Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2016

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre "Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)"
Como los pescadores y sus familias vivan al da, la pequea capacidad de financiacin de los colmados locales se agot muy pronto"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares. Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

 

***

Vamos avanzando estimado amigo. Estamos en el captulo IV de tu libro, Las labores de descontaminacin. A partir del segundo da se comprob, sealas, que la nica radiacin existente en el lugar era la alfa. Qu peligros representaba este tipo de radiacin? Qu acciones se emprendieron?

JH.- Para comprender las medidas realizadas tendentes a remediar la situacin radiolgica que hallaron es preciso remarcar la naturaleza de la radiactividad alfa, muy diferente de la beta, la gamma o los rayos x. El plutonio, principal componente del combustible nuclear fisible de las bombas es alfa emisor, con un 93 % de pureza a base de istopos impares Pu239+241. Cuando un ncleo de este material emite radiacin alfa, lo que se desprende es una partcula compuesta por dos protones y dos neutrones que es incapaz de atravesar la piel humana. Si ese ncleo de plutonio est dentro de nuestros alvolos pulmonares o en la sangre, por haberlo respirado o ingerido, puede necrosar las clulas por donde pasa, o lo que es peor, daar la cadena helicoidal del ADN de nuestros cromosomas. La partcula alfa tiene una alta energa cintica debido a su masa y sobre todo a los 15.000 Km./seg. de velocidad con que sale disparada. A cambio, tiene la ventaja que no contamina externamente, como sucede con las dems. O dicho de otra manera, podemos tener cerca una cantidad considerable de este material, sin que nos irradie externamente.

En consecuencia, las principales acciones iniciadas demasiado tarde (6-7 das) fueron orientadas a evitar la va crtica de contaminacin interna, que es la respiratoria. Para ello se cre la Operacin sin polvo, con el regado diario de las zonas ms contaminadas rociando 440.000 l. de agua por medio de 16 camiones cisterna en 110 ha. Se trataba de una lucha titnica consistente en evitar la resuspensin del combustible nuclear en una de las zonas ms ridas de Europa, azotada frecuentemente por los vientos de la Zona Martima del Estrecho.

Hablas de labores por zonas. Por qu por zonas? Quines emprendieron y dirigieron esos trabajos?

JH.- Dado que al principio no haba planos fiables del lugar, el pragmatismo de los norteamericanos hizo que se denominaran zonas a los parajes donde iban apareciendo las bombas, acompaados de un nmero sucesivo segn el orden de hallazgo. Como las que se rompieron y contaminaron son las bombas n 2 y 3, pues esos lugares fueron denominados Zonas 2 y 3. Por el combustible liberado, van a ser los reas ms problemticas. Al resto del ncleo urbano le llamaron Zona 5 y la contaminacin en la aledaa Sierra Almagrera, Zona 6.


Mapa radiomtrico dibujado sobre foto cenital de las reas afectadas en Palomares y Villaricos. (Foto: Vuelo americano).  

Quines estaban informados en aquellos momentos de las tareas que se estaban llevando a cabo? Estaban alarmadas las gentes de la zona?

JH.- Este asunto de la informacin, Salvador, es realmente interesante. Actualmente se est investigando el tratamiento meditico de la prensa por una tesinanda en la Universidad de Murcia. Esperemos que sus conclusiones arrojen suficiente luz sobre el tema.

Espermoslo. Seguro que s.

Los canales de informacin sobre lo que iba a suceder tras el accidente: descontaminacin, bsqueda terrestre, marina e indemnizaciones, fue reflejada con distintos niveles de distorsin segn los destinatarios. Es lo que denomino el juego de las apariencias, tan en boga actualmente, que es modulable o moldeable por los emisores.

Temticamente, la descontaminacin result la peor parada. En el caso que nos ocupa, la desinformacin oscilaba endiabladamente. De menor a mayor intensidad: su propia jerarqua militar o civil, que tampoco se libr de un retoque o maquillaje informativo, le siguen el Gobierno Espaol, la opinin pblica internacional, nacional, y afectados de Palomares y Villaricos. Tristemente estos ocupan el ltimo lugar. Los que tendran que haber recibido una mayor y ms fidedigna informacin, fue la que ms padeci el silencio o la desinformacin, hasta el punto que, un habitante que leyera el suceso en la prensa de cualquier pas, en cualquier continente, podra estar ms informado que los afectados .

Los informes diarios de la USAF en Palomares se daban generalmente por teletipo. Estos tenan mltiples destinatarios: altos mandos, organismos y laboratorios militares, bases areas, Embajada de Madrid, Departamento de Estado, agencias varias como la Comisin de Energa Atmica, etc. All se trataban los distintos temas ordenados por letras segn prelacin. Pero lo curioso es que, si analizamos el conjunto de ellos, vemos cmo la realidad era reflejada con una metodologa que recuerda a la mercadotecnia: se pona especial nfasis en lo positivo, como los anlisis de aire negativos en das de calma. Se daban muchas cifras para destacar la diligencia de los efectivos all destacados, algunas incongruentes o contradictorias. Se redundaba la notificacin de algunas acciones, como la limpieza de la escuela y su depsito de agua contaminada. Toda esta amalgama informativa, errante y confusa, contrasta con el rigor y la precisin de todo lo relacionado con la posterior bsqueda submarina.

Qu pas con los cultivos? Se retiraron? Qu se hizo con ellos?

JH.- Los cultivos, al igual que la flora silvestre hicieron de filtros, reteniendo una significativa parte de las partculas de los aerosoles que por all transitaron con los vientos. El 2 de febrero se acord retirar aquellos con radiactividad por encima de 200 cuentas por minuto o cpm, pero la realidad es que se cortaron mayoritariamente las plantaciones por encima del doble. El total de restos vegetales de las dos zonas ms contaminadas, segn fuentes de la USAF, asciende a algo ms de 7.500 m3 por medio de 3.300 portes de pequeos camiones con cajas de madera cerradas. En esta actividad vemos la gran capacidad del operativo y los amplios medios con que contaban los norteamericanos. Prcticamente la totalidad se recogi en 5 semanas. Si hubiesen continuado durante los 80 das que tardaron en hallar la 4 bomba, no solo les sera suficiente, seguramente les hubiese sobrado tiempo para realizar una descontaminacin modlica. Segn las mismas fuentes oficiales, 2.650 m3 de esos restos fueron quemados en la playa al anochecer, cuando las brisas rolaban hacia el mar y se llevaban las cenizas con el plutonio. Probablemente esta sea una de las razones de los actnidos detectados frente a las costas de Palomares y Villaricos, estudiados por las tesis de Catalina Gasc, Lurdes Romero y M Paz Antn (CIEMAT) o en los estudios de la Univ. Autnoma de Barcelona o la de Sevilla.


Las tomateras y alguna flora silvestre hicieron de filtro cuando los aerosoles de polvo contaminado transitaban por los campos al antojo de los vientos. Segn fuentes oficiales, se retiraron 7.500 m3 de cultivos contaminados, de los que 2.650 fueron quemados cerca de la playa para que las cenizas con plutonio se las llevara al mar la brisa. (Foto: NARA)

Qu pas con la contaminacin subterrnea? Las detectadas, si no ando errado, fueron las superficiales.

JH.- Todo el patrn de contaminacin inicial fue superficial, debido a los aerosoles de dixido de plutonio transportados por los vientos, es decir, una migracin horizontal condicionada elicamente. Cualquier contaminacin subterrnea hallada a inicios del siglo XXI obedece fundamentalmente a terrenos alterados por la mano del hombre: las dos fosas, movimientos de tierras o arado. No es significativa la migracin vertical hacia abajo por la lluvia, o la inversa por evapotranspiracin, al ser un lugar de escasa pluviometra y abundar suelos de margas yesferas o esquistos, bastante impermeables.

Hablas de la paralizacin de las labores pesqueras y del hambre generadas. Nos explicas un poco este panorama?

JH.- Para comprender lo sucedido, permteme Salvador que te haga una introduccin de los pilares econmicos de ambas pedanas.

Adelante por supuesto

Palomares dependa casi exclusivamente de la agricultura. Aunque existan en los alrededores algunas grandes propiedades, predominaba el minifundio, amn de pequeos huertos de subsistencia junto a los caseros. De ah que en el entorno urbano no predominara la aglomeracin tpica de viviendas de una urbe moderna. Con la llegada de la electricidad a finales de los 50 - an no disponan de agua corriente - los regados se extendieron.

Villaricos era bastante ms humilde. Por estar en las faldas de la Sierra Almagrera, apenas tena cultivos. Dependan casi exclusivamente de la pesca artesanal y de los jornales agrcolas en Palomares, cuando la cosecha. Resulta evidente que su vulnerabilidad era mucho mayor. Con el accidente en Palomares se paraliza la mayora de la recogida del sabroso y estimado tomate tipo raf. Cuando cobra fuerza la hiptesis del fondo marino como lugar de la bomba perdida, se prohben las faenas pesqueras, por lo que queda interrumpido todo ingreso a los habitantes de Villaricos. Como los pescadores y sus familias vivan al da, la pequea capacidad de financiacin de los colmados locales se agot muy pronto. Ya no hubo nada que echarse a la boca. En poco ms de una semana el hambre atenazaba a todos sus miembros..

Te pregunto ahora por las fosas temporales

De acuerdo, cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter