Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2005

Comunicados de Espacio Alternativo y del Sector Crtico de CCOO
Por el respeto de los derechos humanos: Abajo los nuevos muros de la vergenza

Rebelin


Respeto a los derechos humanos de los inmigrantes y movilizacin por la convivencia
Comunicado del Sector Crtico de CCOO

Ante las muertes y la violenta represin de inmigrantes africanos en la frontera de Ceuta y Melilla y su posterior detencin, expulsin y abandono a su suerte en el desierto, el Sector Crtico de CCOO quiere denunciar la situacin y exigir las siguientes medidas:

1. Respeto escrupuloso a la Declaracin Universal de Derechos Humanos, que se est violando en mltiples aspectos en la frontera de Ceuta y Melilla y por parte de los gobiernos marroqu y espaol. Para ello exigimos el fin de la represin, la retirada del ejrcito, el cese de unas ilegales deportaciones fulminantes que, adems, suponen dejar tirados en el desierto y condenar al hambre y a la muerte a cientos de inmigrantes, incluidas mujeres y nios. El gobierno espaol debe de exigir al de Marruecos que ponga fin de inmediato al traslado de inmigrantes al desierto del Sahara y que respete los derechos humanos fundamentales.

2. Cumplimiento de la legalidad nacional e internacional vigente (Tratados Internacionales en materia de DDHH, ley de Extranjera...) especialmente en relacin a los refugiados que solicitan asilo poltico, menores y mujeres embarazadas, y respecto al concepto de frontera, ya que no existen zonas de extraterritorialidad ni tierra de nadie donde no impere la ley y los derechos para las personas.

3. Ayuda humanitaria inmediata para los inmigrantes que han entrado en Espaa y para los que vagan y son dispersados por el desierto. Se deber disponer para ello de los recursos necesarios para atender a los inmigrantes que han llegado a nuestro territorio (sanitarios, alojamiento, alimentacin, vestido, etc.) y poner en marcha los acuerdos existentes con las comunidades autnomas para evitar la saturacin de Ceuta y Melilla. Pero la ayuda tiene que ser ms amplia y dirigida a las zonas de origen de los movimientos migratorio: la situacin actual del frica subsahariana es de autntica catstrofe humanitaria (cientos de miles de victimas por falta de agua, comida y medicinas y totalmente ausentes de los medios de comunicacin). Naciones Unidas, la Unin Europea y el G-8 deben de tomar medidas urgentes destinando recursos que hasta ahora se han negado sistemticamente, para evitar que se sigan produciendo esa masiva tragedia evitable y que fruto de ella oleadas de personas d esesperadas se desplacen para entrar en el mbito de los pases ricos. De lo contrario, los problemas no habrn hecho ms que empezar, y podrn alcanzar una gravedad insospechada.

4. Programas de desarrollo a medio y a largo plazo. No se le pueden poner vallas ni alambradas al hambre y a la desesperacin. Hay que combatir las causas del mismo en los pases africanos que se debaten entre la miseria, la corrupcin y las guerras civiles. Ello pasa por impulsar la paz, la condonacin de la deuda externa, el cumplimiento de las ayudas al desarrollo (0,7% del PIB) y la implantacin de la tasa Tobin para asegurar inversiones en la zona que generen riqueza, actividad y empleo. Hay que cambiar radicalmente las polticas impuestas por el FMI, el BM, y la OCM (control del agua por las multinacionales, expulsin o exclusin de los campesinos de sus tierras, eliminacin de subvenciones agrcolas a los campesinos o los subsidios a los alimentos bsicos, etc.).

5. Actuacin inmediata de la Confederacin Sindical de CCOO en la lnea anterior, en vez de estar prcticamente desaparecida del conflicto. Urgen iniciativas en relacin al Gobierno, la Comisin Europea, los sindicatos marroques, la Confederacin Europea de Sindicatos, las principales ONGs que estn sobre el terreno y la visita de la mxima representacin de CCOO a Ceuta y Melilla.

6. Urgente movilizacin social y ciudadana para que se aseguren los derechos humanos y se ponga fin a las penalidades de los inmigrantes deportados al desierto. No nos cabe ninguna duda que si estuviera gobernando el PP se estaran convocando movilizaciones desde la izquierda. Los sindicatos de clase deberan de participar activamente en la convocatoria de grandes manifestaciones por los derechos de los inmigrantes, el fin de la represin y contra el hambre en el mundo. Sera la nica manera de no ser cmplices con nuestro silencio del drama y de la vergenza que se est viviendo en Ceuta y Melilla.

7. Realizacin de intensas campaas ciudadanas y educativas por la integracin social de los inmigrantes (con dotacin de medios suficiente,) como va necesaria para evitar que crezcan los niveles de xenofobia y racismo entre sectores de la poblacin espaola. De lo contrario, si por accin u omisin y desde los poderes pblicos, partidos, sindicatos, etc., se genera un clima de miedo a la inmigracin, de exageraciones manifiestas de invasin del territorio nacional para justificar el envo del ejrcito a Ceuta y Melilla...) estaremos abonando un terreno en el que se producirn cada vez ms brotes de violencia, graves problemas para la convivencia y un avance de las posiciones de ultraderecha.

Madrid, 13 de octubre de 2005 Sector Crtico de CCOO


No a la Europa fortaleza! Abajo los nuevos muros de la vergenza!
Declaracin de Espacio Alternativo

Desde finales de septiembre la cadena de represin, asesinatos y condena a muerte que estn sufriendo miles de personas subsaharianas cerca de la frontera ms desigual del mundo est provocando la indignacin justificada de muchos ciudadanos y ciudadanas de la Unin Europea y de Marruecos. La construccin de nuevos muros de la vergenza en Ceuta y Melilla y su creciente militarizacin, unida a los acuerdos de cooperacin con la dictadura marroqu para que se encargue del trabajo sucio, a cambio de mayor apoyo econmico, revelan la verdadera cara racista de la poltica que practican la Unin Europea y el gobierno espaol en relacin con las migraciones. El discurso de la alianza de civilizaciones queda de esta forma desenmascarado como mera retrica frente a la cruda realidad de los hechos: la firme disposicin a cerrar por la fuerza bruta las puertas de Occidente a aquellas personas que procedan de pases vctimas del expolio histrico y actual que ese mismo Occident e ha ejercido y ejerce sobre esos pueblos y que no se ajusten a los criterios de admisin establecidos arbitrariamente por los gobiernos.

Como se afirma con razn en la Declaracin de Larache, suscrita recientemente por asociaciones de los dos lados de la frontera del Norte de Africa, Europa tiene que asumir su responsabilidad histrica y actual en la situacin de todo un continente que hoy tiene ms de 100 millones de pobres extremos. Con la destacada participacin de empresas transnacionales, a Africa y a los africanos se les ha expoliado y esquilmado, se les ha condenado a la desvertebracin y a la miseria. Y cuando, fruto de su extrema situacin, intentan emigrar, Europa les impide hacerlo legalmente y no les dejan otra alternativa que intentar la terrible travesa de la emigracin irregular.

El gobierno de Zapatero es poltica y moralmente responsable de la tragedia humana creada debido tanto a su negativa a reconocer el derecho de asilo y refugio a personas procedentes de unos pases en situacin de emergencia humanitaria como a su decisin de enviar al ejrcito y dar plena libertad al gobierno marroqu para enviar a la muerte a esas mismas personas.

Pero el gobierno espaol est actuando en realidad como el vigilante de las fronteras de una Unin Europea que en los ltimos tiempos est endureciendo su poltica migratoria, restringe los criterios de proteccin de demandantes de refugio y asilo y crea nuevas zonas de apartheid mediante campos de internamiento alrededor de todas las fronteras que la circundan, mientras sigue resistindose a cambiar radicalmente sus polticas econmicas y comerciales en relacin con el Sur y condiciona sus ayudas a la colaboracin de los pases empobrecidos en la represin de la inmigracin ilegal.

Urge exigir un cambio de rumbo profundo en las relaciones de la Unin Europea y del gobierno espaol con los pases del Sur y con la emigracin que permita:

La desmilitarizacin de las fronteras, el reconocimiento del derecho de asilo y refugio a todas las personas procedentes de pases subsaharianos que se encuentran en Marruecos, Ceuta y Melilla y la depuracin de responsabilidades por las muertes producidas en las ltimas semanas

La modificacin sustancial de las polticas migratorias, de asilo y refugio de la UE, el reconocimiento del derecho de ciudadana basado en la residencia y la derogacin de la Ley de Extranjera

La abolicin de la deuda externa, la dedicacin del 0,7 % del PIB de la UE a la Ayuda a esos pases y el cese del expolio de sus recursos por las grandes multinacionales europeas.

Ningn ser humano es ilegal! Otra Europa es posible!

www.espacioalternativo.org







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter