Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2016

Intervencin de Ahmed Bujari, Representante del F. Polisario en Seminario de Descolonizacin celebrado en Managua
La descolonizacin del Shara occidental

Ahmed Boukhari
Sahara Press Service


El miembro del Secretariado Nacional del POLISARIO y Representante del Frente ante la ONU, Ahmed Bujari hizo una intervencin en el Seminario de Descolonizacin celebrado en Managua, Nicaragua del 31 de mayo - 2 de junio 2016. He aqu el texto ntegro de su intervencin.

Sr Presidente, Honorables delegados y participantes en el Seminario,

Vayan mis primeras palabras al Honorable Gobierno de la Republica de Nicaragua para expresarle el agradecimiento por esta nueva demostracin de generosidad y cooperacin con los esfuerzos descolonizadores de la ONU al albergar por segunda vez este Seminario en Managua, en la patria de Sandino. Tambin, me gustara aprovechar esta ocasin para felicitar al Embajador de la Republica Bolivariana de Venezuela, Sr. Rafael Ramrez, por su brillante eleccin a la Presidencia del Comit Especial de los 24. Tambin felicitar al Buro que lo acompaa en la noble tarea de los objetivos asignados por la Comunidad internacional al Comit de los 24.

Seor Presidente, en esta ocasin como en todas las anteriores, la delegacin del Frente Polisario en tanto que legitimo representante del pueblo del Sahara occidental en virtud de los hechos derivados de su larga lucha por la liberacin nacional y de la legalidad internacional , en particular la resolucin 3437 (1979) de la Asamblea general y siguientes, participa en este seminario con el propsito de informar al Comit Especial sobre la situacin relativa al Sahara occidental y a la vez transmitir un mensaje de confianza en el rol que debe seguir jugando para el logro de la descolonizacin efectiva del Sahara occidental, ultimo Territorio africano no autnomo inscrito en la agenda del Comit especial.

Como es sabido, Sr. Presidente, fuimos colonia espaola desde 1884 hasta 1975, en el marco del reparto colonial sellado en la Conferencia de Berln celebrada en 1885 donde potencias europeas decidieron repartirse nuestro continente africano como hicieron con el Continente Latinoamericano en otro reparto firmado cuatro siglos antes en Tordesillas. Los pueblos de los dos continentes, gracias a una larga lucha por la libertad, lograron zafarse del yugo colonial y juntos inspiraron la elaboracin de la clebre resolucin 1514 de diciembre 1960 considerada la Carta Magna de la Descolonizacin, que dio vida a este Comit. El pueblo saharaui no era ni poda ser la excepcin y emprendi su legtima lucha por la independencia nacional, primero utilizando medios pacficos y, despus, a partir de 1973, por medio de la nica va que le quedaba disponible, la lucha armada bajo la direccin del Frente Polisario. Habamos esperado que la Potencia colonial y Administradora del Territorio del Sahara occidental, Espaa, cumpliese con sus obligaciones descolonizadoras tal y como las haba voluntariamente asumido y haban sido definidas a travs de mltiples resoluciones de la Asamblea general de la ONU y del dictamen del Tribunal internacional de Justicia de 16 de Octubre de 1975 y de manera particular por el Informe de la misin visitadora enviada por este Comit al Sahara occidental en mayo de 1975. No cumpli con esas obligaciones y ofreci nuestro pas y a nuestro pueblo a dos pases vecinos, Marruecos y Mauritania, para que lo invadieran, repartieran y ocuparan en ejecucin de los llamados Acuerdos tripartitos de Madrid de 14 de noviembre de 1975. Aun as, en su carta de 26 de Febrero de 1976 al Secretario general de la ONU, el Gobierno espaol considera que la "descolonizacin del Sahara occidental no ser vlida hasta que el pueblo saharaui exprese de forma valida su voluntad". Deseo en todo caso reafirmar nuestra confianza en que la democracia espaola, restaurada y consolidada, asuma las responsabilidades derivadas del abandono de 1975. Pocos saben que los dos pases invasores haban firmado tres aos antes, al margen de la ONU y a espaldas del pueblo saharaui, un acuerdo ultra secreto en junio de 1972 para repartirse el Territorio, como lo revel el anterior Presidente de Mauritania, Mojtar Uld Daddah en su reciente libro, La Mauritanie, contre vents en mares".

El abandono espaol y la invasin conjunta mauritano-marroqu provocaron una atroz guerra contra un pueblo desarmado y sorprendido por los acontecimientos y la dbil respuesta de las Naciones unidas. Aun as, la determinacin del pueblo saharaui y la solidaridad de nuestro continente africano y de muchas naciones, particularmente latinoamericanas y del Caribe, desbarat los planes y objetivos de los dos pases invasores. Mauritania se retir de la guerra en virtud del acuerdo de paz firmado con el Frente Polisario en agosto de 1979. En Febrero de 1984 reconoci formalmente a la Republica Saharaui, hoy Miembro de pleno derecho de la Unin Africana.

Tras 16 aos de guerra cruenta, Marruecos acept el veredicto de los hechos y el mensaje inequvoco de la Comunidad internacional, contenido en las resolucin 3437 de la Asamblea general de la ONU y la resolucin 104 de la XIX Cumbre de la Organizacin para la Unidad Africana. Acepto as el Plan de paz elaborado conjuntamente en 1988 por la ONU y la OUA, hoy UA, basado en el reconocimiento del derecho del pueblo saharaui a elegir libremente su futuro a travs de un referndum de autodeterminacin. El Consejo de seguridad de la ONU lo endos en sus resoluciones 658(1990) y 680(1991) y cre una Misin de la ONU, la MINURSO, con el explcito mandato de organizar el referndum de autodeterminacin que permita al pueblo del Sahara occidental elegir entre la independencia o la integracin en la potencia ocupante as calificada por la resolucin 3437 de la Asamblea general de la ONU.

Una esperanza de paz haba nacido para la ltima colonia africana inscrita en la agenda de este Comit. El referndum debera haberse celebrado seis meses a partir de la entrada en vigor el 6 de septiembre 1991 del alto el fuego entre las dos partes beligerantes.

El referndum no se ha celebrado hasta ahora. Por qu?. La respuesta es simple. No se celebr porque Marruecos, la potencia ocupante, decidi romper con sus compromisos contrados en virtud de su aceptacin del Plan de paz y tom esta decisin cuando la ONU haba finalizado la costosa operacin de identificacin de votantes. En una carta dirigida al SG de la ONU, de abril 2004, Marruecos anuncio que declaraba unilateralmente su soberana sobre el Sahara occidental, considerando, y cito que un referndum que incluya la opcin de independencia constituye una puesta en tela de juicio de la soberana de Marruecos sobre el Sahara.

Evidentemente, el argumento es poco serio, porque como lo subray el entonces Secretario general de la ONU, Kofi Annan en su informe de Octubre 2004, y cito" Marruecos haba aceptado ya la opcin de la independencia" en el referndum que la MINURSO iba a organizar.

A partir de esta volte-face, Marruecos decidi minar los esfuerzos descolonizadores de las Naciones Unidas. A partir de all, todos los esfuerzos de la Comunidad internacional, de mediadores de la talla de James Baker y sucesores, actuando en el marco de las resoluciones pertinentes del Consejo de seguridad, han chocado con la actitud de intransigencia y de obstruccin de la potencia ocupante que sigue hoy su peligroso rumbo hacia el peor escenario.

En claro reflejo de ello, el rey de Marruecos dijo, el 6 de Noviembre 2015, en su discurso a la nacin con motivo del 40 aniversario de la invasin al Sahara occidental, y cito: El Sahara permanecer en Marruecos y Marruecos en el Sahara hasta el fin de los tiempos. Evidentemente, potencias ms fuertes haban dicho ms o menos lo mismo acerca de sus colonias. Lo dijo Francia sobre Argelia. Lo dijo Portugal sobre Angola y Mozambique. Y lo haba dicho Espaa sobre Guinea Ecuatorial y sobre el Sahara occidental. Son testimonios que navegan contra la lgica de la Historia. Constituyen, sin embargo hoy, en pleno siglo XXI, un desafortunado e intil desafo a la Comunidad internacional y a los principios y resoluciones de la ONU que consideran innegociable el principio de la libre determinacin de los pueblos sometidos a una colonizacin u ocupacin extranjera. Es cierto e igualmente desafortunado que el Consejo de seguridad, garante de la integridad del Plan de paz de 1991 que dio razn de ser a la MINURSO siga evadiendo la responsabilidad que le incumbe en virtud del Plan de paz y de la Carta de la ONU y lo es tanto ms cuanto que los recientes desarrollos conllevan un mensaje que significa que el peligro puede alcanzar el punto de no retorno. Estn aqu varios Miembros de ese Consejo, Permanentes y No Permanentes.

Fuimos testigos, como lo fue toda la Comunidad internacional y sobre todo en frica, de los enormes esfuerzos que hicieron para evitar que se llegue a ese punto de no retorno. Esos esfuerzos fueron reflejados en el voto y en la explicacin del voto sobre la reciente resolucin del Consejo de seguridad 2285. A ellos va nuestro agradecimiento.

Como es sabido, Sr. Presidente, Marruecos impidi en marzo pasado la visita del SG de la ONU a EL Aain donde se encuentra la sede de la MINURSO. Aun as, Ban ki moon pudo realizar las otras fases de su visita. Vio con sus propios ojos la realidad del pueblo saharaui tanto en en los campamentos de refugiados como en las zonas liberadas y declaro pblicamente que esa realidad le haba conmovido de manera profunda. La realidad de un pueblo expulsado de su tierra por la fuerza de las armas de un ejrcito de ocupacin, forzado a vivir e condiciones nada fciles mientras su pas es expoliado y su poblacin vctima de una poltica de represin brutal documentada por la misma ONU y Organizaciones de derechos humanos en las zonas ocupadas no puede sino conmover la conciencia de todo demcrata y de todo Gobierno amante de la paz. Utiliz el trmino de ocupacin. No es una sorpresa. La Asamblea general de la ONU en sus resoluciones 3437 y 3519 considera de manera explcita que estamos ante una ocupacin militar del Sahara occidental. Es ms, las dos resoluciones pidieron a Marruecos, y cito poner fin a su ocupacin del Sahara occidental. Son hechos; son resoluciones de la ONU. Nadie est inventando nada nuevo. No era un concepto nuevo pero fue el recurso al que Marruecos acudi como pretexto para desencadenar una campana denigrante contra la Institucin del Secretario general de la ONU y justificar la ruptura final con el proceso de paz a fin de que Marruecos permanezca en el Sahara hasta el fin de los tiempos. Hasta el fin de los tiempos no son inventos de una prensa extraviada u hostil.. Es el discurso del propio rey de Marruecos. Lo que es mas grave fue que la campaa contra el Secretario general fuese seguida una semana despus, el 14 de marzo, por la decisin de expulsar a la componente civil y poltica de la MINURSO del Territorio no autnomo del Sahara occidental. Tras denigrar al Secretario general, declarar al Enviado persona del SG , Embajador Ross, de persona no grata, Marruecos ha optado por desafiar al Consejo des seguridad. En su resolucin 2285 (2016), el Consejo le ha dado un plazo de 90 das para que los contingentes de la MINURSO vuelvan a Sahara occidental. Hasta hora, Marruecos sigue dando la espalda a la voluntad unnime del Consejo.

Estos son los hechos resumidos de forma muy breve, Sr. Presidente. Son hechos. No conjeturas o fabricaciones alucinantes. Ustedes fueron testigos. Mi intervencin esta complementada por un background anexo a la misma.

Permtanme decir, a modo de conclusin, que estamos ante un posible fracaso de la Comunidad internacional, y de manera particular, del Consejo de seguridad en proteger el proceso de descolonizacin de la ltima colonia africana en la agenda de este Comit. Si el Consejo de seguridad opta por aplicar la poltica de Poncio Pilatos, la Asamblea general y en particular este Comit deben seguir asumiendo sus responsabilidades descolonizadoras.

Ahora bien, debemos ser claros y ser conscientes de las implicaciones de un posible fracaso de un proceso de paz en una regin sometida a una larga y real amenaza de seguridad. El colapso probable del proceso de paz en el que el pueblo saharaui haba depositado toda su confianza no puede desembocar sino en un escenario blico, al retorno del punto de partida de 1975. Es decir, al conflicto abierto, a la prolongacin del sufrimiento de un pueblo inocente y a la agravacin de la tensin en una regin ya zarandeada por mltiples desafos derivados de la conflictiva zona del llamado Sahel. El Frente Polisario no desea el retorno del conflicto armado. Conocemos por experiencia y por la experiencia de otros pueblos que la guerra es la peor de las opciones para resolver un conflicto que puede y debe ser resuelto por la va civilizada de la negociacin honesta, transparente, fiel a los principios y resoluciones de la ONU en materia de descolonizacin. El Frente Polisario considera que hay margen todava para que la ONU intensifique los esfuerzos para ahorrar a la regin la espiral de la confrontacin.. Si el escenario de la confrontacin se revela inevitable porque aquellos que pueden y deben desplegar esos esfuerzos deciden no hacerlo, en ese caso, asumiremos nuestras obligaciones en defensa del derecho de nuestro pueblo a la independencia.

Ante esta situacin, el Comit especial esta llamado ms que nunca a asumir su responsabilidad. El silencio no es una opcin. Estamos posiblemente en el cruce de caminos hacia una paz justa y duradera por medios pacficos que la ONU propuso o hacia lo desconocido. A nuestro entender, el Comit ha sido creado para asegurar la descolonizacin y no debe ser empujado por va activa o pasiva o intimidado por amenazas o neutralizado por la estrategia del ruido y de la confusin para desviarse de esta noble responsabilidad contrada respecto la ltima colonia africana en su agenda. En el tema especfico del Sahara Occidental su posicin es clara. En otras palabras, est ante una cuestin de descolonizacin que debe resolverse mediante la aplicacin del principio de autodeterminacin en los trminos definidos por la resolucin 1514(XIX) y que dieron vida y razn de ser al Plan d arreglo que motiv el envo de la MINURSO. Esta posicin debe ser mantenida y reiterada. De otro lado, El Comit ha enviado una Misin al Sahara occidental en mayo de 1975. Han pasado ms de 40 aos. Es simplemente difcil de comprender que no haya enviado hasta ahora otra misin y es difcil de comprender que sus informes y papeles de trabajo sobre el Sahara occidental se limiten a hacer un resumen inspido, inodoro e incoloro de los informes del Secretario general al Consejo de seguridad. Es la hora Sr. Presidente, Honorables Miembros del Comit de poner fin a esta anomala. Finalmente, el Frente Polisario desea solicitar a este Comit una sesin especial dedicada al Sahara occidental.

Muchas gracias.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_13632.jpg




Gracias a: SPS Fuente: http://www.spsrasd.info/news/es/articles/2016/06/02/2138.html Fecha de publicacin del artculo original: 02/06/2016 URL de esta pgina en Tlaxcala: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=18152



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter