Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2016

La educacin que necesitamos

Alberto Garzn y Enrique Dez
Rebelin


Para pensar la educacin y la universidad que necesita una sociedad republicana es necesario hacernos una pregunta de fondo. Cmo podemos orientar la formacin de las personas jvenes, de las nuevas generaciones, que vivirn a lo largo del siglo XXI, y ms all, en una sociedad que han de ser capaces de mejorar de acuerdo a los valores fundamentales de libertad, igualdad y fraternidad?

Cada modelo educativo responde a un modelo social determinado, a una concepcin sociopoltica concreta. Por ello, frente a los intereses corporativos de grupos religiosos, profesionales y empresariales, que estn convirtiendo los sistemas educativos en campos de batalla en los que, en nombre de la calidad, de la excelencia o de la competitividad, los grupos de poder ligados a partidos conservadores, jerarquas eclesisticas o patronales del sector privado educativo, promueven pactos educativos desde las lites, nos sumamos a las propuestas de la comunidad educativa que reivindica un modelo de educacin pblica universal, desde infantil hasta la universidad, que sea gratuita, laica, equitativa, solidaria, coeducativa, personalizada, participativa, ecolgica, integral, intercultural, inclusiva y democrtica. As como una investigacin que responda a las demandas de la sociedad, centrada en las personas, cuyos objetivos se discutan con la ciudadana y que forme personas con conocimientos slidos y conciencia crtica. La mejor herramienta: ms democracia.

El modelo de educacin republicana que planteamos responde a una concepcin de la educacin a lo largo de toda la vida, entendida como un derecho humano fundamental y un pilar bsico de las sociedades, pues favorece la emancipacin y la cooperacin de los pueblos, y contribuye a formar una ciudadana ms libre, crtica y con menos desigualdades. Por eso, la educacin como derecho ha de ser pblica, universal, gratuita, laica, equitativa, solidaria, coeducativa, personalizada, ecolgica, integral, intercultural, inclusiva y democrtica.

Pblica por ser la nica que garantiza la igualdad de derechos y posibilidades para todos y todas; que promueve la participacin democrtica de los distintos sectores implicados en el proceso educativo, incluido el propio alumnado en su propio proceso de enseanza-aprendizaje; que respeta la libertad de conciencia y de creencias; que atiende a la diversidad del alumnado y se compromete con el inters comn, al margen de intereses particulares ligados al adoctrinamiento ideolgico o al negocio econmico.

Creemos que justamente en este momento de cambio del pas, debemos establecer las bases para un cambio de la educacin que acompae a esta nueva concepcin social y del ser humano donde la prioridad sean las personas y no los beneficios econmicos, donde la prioridad sea el bien comn y no la competitividad y el emprendimiento egosta, donde recordemos una obviedad que, a veces, tiende a ser olvidada intencionalmente: la educacin no es, ni puede ser, neutra.

Es decir, cada modelo educativo responde a un modelo social determinado, a una concepcin poltica concreta. El modelo educativo tiene coherencia con el modelo sociopoltico. As pues, debe definir si se limita a reproducir el modelo social o aspira a transformarlo . Por ello, Paulo Freire, planteaba evitar un modelo de educacin bancaria y defenda una educacin crtica y liberadora. Es decir, huir de una concepcin del sistema educativo destinado a satisfacer las demandas de un sistema productivo capitalista, cada vez ms abocado a la acumulacin en manos de unos pocos, creando el tipo de persona trabajadora que ste necesita y que el sistema educativo est llamado a construir y seleccionar.

Creemos que es necesario y urgente reconstruir un acuerdo de estado con la comunidad educativa en este pas, asentado en unas bases diferentes a las que en el momento actual est imponiendo el modelo neoliberal, que ha ido consolidando un pensamiento nico en nuestra sociedad en donde se vincula exclusivamente la educacin al futuro mercado laboral. El sistema educativo se ha convertido en una mquina de etiquetar a las personas, de crear diferencias transformadas en jerarquas, para ponerlas al servicio del mercado de trabajo y facilitar as la seleccin de personal y la adecuacin a las necesidades empresariales. Y en los ltimos tiempos, en una nueva vuelta de tuerca, est derivando en un botn apetecible para quienes aspiran a obtener grandes beneficios. Ello implica la privatizacin de universidades, escuelas y servicios educativos de todo tipo, al mismo tiempo que conlleva una banalizacin de la educacin, ms atenta a la competitividad que al desarrollo humano.

Esta tendencia, unida a los intereses corporativos de grupos religiosos, profesionales, patronales, etc., estn convirtiendo los sistemas educativos en campos de batalla en los que, en nombre de la calidad, de la excelencia o de la competitividad, los grupos de poder ligados a partidos conservadores, jerarquas eclesisticas o patronales empresariales del sector privado educativo, estn construyendo toda una legislacin y normativa que no slo cambia profundamente el modelo educativo que propusieron los grupos polticos y las organizaciones educativas ms progresistas tras la dictadura, marcados por un afn de recuperar las races de los maestros y maestras republicanas, sino que contradicen abiertamente todas las teoras pedaggicas consagradas por las ciencias de la educacin.

Por eso es ms oportuno que nunca una propuesta que acompae, desde lo educativo, a un programa de cambio de este pas con otra mirada puesta desde los gobiernos del cambio, si queremos construir una sociedad futura ms justa, ms libre y ms fraterna.

Ahora, ms que nunca, es necesario articular un amplio espacio de confluencia en la defensa de esta educacin republicana. Y en ese empeo, intentamos proponer en el reciente libro que hemos publicado titulado La Educacin que Necesitamos las lneas bsicas, slidamente fundamentadas, que avanzan hacia ese modelo educativo que contribuya al xito escolar de todo el alumnado y a la formacin de personas ms iguales, ms libres, ms crticas y ms creativas. Nos jugamos el futuro de nuestros hijos e hijas, y el de la sociedad en su conjunto. Educacin o barbarie, no hay neutralidad posible.

Alberto Garzn y Enrique Dez. Diputado Nacional y Coordinador del rea Federal de Educacin de Izquierda Unida, respectivamente. Coordinadores del libro La educacin que necesitamos. Escuela, Universidad e Investigacin. Lneas bsicas para un pacto por una educacin republicana. Madrid: Akal (2016). En el que han participado como autoras y autores: Vctor A. Rocafort. Roco Anguita. Luis A. Castrillo. Emilio Criado. Loles Dolz. Alicia Durn. Josep Ferrer. Adoracin Guamn. M ngeles Llorente. M Jess Martn-Daz. Agustn Moreno. Jos Moreno-Arrones. Maite Pina. Rafael Pla. ngel Ponce. Carmen Rodrguez Martnez. Jos Sarrin

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter