Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2016

Un paso al frente
Un mensaje en Facebook convierte la vida de una soldado en un infierno

Luis Gonzalo Segura
Rebelin


Un triste mensaje en la pgina de Facebook de una soldado ha convertido su vida en un infierno. Podramos estar hablando del argumento de una delirante novela o pelcula, pero no, estamos hablando de la realidad. De ese mundo militar anclado en el feudalismo que aplasta derechos y libertades, que anula y purga cualquier mnimo pensamiento progresista o protesta.

Todo comenz en una mala tarde. Varios das trabajando en uno de esos eventos que sirven para blanquear la imagen de las Fuerzas Armadas mientras la justicia militar absuelve a los uniformados que torturaron a prisioneros en Irak o al teniente coronel que se gasta 92.000 euros en un chal. Dos das interminables en los que la soldado sufri un trato inapropiado por el dspota de turno y que terminaron con el referido mensaje en la red social: Joder con la maratn o como se llame de Atapuerca. 40 euros x 2 das de trabajo, fro, lluvia cargar, descargar, montar y desmontar, estamos todos destrozados y encima de no estar pagado el trato tampoco es bueno GENTUZA. Ella afirma que no lo escribi, pero es lo de menos. Asumamos que hubiera sido as.

Una persona indignada que expresa sus sentimientos en su pgina personal. No lo hace en el trabajo ni protesta en la cafetera, lo hace en su pgina personal, en su casa y en su tiempo libre. Sin embargo, el monstruo que tritura y engulle los derechos humanos ms elementales no entiende de descansos, ni de ocio, ni de indignacin, ni de libertad de expresin, ni de derechos, ni de nada. Los militares son militares las 24 horas del da.

El mensaje lo ven dos que hacen llamarse compaeros y militares, pero no son ni una cosa ni la otra. Son como los chivatos de la caza de brujas, los que sealan a los diferentes, a los raros, a los que protestan. Qu la quemen por bruja! Y la queman, ya lo creo que la queman. Despus de las monedas de oro y la palmada en la espalda a los delatores van a por la bruja. Su comportamiento es deshonroso y bochornoso en el mundo militar y merece un castigo, piensan. El castigo son treinta das encerrada en un cuarto como una delincuente.

El sistema ni se inmuta ni se avergenza ni se conmueve. Encerrar treinta das a una persona por semejante comentario en una pgina personal de una red social hubiera sido imposible en un ejrcito de demcratas, pero como este est compuesto de autmatas sin alma y con esencia franquista en los niveles ms alto, todo es posible. El juicio, por llamarlo de alguna forma, se salta todo tipo de normativas por lo que es anulado, pero el arresto ya est cumplido y el objetivo final tambin: atemorizar a todos los militares y hacer imperar la ley del silencio. Como en los aos treinta en los que los pistoleros estaban al servicio de Al Capone. Muchos Al Capones hay en la milicia, demasiados.

La situacin no queda aqu, no ha sido suficiente, y hay que expulsar a la soldado del sistema como sea. Empiezan las presiones y el acoso laboral: expediente psicofsico para intentar eliminarla. Como el tiro en la nuca en el callejn oscuro. No es buena soldado. Una soldado que piensa, que protesta, que se siente libre para expresar sus sentimientos no puede ser una buena soldado. Es lo que barrunta el sistema. El buen soldado es el que calla mientras le anulan y vejan, el que no protesta cuando le expulsan como si fuera un despojo y el que se suicida en silencio, sin protestar, sin hacer ruido.

En un pas democrtico, este caso habra constituido un autntico escndalo meditico que habra hecho reconsiderar a la milicia su posicin, retroceder asustados de sus trincheras franquistas. En Espaa no, en Espaa los militares comparten frente de batalla con el PP y con el PSOE, con Trillo y con Bono, con Chacn y con Morens. Los periodistas callan y otorgan porque estn con ellos y porque muchas veces son ellos los que disparan. Un persona pierde treinta das de su libertad y despus es acosada laboralmente sin que la situacin se le atragante a nadie. Maldita sociedad la nuestra que no se inmuta por sus derechos y libertades, que no lucha por ellos, que claudica ante un baln de ftbol y una eterna embarazada de torero.

Ministros y altos cargos actuales lo habran podido ser con Franco, gran cantidad de periodistas tambin habran sido lo que son ahora. La ruina de este pas no es tener una clase dirigente franquista 2.0, la gran desgracia es que la sociedad y los medios de comunicacin tambin lo sean. En esta Espaa postfranquista de los sucesores de Franco se hace rico al Pequeo Nicols (2.200 euros al da) y se castiga Ana Garrido, que tiene que suplicar entrevistas para salir del silencio meditico y sobrevivir vendiendo pulseras.

Luis Gonzalo Segura, es exteniente del Ejrcito de Tierra y miembro del colectivo Anemoi

En la actualidad, sobrevive gracias a las ventas de Cdigo rojo, CONSGUELA AQU FIRMADA Y DEDICADA!. Te recomendamos sus novelas Cdigo rojo (2015) y Un paso al frente (2014). Prximas presentaciones: MOTA DEL CUERVO (17 de junio) y SANTANDER (23 y 24 de junio). Consultar Facebook para ms informacin.

Puedes seguirlo en Facebook mvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter