Portada :: Ecologa social :: El genocidio industrial del amianto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-06-2016

Bellavista, tierra preada de amianto (I)

Francisco Bez Baquet
Rebelin


Dedicatoria

A la memoria de los presos polticos de la colonia penitenciaria del Canal del Bajo Guadalquivir, cuyos familiares conformaron en una apreciable proporcin la plantilla de la factora de la empresa Uralita, radicada en la barriada de Bellavista, en Sevilla.

1 El origen: el apeadero

En la ciudad de Sevilla existe una barriada denominada Bellavista. No siempre ha sido as. En tiempos de la dictadura franquista, Bellavista perteneca al trmino municipal de Dos Hermanas, pero surgi una incidencia, que trastoc esa situacin. En dicha barriada, el Ejrcito era titular de unos terrenos, en los que pretenda erigir un hospital militar, el que despus se llamara Hospital Vigil de Quiones, en honor y memoria del mdico militar de los ltimos de Filipinas, los postreros resistentes espaoles a la independencia del pas tagalo, hasta que la lectura de un peridico les convenci de que desde haca ya varios meses, se haba firmado la paz, poniendo trmino a la dominacin colonial espaola, del susodicho pas asitico.

Para poder proseguir en ese propsito de situar all el hospital, era preciso obtener del Ayuntamiento de Dos Hermanas, la oportuna licencia municipal de obras, pero hete aqu que en el susodicho ayuntamiento se razonaba, con muy buen criterio, que de los servicios de una instalacin de esa ndole, subsidiariamente los habitantes del municipio deberan de poder beneficiarse, al menos para los casos de urgencias, y aunque fuera de forma excepcional. Pero, entonces, tendran una incongruencia: que el hospital quedara en la inmediatez de las afueras de la ciudad de Sevilla (que era lo que convena a los propsitos de los militares), pero completamente alejado del punto ms prximo de la ciudad de Dos Hermanas, ubicacin esta ltima, que era lo le interesaba a los ciudadanos de ese ayuntamiento.

Como consecuencia de una reflexin, en stos o en parecidos trminos, el ayuntamiento opuso una resistencia numantina a conceder la licencia, como medio de que se atendiera al propsito de que el hospital quedase radicado en la localizacin que convena a los intereses de los nazarenos, apelativo con el que son conocidos los habitantes de Dos Hermanas: cerca de esta ciudad, y, en consecuencia, lejos de Sevilla, y no al revs. El transitorio bloqueo de la situacin, se resolvi de un plumazo, en forma de un inapelable decreto firmado por el dictador, en virtud del cual, toda la barriada de Bellavista y sus terrenos, quedaron segregados del trmino municipal de Dos Hermanas, y aadidos al de Sevilla.

En Bellavista, RENFE tena construido y operativo un apeadero de mercancas, en terrenos de su propiedad, situados al borde de la carretera Sevilla-Cdiz; esa ubicacin fue decisiva para que Uralita decidiera, a su vez, la adquisicin de terrenos de uso industrial, destinados a construir en ellos su futura fbrica, en la mxima proximidad posible al mencionado apeadero de mercancas, con el evidente propsito de minimizar el coste del desplazamiento de sus previstas materias primas el cemento y el amianto en bruto-, desde el punto de descarga, hasta la propia fbrica. As, en efecto, el apeadero qued a un lado de la susodicha carretera, y la fbrica qued situada enfrente, al otro lado de la misma. Los terrenos del apeadero han permanecido siempre en propiedad de RENFE, hasta nuestros das.

El 31 de julio del ao 2014, el diario El Mundo publicaba una noticia con el siguiente titular: Bellavista tendr una segunda estacin de cercanas para el verano de 2015. En el texto correspondiente, se afirmaba que el tren pasara entre las calles Dionisio y Zeus, en proximidad a los bloques Jardines de Hrcules, edificados sobre los terrenos de la antigua fbrica de amianto-cemento de la empresa Uralita, tras una recalificacin del primitivo uso industrial de los mismos, no exenta de polmica.

Para enmarcar histricamente a todo este asunto, tendramos que remontarnos, entre otras cosas, a las condiciones en las que Uralita vendi los terrenos de su antigua fbrica, en las condiciones en las que se realiz su desamiantado -y por quines- y el papel que en todo ello jug la alcaldesa de Sevilla, y que despus sera nombrada Defensora del Pueblo, la seora Becerril, la cual, en una reunin con representantes de los trabajadores, cuando ya eran vox populi los planes tendentes a conseguir la recalificacin, les habra asegurado enfticamente, segn testimonio de los asistentes a tal reunin, que mientras que ella fuese alcaldesa, jams se concedera esa licencia.

Y es que la susodicha vox populi tambin propag en su da, a tenor de lo antedicho aqu, el rumor de que donde ahora corren trenes, antes circularon maletines... cosa esta ltima, rarsima en Espaa, desde los tiempos de Viriato (vase, al respecto, lo indicado en: Jos Gallego Espina Uralita: 14 aos despus, un palmeral con piscinas y pdel 09/06/2013 - http://elcorreoweb.es/historico/uralita-15-anos-despues-un-palmeral-con-piscinas-y-padel-BEec460098 ).

Conocedores, por nuestra parte, del propsito de RENFE, de acometer obras en el apeadero de mercancas, para transformarlo a apeadero de viajeros, por nuestra parte consideramos procedente, en su momento, evacuar una queja dirigida a la institucin del Defensor del Pueblo Andaluz, alertando de la posibilidad harto probable, a nuestro parecer-, de que los terrenos del apeadero que se pretenda reconvertir para el uso de pasajeros, pudieran estar contaminados con amianto.

Abundando en lo ya advertido inicialmente en su momento, con fecha de 10 de septiembre de 2014, dirigamos escrito a la mencionada institucin, en el que se insertaban los siguientes prrafos: Por lo que tengo averiguado, y salvo error por mi parte, la nueva edificacin se realizar en los terrenos del antiguo apeadero de RENFE, en el que se descargaban a mano los sacos de amianto blanco, procedentes de Los Urales. Sacos de yute que, por no ser hermticos, permitan que las fibras de amianto (tanto las visibles como las invisibles sin auxilio de microscopio), saliesen a la atmsfera y se decantasen sobre el terreno. Como quiera que fue una situacin que se mantuvo durante bastantes aos, no parece aventurado colegir la posibilidad, e incluso la alta probabilidad, de que dichos terrenos estn contaminados por amianto.

El diario El Correo de Andaluca de fecha 10 de noviembre de 2014, publicaba una crnica firmada por el periodista Jos Gallego Espina, la cual inclua una fotografa en la que se puede apreciar con toda claridad, que la urbanizacin Jardines de Hrcules -edificada sobre terrenos que pertenecieron a la antigua fbrica de Uralita-, queda a un lado de la va que inicia la carretera Sevilla-Cdiz, mientras que la obra de reconstruccin, para nuevo uso, del apeadero, queda al otro lado de la susodicha va.

A mayor abundamiento, el citado artculo tambin inclua un dibujo de la pasarela peatonal a construir, para permitir el acceso, por encima, y atravesndola, de la mencionada va. Es decir: que una cosa es el solar, hoy edificado, de la antigua fbrica, y otra completamente distinta, y de diferente titularidad y ubicacin, son los terrenos en los que se asienta el apeadero de RENFE. Y la pasarela de trnsito no se justifica, ms que en base a esas localizaciones respectivas, a uno y otro lado de la va que se proponga en la carretera con destino a Cdiz.

Sin embargo, sorprendentemente, con fecha 13 de julio de 2015 (vaya reflejos!...), recibimos comunicacin de la institucin del Defensor del Pueblo Andaluz, en la que se incluan los siguientes prrafos: De los datos contenidos en los mismos se desprende fundamentalmente que al tiempo de la desmantelacin de la fbrica de Uralita, se adoptaron las medidas previstas en el Real Decreto 108/91, de 1 de febrero, sobre la prevencin y reduccin de la contaminacin del medio ambiente producida por el amianto.

En concreto la Delegacin Territorial de Igualdad, Salud y Polticas Sociales nos explica que la limpieza y desamiantacin de las instalaciones se llev a cabo conforme a un plan de trabajo que incluy un plan de retirada de residuos inertes (desde el 8 de mayo hasta el 9 de agosto del ao 2000), y un plan de retirada de residuos peligrosos (desde el 12 de julio hasta finales de septiembre del mismo ao).

Se indica a continuacin que durante la ejecucin de los mismos se llevaron a cabo controles de partculas y fibras de amianto en inmisin, mediante tres captadores de alto volumen en las inmediaciones, y toma de muestras en el ambiente laboral, obteniendo un resultado (niveles de fibras de amianto en aire) muy inferior al establecido en la normativa de referencia.

Por lo visto con fecha 5.10.2000 se comunic la finalizacin de la retirada de todos los residuos, y a este respecto el Ayuntamiento tambin seala que en la tramitacin del Plan Especial de Reforma Interior PERI-GU-201 Bellavista-Uralita, que se aprob definitivamente el 28.12.2001, consta un Informe sobre las actuaciones de limpieza del solar y retirada de los residuos procedentes del desmantelamiento y demolicin de las instalaciones de la antigua fbrica de Uralita, que concluye afirmando, con arreglo a la normativa, que el recinto queda limpio de depsitos o restos de residuos que puedan contaminar el entorno o afectar a usos futuros.

Nos dice tambin la Administracin Sanitaria que con posterioridad, y con ocasin de la edificacin de la urbanizacin Jardines de Hrcules, se recibieron algunas denuncias, pero que no se estim oportuno realizar una reevaluacin de riesgos, teniendo en cuenta que en el escenario de mayor exposicin, y por tanto de mayor riesgo, no se alcanzaban los niveles legales, (los cuales vienen establecidos en base a evaluaciones de riesgo para trabajadores expuestos a dichos contaminantes en ambientes de trabajo), por lo que no haba motivos para pensar en la existencia de residuos de fibra de amianto, varios aos despus de su retirada.

Todo un paradigma de aplicacin del mtodo Ollendorf, en virtud del cual, se responde sobre aquello acerca de lo cual no se pregunt, como medio de soslayar respuestas incmodas, y, en trminos taurinos, para hacer una faena de alio, para poder dar el capotazo de remate. Dicindolo en expresiones coloquiales, igual se nos habra podido responder: Vendo naranjas, o No me pises, etc., etc.

Porque, en primer lugar, nuestra queja quedaba claramente referida a los terrenos del apeadero, que siempre, y sin solucin de continuidad, haba estado en manos de RENFE, y no a los terrenos de la antigua fbrica de Uralita, despus vendidos, recalificados en su uso -de industrial a urbano- y sobre los que se edific la urbanizacin Jardines de Hrcules.

Y en segundo lugar, porque en la respuesta se nos habla de unas mediciones realizadas en atmsfera, una vez ultimada la demolicin completa de la fbrica, y lo procedente habra sido, a la vista de nuestro alegato de precaucin, referirse especficamente a aquellas comprobaciones que habran podido garantizar que los terrenos del apeadero (no los de la extinta fbrica), no estaban contaminados, y eso slo puede hacerse mediante la oportuna prctica de catas, por supuesto que en el lugar adecuado, efectuando la extraccin de las muestras correspondientes, practicando los pertinentes anlisis de las mismas, y evaluando, cuantificndola, la eventual presencia de fibras de amianto.

Todo esto no deja de resultar bastante chusco, si tenemos presente que, como tendremos ocasin de exponer despus, en otros lugares de la misma barriada de Bellavista, despus del tan ponderado desamiantado eficaz, se han llegado a localizar residuos de amianto, macroscpicos, enterrados a profundidades incluso de hasta un metro y medio. Como para que una puntual medicin en atmsfera lo hubiera podido detectar, cuantificar y evaluar.

Si a todo ello unimos un retraso en la respuesta, que tena como obligada consecuencia que, ante hechos consumados, ya careca de todo sentido e inters atender a la inquietud de prevencin que en su momento nos motiv, por todo ello habremos de decir, que sobran los calificativos, porque los hechos hablan por s solos. A ello, como veremos en su momento, se vienen a unir todas las otras circunstancias que han concurrido en Bellavista, a causa del amianto.

2 Amianto en la fuente del rey

En Uralita somos conscientes de que la estrategia, polticas y decisiones producen un impacto en nuestro entorno y por ello, nuestro compromiso va ms all de las meras obligaciones jurdicas. En Uralita consideramos que el cumplimiento equilibrado de las responsabilidades en materia econmica, social y medioambiental, junto con una gestin eficaz y transparente, es esencial para el desarrollo sostenible.

(Fuente: http://ddd.uab.cat/pub/infanu/146043/irsURALITAa2005ispa.pdf)

Todos los aos, el 28 de abril se conmemora el Da Mundial de la Salud por los accidentes laborales y enfermedades profesionales. Con este motivo, en ese da del ao 2014, la Asociacin de Vctimas del Amianto -AVIDA-Andaluca- y la Asociacin de Vecinos San Fernando, se reunieron para celebrar un acto conjunto, en la barriada de Fuente del Rey.

Ese acto estaba dedicado a la memoria de Ana Ortiz Garca, vecina de esa barriada, que haba fallecido recientemente, a consecuencia de un mesotelioma, cncer asociado a la exposicin al amianto. De esta forma se contempla, aseguraban ambas entidades en un comunicado, en los informes mdicos emitidos por los especialistas del Hospital Virgen del Roco de Sevilla, del cual la homenajeada haba sido limpiadora.

Una mujer, como su esposo, que nunca trabaj en Uralita, por lo que, aseguraban, su nica relacin con el amianto fue el contacto en su niez con los residuos que la empresa verti durante aos en las proximidades de Fuente del Rey.

Y es que, en efecto, en esa barriada (as denominada, por un manantial que en tiempos por ella discurri, y por la laguna as llamada tambin, actualmente alimentada por varios afluentes, y situada en sus lmites), se edificaron las viviendas, antes de ser urbanizada, con el resultado de que sus calles inicialmente estaban sin acerado ni calzada para el rodaje de los vehculos. Como quiera que la barriada, aunque perteneciente al trmino municipal de Dos Hermanas, era, de hecho, una prolongacin de la de Bellavista, de la que queda segregada nicamente por la frontera que constituye la carretera nacional Sevilla-Cdiz, cayendo en el mismo lado de la misma que el correspondiente al apeadero de RENFE ya antes mencionado, sus vecinos, en su ignorancia de los graves riesgos que asuman, haban contactado con la direccin de la fbrica, para solicitarle que los camiones cargados de residuos de fabricacin, que peridicamente se retiraban de la fbrica, con destino a un vertedero ms o menos lejano, en vez de hacerlo as, se descargasen en lugares predeterminados de su propia barriada, al objeto de que los mismos pudieran ser utilizados como base de compactacin para el asfaltado y acerado de sus calles. La empresa, que de esa inesperada manera contemplaba la posibilidad de ver aliviados sus costes de operacin, accedi complacida a esa peticin, que le evitaba el coste del traslado a vertedero.

Esa situacin se prolong durante bastante tiempo, hasta que los miembros del comit de empresa, de los trabajadores de la fbrica, tuvieron conocimiento de la misma, despus de que en el seno de dicho comit ya se hubiera abordado la cuestin del transporte a vertedero de los residuos, por el problema derivado de que los camiones que antes haban estado llevando esos residuos al vertedero, partan desde la fbrica con una proteccin de la carga, que slo consista en una malla de contencin, lo cual determinaba, que incluso ya a escasos hectmetros desde el inicio de su desplazamiento, ya comenzara a desprenderse de ellos una amplia estela de polvo de amianto-cemento, que era esparcida por toda la atmsfera del entorno.

Durante ese intervalo en el que se mantuvo la descarga en la barriada, hasta que sus vecinos fueron alertados del peligro, por parte de los miembros del susodicho comit de empresa, los residuos haban quedado amontonados en diversos puntos de la barriada, en los que los nios de la misma realizaban sus juegos, incluso con manejo de los mismos, y con la remocin y dispersin de esos residuos amontonados.

De momento, y que sepamos, ya hay, por lo menos, una vctima bajo tierra, a causa de toda esa situacin.

A da de hoy, debajo del acerado y de la calzada de sus calles, permanece soterrada esa capa de residuos, compactados en su momento por el paso previo de una apisonadora, hasta el da en que, por obsolescencia, haya que proceder a su remocin. Espada de Damocles, que como tantas otras del amianto, permanece pendiente sobre las cabezas de la generacin actual, y de las futuras, si nadie lo remedia, con una retirada programada, en condiciones de seguridad.

Si bien es cierto que prcticamente todas las poblaciones asumen el riesgo y el problema de contar en su subsuelo con la abundante presencia de amianto, por la existencia de redes de abastecimiento y/o alcantarillado, formadas por tuberas de amianto-cemento, de ello, no obstante, sus respectivos ayuntamientos cuentan con datos y planos que permiten tener localizada su ubicacin, permitiendo anticiparse al riesgo, en situaciones originadas por reparaciones de averas, roturas sobrevenidas, remodelaciones de trazado, etc.

En cambio, por lo que respecta al amianto soterrado en la barriada de Fuente del Rey, la situacin es completamente diferente, puesto que no existe registro alguno, y menos an preciso y exhaustivo, de todo el asbesto all presente. Sus lmites concretos, resultan imprecisos o totalmente desconocidos, y abarcando tanto al acerado como al firme de las calzadas para circulacin de vehculos.

Alguien est en condiciones de garantizar plena e indefinidamente, que con motivo de toda esta situacin, no se van a producir reiteradamente en el futuro y en el presente, diversos incidentes ms o menos graves, de riesgo medioambiental por amianto, afectando tanto a vecinos residentes como a los operarios encargados de realizar las reparaciones o modificaciones que resulten precisas?

Unamos a todo ello la posibilidad de que tambin pueda darse, en simultaneidad, la presencia de amianto en los asfaltados bituminosos que pueda haber presentes en algunos puntos de la barriada o de sus accesos, habida cuenta de la profusin con la que en el pasado se ha recurrido a tal tipo de mezclas; por ejemplo: el 40% de las carreteras de Pars, incluyendo la carretera de circunvalacin, incluye restos de amianto en el asfalto.

Referido a Bellavista, Fuente del Rey, Dos Hermanas y el distrito sur de la propia capital sevillana, se echa en falta la realizacin de un estudio epidemiolgico retrospectivo sobre la tasa de mesotelioma y de otras patologas malignas asbesto-relacionadas, similar a los realizados por equipo del doctor Tarrs para el entorno de la fbrica de Uralita que se ubic en Sardaola (Barcelona), y que por nuestra parte incluimos en la bibliografa del presente trabajo, al igual que ya lo hacamos en el tambin nuestro anterior, titulado VECINDADES PELIGROSAS. Amianto y riesgo residencial.

Nuestro personal criterio es, que este tipo de estudios debieran de abarcar cuestiones tales como la indagacin de las tasas de esterilidad, abortos, partos prematuros, malformaciones congnitas, displasia broncopulmonar, enfermedad trofoblstica gestacional, mortalidad infantil especialmente la perinatal-, retraso mental infantil, sndrome de muerte sbita en bebs, suicidios e intentos de realizarlos, depresiones profundas, alcoholismo, drogadiccin, trastornos psiquitricos, evidencia radiogrfica de placas pleurales, cncer de mama, cncer gstrico, cncer de colon, cncer de ovarios, leucemia aguda, cncer de pulmn y anlisis, mediante microscopa electrnica, de la eventual presencia y cuantificacin de fibras de asbesto en las placentas desechables, tras parto.

Reivindicando la necesidad o conveniencia de realizar tales indagaciones, y aportando los razonamientos justificativos correspondientes, incidimos en ello en nuestros trabajos: Amianto y somatizacin inversa, El dao moral en las enfermedades del amianto. Dao moral /Angustia / Padecimiento psquico, VECINDADES PELIGROSAS. Amianto y riesgo residencial, Amianto e infancia, y Amianto y gnero.

 

3 En terreno propiedad del Ayuntamiento

A la Mesa del Congreso de los Diputados

Al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cmara, se presentan las siguientes preguntas, dirigidas al Gobierno, para las que se solicita respuesta escrita:

Conoce el Gobierno el peligro de contaminacin por amianto que sufren los vecinos del barrio de Bellavista (Sevilla) en virtud de los vertidos procedentes de la demolicin de la fbrica Uralita? Se han medido las consecuencias ambientales y de todo tipo del polvo contaminante que, sin duda, impregna en cierto grado el barrio citado?

Palacio del Congreso de los Diputados, 20 de junio de 2000.-Felipe Alcaraz Masats, Diputado.

El 13 de junio del ao 2013, el blog El Tcnico Ambiental publicaba un texto, que inclua los siguientes prrafos: Y pensaris, a qu viene hablar del amianto ahora, si hace dcadas que no se puede manufacturar? Pues resulta que hoy mismo, viendo las noticias, me he quedado anonadado cuando los vecinos del barrio de Bellavista (Dos Hermanas (sic), Sevilla) denunciaron en septiembre un polvo blanco que sali en el suelo en un terreno propiedad del Ayuntamiento, despus de las primeras lluvias, y despus de los anlisis pertinentes, ha dado positivo en amianto.

Resulta que en ese espacio, hace 15 aos haba una empresa (Uralita) que trabajaba con amianto, y los vecinos aseguran que vean cmo los operarios llegaban con sacos llenos de polvos blancos y los vertan en el canal que rodea ese terreno. Hace unos das ha comenzado el primer juicio colectivo por la va civil contra dicha empresa en la que los ex trabajadores reclaman 2,2 millones de euros. Ya que un total de 26 empleados (algunos familiares) han resultado afectados por el amianto inhalado, llegando incluso al fallecimiento de algunos de ellos.

Si ya de por s esos hechos son graves, debido a las deficientes medidas de seguridad, que 15 aos despus salgan brotes en el suelo de un material cancergeno, a 100 metros de un parque, cercano a un colegio y rodeado de 60-70 viviendas me parece deleznable. Pero que los vecinos se quejen en septiembre de 2012, y que todava en junio de 2013, tengan el mismo problema, es de juzgado de guardia. Aqu es donde los distintos departamentos burocrticos demuestran su ineficacia e inoperancia y lentitud, mucha lentitud. Ahora juegan a pasarse la pelota: la Junta de Andaluca dice que la responsabilidad es del Ayuntamiento, y ste que las competencias son de instancias ms elevadas, pero mientras tanto hay un grupo de vecinos respirando un aire que se sabe que es nocivo, durante la friolera de DIEZ MESES y a saber cunto tiempo ms.

Ojal sean capaces de limpiar aquel terreno, antes de tener que lamentarlo.

La mencin que en este texto se hace de un litigio motivado por el amianto, nos da pie para precisar por nuestra parte que el trmino Bellavista aparece, hasta el presente, hasta en cinco ocasiones, en las sentencias publicadas en la web del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), siendo ejemplo de ello lo figurado en la resolucin judicial STSJ AND 10898/2014: Consta informe elaborado por la Inspeccin de Trabajo de 30/10/2008 en la que se pone de manifiesto que no fue hasta marzo de 1977 cuando URALITA elabora un plan integral de actuaciones en materia de higiene industrial, tendente a mejorar el deficiente estado de las instalaciones del centro de trabajo sito en la Avenida de Jerez de Bellavista.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter