Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2016

Philips Morris pierde con Uruguay un juicio emblemtico

Juan Luis Berterretche
Rebelin


La mayor tabacalera del mundo haba demandado a Uruguay en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), dependiente del Banco Mundial, reclamando una cifra de U$A 25 millones por presuntos perjuicios producidos a la corporacin por la poltica de salud del pas implantada em el primer gobierno de Tabar Vsquez. Ahora Phillips Morris deber pagar a Uruguay U$S 7 millones por honorarios y costos de abogados. Con el juicio a un pequeo pas la transnacional intentaba amedrentar a otras naciones que pretendiesen tomar medidas soberanas contra el tabaquismo.

El resultado del juzgamiento abre para el mundo un panorama diferente. De ahora en adelante hay un antecedente jurdico internacional que favorece a los pases que decidan tomar medidas contra el cancergeno vicio del cigarrillo.

Tanto la Organizacin Panamericana de la Salud (OPS) como la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) apoyaron al pas contra la tabacalera. Tambin algunos pases del continente como Bolivia, Ecuador y Venezuela. Igual que Argentina durante el gobierno de Cristina Kirchner y Brasil antes del golpeachment que impuso al usurpador Michel Temer en la presidencia. Tambin Suecia y Australia haban publicitado su apoyo a Uruguay em este tema.

Envenenando poblaciones junto com Hollywood   

Philip Morris fue fundada como una tienda de tabaco en 1847 en Londres. Se traslad a EEUU en 1902 y a la dcada siguiente fue adquirida en su totalidad por capital estadounidense. Desde 1983, Philip Morris es la compaa tabacalera ms grande del mundo. Sus ventas representan ms del 15% del mercado mundial de cigarrillos, con su marca emblemtica Marlboro.

En sociedad con las tabacaleras, Hollywood, en el siglo pasado intercal escenas en sus filmes donde los protagonistas encendan cigarrillos en momentos culminantes de calma, emocin o meditacin. De esta forma impusieron el vnculo entre fumar y los momentos trascendentes de la vida. Tres generaciones fueron sojuzgadas por el emponzoado encanto del humo criminal de las tabacaleras. Pero cuando el cowboy de Marllboro muri con los pulmones destruidos, el cigarrillo dej de ser charme y paso a ser sinnimo de cncer. Y ahora el mundo trata de librarse de l.

Philip Morris tiene su sede matriz en Lausanne en Suiza para aprovechar beneficios de tributacin y de circulacin (lavado) de capitales. Y tambin para evitar la justicia estadounidense: el 6 de junio de 2001, un jurado de Los ngeles (California) conden a la empresa a pagar 3000 millones de dlares a un fumador de 56 aos de edad con cncer de pulmn terminal. Este es el caso ms oneroso en un proceso judicial sobre cigarrillos y posiblemente el ms grande de un individuo contra una empresa estadounidense.

A partir de estos publicitados juicios, el gobierno estadounidense cort todas sus vinculaciones com las empresas tabacaleras y en especial con la mayor corporacin del rubro. Existe una rden expresa del Departamento de Estado (USA) de no intervenir en ningn evento o actividad pblica junto a los mercaderes de la nicotina.

Tramposos tratados

La demanda de Philip Morris al estado uruguayo se bas en los trminos de un Tratado Bilateral de Inversiones (TBI) que Uruguay firm con Suiza en 1988 y entr en vigencia en 1991. La tabacalera argument que el TBI la protega frente a la modificacin de disposiciones legales que lesionen su inversin en el Pas. Y pidi U$S 25 millones de indemnizacin por los perjuicios que le infligi la campaa contra el tabaquismo que desarroll el pas a partir de la presidencia del onclogo Tabar Vzquez.

Uruguay tiene 26 TBI firmados, 25 de ellos suscriptos por los partidos tradicionales. El ms antiguo proviene de 1988, con Pases Bajos; luego fueron una seguidilla de sujecin al neoliberalismo de los gobiernos colorados y blancos pos-dictadura. El ms nuevo de los TBI, de noviembre de 2005 fue firmado con el dueo del circo, en Mar del Plata cuando Astori y Vzquez, recin elegidos, fueron a rendir pleitesa a George Bush Jr. mientras la mayora de los pases de Latino Amrica rechazaba el ALCA, Tratado de Libre Comercio (TLC) que EEUU quera imponer como un paquete cerrado al continente.

El Frente Amplio vot el TBI con EEUU luego de un enftico pedido de Vzquez que tambin pretenda someter al pas a un Tratado de Libre Comercio (TLC) con EEUU. Y esta genialidad de economa politica fue impulsada dos aos antes de la explosin de las sucesivas burbujas de capital ficticio estadounidense y la crisis econmico-social-global consecuente, que nos hubiera atrado a secuelas funestas para el pas. Este es un buen ejemplo de la visin econmica y poltica estratgica internacional del tndem Astori-Vzquez.

Los TBI son tratados envenenados por el enlace obligado con el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones CIADI, un tribunal del Banco Mundial cuyo director lo nombra el presidente de EUA, es decir una institucin para emitir fallos a favor de las corporaciones transnacionales, como lo ha hecho hasta ahora. Ya la aceptacin por parte de un estado -supuestamente- soberano de rebajarse a una igualdad de condiciones con una empresa, significa un atropello a la soberana del pas, pero adems se rescinde el derecho a juzgar dentro del propio territorio nacional.

Los clientes ms preciados del CIADI adems de las transnacionales son los fondos de inversin, en especial los denominados buitres capaces por ejemplo de embargar en un puerto de Ghana la fragata Libertad, el buque insignia de la armada argentina, en represalia de una reestructuracin de la deuda externa que intentaba defenderse de las actividades depredadoras del sistema de endeudamiento pblico impuesto por el FMI en los aos 70-80.

En Amrica Latina el record de arbitraje escandaloso del CIADI fue a favor de la empresa Bechtel, concedido tras su fuga de Cochabamba (Bolivia) expulsada por la poblacin enfurecida en acontecimientos acaecidos entre enero y abril del 2000 y conocidos como la Guerra del Agua.

 

Dictmen de CIADI favorece oportunamente a Vsquez y Mujica

 

Toda la informacin anterior es muy importante para no sacar conclusiones equivocadas sobre el CIADI. Hasta ahora ms del 90% de sus juicios han sido favorables a las corporaciones internacionales y en especial a aquellos donde el demandante es una empresa estadounidense. De modo que, frente a este resultado favorable para el pas y otras naciones que luchan contra el cncer, sera un grave error generalizar y otorgarles a los gobernantes frenteamplistas un voto de confianza en medio de un Ajuste Fiscal que perjudica principalmente a salarios y jubilaciones.

En medio de una crisis gubernamental asediada en la actualidad por reclamos, paros y movilizaciones contra el Ajuste hay que recordar que a pesar de la disminucin de las tasas de tabaquismo en el pas como resultado de las medidas tomadas por los gobiernos del FA, Uruguay contina teniendo el ms alto ndice de cncer del continente. Y en esto com seguiridad, las semillas bio-degradadas de Monsanto y otras corporaciones creadoras de transgnicos y vendedoras de agro-txicos tienen una responsabilidad indiscutible, como demuestran investigaciones en todo el mundo. Y el gobierno frenteamplista fue quien impuls e impuso la soja y otras semillas transgnicas en el pas, en la finalizada fiesta de los commodities.

Que el triunfo de Uruguay en el CIADI aliente una lucha ms encarnizada tanto por los derechos de los laburantes y jubilados, como de impulso a los movimientos que defienden un medio ambiente saludable y batallan por la defensa de la Naturaleza.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter