Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2016

Defender la madre tierra
Comunidades en pie de vida

Ral Zibechi
Rebelin


Decenas de comunidades en resistencia de 17 estados de Mxico comenzaron una larga campaa que busca coordinar luchas, denunciar el extractivismo y ofrecer un espacio de ayuda mutua entre quienes estn siendo agredidos por el capital y el Estado.

La campaa busca un dilogo y acciones comunes que construyan tejido, explica Gerardo Meza de la Comunidad Habitacional Acapatzingo, en Ciudad de Mxico. Porque la falta de informacin sobre lo que sucede es aprovechada por el Estado para impulsar los megaproyectos contra los pueblos. Por eso buscamos construir espacios organizativos no orgnicos para generar identidad en los barrios y tejer proceso de autonoma en la Ciudad de Mxico.

Gerardo se refiere a la Campaa Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio que comenz el 10 de abril y culminar el 20 de noviembre, dos fechas de hondo contenido rebelde en Mxico. En ella participa la Organizacin Popular Francisco Villa de la Izquierda Independiente junto a 180 organizaciones de 17 estados, agrupados en nueve regiones. Un Comit por la Madre Tierra integrado por 40 msicos, actores, religiosos y profesionales apoya la campaa que en cada actividad rene cientos y miles de personas: desde las 1 500 que acudieron al lanzamiento en la Ciudad de Mxico el 10 de abril, pasando por los centenares que se movilizaron en apoyo a Xochicuautla, donde la comunidad resiste la construccin de una autopista en el Estado de Mxico.

La punta de lanza del modelo extractivo es la minera, razona Meza, arrasando comunidades enteras, quitndoles el territorio y destruyendo sus identidades. La campaa pone en relacin comunidades afectadas con comunidades afectadas en una relacin directa, horizontal, no mediada por representantes sino de pueblo a pueblo. De los firmantes de la campaa, 97 comunidades y barrios tienen conflictos con el capital y el Estado extractivistas, a los que resisten a menudo con costos humanos muy altos.

En la capital mexicana, por ejemplo, los barrios estn siendo afectados por proyectos de infraestructura urbana y de comunicacin, a travs de la construccin de lneas de metro, trenes interurbanos y especulacin inmobiliaria, una de las facetas ms destructivas y menos analizadas del modelo extractivo. Podemos hablar de un extractivismo urbano, que se conecta con el modelo general y en muchos casos acta complementando el modo de acumulacin, ya que las enormes ganancias en los monocultivos y en la minera suelen ser invertidos en especulacin urbana, que redunda en la gentrificacin de las ciudades y la expulsin de sus habitantes ms pobres.

De Norte a Sur: mujeres jvenes y valientes

La Campaa informa que la mayor parte de los conflictos se producen por la construccin de represas hidroelctricas y otros proyectos de generacin de energa (34%), seguidos de cerca por las mineras (32%). A bastante distancia aparecen los proyectos de transporte como carreteras y trenes (12%) y la urbanizacin (11%). La privatizacin del agua abarca el 15% de los conflictos, pero muchos proyectos mineros y de energa tambin se apropian de bienes comunes como el agua, por lo que debe ser uno de los principales motivos de las resistencias comunitarias.

En el norte, en el estado de Sonora, la Nacin Comcac resiste la destruccin de cien kilmetros del litoral Pacfico, donde los pescadores buscan salvar sus fuentes de trabajo del proyecto minero La Peineta. Gabriela Molina, de la organizacin Defensores del Territorio Comcac, asegura que la mitad del territorio de su pueblo ha sido concesionado a la minera que pretende extraer hierro, cobre y plata en sitios sagrados para su nacin. La nacin es un lugar de reproduccin del venado y del borrego cimarrn, por lo que no queremos una actividad extractiva en nuestro territorio, que adems est muy cerca del Canal del Infiernillo, donde estn las plantas que usamos para nuestras artesanas, como la jojoba y el torote, y es por lo tanto un sitio de importancia material espiritual para la sobrevivencia de nuestro pueblo.

Como sucede en todo el mundo, la minera consigui dividir al pueblo comcac con promesas y pequeos recursos. Nuestro grupo est integrado por 22 mujeres que nos organizamos contra la minera y nos dedicamos a informar a los pueblos de la sierra de Sonora que desconocen lo que es la minera, dice Gabriela. Como Nacin Comcac se apoyan en la Guardia Tradicional, autodefensa armada que naci en 1979 para la proteccin del territorio autnomo. La guardia es elegida por el consejo de ancianos y el gobernador tradicional y est integrada tanto por varones como por mujeres.

Hasta que nos sumamos a la campaa nuestro pueblo era invisible, remata Gabriela, que denuncia tambin el extractivismo hdrico que desva aguas para la produccin empresarial y proyectos tursticos en zonas habitadas por su pueblo.

El pueblo San Jos del Progreso, en el estado de Oaxaca, se opone desde 2008 a la llegada de una minera en una poblacin campesina que cultiva maz, frijoles y garbanzos. Segn datos oficiales de la Secretara de Economa, desde la aprobacin de la Ley Minera en 1992, Mxico entreg 31,000 concesiones sobre casi 51 millones de hectreas a ms de 300 empresas que manejan alrededor de 800 proyectos. Rosalinda Dionisio, que integra la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotln, sufri un atentado cuando miembros de la organizacin fueron emboscados por oponerse a la minera Cuzcatln, subsidiaria de la canadiense Fortuna Silver Mines, que explota 700 hectreas para extraer uranio, oro y plata.

La mina se encuentra cerca del municipio San Jos del Progreso, uno de los tres ms pobres del estado. Aunque la mayor parte de sus seis mil habitantes rechazan a la minera, el alcalde la apoya y encabeza un grupo que ataca a los miembros de la Coordinadora. En febrero y marzo de 2012 los activistas fueron atacados, en un caso por la polica municipal y en el otro por desconocidos, con un saldo de dos muertos y varios heridos, entre ellos Rosalinda. sa fue la reaccin a las protestas de la comunidad, cuando se instalaron tuberas para llevar agua a la mina, desvindola de los cultivos de los campesinos.

Un monstruo que se llama Estado

Con la campaa buscamos articularnos con otras comunidades, ya que nosotros debimos replegarnos ante la represin, y poder informar a otros pueblos lo que nos est sucediendo, explica Rosalinda. Tenemos un monstruo de Estado que nos ha golpeado muy fuerte, con desapariciones, con represin, por eso necesitamos una red en la que apoyarnos, con base en la ayuda mutua, para enfrentar al monstruo que nos quita la vida, dice esta mujer joven y valiente, sobreviviente de la guerra contra los pueblos. Luego de varias cirugas an no recuper completamente su movilidad, pero muestra un espritu combativo admirable.

La resistencia de la comunidad de Chern no necesita presentacin, porque ha sido desde 2011 ejemplo para los pueblos que resisten el modelo extractivo y a los grupos armados, estatales o paramilitares, que lo promueven y protegen. Severiana Fabin integra el Consejo Mayor de la comunidad indgena purhpecha de Chern y forma parte de la Campaa Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio. Su comunidad se levant para expulsar a los delincuentes talamontes apoyados por caciques locales.

Luchamos para defender un bien comn como lo es la madre tierra, explica Severiana. La clave del xito de esta comunidad es su organizacin, extensa y profunda, que llega a todos los rincones, es abierta y transparente, slida y contundente. Estamos organizados por usos y costumbres y hemos conseguido que Chern est tranquilo y seguro por la fuerza de nuestra organizacin comunitaria, dice una mujer que se siente orgullosa del trabajo realizado en cinco aos, que considera un ejemplo para los mexicanos.

La forma de organizacin, de abajo arriba, empieza por las fogatas. Son cuatro barrios y en cada barrio hay entre 50 y 60 fogatas, a razn de una por cuadra. En el barrio de Severiana son 53 fogatas, lo que habla de una forma de organizacin a cielo abierto, en la que pueden participar las familias, desde los nios hasta los ancianos. Cada barrio elige tres personas que integran el Consejo Mayor, en el que actualmente hay tres mujeres.

Chern tiene una poblacin de 20 mil habitantes y en cada una de las 240 fogatas instaladas en cada esquina, hay unas cien personas. Esta organizacin es la clave de todo, exclama Severiana. Las fogatas son lugares de encuentro entre los vecinos, espacios donde se recrea comunidad, pero son tambin rganos de poder en los que se toman las decisiones colectivas y donde la participacin de las mujeres es decisiva.

Como sntesis de estos aos de lucha, Severiana asegura que en Chern el coraje super al miedo. Quiz sea el legado de esta comunidad que puede recoger, y ampliar, la Campaa Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter