Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2016

Brexit (y champn)

Jacques Sapir
Rebelin


La votacin del jueves 23 de junio tiene importancia histrica. Es un gran momento para la democracia. Al votar los britnicos en un 51,9% por salir de la Unin Europea han dado una leccin de democracia al mundo, y probablemente han cambiado tambin nuestro futuro.

Una leccin de democracia

Esta leccin de democracia, se aprecia en varios niveles; en primer lugar en la disposicin del primer ministro britnico, David Cameron, que admiti que posiciones divergentes se expresarn en su propio partido (partido conservador) y en su propio gobierno. Del mismo modo hay que saludar la madurez de los votantes britnicos, que legtimamente conmocionados por la tragedia que represent el asesinato de Jo Cox, no se dejaron abrumar por la emocin y mantuvieron sus posiciones por la salida de la UE.

Por supuesto, no todo fue perfecto en esta campaa. Ha habido excesos y mentiras, como las del Ministro de Hacienda George Osborne [1], que con licencia de Bruselas, anunci una catstrofe. Aunque la cobertura de los medios fue sesgada a favor de la permanencia, fue menos de lo que habra ocurrido si dicha votacin se hubiera llevado a cabo en Francia [2].

Es notable cmo la comunidad financiera realiz una campaa histrica para que el Reino Unido siguiera perteneciendo a la UE. Estos crculos tienen un solo inters, el dinero. Pero los votantes no se dejaron impresionar ni por el dinero ni por los argumentos de autoridad que se vertan en los medios de comunicacin.

El xito de la salida en el referndum, puede ser comparado con el xito del no en el referndum sobre el proyecto de Constitucin Europea en Francia en 2005. En ambos casos, el electorado y los trabajadores resistieron la presin de los periodistas de pago y de las autoproclamadas lites. Y el nuevo lder laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, que hizo campaa para que seguir en la UE, ha sido repudiado por una parte significativa de sus votantes.

Los dos referndums reflejan la vitalidad de los sentimientos democrticos en ambos lados del canal. Por otra parte, el referndum britnico es un verdadero golpe para el Presidente de los Estados Unidos, que viaj a Gran Bretaa hace unas semanas para invitar a los votantes a permanecer en la Unin Europea; este hecho refleja cul es la verdadera naturaleza de la UE.

Por ltimo, en esta leccin de democracia, David Cameron se ha comprometido a respetar la decisin del pueblo britnico, y del procedimiento legal de la salida del Reino Unido de la Unin Europea. Una vez ms, este hecho contrasta fuertemente con el comportamiento de las lites polticas francesas que han negado constantemente a ejecutar la decisin de los votantes por el NO a la Constitucin europea.

La negacin de la realidad

Esta leccin de democracia tendr consecuencias importantes para el futuro. No tanto consecuencias financieras. Las turbulencias en los mercados financieros tendrn una duracin de unos pocos das y luego se calmarn cuando los operadores adviertan que la votacin no interrumpir el flujo de bienes o de servicios. Si uno cree que las estadsticas econmicas a Noruega y Suiza que no son miembros de la UE no les va nada de mal. Las consecuencias ms importantes son, obviamente, polticas.

Hay que recordar que esta es la primera vez que un pas miembro de la UE (antes Comunidad Econmica Europea) toma la decisin democrtica de separarse de esta institucin. El impacto de esta medida ser considerable. El efecto de imitacin, ya lo podemos ver que en otros pases, como Dinamarca , Francia o los Pases Bajos. La votacin est dando ideas a los diferentes partidos euroescpticos.

Ms all de la victoria de los llamados populistas (el M5S de Beppe Grillo) en las elecciones locales italianas, o el fracaso del candidato del partido de la libertad en las elecciones presidenciales en Austria hay de hecho una forma de rebelin contra la Unin Europea. Este sentimiento est acreditado por un estudio realizado por el Centro de Investigacin PEW- que nos mostr cmo las opiniones adversas a la UE superan a las opiniones favorables en 4 pases: Espaa, Grecia, Francia y el Reino Unido [3].

El voto britnico no se produce por casualidad, pone en evidencia la magnitud de la negacin de la realidad que practican las lites Europeas, para quienes el resultado de la votacin no debera haber sido una sorpresa. La poltica de la negacin, siendo lo que es, cuestiona seriamente a las personas que han llevado a cabo estas opciones.

Por tanto, es probable que estamos asistiendo, en las prximas semanas, una intensa campaa de estas lites polticas. Pero los hechos son tozudos: ningn compromiso hacia una mayor federalismo o ms opciones supranacionales tendrn resultado. Slo producirn ms resistencia por parte de la ciudadana. Es de esperar que se encuentran una solucin rpida, ya que en caso contrario esta resistencia podra tomar formas violentas.

El voto britnica nos lleva a la conviccin que hay que implementar otro proyecto europeo. La lgica y el sentido comn nos dicen que tomemos nota; es necesario el retorno a formas ms respetuosas de la soberana y de la democracia en las naciones que conforman Europa.

Callejones sin salida y la importancia de la izquierda en la lucha por la soberana

Hay una ltima leccin. La victoria de la salida fue posible en Gran Bretaa porque una parte del electorado del Partido Laborista ha votado en contra de las instrucciones dadas por la direccin de su partido. Esto lleva a dos observaciones.

La primera es el grado de ceguera de las direcciones de los partidos socialdemcratas que se niegan a admitir que las consecuencias prcticas de la UE son negativas para las clases populares. Y que los tratados europeos han sido el caballo de Troya de la desregulacin y la financiarizacin de las economas nacionales.

Continuar hoy pretendiendo cambiar la UE desde el interior para mantener un discurso sobre Europa social es una mentira como un callejn sin salida. Esta mentira debe ser denunciada sin descanso si queremos que quede un da en un punto muerto.

El segundo punto es la importancia de una votacin que se puede llamar soberanista de un electorado tradicionalmente de izquierda. Este electorado no se dej manipular a travs de las mediaciones polticas. En Gran Bretaa, los comits de base del Partido Laborista eran crticos con la decisin cupular que apoyaba seguir en la UE. En este caso, hay que destacar la importancia que tienen la autonoma de organizacin del electorado de izquierda que se expresa por opciones soberanistas.


Notas

[1] https://russeurope.hypotheses.org/5030

[2] https://russeurope.hypotheses.org/5022

[3] http://www.pewglobal.org/2016/06/07/euroskepticism-beyond-brexit/


Jacques Sapir es economista francs.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter