Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2016

El impacto ambiental de la economa espaola pesa toneladas

Mariola Olcina Alvarado
El Salmn Contracorriente


El informe El metabolismo econmico regional espaol analiza la dimensin fsica del desarrollo de la economa espaola por Comunidades Autnomas (CCAA). Unos 16 investigadores, coordinados por scar Carpintero, cuantifican el consumo de energa y materiales de cada regin, bajo la perspectiva de que el conjunto de la economa espaola es un organismo vivo cuyo metabolismo tiene unas caractersticas propias.

A lo largo de dcadas, se ha analizado el desarrollo de la economa espaola en trminos monetarios con relacin al Producto Interior Bruto (PIB).En este informe, coordinado por scar Carpintero [1], uno de los mayores exponentes de la economa ecolgica en nuestro pas, trata de aportar la ineludible realidad fsica para ser conscientes de los impactos que genera nuestra actividad y poder avanzar por derroteros ms sostenibles.

En este sentido, lo que plantea la economa ecolgica y, ms concretamente, el enfoque del metabolismo econmico es que, en trminos fsicos, una economa se parece bastante a cualquier organismo vivo. Es decir, capta energa y materiales del entorno natural, los digiere para producir bienes y servicios, y como consecuencia de esa digestin (y cuando los bienes pierden su vida til) se generan residuos (slidos, lquidos y gaseosos) que van a parar de nuevo a la naturaleza, segn explica Carpintero.

Para juzgar el coste ambiental de los procesos de produccin y consumo, o la sostenibildad ecolgica de un sistema econmico, no nos valen los indicadores que atienden solamente a elementos que tienen un precio detrs. De hecho, los recursos naturales son, en general, poco valorados monetariamente y los residuos (ineludibles en cualquier proceso de produccin o consumo) no son considerados y, si lo son, deberan tener un precio negativo, opina Carpintero y aade: nuestras economas exigen cada vez ms recursos naturales (sobre todo no renovables) y son autnticas mquinas de disipacin de energa y materiales, con la consiguiente contaminacin. Si no cuantificamos esta otra cara oculta, difcilmente seremos capaces de enderezar el rumbo.

Este trabajo viene a complementar, a escala regional, el libro que public el autor hace una dcada titulado El metabolismo de la economa espaola (Fundacin Csar Manrique), centrndose especialmente en el perodo de 1996 a 2010 poca de bonanza econmica en nuestro pas- que puede servir para cuestionar las supuestas bondades del crecimiento econmico.

Monocultivo del sector hostelero e inmobiliario del centro y el litoral de la Pennsula

La principal conclusin de este informe, en el que han participado 16 investigadores [2] de todo el Estado, es que existe una especializacin territorial en el seno de la economa espaola. Con este informe se identifican ciertas regiones especializadas en la extraccin de recursos y vertido de residuos, y otras, en el consumo y acumulacin, obviamente, muy dependientes de las primeras, concluye scar Carpintero, director del informe.

Es decir, el metabolismo econmico espaol est formado por las zonas intermedias en la pennsula, con una fuerte vocacin extractiva, que abastecen a las zonas centrales de acumulacin y consumo, con Madrid y el litoral mediterrneo a la cabeza, cuya principal actividad se centra en el sector hostelero e inmobiliario. La generalidad e intensidad del ltimo boom inmobiliario ha hecho que este fenmeno no se corrija, sino que se aada a la tendencia anterior ya que, en algunos casos, por ejemplo, en el caso de Madrid, la burbuja inmobiliaria ha sido alimentada en gran medida con las importaciones de productos de cantera procedentes de extracciones en Castilla y Len y Castilla La Mancha. Es decir, que cada vez se hace ms patente que las estrategias de desarrollo de ciertas regiones no son independientes de la capacidad para poner a su servicio los recursos y el territorio de otras regiones colindantes.

As pues, por primera vez, se puede teorizar acerca de la regionalizacin de los flujos de energa y materiales -a travs del recuento de la extraccin y el comercio, tanto a nivel interregional como internacional- y esto permite observar la huella de deterioro ecolgico de nuestra economa y demostrar objetivamente cules han sido los patrones de insostenibilidad desde los orgenes del ltimo ciclo alcista hasta los inicios del declive actual.

Especializacin y desigualdad es entre Comunidad Autnomas: unas extraen, otras consumen

Uno de los causantes de esta especializacin productiva tiene que ver con la burbuja inmobiliaria, que ha condicionado el metabolismo de todas y cada una de las Comunidades Autnomas en el periodo estudiado. Los minerales no metlicos: rocas de cantera y materiales de construccin han supuesto entre la mitad y tres cuartas partes de los flujos fsicos utilizados en cada regin. Madrid, Catalua, Murcia y Comunidad Valenciana estn a la cabeza de las exigencias territoriales de las actividades constructivas presentando cifras de consumo de cemento en toneladas por hectrea muy superiores a la media territorial.

La cifra estatal de una tonelada de cemento por hectrea en el punto lgido de la burbuja queda empequeecida por las 7,5 toneladas por hectrea de Madrid, o las 2,5 de la Comunidad Valenciana y las 2,1 de Catalua.

Sin embargo, en trminos de extraccin, son Andaluca, Castilla y Len, Catalua, Castilla-La Mancha y Galicia las que concentran el 61% del total de energa y materiales extrados del territorio, y en cuanto a la produccin de biomasa agraria, forestal y pesquera siguen siendo Castilla y Len, Andaluca, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia las que soportan el 70% de la extraccin. Este dato coincide adems con la extensin geogrfica de estas Comunidades.

La especializacin que hemos demostrado en trminos fsicosse trata de un proceso histrico de desarrollo a largo plazo en el que por razones geogrficas, polticas e institucionales algunas regiones denominadascentrales, como Madrid, Catalua, o Pas Vasco, concentran el grueso de laproduccin espaola y, sin embargo, son otras CCAA perifricas(Castilla y Len, Andaluca, Castilla La Mancha o Galicia) las que se sitan en los primeros puestos en cuanto a la extraccin fsica de energa y materiales que alimentan la produccin y consumo de las regiones centrales, puntualiza scar Carpintero.

As pues, se pueden diferenciar dos tipos de regiones en Espaa:aquellas especializadas en la extraccin de recursos y posterior vertido de residuos, y las que centran su labor en las labores de acumulacin y consumo.

Pero adems, el informe tambin cruza datos acerca del comercio exterior, entre comunidades y a nivel internacional, que corrobora esta divisin regional del trabajo y muestra adems que, durante la fase de auge econmico, en trminos globales, el grueso de las CCAA debieron acudir persistentemente a otros territorios ms all de sus fronteras para satisfacer su modelo de produccin y consumo.

En conclusin, Santiago lvarez Cantalapiedra, director de FUHEM Ecosocial entidad que tambin ha impulsado este informe aade que este informe cubre un vaco importante en el estudio de la economa como un organismo vivo ya que demuestra, entre otras cosas, que la velocidad con la que las regiones recurren al resto de territorios para abastecer su modelo de produccin y consumo es mayor que el ritmo al que extraen los recursos dentro de sus propias fronteras; esto demuestra objetivamente la insostenibilidad de la economa espaola, concluye.

Datos regionales

Por regiones, el Informe sirve para hacer un mapa distinto al que conocemos:

Notas:

[1] scar Carpintero (Valladolid, 1972). Doctor en Economa y Licenciado en Ciencias Econmicas y Empresariales. Es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Valladolid y Postgraduado en Economa de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente por la Universidad de Alcal. Durante los ltimos aos, ha escrito ms de una treintena de trabajos sobre economa ecolgica, sostenibilidad ambiental de la economa espaola, o comercio y medio ambiente.

[2] Sergio Sastre, Pedro Lomas, Iaki Arto, Jos Bellver, Manuel Delgado, Xon Doldn, Jaime Fernndez, Jos Fras, Xavier Ginard, Ana C. Gonzlez, Miguel Gual, Ivn Murray, Jos Manuel Naredo, Jess Ramos, Esther Velzquez y Sebastin Villasante.

Fuente: http://www.elsalmoncontracorriente.es/?El-impacto-ambiental-de-la 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter