Portada :: Europa :: Fortaleza Europa. La UE contra los inmigrantes
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2016

Una cadena de complicidad que va desde Siria a Europa
Capas de asedio

Jonathan Whittall
Jadaliyya.com

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Nia siria en Idomeni, Grecia: U.E., Turqua, no somos mercancas

Los sirios estn siendo sometidos a mltiples capas de asedio. En la primera capa, el ejrcito y otros grupos armados tienen rodeados y atrapados alrededor de un milln y medio de personas dentro del pas. La mayora de las fronteras de Siria estn cerradas a los que escapan de la violencia, caracterizando la segunda capa de asedio. Y, finalmente, Europa est construyendo vallas cada vez ms altas y poniendo en marcha una serie de polticas aberrantes diseadas para dejar fuera a los refugiados. Hay una cadena de complicidad que busca socavar la capacidad de las personas para buscar refugio, una cadena que va desde Siria al continente europeo.

Como tctica militar, el uso del asedio tiene como objetivo impedir que lleguen suministros y evitar que la gente se mueva a fin de forzar la derrota. Esta tctica de controlar la ayuda y los movimientos de poblacin puede apreciarse asimismo en las polticas de control de fronteras de los Estados. Mientras algunos Estados y grupos armados utilizan controles militares, francotiradores y artillera para mantener atrapadas a las personas, otros cierran sus fronteras, usan vallas cada vez ms altas y ponen en marcha obstculos polticos para que la gente no pueda entrar.

Siria no es en absoluto el nico pas en sufrir asedio. Arabia Saud ha puesto en marcha un bloqueo sobre Yemen, restringiendo el flujo de ayuda y el movimiento de personas dentro y fuera del pas. El ejrcito iraqu ha puesto a Faluya y otras ciudades bajo asedio militar en su batalla contra el Estado Islmico. El bloqueo de Israel contra Gaza es el asedio de mayor duracin en la historia moderna, mientras el muro construido en Cisjordania cerca literalmente a las comunidades, creando una situacin de asedio perpetuo. Al igual que Europa, Australia est haciendo grandes esfuerzos para echar de sus costas a las personas que buscan refugio. Los opositores polticos, separados por intereses e ideologas, estn sin embargo unidos en la utilizacin de esta tctica.

Qu significa el asedio para quienes sufren sus consecuencias? Para la gente que se encuentra dentro de Siria, el asedio implica estar rodeado principalmente por las fuerzas del gobierno, morir de inanicin, no poder acceder a los alimentos ni a un tratamiento mdico y no poder escapar de la violencia. En cuanto a Siria como un todo, el asedio significa que las fronteras estn selladas. Significa que los guardias fronterizos pueden dispararte o someterte a abusos mientras intentas cruzar a un lugar seguro. Significa no tener un estatuto legal en los pases vecinos, donde la movilidad para los sirios, y otros refugiados, est restringida. Para los refugiados que tratan de alcanzar Europa, asedio significa arriesgarlo todo para entrar en la fortaleza Europa. Significa navegar por una carrera de obstculos de diseo poltico y arriesgar la vida en una embarcacin sobrecargada para cruzar el Mediterrneo.

La retrica de los responsables de los asedios levanta una pantalla de humo para ocultar polticas injustificables. El gobierno sirio y sus aliados estn combatiendo a terroristas. La coalicin liderada por EE.UU. hace lo mismo mientras afirma tambin que est contra el rgimen; a su vez, Rusia hace otro tanto afirmando que acta en apoyo de un Estado soberano. Los vecinos de Siria estn desestabilizados y Europa trata de cerrar sus fronteras por razones de seguridad nacional. Y se refiere a los refugiados como una carga carente de contexto e historia- que hay que compartir.

Toda esta retrica omite convenientemente una serie de hechos fundamentales: Los Estados tienen la responsabilidad de proporcionar refugio a quienes escapan de una catstrofe. Existe tambin una responsabilidad respecto a permitir que la atencin mdica y la ayuda esencial lleguen a quienes las necesitan, y asegurar que la ayuda humanitaria se suministra en base a la necesidad en lugar de utilizarla como una herramienta para promover una poltica que no hace sino apuntalar la crisis.

Las consecuencias de los fracasos a la hora de cumplir estas responsabilidades son tangibles y devastadoras. Mdicos Sin Fronteras (MSF) est apoyando a ms de 150 instalaciones mdicas dentro de Siria, centrndose en las zonas asediadas. Slo en los alrededores de Damasco, por estas instalaciones pasaron 93.162 heridos de guerra en 2015 y registraron 4.634 muertes a causa de la guerra. En las zonas bajo asedio, MSF ha documentado 49 casos de muerte por inanicin. 63 instalaciones sanitarias apoyadas por MSF fueron bombardeadas en ataques areos slo en 2015. Los niveles sin precedentes de violencia dirigidos contra el pueblo de Siria no muestran indicio alguno de remitir.

Los sirios que intentan cruzar a los pases vecinos se enfrentan a obstculos legales que les impiden tener acceso a cualquier tipo de asistencia. Por ejemplo, en el Lbano ya no es el Alto Consejo para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) quien se ocupa de registrar a los refugiados. Su precario estatuto legal significa que muchos temen moverse ante el temor de que les paren en un puesto de control, les arresten y les deporten. Esto obliga a los enfermos a ocultarse y da como resultado enormes retrasos en sus posibilidades de acceder a un tratamiento. Son afortunados los que s pueden recibir atencin. Los refugiados palestinos que estaban viviendo en Siria y han buscado refugio en el Lbano se pierden a menudo entre las grietas de los diferentes mandatos de las agencias de la ONU: la UNRWA para los palestinos y el ACNUR para el resto de los refugiados.

En Europa, los que llegan a tierras griegas son enviados a centros donde les mantienen detenidos en condiciones de hacinamiento. Esto se suma a un trato inhumano y degradante. Muchos de estos refugiados estn atrapados en un patrn incierto de espera; algunos sern enviados de vuelta a Turqua en funcin del acuerdo recientemente firmado entre la Unin Europea y ese pas. Este acuerdo es un ataque al derecho a buscar asilo. Incentiva el cierre de fronteras y propugna soluciones para la crisis de desplazamiento global hacia los pases vecinos de Siria.

Desde Europa se estn canalizando inmensos recursos financieros y de seguridad hacia esos pases vecinos a cambio de que contengan el flujo de refugiados. La ayuda humanitaria se manipula para mantener a la gente fuera de Europa y se pervierte utilizndola como herramienta de gestin de la crisis de la poltica exterior de la U.E. Esto convierte a los refugiados en moneda de cambio poltico y en sujetos de mltiples intereses polticos internos e internacionales. Se proporcionan recursos no para atender necesidades sino para impedir el movimiento de las personas, lo que crea necesidades nuevas.

Los refugiados y las personas atrapadas en un conflicto necesitan urgentemente ayuda humanitaria. Sin embargo, las decisiones polticas disfrazadas de soluciones humanitarias que los Estados estn vendiendo actualmente en respuesta a la crisis siria no responden sino a sus propios intereses y desvan la atencin poltica de la necesidad de levantar esas capas de asedio. Un hospital de campaa en Siria es intil para la persona que necesita suministros mdicos que son sistemticamente eliminados de los convoyes de la ayuda. Un hospital en funcionamiento en un pas vecino es intil para la gente que no puede acceder a l porque tienen mucho miedo a moverse sin documentacin. Una clnica sanitaria en Grecia es intil para la gente que est atrapada en un campo de concentracin y es devuelta a los lugares de los que han huido.

Lo que se necesita son medios eficaces para poner fin a la tctica de mantener atrapadas a las poblaciones y a la negativa a que fluya la ayuda humanitaria hacia las zonas de conflicto, desde sus capas ms internas en Siria, Palestina, Iraq y Yemen, a sus capas ms externas en Europa y Australia. En el caso de Siria, esto significa permitir el libre flujo de asistencia dentro del pas; significa que los pases vecinos abran sus fronteras a quienes tienen necesidad de refugio o asilo; y significa permitir el paso legal y seguro hacia Europa. Para conseguir todo esto, es preciso desafiar la cadena de complicidades que va desde el antiimperialista gobierno sirio y sus aliados, hasta esa Unin Europea que promueve los derechos humanos.


Jonathan Whittall es director de Anlisis Humanitarios de Mdicos Sin Fronteras, donde dirige un equipo en la Direccin General de la organizacin en Bruselas encargado de investigar y proporcionar apoyo estratgico operativo en las temticas de negociacin del acceso, desafos a que se enfrenta la ayuda humanitaria y apoyo a los refugiados y migrantes. Ha trabajado para MSF en Afganistn, Libia, Siria, Ucrania y Sudn del Sur, entre otros contextos de conflicto.

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/24582/layers-of-siege_the-chain-of-complicity-from-syria

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter