Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2016

Crtica del discurso de Joan Clos, director de ONU-Habitat, en Quito

Manuel Bayn
observatoriohabitat3.org


El pasado 18 de junio Joan Clos, exalcalde de Barcelona y director desde 2010 del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT), pudo departir su visin sobre el estado de la urbanizacin en un encuentro con periodistas organizado por FES-ILDIS en el que estuvo presente el Observatorio de Habitat III. Les ofrecemos un resumen crtico de la ponencia de Joan Clos elaborado desde el Observatorio de Habitat III. Al final pueden encontrar la ponencia completa ofrecida en la ciudad de Quito.

El resumen gira en torno a cinco pilares con los que ONU-Habitat est encarando este proceso. El primer pilar es que se asume que el mundo es urbano, y las ciudades son el lugar donde es deseable habitar. El segundo pilar es un modelo urbano como el mejor espacio para el capital por sus economas de escala, quedando lo rural reducido a lo indeseable y a lo que se vaciar en el futuro, omitiendo la lgica de despojo y desplazamiento que en el mundo se est dando. El tercer pilar que sigue al anterior, es que en Amrica Latina el mayor problema es la dispersin territorial del modelo urbano, cuando en las dcadas anteriores pareca haber un consenso respecto a que los mayores problemas de la regin eran la desigualdad, la exclusin o la urbanizacin por desplazamiento de las reas rurales. El cuarto pilar es la subordinacin de la participacin ciudadana a la tcnica urbanstica, como forma de enmascarar una hegemona de las lites en la ciudad. El quito pilar es que Habitat III y la propia ONU-Habitat no tienen relevancia, que ser solo un espacio para el debate y que no se tomarn decisiones vinculantes a ningn nivel.

1. El mundo ya es urbano y en el futuro lo ser ms.

ONU-Habitat proyecta que ms del 90% de personas en Amrica Latina vivir en ciudades para 2050. Se enmarca este crecimiento en el contexto de urbanizacin a nivel planetario, que segn las cifras de la propia ONU ya ha sobrepasado el 55%, y seguir al alza. Hay poca reflexin sobre las causas de esta continua migracin del campo a la ciudad, o si es lo mejor para nuestras sociedades. Incluso, por parte de Joan Clos se ensalza el modelo urbano como la sntesis de lo que somos como sociedad:

El 55% de la poblacin es urbana y esto va a continuar, y la cultura del planeta es urbana aunque no vivas en la ciudad, porque la cultura con la que convivimos en el mundo es fruto de la urbanizacin. La democracia se gener con la ciudad, la industrializacin se gener con la ciudad, el feminismo se gener con la ciudad, los derechos humanos se generaron con la ciudad con la convivencia colectiva de los humanos, con un trabajo colectivo. Las sociedades annimas, los sindicatos, lo que forma parte de la esencia de la sociedad moderna es una cultura urbana, independientemente de que solo sea la poblacin el 55% urbana, pero la cultura somos urbanos, aunque vivamos en el campo ya utilizamos el whatsapp o el twitter aunque vivamos en el campo.

Lo cual, seala que en los espacios rurales no hay convivencia colectiva de las personas. Se desprecia de forma sorprendente la capacidad de las sociedades campesinas e indgenas para proponer otra manera de mirar el futuro, y todas las propuestas de alimentacin, feminismos, organizacin poltica, etc, que en estos espacios emergen. La sociedad capitalista industrial se seala como el modelo deseable, que nos proporciona lo mejor que la humanidad contiene, desde una mirada ausente de la historia de colonizacin y despojo capitalista que ha llegado a conformar el desarrollo geogrfico desigual. De esta forma, el vaciamiento del campo no solo parece algo consustancial a la modernidad, sino un objetivo de inclusin de la poblacin. Vaciar el campo se justifica adems en motivos ambientales:

Ya tenemos el 55% urbanizado que ocupa el 2,2% del suelo del planeta, lo cual est muy bien porque podemos proteger el planeta, pero hay una tendencia al crecimiento de la mancha urbana con menores densidades que genera problemas de mucha clase, tambin ambientales.

Las Tecnologas de la Informacin y la Comunicacin pasan a ser un indicador del progreso, en el que su mercantilizacin no parece un problema, sino la meta. No existen problemas de acceso por clase o por gnero, es la ciudad la que marca la diferencia. Pero ni siquiera stas van a librar a la humanidad de la tendencia a la urbanizacin, segn Clos. En el siguiente pasaje puede apreciarse la fuerte ideologa de desprecio al campo que emana del director de ONU-Habitat, donde las aplicaciones para smartphone de las trasnacionales alimentarias parecen ser la prueba actual de los logros colectivos de la humanidad:

Esta visin romntica de que el ideal de los seres humanos es vivir en el campo, es que con internet o las nuevas tecnologas podramos volver al campo pero lo que se est viendo es lo contrario, el uso de las nuevas tecnologas incrementa con la urbanizacin. Ahora hay una aplicacin de internet que se usa mucho en Nueva York y es que pides desde tu oficina el caf al Starbucks de abajo, y cuando llegas por el caf no haces la cola. El uso de las nuevas tecnologas se desarrollan por el aprendizaje comn de la gente que est junta, es cierto que la tecnologa da muchas ventajas si vives en el campo, ests mucho mejor en el campo gracias a internet, pero el hecho de que existe internet no quiere decir que la gente va a volver al campo.

2. La ciudad como el espacio del mercado y la especializacin.

El principal motivo esgrimido por Joan Clos para que la ciudad sea el espacio del presente y del futuro, es su capacidad productiva. ONU-Habitat no disimula su visin de la ciudad, en la que la generacin de plusvala ser la piedra angular del progreso de la sociedad.

La proximidad de los factores de produccin que permite incrementar la productividad. Hay menos costes de transaccin. Si tienes que hacer una empresa, un negocio, y a 100 metros tienes el abogado, la compaa que te busca los empleos, la compaa de publicidad esto aumenta la productividad de la economa en un factor como de 100 veces: esto permite que aumenten los mercados, la especializacin.

La visin econmica neoclsica en la que la ciudad es el modelo perfecto de competencia y de superacin personal, se contrapone a la escasez de vecinos (de mercado) que hay en las reas rurales, y ello pareciera ser el motivo principal de la supremaca de las ciudades.

En una ciudad puedes especializarte aunque seas electricista. En el pueblo tienes que servir para todo, porque solo hay 20 familias o 100, un da tienes que arreglar la bombilla, otro televisor, otro da la mquina de ordear. En una ciudad puedes especializarte, y si eres especialista, se puede cobrar ms o menos? La especializacin, ya lo dijo Adam Smith, genera valor.

La especializacin como mano de obra parece la meta de las sociedades y de las personas para tener un mejor puesto laboral, con mayor remuneracin. Para Clos pareciera que la vida en las reas rurales est destinada nicamente a quienes no pueden buscarse un mejor porvenir:

Si tu quieres tener un especialista en fibra ptica es ms fcil tenerlo en la ciudad que en un pueblo de 200 habitantes en la cumbre de una montaa. Un seor que es especialista en fibra ptica, en un pueblo de 200 habitantes en la cumbre de una montaa no puede vivir, no puede pagarse su especializacin.

El modelo urbano a seguir se muestra de manera ntida, deben ser los espacios centrales del capital que renen una gran inmensidad de poblacin la imagen para el resto de la ciudades del mundo, en un esquema territorial diseado en realidad para obtener la mayor cantidad de dinero posible de las personas, espacios diseados para el trabajo alienado:

Una ciudad bien ordenada, Manhattan tiene 56.000 habitantes por kilmetro cuadrado, y Hong Kong 96.000, y se puede vivir con buen diseo urbano con mucha densidad Tienes que conseguir la compacticidad pero a un precio, que es el diseo urbano. Decimos que recomendamos que las densidades sean por encima de 10.000-15.000 por kilmetro cuadrado porque con menos es complicado tener economas de aglomeracin.

3. El mayor problema urbano de Amrica Latina es la falta de compacticidad.

El propio Clos se lanz la pregunta de cules son los problemas de la urbanizacin en Latinoamrica. Seal nicamente un reto principal desde su visin: la baja densidad de poblacin de las ciudades. Lo cual enlaza con la visin de la ciudad como un factor productivo ms que como un espacio de vida. Problemas como la desigualdad o la exclusin estn fuera de la escena o estn subsumidos a la ausencia de generacin de factores productivos.

Uno de los problemas ms extendidos en Latinoamrica es la baja densidad La urbanizacin es de 2.000 habitantes por kilmetro cuadrado. A 2.000 o 3.000 no se consiguen las economas de escala que genera el incremento de la productividad urbana. Y si encima est mal diseada tienes congestin, pagas el coste y no obtienes el beneficio

La segregacin social con la que son diseadas las ciudades, el conflicto de clases y tnico que se desarrolla en las mismas o los motivos por los que tantas personas han llegado en toda Amrica Latina desde los sectores rurales son ignorados por Clos desde una visin eurocntrica. Para l, los motivos de la urbanizacin dispersa en el continente son los deseos del ideal de vida estadounidense hacia los espacios periurbanos, cuando en Amrica Latina responden solamente a una amplia minora de las clases altas:

Mucha gente cree que lo mejor es la ciudad con la casa individual, la piscina si puede ser. Cul es la ciudad ideal que nos gustara a todos tener? Si lo miramos desde el punto de vista individual todos sabemos lo que queremos, que es una casa con jardn y piscina. Pero esto no se puede tener en el planeta tierra con una poblacin de 10 mil millones de habitantes.

4. La participacin ciudadana es elegir entre tres propuestas tcnicas

La falta de participacin en la toma de decisiones a la hora de construir la ciudad. El derecho a la ciudad se ha configurado como una de las bases de las luchas urbanas que cuestionan la ciudad de las plusvalas y del capital. Sin embargo, no hay una idea desde ONU-Habitat de hacer efectiva la participacin, ni siquiera en el evento de Habitat III, donde la participacin se ha relegado a Side Events. El saber tcnico es la clave en la visin de ONU-Habitat, un saber tcnico objetivo y neutro, la ideologa de la tcnica que es un dispositivo fundamental de las lites para materializar la ciudad de la productividad que indicaba Clos.

El hecho de que vivamos en la ciudad no quiere decir que comprendamos las cosas ms complicadas y complejas de la urbanizacin. Una cosa es que te guste la comida y la otra ser buen cocinero, o que te guste el ftbol y que seas un buen entrenador de ftbol. En el caso de la urbanizacin ocurre lo mismo, que de la urbanizacin todo el mundo se atreve a hablar, porque la conocemos ntimamente, y por ello tenemos la percepcin subjetiva de que entendemos la urbanizacin.

El pblico del evento, un tanto desconcertado, se preguntaba entonces cmo quienes habitan los barrios populares, sin acceso a los conocimientos tcnicos, pueden llevar a cabo una participacin ciudadana. Despus de de dcadas de discusiones en torno a la Produccin Social del Hbitat, en las que se ha logrado visibilizar que son los habitantes quienes hacen las ciudades en los barrios populares, que son la mayora en el mundo. La visin ideolgica de Clos respecto a la participacin es clara:

Porque aqu muchas veces entran en contradiccin una visin utpica e infantil que cualquier cosa consensuada o participada es buena. No necesariamente. La participacin es una base bsica como signo, seal de calidad democrtica. Hay que hacer las cosas participativamente. Ahora, hay que hacer participativamente las cosas que hay que hacer participativamente, las que tiene que hacer un tcnico las tiene que hacer un tcnico. No haces una operacin quirrgica con una comisin, escoges a un cirujano y a un anestesista que sepa hacer la intervencin quirrgica. No es una cuestin de participacin, una intervencin quirrgica. En el diseo urbano pasa lo mismo, hay aspectos tcnicos del diseo urbano.

Para Clos la participacin es un elemento que puede llevar al populismo, una herramienta fcilmente manipulable. Por ello la participacin no debe ser en abstracto, sino en base a proyectos tcnicos que considera objetivos.

Se pueden hacer trampas con la participacin? Sabis cmo hacer trampas con la participacin? Fcil verdad Lo que puedes hacer en democracia es que me hagan 3 buenos diseos tcnicos y elegimos cul de los 3 construimos.

5. Habitat III, espacio sin trascendencia poltica

Por ltimo, fue sorprendente cmo el Director de ONU-Habitat mostr crudamente la escasa relevancia que otorga al megaevento Habitat III, donde reconoce que no se tomarn decisiones. Ignora el papel ideolgico que tienen estos espacios promovidos por la ONU, pero muestra la debilidad institucional por la que atraviesa ONU-Habitat:

Naciones Unidas tiene como objetivo proponer ideas a los estados, pero Habitat no urbaniza, no es responsable de lo que los gobiernos hagan en cada uno de los pases. Es responsabilidad de los estados miembros Lo que s hacemos en Habitat III es promover debate.

Preguntado por la influencia de las trasnacionales en el organigrama de Naciones Unidas, Clos niega la mayor, y considera que la baja relevancia de Habitat III aleja a las corporaciones del evento, cuando lo cierto es que hay dentro del Habitat oficial gran cantidad de espacios donde las trasnacionales pueden discutir directamente con los gobiernos, a diferencia de la sociedad civil:

La infiltracin en Naciones Unidas no es muy importante, creo yo. El debate interesante es la capacidad de las corporaciones de penetrar a los gobiernos. Nosotros somos Naciones Unidas, solo somos lo que son el colectivo de las naciones Si ves el cambio climtico seguro que hay presiones porque hay muchos intereses corporativos. Pero cuando son cumbres que no son legislativas las corporaciones no tienen mucho inters, no les parecemos (ONU-Habitat) peligrosos en este sentido.

6. Bonus

(a) Pese a que continuamente se enuncian las maravillas de la competencia, competitividad y productividad de los espacios urbanos, como acto fallido, en las preguntas, Clos reconoce que el modelo urbano que promueve ONU-Habitat es una excepcin, una anormalidad cuando se produce. Aunque desde un punto de vista eurocntrico, llega a reconocer que las veleidades de la ciudad ideal son fantasas de la planificacin:

Hay lugares del mundo donde funcionan ciudades democrticas, como msterdam, que funciona relativamente bien, si vas a Copenhague, San Diego, hay lugares que se vive relativamente bien. Si hay en lugares donde se ha conseguido es algo conseguido para todos y a la vez? No. Porque predomina en muchas partes muchos problemas. El Estado es dbil, los sistemas de redistribucin de la renta no existe, las lites se apoderan de las riquezas extractivas. Si miramos desde el punto de vista estadstico, lo normal es lo antiguo. Lo anormal por minoritario es la ciudad ptima.

(b) A fin de cuentas, la gestin del Partido Socialista Obrero Espaol (PSOE) en Barcelona y el conjunto del Estado espaol en los aos 80 y 90 del S.XX es para Clos, como ex-alcalde de Barcelona y ex-ministro de Industria, el ejemplo para el mundo. Un ejemplo que omite la profunda crisis en la que se encuentra el modelo poltico y econmico espaol, basado en la especulacin inmobiliaria y los bajos salarios que el PSOE implement:

Como alcalde de Barcelona me preguntaban qu arquitecto les ha hecho esta ciudad moderna de los Juegos Olmpicos. Yo me quedaba atnito ante la pregunta. No, la ciudad ptima no es fruto de un arquitecto, ni de los arquitectos. Termin la dictadura, vino la democracia, se universaliz la sanidad, se pusieron las pensiones pblicas, se aument la pensin de desempleo la buena ciudad no se consigue solo con las piedras.

En este link est la ponencia completa, con las preguntas formuladas por el pblico y las respuestas de Clos: Ponencia de Joan Clos en PDF.


Fuente original: https://observatoriohabitat3.org/2016/07/06/discurso-de-joan-clos-en-quito-director-de-onu-habitat/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter