Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2016

Las dos Amricas alcanzan su definicin mejor

Iroel Snchez
La pupila insomne


El 15 de diciembre de 1894 escriba Jos Mart en las pginas del peridico Patria un artculo titulado Honduras y los extranjeros. All deca:

En Amrica hay dos pueblos, y no ms que dos, de alma muy diversa por los orgenes, antecedentes y costumbres, y slo semejantes en la identidad fundamental humana. De un lado est nuestra Amrica, y todos sus pueblos son de una naturaleza, y de cuna parecida o igual, e igual mezcla imperante; de la otra parte est la Amrica que no es nuestra, cuya enemistad no es cuerdo ni viable fomentar, y de la que con el decoro firme y la sagaz independencia no es imposible, y es til, ser amigo. Pero de nuestra alma hemos de vivir, limpia de la mala iglesia, y de los hbitos de amo y de inmerecido lujo.

Pocas veces como en estos das se han visto en la misma fecha brillar y oscurecerse en sus respectivos roles las dos Amricas definidas por Jos Mart. De un lado, en La Habana, capital de la unidad, segn palabras del Papa Francisco, se han juntado lderes llegados de nuestra Amrica y representantes de otras partes del mundo para avalar un paso decisivo hacia el fin del conflico armado que lleva ms de seis dcadas desangrando a Colombia. Del otro, en Washington, la Organizacin de Estados Americanos (OEA) ha vuelto a ser escenario para un intento de injerencia y divisin contra la paz en nuestra Amrica en nuevo captulo de una ya larga historia que abarca desde su nacimiento en 1948 como instrumento de la poltica norteamericana en la regin.

Mientras Cuba acoga la firma del cese el fuego definitivo entre los guerrilleros de las FARC-EP y el Gobierno colombiano y se haca firme ante el mundo el compromiso de ambas partes con la renuncia a la violencia como mtodo para hacer poltica, la organizacin que ha sido desde su fundacin instrumento para la intervencin armada de EEUU en Latinoamrica, que respald a dictadores como Trujillo, Somoza, Batista, Pinochet y Stroessner, era escenario para tratar de legitimar los anhelos de quienes estn intentado convertir Venezuela en pas ensangrentado.

Del lado nuestroamericano, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC), que en enero de 2014 proclam a Amrica Latina y el Caribe como Zona de Paz, se gest en la Cumbre Extraordinaria del Grupo de Ro, Costa de Sauipe, Salvador, Baha, Brasil, el 16 de diciembre de 2008, cuando el presidente cubano Ral Castro dijo:

No me refiero en nada a lo de la OEA, porque estimo que es una broma del compaero Zelaya, no vayan a interpretarse mal sus palabras al salir por la televisin a escala mundial, y como siempre hay algunos que no estaban atendiendo bien, van a creer que es una proposicin seria, por lo menos yo lo entiendo como una broma.

Antes de que Cuba entre a la OEA, y que me perdone, no el Secretario de la OEA, lo saludo, y tal vez me rena con l, sino al poltico que es, la personalidad poltica, que es nuestro amigo Insulza, primero, como dijo Mart, se unir el mar del norte al mar del sur y nacer una serpiente de un huevo de guila.

Evo, incluso, deca que Cuba debe ser miembro de una OEA sin norteamericanos. Nosotros no podemos, por las razones que les estuve explicando y otras muchas que haran extensa esta reunin, con norteamericanos o sin norteamericanos, ingresar a la OEA. Esa sigla debe desaparecer, es nuestra opinin.

Poco despus, en julio de 2009, un golpe militar derroc a Zelaya, el presidente constitucional de Honduras, y hasta hoy son asesinadas personas all por defender la democracia, como acaba de ocurrir con la activista Berta Cceres. Nada hizo la OEA por evitar o condenar ambas cosas pero ahora su Secretario General Luis Almagro y el gobierno de EEUU quieren convertirla en juez de Venezuela mientras callan sobre otro golpe en curso en Brasil.

La CELAC nacera apenas dos aos despus de la Cumbre de Sauipe, con el impulso decisivo de la postura de Cuba y el liderazgo del Presidente venezolano Hugo Chvez. El acuerdo que se ha alcanzado en La Habana entre entre las FARC-EP y el Gobierno de Colombia incluye crear un Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificacin, integrado por representantes del Gobierno colombiano, de las FARC-EP, y un Componente Internacional consistente en una misin poltica con observadores no armados de la ONU integrada principalmente por observadores de pases miembros de la CELAC. Y la OEA? impulsando la desestabilizacin de Venezuela, la vecina en la frontera Este de Colombia.

Pocas veces como este 23 de junio de 2016, las dos Amricas de las que habl Mart alcanzaron su definicin mejor: de un lado la paz, la unidad y la concertacin, del otro la conspiracin, la mentira y la violencia. En el centro, como l dijo en otro de sus artculos de 1894, tambin en Patria, la mayor de las Antillas:

La gloria no es de los que ven para atrs, sino para adelante.- No son meramente dos islas floridas, de elementos an disociados, lo que vamos a sacar a luz, sino a salvarlas y servirlas de manera que la composicin hbil y viril de sus factores presentes, menos apartados que los de las sociedades rencorosas y hambrientas europeas, asegure, frente a la codicia posible de un vecino fuerte y desigual, la independencia del archipilago feliz que la naturaleza puso en el nudo del mundo, y que la historia abre a la libertad en el instante en que los continentes se preparan, por la tierra abierta, a la entrevista y al abrazo. En el fiel de Amrica estn las Antillas, que seran, si esclavas, mero pontn de la guerra de una repblica imperial contra el mundo celoso y superior que se prepara ya a negarle el poder, -mero fortn de la Roma americana;- y si libres- y dignas de serlo por el orden de la libertad equitativa y trabajadora- seran en el continente la garanta del equilibrio, la de la independencia para la Amrica espaola an amenazada y la del honor para la gran repblica del Norte, que en el desarrollo de su territorio -por desdicha, feudal ya, y repartido en secciones hostiles- hallar ms segura grandeza que en la innoble conquista de sus vecinos menores, y en la pelea inhumana que con la posesin de ellas abrira contra las potencias del orbe por el predominio del mundo. -No a mano ligera, sino como con conciencia de siglos, se ha de componer la vida nueva de las Antillas redimidas. Con augusto temor se ha de entrar en esa grande responsabilidad humana. Se llegar a muy alto, por la nobleza del fin; o se caer muy bajo, por no haber sabido comprenderlo. Es un mundo lo que estamos equilibrando: no son slo dos islas las que vamos a libertar. Jos Mart. Artculo El tercer ao del Partido Revolucionario Cubano. (De Patria. Nueva York, 17 de abril, 1894.)

Fuente: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/06/25/las-dos-americas-alcanzan-su-definicion-mejor-por-iroel-sanchez/

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter