Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2016

Lin Chun, China y el capitalismo global (II)
La revolucin cultural

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Para Joan Senent-Josa del que tanto aprendimos tantas.

 

Por otro lado, el proyecto comunista chino dio bastantes pasos mal encaminados que tuvieron resultados desastrosos. Conllev enormes sacrificios personales, incluidas purgas internas desatadas por el temor a la derrota o las amenazas de subversin. Tambin supuso aventuras econmicas catastrficas. El Gran Salto Adelante y la Revolucin Cultural tenan como objetivo enfrentar problemas como las desigualdades sectoriales y los privilegios burocrticos pero constituyeron grandes fracasos. No hay duda que esos errores son indefendibles. Pero aun as es necesario que veamos las cosas en su justa perspectiva. El esfuerzo comunista chino tuvo un lado oscuro porque los enemigos que encontr en su camino eran sumamente brutales y poderosos, porque el intento chino (que se apartaba de la va sovitica) no tena casi ningn precedente.

Lin Chun [el nfasis es mo]

 

Como se indic en la primera nota, Lin Chun es profesora en la London School of Economics y autora de La transformacin del socialismo chino. El libro que comentamos, China and Global Capitalism (Palgrave Macmillan, Londres, 2013), es otra de sus grandes aportaciones, un ensayo que ha recibido elogios de Samir Amin y que ha sido traducido recientemente por Esther Prez para El Viejo Topo: China y el capitalismo global. Reflexiones sobre marxismo, historia y poltica.

La revolucin cultural o, en ocasiones, la revolucin cultural proletaria (nunca revolucin cultural obrero-campesina por ejemplo) es uno de los temas ms controvertidos del proceso revolucionario chino y es, desde luego, uno de los temas presentes, muy presentes en el libro de profesora de la London School. Veamos, resumiendo acaso en exceso, algunas de sus tesis y consideraciones:

1. La idea de una sociedad y una poltica participativa es autctona de China y fue fuertemente promovida por la revolucin comunista. La revolucin socialista china se traz la meta de crear un nuevo tipo de poltica que le permitiera a un pueblo, antes fuertemente marginado y oprimido (nudo que suele olvidarse o apenas citarse), adquirir una subjetividad histrica. De ah, seala Lin Chun, que el populismo maosta (no hay connotacin negativa en la expresin) proclamara una gran democracia de participacin desde abajo, que culmin en los ataques de la Revolucin cultural [RC] contra lo que se perciba como burocratizacin y degeneracin del propio Partido-Estado.

1.1. El veredicto que caracteriza a la RC como la gran purga de Mao y una catstrofe nacional de diez aos de duracin es muy sesgado segn Lin Chun.

2. Vista desde la actualidad, a muchos ciudadanos en la Repblica Popular (y fuera de ella), les resulta claro, sin ms razones que las de un juicio a posteriori, que fue muy prematura, que estaba muy mal concebida. Estaba destinada al fracaso, al perder el rumbo y la causa misma (eliminar u obligar a rectificar a los partidarios del camino capitalista, miembros de una nueva clase dominante surgida de las entraas del P.C. Chino).

2.1. La RC, aseguran sus crticos, no tuvo un blanco bien configurado. Termin persiguiendo a individuos equivocados por razones no menos equivocadas.

2.2. Confundi las contradicciones en el seno del pueblo con las contradicciones entre el pueblo y sus adversarios, a pesar de las advertencias del mismsimo Mao que escribi tempranamente sobre ello.

3. Sin embargo, para mayor tragedia, apunta Lin Chun, la reaccin a los excesos, sin duda indudables de la RC, permiti o quizs incluso aceler, el surgimiento de una nueva clse capitalista burocrtica mucho ms monstruosa. La que dirige los destinos de la China actual.

3.1. La desalentadora realidad es que justo cuando esa clase consolida su poder, otra revolucin cultural, ahora contra un blanco y con una urgencia reales, es una total imposibilidad. En opinin de la autora, est perdida de antemano. Un sendero intransitable por el momento.

4. Cuando se juzga con sentido comn las polticas aventureras de la China maosta, la RC entre ellas, siguen siendo categricamente distinguibles de las acusaciones de asesinato por hambre deliberado del pueblo o genocidio (lo que plantea cierta literatura muy influyente no siempre documentada).

4.1. Aventura, izquierdismo, precipitacin, falta de definicin, no equivale a crimen poltico generalizado.

5. Los objetivos que tenan esas campaas, ms all de otras consideraraciones crticas que Lin Chun no oculta ni niega, tenan un carcter altruista, noble, utpico, emancipador, igualitario, muy arraigado -para bien- en la tradicin socialista emancipatoria.

5.1. Se alentaron prcticas en esa direccin que tuvieron resultados importantes y positivos que suelen olvidarse.

5.1.1. Por ejemplo, durante esos aos China mejor su sistema de irrigacin y su infraestructura general.

5.2. Ello posibilit de algn modo las reformas rurales subsiguientes a inicios de los aos 80.

6. Fue en ese perodo de la RC cuando privilegios urbanos como las especialidades mdicas, las reformas educativas y las actividades culturales (entre otros ejemplos) se pusieron al alcance de campesinos pobres y muy pobres de aldeas remotas.

6.1. Un objetivo netamente socialista.

7. Hubo un genuino impulso democrtico extendido entre amplios sectores de la poblacin.

7.1. Otro objetivo central socialista.

8. Se puso en juego la creatividad y la autoorganizacin de los sectores populares.

8.1. Otra de las grandes finalidades comunistas.

9. Se estimul desde el propio Partido comunista la participacin poltica permanente.

9.1. Una caracterstica que est en el haber, si es el caso, de los partidos comunistas o afines.

10. La RC fue en verdad una poca de profundas contradicciones.

10.1. Lin Chun no niega errores ni excesos por supuesto.

10.1.1. Tampoco desde luego Joan Senent-Josa es su no renuncia global a aquella experiencia poltica.

11. Ms all de debacles (ideolgicamente descritas en obras acadmicas no siempre con la deseable objetividad y documentacin), hubieron movimientos sociales osados, idealistas, altruistas, incrementos de la capacidad productiva de la economa y la sociedad (en una situacin de partida muy poco agresiva de la Naturaleza) e interesantes experimentos democrticos en las esferas poltica y de la gestin.

12.Sea como fuere, para la autora, la poltica que nutre el debate sobre el socialismo chino no tiene que ver con restaurar el pasado, sino con aprender sus lecciones para rejuvenecerlo.

Y qu podemos decir, que dice Lin Chun de las grandes hambrunas? En la prxima nota.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter