit escribi:

Hemos llegado a la conclusin de que una respuesta militar no puede nunca, por s misma, resolver el problema de la migracin irregular. Mientras haya refugiados que necesiten solicitar asilo y demanda de migrantes econmicos, el negocio del trfico de personas continuar existiendo y las redes se irn adaptando a las cambiantes circunstancias.

Sin embargo, aunque incapaz de reducir las cifras de quienes cruzan el mar, la Operacin Sofa ha tenido un efecto en esos cruces: los ha hecho ms peligrosos. En palabras del informe de la Cmara de los Lores: Los traficantes se han adaptado. El teniente general Wosolsobe dijo que la misin haba obligado a los traficantes a modificar su modelo de negocio: ya no utilizaban las embarcaciones de madera o de fibra de vidrio, que eran ms caras, al suponer una prdida financiera significativa cuando eran destruidas. A cambio, los traficantes y contrabandistas estn comprando al por mayor embarcaciones de goma inflable fabricadas en China. Estas tienen menos capacidad de carga y estn ms limitadas por las condiciones del mar; es decir, que son ms inseguras. Resumiendo, escribieron: La destruccin de las embarcaciones no ha hecho sino conseguir que los contrabandistas cambien de utilizar barcas de madera a lanchas hinchables de goma, que son an ms inseguras. Adems, es muy probable que los planes de Cameron de devolver a Libia, un pas devastado por la guerra, a los refugiados que huyen no haga ms que elevar la cifra de vctimas an ms si cabe. Sobre esta propuesta, hecha a principios de ao, el experto en migraciones, el profesor Brad Blitz, coment: Es sencillamente indignante. Libia es un pas dividido que no puede garantizar los derechos humanos, que ha provocado cientos de miles de personas desplazadas Si lo que se intenta es impedir ms muertes, segn [Cameron] ha dicho, entonces lo que debera realmente promoverse es un paso seguro en lugar de desviar a la gente para que tengan que buscar rutas ms largas y peligrosas.

El Comit escuch tambin las pruebas de que el enfoque militarizado de la U.E. est cambiando el modelo de negocio del transporte de refugiados de otras formas. Segn Edward Hobart, el Enviado de Migracin en la Direccin General de Europa del Foreign Office britnico, aunque haba mucha actividad que estaba en el mercado gris o ilegal o irresponsable, por el momento no haba grupos criminales organizados a gran escala. Sin embargo, era probable que esto cambiara. Deca el informe: El Sr. Hobart no contempla la probabilidad de un aumento en la actividad criminal. Explic que el sntoma de un mayor control en la frontera, aumentara las oportunidades del crimen organizado. Cuanto ms arriesgadas sean para la navegacin las fronteras de la U.E., ms probable ser que los migrantes acudan a los traficantes para que les faciliten su cruce de forma ilegal. Es probable que la Operacin Sofa impulse, no que disuada, a las bandas criminales. Y en un indicio siniestro de lo que est por venir, el teniente general Wosolsobe se refiri a un incidente en el cual hombres armados haban impedido la destruccin de un bote. Como se haba apartado del negocio a los facilitadores no violentos, es muy probable que estas acciones se convirtieran en algo cada vez ms comn. Al igual que la guerra contra las drogas concentr el comercio en manos de los grupos paramilitares ms violentos, del mismo modo la guerra contra los refugiados sacar del negocio a los grupos no violentos a la vez que asegura que slo properen los mejor armados.

Y esos grupos amasarn beneficios an mayores, como se recoge en el informe: El Sr. Symonds mostr escepticismo respecto a los esfuerzos de la U.E. levantando barricadas en sus fronteras externas. Los anlisis haban sealado que vigilar ms estrechamente las fronteras externas de la U.E. haba tenido slo efectos sobre los movimientos de cantidades an mayores de personas en torno a diferentes rutas por trayectos diversos, por lo general con mayores peligros y mayores costes para ellos, beneficiando nicamente y en gran medida a los contrabandistas.

En Amrica Latina, esta combinacin de concentrar el comercio en manos de bandas violentas aumentando sus beneficios, ha dado a los grupos de narcotraficantes la fuerza financiera y militar para comprar la proteccin de la polica para sus actividades. En Mxico, por ejemplo, donde la guerra de la droga se ha reforzado masivamente desde 2007: Las organizaciones implicadas en el trfico de drogas han actuado casi con total impunidad frente a las fuerzas de seguridad comprometidas mientras se extenda la corrupcin oficial. Las citas provienen de los cables oficiales de la Embajada de EE.UU.

Una vez ms, es probable que el enfoque militar de la U.E. tenga los mismos efectos sobre el negocio del traslado de refugiados en Libia, afianzando la corrupcin y proporcionando a los grupos paramilitares ms violentos los medios financieros para comprarse proteccin policial. El informe sealaba que los contrabandistas son parte del tejido de la vida econmica y poltica libia. Patrick Kingsley, corresponsal para las migraciones del Guardian Media Group, explicaba que los contrabandistas estn a menudo conectados con las milicias, juegan roles importantes en sus comunidades locales y proporcionan mucho dinero a dichas comunidades. Hasta cierto grado, sus mandamases van a estar protegidos incluso por personas que son los actores ms importantes de la poltica libia.

En suma, es evidente entonces que la Cmara de los Lores tiene muy claros los resultados de la Operacin Sofa: ha fracasado a la hora de disuadir de la migracin, aumentado el riesgo de muerte para los refugiados y est militarizando tal comercio mientras al tiempo que impulsa sus beneficios. El probable resultado ser el crecimiento del poder econmico y poltico de los paramilitares ms violentos actualmente involucrados en el trfico de personas.

Por tanto, por qu la pasada semana David Cameron anunci una escalada en la estrategia de la militarizacin? Cuando habl en la conferencia del G7 en Japn, prometi enviar otro buque de guerra a la Operacin Sofa, esta vez confiando en extender su misin por aguas territoriales libias.

Acaso no tiene acceso al informe de la Cmara de los Lores? Ignora completamente las devastadoras consecuencias de la guerra contra la droga? Carece incluso del nivel de comprensin de un escolar respecto a las leyes econmicas bsicas de la oferta y la demanda? La clase gobernante inglesa, desde la India a Iraq, se han presentado siempre a s mismos esencialmente como bufones bien intencionados en lo que respecta a la poltica exterior; imperialistas distrados que, con la mejor voluntad del mundo, acaban destruyendo torpemente regiones enteras debido a su equivocado compromiso con una misin civilizadora o a causa de una informacin de inteligencia defectuosa. Personalmente, no compro nada de eso.

Lo ms probable es que Cameron est siguiendo esta estrategia aparentemente contraproducente por dos razones: para justificar una nueva ocupacin de Libia y facilitar el empoderamiento de sus escogidos escuadrones de la muerte del denominado Amanecer libio. Las fuerzas especiales britnicas estn ya combatiendo junto a Amanecer libio, la fuerza paramilitar en guerra con el gobierno electo que tiene su sede en Tobruk. El MI6 y la CIA aprendieron ya en la dcada de 1980 que facilitar que los muyahaidines se apoderen del trfico de herona de la regin fue un medio excelente para permitir que sus aliados se financiaran a s mismos al margen de la aprobacin del Congreso. Parece que Cameron est planeando repetir el truco para el negocio del trfico de personas de los escuadrones de la muerte libios.


Dan Glazebrook es un periodista especializado en temas polticos y autor de Divide and Ruin: The Wests Imperial Strategy in an Age of Crisis

Fuente: http://www.counterpunch.org/2016/06/01/europes-war-on-refugees-is-repeating-the-mistakes-of-the-war-on-drugs/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter