Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2016

Japn opta por ocultamiento sobre desastre nuclear de Fukushima

Agencias


Han pasado cinco aos desde que Japn sufri la estremecedora fuga nuclear en la planta Daiichi de Fukushima. Sin embargo, todas las secuelas del desastre han sido ms graves que lo previsto debido al ocultamiento del gobierno japons y de los grupos de inters involucrados.

POLTICA DE OCULTAMIENTO

El 30 de mayo, la Compaa de Energa Elctrica de Tokio que administra los reactores, admiti por primera vez que su insistencia en referirse a la tragedia simplemente como "dao en el reactor nuclear" en los ltimos cinco aos ha "ocultado la verdad".

Ante las preguntas de la comunidad internacional acerca de las posibles consecuencias del desastre, en varias ocasiones Japn ha negado explcitamente que haya restado importancia o haya ocultado deliberadamente la tragedia y sus fatales consecuencias.

Sin embargo, los hechos han demostrado que la "fusin del reactor", cuyas secuelas son mucho ms graves que el vago trmino de "dao", debe ser el trmino preciso de lo ocurrido.

Por ms raro que parezca, desde el primer da de la tragedia Japn ha enfrentado incesantes sospechas acerca de su preocupante difusin de informacin, que fue lenta, incompleta e incluso inconsistente, como lo prueban los datos contradictorios ofrecidos por dos autoridades japonesas acerca de las influencias del agua contaminada por yodo radiactivo en mujeres embarazadas y nios.

Adems, la comunidad internacional fue incapaz de tener acceso a la informacin correspondiente en los primeros das despus de ocurrido el desastre. Incluso Yukiya Amano, jefe de la Agencia Internacional de la Energa Atmica (AIEA), tuvo que visitar Japn y reunirse con el entonces lder japons con el fin de obtener ms informacin relacionada con el suceso nuclear.

El profesor de epidemiologa ambiental de la Universidad de Okayama en Japn, Toshihide Tsuda, descubri que la incidencia de cncer de tiroides en nios locales que estuvieron expuestos a sustancias radiactivas filtradas, es entre 20 y 50 veces superior que el promedio nacional.

Tsuda revel que las autoridades japonesas han negado la relacin entre la radiacin nuclear y la elevada incidencia de cncer de tiroides. Adems se han negado a comunicarse con l y rehuyen las solicitudes de expertos como l para asistir a reuniones oficiales sobre el tema.

Datos de la AIEA muestran que debido a la falta de informacin, incluso ha sido difcil evaluar con precisin la potencial influencia negativa del desastre de Fukushima en la salud pblica y en el medio ambiente, an cinco aos despus.

INCLINACIN A OLVIDAR

El radioqumico marino Ken Buesseler del Instituto Oceanogrfico Woods Hole de Estados Unidos, declar que las consecuencias del accidente nuclear de Fukushima "no tienen precedente" debido a que ms de 80 por ciento de las sustancias radiactivas fugadas fluyeron hacia el mar.

Otros cientficos estadounidenses tambin encontraron que el cesio radiactivo proveniente de Fukushima se dirigi hacia la costa Oeste del continente, con un grave impacto en peces, en el ecosistema y en la seguridad de los alimentos.

La administracin del primer ministro japons, Shinzo Abe, ha estado "ansioso por dar vuelta a la pgina de Fukushima" y ha mostrado una "inclinacin a olvidar", seal el peridico francs "Le Monde" en un editorial por el quinto aniversario del horror de Fukushima.

Xinhua descubri en Japn que una "comunidad nuclear" poderosa pero ampliamente oculta en realidad es inexistente. Las compaas de energa elctrica hicieron grandes cantidades de donaciones a funcionarios del gobierno, a instituciones de investigacin y a miembros del comit encargado de establecer los estndares de seguridad de instalaciones nucleares, lo que dio lugar a una comunidad de inters ampliamente desconocida para el pblico.

ESPECTADORES SILENCIOSOS, VOCES CRTICAS

Japn parece estar disfrutando del apoyo silencioso de sus aliados en el manejo de las secuelas del desastre de Fukushima. Buesseler coment que est consternado por la falta de apoyo de Estados Unidos a los correspondientes estudios radiactivos a lo largo de las costas de Japn y de Estados Unidos.

A Tokio le preocupa una serie de asuntos: su imagen nacional, el impacto en el turismo, la carga de atencin mdica y las demandas legales, entre otras. Pero nada de eso debe ser utilizado como excusa por Japn para ocultar la verdad.

Cualquier esfuerzo para silenciar las voces crticas entre el pblico y los medios estn destinados al fracaso mientras persistan las influencias negativas del desastre de Fukushima.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter