Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2016

Un informe sobre lo que ya se saba

Rodolfo Bueno
Rebelin


Por qu usted opt sumarse al 'diktat' de Bill Clinton en su 'Iraq Liberation Act', de 1988, y al deseo de George W. Bush de ponerlo en prctica, le pregunta en carta abierta a Tony Blair el diplomtico de la ONU, Hans Von Sponeck. Nunca tuvo respuesta alguna. Luego de recalcar la gravedad de la situacin, generada en Irak por las injustas sanciones que le fueron impuestas, cita a Hamsy Agam, representante de Malasia ante la ONU, quien observ con sarcasmo: Qu irnico resulta que la misma poltica destinada a quitar a Iraq sus armas de destruccin masiva sea, en s misma, un arma de destruccin masiva. Acusa a Blair de haber contribuido a crear la poca peligrosa que se vive, pues Ni el Consejo de Seguridad de la ONU es capaz de resolver las crisis de forma pacfica y hay una tremenda doble moral en el debate respecto a la direccin que lleva nuestro mundo y aade: Nada de lo que usted y Bush, su compaero de armas, haban planeado para Iraq se ha cumplido, con la nica excepcin del derrocamiento de Sadam Husein. Y en este punto, usted opt por sealar a Irn como el nuevo peligro.

A buena hora! no se metieron con Irn. Las certeras palabras de Von Sponeck son ahora confirmadas por el informe de sir John Chilcot, que ha investigado la participacin del Reino Unido en la invasin a Irak, coordinada por Washington sin el auspicio de la ONU, donde se seala: Hemos llegado a la conclusin de que el Reino Unido decidi unirse a la invasin de Irak antes de que se agotaran las opciones pacficas para el desarme. En aquel momento las acciones militares no eran la ltima opcin. Tambin destaca que la accin militar se hizo cuando no haba ninguna amenaza inminente por parte de Irak, que no tena capacidad para crear una bomba nuclear, que la base legal para la accin militar del Reino Unido estuvo lejos de ser satisfactoria, que la invasin fue un error cuyas consecuencias se pagan hasta ahora y que la invasin ha provocado la llegada de armas a manos de los terroristas.

Vale la pena recalcar que este genocidio, y no existe otro nombre para esta accin armada criminal, se realiz sin contar con el apoyo de la mayora de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que se opusieron porque Irak no posea armas de destruccin masiva, por ms que Colin Powell, Secretario de Estado de EE.UU., intentara demostrarlo blandiendo una retorta de contenido desconocido.

El informe de sir Jonh Chilcot seala, como una de las consecuencia de la accin militar, que el pueblo de Irak sufri enormemente y millones de ciudadanos resultaron desplazados y que los fallos en la planificacin por parte del Reino Unido siguen afectando la vida de los britnicos hasta el da de hoy. Ms vale tarde que nunca, aunque no est claro si alguna vez Tony Blair pagar por este crimen y, menos an, Bush, culpable directo, ni Aznar, que tambin los acolit. Por algo, los familiares de los militares britnicos muertos en Irak sostienen que Blair es el peor terrorista del mundo.

Blair se defiende de la amistad y la adulacin con Bush, de estar con l pase lo que pase y del siempre suyo, Tony, afirmando que actu de buena fe. Valdra la pena recordarle que el infierno est empedrado de buenas intenciones.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter