Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2016

Israel utiliza el agua como arma de guerra

Ramzy Baroud
Counter Punch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


shutterstock_358033100

Comunidades enteras en Cisjordania no tienen acceso al agua o han visto reducidosu suministro casi a la mitad.

Este hecho alarmante ha tenido lugar durante semanas, ya que la compaa nacional de agua de Israel, "Mekorot", decidi cortar -o reducir significativamente- el suministro de agua a Yenn, Salfit y pueblos de los alrededores de Nabls, entre otras regiones.

Israel ha estado "librando una guerra del agua" contra los palestinos, segn el primer ministro de la Autoridad Palestina Rami Hamdallah. La irona es que el agua proporcionada por "Mekorot"en realidad es el agua de los palestinos usurpada de los acuferos de Cisjordania. Mientraslos israeles, incluidos los de los asentamientos ilegales de Cisjordania, utilizan la gran mayora de ella, a los palestinos les venden su propia agua a precios elevados.

Al cortar el suministro de agua al tiempo que los funcionarios israeles estn planeando exportar agua esencialmente palestina, Israel una vez ms utiliza el agua como una forma de castigo colectivo.

Esto no es nada nuevo. Todava recuerdo la inquietud en las voces de mis padres cada vez que teman que la fuente de suministro de agua estaba llegando a un nivel peligrosamente bajo. Era casi una discusin diaria en el hogar.

Cuando se producan enfrentamientos entre los nios que arrojaban piedras y el ejrcito israel en las afueras del campo de refugiados, siempre, por instinto, mis padresse apresuraban a llenar los pocos cubos de agua y botellas que estaban esparcidos por toda la casa.

Este fue el caso durante la Primera Intifada palestina, olevantamiento, que entr en erupcin en 1987 en todos los Territorios Palestinos Ocupados.

Siempre que se producan enfrentamientos, una de las primeras acciones llevadas a cabo por la Administracin Civil de Israel -un ttulo menos que nefasto para las oficinas del ejrcito de ocupacin israel- era castigar colectivamente a toda la poblacin porque el campo de refugiados se haba rebelado.

Los pasos que el ejrcito israel tomaba se volvieron redundantes, aunque se hicieron ms vengativos con el tiempo: un estricto toque de queda militar (lo que significa el cierre de toda la zona y el confinamiento de todos los residentes en sus hogares bajo la amenaza de muerte), corte de la electricidad y corte del suministro de agua.

Por supuesto estos pasos se tomaron solo en la primera etapa del castigo colectivo, pero perduraba durante das o semanas, a veces incluso meses, arrastrando a algunos campos de refugiados hasta el punto de morir de inanicin.

Dado que poco era lo que los refugiados podan hacer para desafiar la autoridad de un ejrcito bien equipado, invirtieron sus escasos recursos o el tiempo que tenan para trazar su supervivencia.

De ah la obsesin por el agua, porque una vez que el suministro de agua se agotaba no haba nada que hacer excepto, por supuesto, la de Salat Al-Istisqa o la "Oracin por la lluvia" que invocan los musulmanes devotos en tiempos de sequa. Los ancianos del campo insisten en que realmente funciona y hacen referencia a historias milagrosas del pasado en esta oracin especial que an dio resultados durante el verano, cuando menos se esperaba la lluvia.

De hecho ms palestinos que en cualquier otro momento han estado llevando a cabo su oracin por la lluvia desde 1967. Ese ao, hace casi49 aos, Israel ocup las dos regiones restantes de la Palestina histrica: Cisjordania, incluida Jerusaln Oriental, y la Franja de Gaza. Y a lo largo de los aos Israel ha recurrido a una poltica prolongada de castigo colectivo: la limitacin de todo tipo de libertades y la negacin del uso del agua como arma.

De hecho se utiliz elagua como arma para doblegar la rebelin de los palestinos durante muchas etapas de su lucha. Esta historia se remonta a la guerra de 1948 cuando las milicias sionistas cortaron el suministro de agua a decenas de aldeas palestinas alrededor de Jerusaln para facilitar la limpieza tnica de esa regin.

Durante la Nakba (o catstrofe) de 1948, cuando conquistaban un pueblo o una ciudad, las milicias demolan de inmediato sus pozos para evitar el regreso de los habitantes. Los colonos judos ilegales todava utilizan esta tctica hasta el da de hoy.

El ejrcito de Israel, tambin sigui utilizando esta estrategia, sobre todo en la primera y segunda intifadas. En la segunda losaviones israeles bombardearon el suministro de agua de cada pueblo o campo de refugiados que planeaban invadir y someter. Durante la invasin del campo de refugiados de Yenn y la masacre de abril de 2002 el suministro de agua del campamento fue destruido antes de que los soldados entraran desde todas las direcciones, matando e hiriendo a centenares de sus habitantes.

Hasta la fecha Gaza sigue siendo el ejemplo ms extremo de castigo colectivo relacionado con el agua. No slo el suministro de agua es un objetivo de ataque durante la guerra, tambin los generadores elctricos que se utilizan para purificar el agua a menudo son destruidos desde el cielo. Y hasta que el asedio que ya lleva una dcada haya terminado hay pocas esperanzas de reparar permanentemente cualquiera de los generadores.

Es de conocimiento pblico que el Acuerdo de Oslo fue un desastre poltico para los palestinos. Menos conocida, sin embargo, es la forma en que Oslo facilit la desigualdad actual en Cisjordania.

El llamado Oslo II, oAcuerdo Provisional palestino-israel de 1995, fij un sector separado de agua de Cisjordania para la Franja de Gaza, dejando as que la Franja desarrolle sus propias fuentes de agua localizadas dentro de sus lmites. Con el asedio y las recurrentes guerras los acuferos de Gaza producen en cualquier caso entre el 5 %y 10 % de "agua potable para el consumo humano". Segn ANERA (American Near East Refugee Aid, N. de T.) el 90 % del agua de Gaza no es apto para el consumo humano.

Por lo tanto la mayora de los habitantes de Gaza subsisten con aguas residuales contaminadas no tratadas. Pero Cisjordania debe -al menos tericamente- disfrutar de un mayor acceso al agua que Gaza. Sin embargo no es el caso.

La fuente de agua ms grande de Cisjordania es el acufero de la montaa, que incluye varias cuencas: norte, occidental y oriental. Israel restringe la pendiente occidental de estas cuencas y tambin niega a los palestinos el acceso al agua desde el ro Jordn y el acufero de la costa. Oslo II, que estaba destinado a ser un arreglo temporal hasta la conclusin de las negociaciones finales, consagr la desigualdad existente dando a los palestinos menos de una quinta parte de la cantidad de agua otorgada a Israel.

Pero incluso ese acuerdo perjudicial no se ha respetado, en parte porque un comit conjunto para resolver los problemas del agua da poder de veto a Israel sobre las demandas palestinas. En la prctica se traduce en un 100 % de todos los proyectos de agua israeles que recibieron va libre, incluidos para los asentamientos ilegales, mientras casi la mitad de las necesidades de los palestinos son rechazadas.

En la actualidad, segn Oxfam, Israel controla el 80 % de los recursos hdricos palestinos. "Los 520.000 colonos israeles usan aproximadamente seis veces ms de agua que la utilizada por los 2,6 millones de palestinos en Cisjordania".

El razonamiento detrs de esto es bastante sencillo, como escribe Stephanie Westbrook en+972 Magazine de Israel. "La compaa que bombea el agua hacia fuera es Mekorot, la compaa nacional de agua de Israel. Mekorot no slo opera ms de 40 pozos en Cisjordania, apropindose de los recursos hdricos palestinos, sino que adems controla eficazmente las vlvulas para decidir quin se lleva el agua y quin no".

"No debe ser ninguna sorpresa que se de prioridad a los asentamientos israeles mientrasel servicio a las ciudades palestinas se reduce o se corta de forma rutinaria" como ocurre en la actualidad.

La injusticia de todo esto es indiscutible. Sin embargo, durante casi cinco dcadas, Israel ha estado empleando las mismas polticas contra los palestinos sin mucha censura o una accin significativa de la comunidad internacional.

Este verano la temperatura en Cisjordania llega a los 38 grados centgrados. Familias enteras, segn los informes, viven con la mnima cantidad de 2-3 litros por habitante yda. El problema est alcanzando proporciones catastrficas. Esta vez la tragedia no se puede dejar de lado porque la vida y el bienestar de comunidades enteras estn en juego.

Ramzy Baroud lleva ms de veinte aos escribiendo sobre Oriente Medio. Es columnista internacional, consultor de medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com . Entre sus libros cabe destacar: Searching Jenin The Second Palestinian Intifada y el ltimo publicado: My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, Londres). Su web es: www.ramzybaroud.net.

Fuente:http://www.counterpunch.org/2016/06/24/how-israel-uses-water-as-a-weapon-of-war/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora yRebelin como fuente de la traduccin.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter