Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2016

Brexit, sntoma y resultado de tendencias reaccionarias a nivel mundial

Jess Snchez Rodrguez
Rebelin


Es necesario enmarcar la victoria del brexit en el contexto europeo y mundial para intentar visibilizar todas las consecuencias posibles que se pueden desencadenar en los prximos meses o aos.

El brexit rompe la credibilidad de la UE como proyecto irreversible.

En el contexto europeo hay dos factores que destacan. El primero es la caracterstica de Gran Bretaa como un socio comunitario conflictivo y poco fiable, siempre opuesto a una mayor profundizacin de la construccin poltica europea en nombre de un nacionalismo que serva para defender los intereses de la city londinense y su otro vnculo importante internacional, la relacin especial con EE.UU. Igualmente fue el socio que ms resistencias puso a cualquier reconocimiento de derechos sociales en la UE.

Hay que recordar que Gran Bretaa no fue un socio fundador de la CEE porque consideraba ms beneficioso mantener su Commonwealth y sus relaciones colonialistas. Pero rpidamente cambi de opinin con la prdida de su imperio colonial y su retraso econmico frente al avance de los socios europeos de la CEE. Su intento de incorporarse al club fue vetado por dos veces por De Gaulle y lo consigui, finalmente, en 1973 tras la retirada de De Gaulle del poder. Pero los laboristas llegaron al poder en Gran Bretaa en 1974 con la promesa de un referndum sobre la permanencia que se celebr en 1975 y en la que venci la posicin de mantenerse en la CEE.

En 1992, cuando el Tratado de Maastricht da lugar a la UE y se imponen definitivamente las polticas neoliberales, los socios europeos se vieron obligados a hacer concesiones a Gran Bretaa para sacar adelante el acuerdo. Estas concesiones fueron para quedar al margen de la moneda nica, el control fronterizo, las polticas sociales y derechos europeos y temas relacionados con libertad, seguridad y justicia. Finalmente, Cameron obtuvo otras concesiones para pedir la no salida de la UE en el reciente referndum, como el recorte de derechos sociales a los emigrantes comunitarios en Gran Bretaa, la no obligacin para este pas de participar en rescates comunitarios (en los que no ha intervenido hasta ahora) o no de participar en mayores grados de integracin poltica y federal en la UE.

Desde este punto de vista, la salida de Gran Bretaa debera de ser una fuente de problemas menos para la UE. Ahora bien, por su peso econmico - la segunda economa de la eurozona - y por el propio gesto de abandonar la UE, sta queda tocada gravemente en su credibilidad como proyecto futuro. La irreversibilidad de la UE fue un principio que perdi su credibilidad hace un ao cuando se plante seriamente la expulsin de Grecia si Syriza no claudicaba. Ahora Gran Bretaa ha roto definitivamente la confiabilidad en ese principio reforzando, adems, las tendencias rupturistas que anidan, con ms o menos fuerza, en todos los pases de la UE.

La construccin de la UE entra en zona de riesgo, probablemente aumenten las tendencias rupturistas en ms pases y se abra un largo periodo de incertidumbre poltica y econmica con consecuencias difciles de pronosticar. Las reacciones econmicas inmediatas ante el resultado han sido muy negativas, pero habr que esperar si se origina una recada en la recesin econmica en Europa a pesar de que el BCE haya prometido toda la ayuda que haga falta para contrarrestar los efectos de la salida britnica.

Seguramente los intereses de la gran burguesa europea sern daados seriamente, perdiendo peso e influencia en el conjunto mundial a favor de otras grandes potencias y bloques como EE.UU., China y la zona de Asia-Pacfico, al igual que el euro va a verse reducido, o desaparecer, en su papel de dinero mundial alternativo y en concurrencia con el dlar, que volver a su papel mundial sin competidores. La derrota de la gran burguesa europea no ser una victoria para los trabajadores europeos, cuyas fuerzas polticas son prcticamente impotentes, sino para otras grandes burguesas del mundo.

El brexit fortalece las fuerzas populistas xenfobas en Europa.

El segundo factor a tener en cuenta es en qu sentido se ha dado la victoria del brexit. Es decir que fuerzas polticas le impulsaban y cuales pueden resultar beneficiadas. A pesar de que existen algunas fuerzas en la izquierda radical - totalmente marginales - que abogan por la salida de la UE de sus pases para recuperar la soberana y acabar con el neoliberalismo, las fuerzas polticas ms importantes que impulsan el euroescepticismo y la ruptura con la UE son populismos de extrema derecha cuya principal municin son los discursos xenfobos. Esas han sido las fuerzas ms importantes que han impulsado y encabezado el Brexit, el UKIP y los sectores ms radicales del partido conservador (en una nueva muestra de la autonoma relativa de la poltica, al actuar en contra de los principales intereses econmicos britnicos), y los que ms han celebrado la victoria del brexit en Europa (Le Pen, etc.) y el mundo (Trump). Y esas son las fuerzas que ms rditos van a obtener del brexit en los prximos meses o aos.

Recientemente esa extrema derecha estuvo a punto de obtener una victoria esencial en las presidenciales de Austria, ahora en Gran Bretaa ha recargado energa, y su gran asalto va a ser el ao prximo en las elecciones presidenciales francesas, donde Le Pen utilizar a fondo el brexit. Una victoria en Francia de esa magnitud podra impulsar definitivamente a las fuerzas de extrema derecha populista y xenfoba en toda Europa, hiriendo de muerte a la UE y haciendo aparecer el fantasma del fascismo europeo de los aos 30.

Con toda seguridad la reaccin de los partidos conservadores europeos - para evitar perder su electorado a favor de los populistas de extrema derecha - van a realizar un giro ms acusado hacia las posiciones de stos en los temas de la inmigracin y la multiculturalidad, aprovechando la situacin para profundizar las polticas antisociales impulsadas desde el inicio de la crisis econmica actual. El resultado lo sufrirn en primer lugar los inmigrantes, tanto los que estn asentados en Europa como los que pretenden arribar a ella, y despus el conjunto de los trabajadores y las clases populares.

Las alianzas polticas y sociales que se han formado en Gran Bretaa de cara al referndum del brexit son una repeticin de esas mismas alianzas a nivel internacional y un claro sntoma de la debilidad de la izquierda. A favor de la permanencia de Gran Bretaa en la UE se encontraban la mayora del partido laborista y el sector ms europeo de los conservadores, los sindicatos, la patronal y las grandes corporaciones, Escocia e Irlanda del Norte, todos ellos unidos en una alianza implcita frente al UKIP, el sector ms euroescptico y nacionalista del partido conservador, Inglaterra y Gales. Los motivos de aquella alianza eran distintos para cada uno de sus componentes frente a un peligro comn para todos.

Sntomas de una izquierda a la defensiva y en retroceso a nivel mundial.

Como apuntbamos, ese tipo de alianzas no explcitas ya se haban ensayado en otros lugares recientemente. He aqu algunos ejemplos: En Austria el candidato presidencial de carcter populista ultraderechista es derrotado por la mnima cuando el resto de partidos de derecha e izquierda votaron al candidato ecologista.

En Argentina gan el candidato ms conservador, Macri, frente a la alternativa del peronismo conservador (Scioli), el apoyo o no a este ltimo dividi a la izquierda argentina.

En Per la candidata populista autoritaria, Fujimori, fue derrotada en una ajustadsima eleccin por un ex-banquero conservador apoyado por la derecha y la izquierda.

En EEUU la nica manera de impedir el triunfo de Trump, un populista ultraderechista y xenfobo, es que los votantes de Sanders apoyen a Clinton, la mejor representante de Wall Street.

En Francia ya tuvo la izquierda que apoyar a Chirac en 2002 para evitar el triunfo presidencial de Le Pen, y puede que se encuentre de nuevo ante el mismo dilema el ao prximo dado el enorme desgaste de Hollande, la debilidad poltica de la izquierda, y el ascenso del FN.

En otras partes de Europa como Polonia y Hungra el populismo nacionalista y xenfobo est en el gobierno o sigue alcanzando victorias, como la reciente en la alcalda de Roma del Movimiento 5 Estrellas (socio del UKIP en el parlamento europeo).

Lo que todos estos ejemplos recientes ponen en evidencia es el ascenso de los partidos populistas de derecha extrema con diversos matices, y la debilidad de una izquierda que se ve obligada en la mayora de los casos a apoyar opciones de derecha como un mal menor. Esta situacin de la izquierda se ve agravada si se considera que los populismos de extrema derecha recogen una parte importante de sus votos de un electorado tradicionalmente de izquierdas en zonas habitadas por trabajadores o clases populares.

En Europa hay un discurso en la izquierda que seala a las polticas de austeridad, a sus consecuencias sobre las clases populares, al desmantelamiento del Estado de Bienestar y el recorte de los derechos sociales, como los responsables de la ola de chauvinismo y xenofobia que se est extendiendo de manera imparable por el viejo continente, pero esta acusacin, con ser cierta, no quiere ver la situacin de fondo y no responde a una pregunta esencial. La cuestin de fondo es que no existe unas instituciones europeas dominadas por el neoliberalismo y unos gobiernos de sus Estados miembros que no lo estn, el dominio neoliberal se da tanto a nivel estatal como comunitario y, por tanto, es una falsedad sostener que abandonando la UE se recupera el Estado de Bienestar, Gran Bretaa es el ejemplo de este error, dnde el neoliberalismo ha dominado desde el gobierno de Thatcher sin interrupcin. La pregunta esencial es por qu el malestar y la decepcin de las clases populares se ha canalizado hacia el populismo chovinista y xenfobo y no hacia una izquierda que plantea mantener la UE pero acabando con su orientacin neoliberal en favor de una Europa ms social.

Las clases populares han sido engaadas por dos ilusiones falsas que han vendido con xito los populismos nacionalistas xenfobos, que saliendo de la UE y expulsando a la inmigrantes recuperaran sus condiciones de bienestar anteriores a la crisis. Y el nacionalismo identitario siempre ha funcionado bien al igual que la religin - como compensacin psicolgica frente a situaciones adversas que requieren un gran esfuerzo y tenacidad para poderse cambiar. Y por razones complejas, que excederan los lmites de este artculo analizar, la izquierda no ha conseguido enfrentarse con xito a este discurso.

Solo en tres casos la izquierda europea ha logrado recientemente un ascenso con diferentes resultados. El primero fue el de Syriza en Grecia, que acab con su claudicacin ante las presiones de la troika, adoptando finalmente el programa de la derecha de los rescates y el austericidio, quedando neutralizada y ahondando la crisis de credibilidad de la izquierda europea. El segundo fue el de Portugal donde la izquierda apoya desde el parlamento a un gobierno del PS (nico caso en que la socialdemocracia no establece alianzas de gobierno con los conservadores). El tercero es el de Podemos, una fuerza que con su ltima poltica de alianzas a la izquierda puede convertirse en alternativa de gobierno en funcin de las decisiones postelectorales del PSOE. Solo este ltimo caso est abierto a diversos desarrollos, pero representa, por el momento, un caso aislado dentro de Europa. Habr que mantenerse atentos a su evolucin en un entorno internacional crecientemente hostil.


Nota

[i] Se pueden consultar otros artculos y libros del autor en el blog: http://miradacrtica.blogspot.com/


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter